印刷する
compartir

Análisis Macro

Actualización de previsiones: la carrera hacia el crecimiento

08/09/2016

Resumen:

  • Hemos revisado a la baja nuestras previsiones de crecimiento globa del 2,5% al 2,3% para 2016. Las previsiones de crecimiento para 2017 se mantienen en el 2,6%, lo que muestra una continuidad del anémico panorama actual en todo el mundo. Las hipótesis que barajamos siguen orientadas a la baja y consideramos que el estancamiento económico estructural el principal riesgo.
  • En el mejor de los casos, la trayectoria económica de la zona euro se llevaría una medalla de bronce. Hemos rebajado marginalmente nuestra previsión del PIB para 2016 del 1,6% al 1,5% y mantenemos intacta la del 2017, en el 1,3%. El Reino Unido, por su parte, se queda fuera del podio: a pesar de una ligera revisión al alza del crecimiento para 2016 hasta el 1,7%, ésta se ha rebajado hasta el 0,6% de cara a 2017.
  • Todo apunta a que los mercados emergentes mejorarán en su conjunto, aunque no batirán récords olímpicos. China está exhausta tras haber “esprintado” durante tanto tiempo, mientras que Rusia se enfrenta a problemas tanto dentro como fuera de su terreno de juego. Las noticias son mejores para Brasil, donde finalmente la economía ha dejado atrás la línea de salida, y para la India, donde se ha sorteado un gran obstáculo (el impuesto de bienes y servicios).

Actualización de previsiones: la carrera hacia el crecimiento 

Hemos revisado a la baja nuestras previsiones de crecimiento mundial para 2016, desde el 2,5% hasta el 2,3%, a causa del decepcionante crecimiento registrado en los mercados desarrollados. El recorte de nuestras previsiones para Estados Unidos y la zona euro se ve parcialmente compensado por las alzas en el pronóstico de Japón y el Reino Unido. Mientras tanto, se aprecian indicios de reactivación en los mercados emergentes y nuestras previsiones para estas economías en su conjunto permanecen intactas. Nuestra previsión de crecimiento global para 2017 continúa en el 2,6%. La previsión general de inflación no ha sufrido grandes cambios, puesto que la rebaja de las previsiones para los mercados desarrollados se ve compensada por un alza en las previsiones para el universo emergente en 2016 y 2017.

Un horizonte marcado por la divergencia de políticas monetarias

La Reserva Federal aún tiene previsto subir los tipos de interés en diciembre, pero parece que, en el resto del mundo, caerán. Anticipamos que el Banco de Japón (BoJ) recortará los tipos hasta el -0,3% a finales de 2016 y hasta el -0,4% a finales de 2017, además de ampliar sus compras de activos a partir del segundo trimestre del año que viene. Entretanto, se espera que el Banco Popular de China (PBoC) intensifique sus políticas acomodativas y rebaje los tipos hasta el 3% a finales de 2017. En el siguiente apartado, exponemos nuestras previsiones para Europa y el Reino Unido.

El giro hacia políticas presupuestarias

Prevemos que las medidas de los bancos centrales tendrán un efecto limitado en la economía real, pero no hemos anticipado estímulos presupuestarios de gran envergadura en nuestras previsiones aparte del paquete del primer ministro japonés Shinzo Abe y, en cierta medida, en el Reino Unido (donde la política presupuestaria se reformulará en otoño). En EE. UU., es poco probable que veamos medidas de estímulo considerables durante el primer año de mandato del nuevo Gobierno, mientras que en Europa parece haber poca voluntad para pasar de una política presupuestaria neutra a una más expansiva.

