印刷する
compartir

Análisis Macro

Visión macroeconómica Agosto 2015

Las borrascas globales se disipan, riesgos políticos en la península ibérica y ascenso y desplome de la renta variable china

01/08/2015

Agosto de 2015

En pocas palabras:

  • La situación griega ha conseguido avanzar, pero sólo hasta el próximo escollo: la condonación de la deuda. Entretanto, los esfuerzos de las autoridades chinas para estabilizar el mercado bursátil enmascaran problemas más graves de exceso de capacidad y de mala asignación de los recursos.
  • La caída de los precios de las materias primas ha intensificado los temores sobre una recesión global. No obstante, en economías como la estadounidense y la británica el filo de la balanza del riesgo se inclina más hacia una subida de la inflación que hacia una recesión.
  • Conforme remita la crisis de Grecia, esperamos que los inversores se centren en dos procesos electorales vitales en la península ibérica. En términos generales, al contrario de lo sucedido en Grecia, no prevemos que ni en España ni en Portugal suban al poder partidos radicales antiausteridad a finales de año.
  • El ascenso y desplome del mercado chino de renta variable debería tener un efecto macroeconómico inmediato limitado, pero tememos que las semillas de una futura crisis hayan echado raíces.

Las borrascas se disipan

Grecia supera el primer escollo…

La aprobación por el Parlamento griego el 16 de julio de un paquete de nuevas medidas de austeridad marcó un punto de inflexión en la crisis del euro, ya que allanó el camino para comenzar las negociaciones sobre el nuevo rescate por valor de 86.000 millones de euros. Aunque los mercados respiraron aliviados, ni el Gobierno heleno ni sus acreedores están contentos. Por el lado acreedor, se ha abierto una brecha entre el Fondo Monetario Internacional (FMI), que aboga por condonar una parte considerable de la deuda, y el ministro alemán de Finanzas Schäuble, que ha descartado cualquier tipo de quita.

Puede que el siguiente momento clave no llegue hasta el próximo trimestre o principios del año que viene, cuando el FMI deberá decidir si extiende los plazos de su actual préstamo, que vence en marzo de 2016. Si no hubiera condonación de la deuda es muy probable que el FMI opte por no dar financiación adicional. Con todo, Alemania y los acreedores europeos han insistido en que el rescate no se producirá sin la participación del FMI. Aunque el primer ministro griego podría intentar convencer a un reacio FMI de que siga participando en el proceso. De lo que no hay duda es de que, si las negociaciones no transcurren conforme a lo previsto, Schäuble desempolvará su plan de que Grecia salga temporalmente el euro. Pero, por el momento, la situación griega ha conseguido avanzar.

…y en China

Entretanto, la borrasca asiática también se ha disipado parcialmente conforme las autoridades chinas han ido actuando para estabilizar el índice de acciones A. Sin embargo, mientras los inversores sopesan el riesgo de que las autoridades puedan errar con sus medidas, persisten los temores a que China sufra un "aterrizaje forzoso". Aunque puede que las últimas medidas oficiales hayan hecho menos probable este escenario, al igual que en el caso de Grecia, tan sólo se ha producido un avance puntual y los problemas subyacentes en China (exceso de capacidad y de mala asignación de los recursos) siguen ahí.

Caídas en el precio de las materias primas: ¿señal de una recesión global?

El temor a un "aterrizaje forzoso" también se ha visto alimentado por la caída en los precios de las materias primas. Si bien China es vulnerable, en el caso de las economías de EE.UU. y Reino Unido la falta de sincronía en la recuperación global conlleva que el abaratamiento de las materias primas podría alargar el ciclo por su efecto balsámico sobre los temores a la inflación. Los responsables políticos ponderarán estos acontecimientos atendiendo a las pruebas de repunte de la inflación existentes en sus economías nacionales, derivadas del ajuste de sus mercados laborales. Seguimos esperando que la Reserva Federal comience a subir los tipos de interés en septiembre, y el Banco de Inglaterra seguirá sus pasos en febrero de 2016.

Zona Euro: El riesgo político se traslada a la península ibérica

Por el momento se ha evitado que Grecia salga de la zona euro pero ¿a qué precio? En un año en que se celebrarán elecciones legislativas en la península ibérica ¿se extenderá el movimiento antiausteridad y antisistema a España y Portugal? ¿Existe el riesgo de que se desate un nuevo terremoto político a finales de este año?

España: ¿Aguantará Rajoy?