Hipótesis y panorama de riesgos

Hemos revisado y actualizado nuestras hipótesis para incorporar un cambio de perspectiva: hemos abandonado la hipótesis de un «aterrizaje forzoso en China» en favor de un «estancamiento a largo plazo». Todavía identificamos un riesgo de aterrizaje forzoso en China, aunque no es muy pronunciado en el marco temporal en que se inscriben nuestras hipótesis. Mientras tanto, estamos retomando la hipótesis del «estancamiento a largo plazo», según la cual, la escasa demanda lastra el crecimiento global y la inflación sigue en niveles reducidos. En términos de probabilidades, el panorama de riesgos sigue apuntando hacia la deflación, dado que nuestras hipótesis del «estancamiento a largo plazo», la «recesión en EE. UU.» y «el Brexit sacude los cimientos de la Unión Europea» tirarán todas ellas a la baja del crecimiento y la inflación a escala global en 2017.

Actualización de la previsión para Europa: como mucho, medalla de bronce

Hemos rebajado ligeramente nuestras previsiones de crecimiento en la zona euro para 2016 del 1,6% al 1,5%, mientras que la previsión para 2017 permanece intacta en el 1,3%. La razón principal de esta rebaja reside en el reciente debilitamiento de los datos de crecimiento en Francia e Italia. Los bancos italianos, en particular, se consideran una fuente clave de riesgo, dado el aumento de los préstamos de dudoso cobro (NPL) y unos tipos de interés en terreno negativo. Ambos factores están lastrando la rentabilidad del sector. En términos globales, hemos rebajado nuestra previsión de inflación general en la zona euro del 0,6% al 0,3% para 2016 y del 1,4% al 1% para 2017.

Las piruetas del Banco Central Europeo en el plano monetario

Mantenemos nuestra opinión de que la baja inflación llevará al Banco Central Europeo (BCE) a recortar el tipo de los depósitos hasta el -0,5% en septiembre y a ampliar su programa de expansión cuantitativa hasta finales de 2017 en su reunión de diciembre. No obstante, a las autoridades se les agotan los activos que pueden comprar y, desde nuestro punto de vista, acabarán por decantarse por la renta variable, posiblemente a través de fondos cotizados, como hace actualmente el BoJ (aunque no hay ninguna certeza a este respecto).

Previsión para el Reino Unido: el país se queda fuera del podio

A pesar del éxito recabado por el equipo británico en las Olimpiadas de Río, el Reino Unido no obtendrá ninguna medalla por su rendimiento macroeconómico. Nuestra previsión de crecimiento para el Reino Unido se mantiene prácticamente intacta, con una ligera alza para 2016 hasta el 1,7%, pero una caída para 2017, hasta el 0,6%, que se debe a un ajuste de perfil y a revisiones de los datos históricos. La previsión de inflación se ha reducido ligeramente para 2016, pero se ha aumentado de cara a 2017, puesto que consideramos que la depreciación de la libra tardará un poco más en reflejarse en los precios al consumo.

El triple salto mortal del Banco de Inglaterra se queda corto

Tras la rebaja de tipos del Banco de Inglaterra (BoE) realizada en agosto, la primera en siete años, hemos modificado nuestras previsiones para incluir un recorte adicional de los tipos hasta el 0,1% en noviembre. También creemos que el Banco de Inglaterra ampliará su programa de expansión cuantitativa al menos hasta el final de 2017. No obstante, dudamos que los estímulos tengan demasiado impacto en la economía. Consideramos que el Gobierno ahora necesita dar un paso adelante para introducir estímulos presupuestarios considerables. Anticipamos que dedicará alrededor del 1% del PIB a tales estímulos en los próximos uno o dos años.

Mercados emergentes: ¿más rápidos, más altos y más fuertes?

En general, esperamos un mayor crecimiento a medida que nos adentremos en 2017, a pesar de la ralentización en China. En gran parte, esto se debe a la recuperación de Rusia y Brasil de sendas recesiones, aunque la India también continúa en su senda alcista.