En España, el partido antiausteridad Podemos parece haber dividido el voto de izquierdas, dando con ello al Partido Popular (de centroderecha y actualmente en el poder) y al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, una buena oportunidad para optar a un segundo mandato. Asimismo, Ciudadanos, un partido de larga trayectoria, está recabando el apoyo de aquellos votantes que, si bien buscan una alternativa a los partidos tradicionales, también abogan por políticas conservadoras y por la permanencia en la unión monetaria. La creciente popularidad de Ciudadanos podría limitar la influencia de Podemos tras las elecciones. Actualmente, el riesgo de que un partido revolucionario gane las elecciones es menor que a comienzos de año.

Portugal: Unos comicios ajustados

En Portugal el riesgo es aún menor en este sentido. Los inversores probablemente prefieran el triunfo de la actual coalición gobernante, o bien una amplia victoria del Partido Socialista, en la oposición. La ventaja que en estos momentos se atribuye a los socialistas frente a la coalición gobernante es tan reducida que cae dentro del margen de error, por lo que cualquiera de los dos bandos podría hacerse con ella de aquí a las elecciones. Un escenario menos positivo sería que el Partido Socialista formara gobierno junto con una de las dos principales coaliciones de izquierdas, habida cuenta de su euroescepticismo.

Conclusiones: "¡Es la economía, idiota!"

A nuestro juicio, la clave para los partidos actualmente en el poder será la evolución de sus economías durante los próximos meses. España y Portugal implantaron reformas estructurales mucho antes que otros estados miembros (como Italia y Francia) y, gracias a ello, están cosechando ahora los frutos: se prevé que los PIB de España y Portugal crezcan a tasas del 2,8% y del 1,6%, las más altas desde 2007 y 2010, respectivamente. Tampoco sorprende que la aceleración del crecimiento de España, que viene haciéndose patente desde abril, haya coincidido con un aumento de la popularidad del partido de Rajoy. Aunque las elevadas tasas de desempleo continúan siendo un problema de primer orden en el conjunto de la península ibérica, éstas han comenzado a descender, y además a un ritmo superior a la media de la zona euro.

La ardua tarea de reformar las economías española y portuguesa ha contribuido a impulsar el crecimiento y a enfilar a las finanzas públicas por la senda de la estabilidad. Los mercados financieros ya han recompensado a ambos países con una bajada de los tipos de interés de su deuda. Puede que su electorado no perciba los beneficios de inmediato, pero las pruebas sugieren que es improbable que vayan a seguir los pasos de Grecia.

El ascenso y desplome de la renta variable china

El efecto macroeconómico inmediato debería ser limitado

En nuestra opinión, la economía real sigue estando escasamente conectada con el mercado de renta variable, por lo que el efecto sobre el crecimiento debería circunscribirse a las entidades financieras implicadas y a los hogares más pudientes con exposición al desplome. La mayoría de las entidades no dependen de los mercados bursátiles para financiarse, y el Banco Popular de China (PBoC) puede ofrecer abundante liquidez para mantener en marcha a los mercados de crédito. Pero, aunque cabe que el efecto del crash sea gestionable, nuestros temores se centran en las implicaciones de la respuesta del Gobierno.

Riesgos para la estabilidad financiera

En un intento por revertir la caída libre de los mercados, el Gobierno respondió con una amplia batería de medidas, entre las que se incluyen alentadoras compras generalizadas de acciones por instituciones como la Corporación de Financiación del Mercado de Valores de China y el fondo soberano del país. En la práctica, estas medidas han propagado por todo el sistema financiero el riesgo ante una caída sostenida de los mercados bursátiles. Otro efecto negativo es el de la mala asignación de recursos. En concreto, los créditos bancarios se están dirigiendo cada vez más a la compra de acciones, en detrimento del mercado crediticio (y de posibles usos económicamente productivos). Esto debilitará aún más el efecto del crecimiento crediticio sobre la inversión y el PIB, y ello además en un momento comprometido para todas estas variables.

El paquete de rescate aún no ha generado el rebote sostenido que se esperaba. Consideramos que los agentes del mercado tienen poca fe en que se vaya a producir un repunte bursátil impulsado por el Gobierno, y el mercado todavía no ha descontado esa desairada y sonada intervención. Esperamos que el Gobierno ponga en marcha nuevas medidas, si bien consideramos que su acción se revelará en último término como un costoso error.

 

Talking Economics se basa en el informe de Perspectivas económicas y de estrategia de Schroders, elaborado por el equipo de economistas de la firma: Keith Wade (economista jefe), Azad Zangana (economista para Europa) y Craig Botham (economista para mercados emergentes).

Leer artículo completo

Visión macroeconómica Agosto 2015 3 pages | 176 kb

Descargar