China: aminora el ritmo tras una imponente salida

China superó nuestras previsiones en el primer semestre del año gracias al éxito de las medidas de estímulo. No obstante, esta tendencia nos parece poco sostenible, y todo apunta a que ya se está produciendo una desaceleración. No obstante, no creemos que el futuro inmediato le depare un aterrizaje forzoso. A corto plazo, el Estado dispone de recursos suficientes para contener los episodios de crisis que pudieran darse en la economía o el sistema financiero, donde abundan los riesgos. No obstante, no somos tan optimistas en un horizonte a tres años. Actualmente, prevemos un crecimiento del PIB del 6,4% para 2016 y del 6,2% para 2017.

Brasil deja atrás la línea de salida

Los datos publicados periódicamente apuntan a una recuperación del mercado brasileño, aunque no veremos un crecimiento positivo hasta dentro de varios trimestres. Prevemos un crecimiento del -3,5% para 2016, que mejorará hasta el 0,9% en 2017. Hemos revisado al alza nuestra previsión de inflación dada su persistencia de este año, y hemos aplazado y reducido el ciclo de recorte de tipos que, en nuestra opinión, se reducirán como máximo 75 puntos básicos.

Rusia sigue luchando por salir al terreno de juego

Mantenemos una previsión de crecimiento en Rusia que tiene en cuenta su recuperación gradual, a pesar de la reciente debilidad de los precios del petróleo. Anticipamos un crecimiento interanual positivo para el cuarto trimestre y un crecimiento general positivo de cara a 2017, aunque todavía en un nivel reducido del 1,5%. Si el precio del crudo se afianza, creemos que todavía hay margen para unos recortes de tipos de entre 50 y 100 puntos básicos este año.

La India consigue sortear otro obstáculo

Tras una década de espera, la India finalmente ha aprobado un proyecto de ley que sienta las bases para la aplicación de un impuesto sobre bienes y servicios unificado. Este impuesto acabará con numerosas distorsiones e ineficiencias, favoreciendo así la inversión, el crecimiento y la recaudación fiscal a medio y largo plazo. En el plano de la política monetaria, creemos que es probable que haya un cambio de estrategia en el tercer trimestre, puesto que el actual gobernador del banco central del país deja el cargo y es probable que su sustituto sea más indulgente. Hemos revisado moderadamente nuestras previsiones de inflación para reflejar esta probabilidad y ahora anticipamos que ésta se sitúe en un 5,6% para 2016 y en un 5,9% para 2017.

Información Importante

Las opiniones expresadas aquí, son las del Equipo Económico de Gestión de Inversiones de Schroders y no representan necesariamente las opiniones declaradas o reflejadas en las Comunicaciones, Estrategias o Fondos de Schroders.

Este documento tiene fines informativos exclusivamente y no se considera material promocional de ningún tipo. La información aquí contenida no se entiende como oferta o solicitud de compra o venta de ningún valor o instrumento afín en este documento. No se debe depositar su confianza en las opiniones e información recogidas en el documento a la hora de tomar decisiones de inversión y/o estratégicas. La información aquí contenida se considera fiable, pero Schroders no garantiza su integridad ni su exactitud. La rentabilidad registrada en el pasado no es un indicador fiable de los resultados futuros. El precio de las acciones y los ingresos derivados de las mismas pueden tanto subir como bajar y los inversores pueden no recuperar el importe original invertido. Publicado por Schroder Investment Management Limited, 31 Gresham Street, London EC2V 7QA. Autorizado y regulado por la Financial Conduct Authority. Para su seguridad, las comunicaciones serán grabadas o controladas.

Las previsiones recogidas en el documento son el resultado de modelos estadísticos basados en una serie de supuestos. Las previsiones están sujetas a un alto nivel de incertidumbre sobre los factores económicos y de mercado futuros que pueden afectar a los resultados futuros reales. Las previsiones se ofrecen con fines informativos a fecha de hoy. Nuestros supuestos pueden variar sustancialmente en función de los cambios que puedan producirse en los supuestos subyacentes, por ejemplo, a medida que cambien las condiciones económicas y del mercado. No asumimos ninguna obligación de informarle de las actualizaciones o cambios en estos datos conforme cambien los supuestos, las condiciones económicas y del mercado, los modelos u otros aspectos.