印刷する
compartir

Análisis Macro

Perspectivas para 2016: Bonos corporativos globales

Esperamos que los bonos corporativos registren un mejor comportamiento que la deuda pública en 2016, si bien los inversores deberán prepararse para periodos de mayor volatilidad. 

21/01/2016

Rick Rezek

Rick Rezek

Co-Fund Manager, US Fixed Income

  • Es probable que las economías desarrolladas experimenten niveles de crecimiento reducidos y la divergencia de los bancos centrales podría desembocar en volatilidad.
  • Los mercados de crédito denominado en dólares ofrecen unas valoraciones atractivas y creemos que los sectores bancario y financiero presentan un riesgo inferior al del mercado en su conjunto.
  • En un contexto complicado, el análisis será crucial para descubrir oportunidades con valoraciones interesantes.

Las temáticas que afectan a los activos de riesgo en todo el mundo han cambiado drásticamente en el transcurso de 2015 y deberían seguir haciéndolo este año. No obstante, creemos que los mercados de deuda corporativa generarán rentabilidades positivas y superiores a las de la deuda pública durante los próximos doce meses, aunque con periodos de extrema volatilidad en los precios. En nuestra opinión, las siguientes temáticas clave tendrán un impacto considerable en los mercados crediticios a escala global:

  • El crecimiento debería mantenerse en niveles modestos en términos históricos en las principales economías desarrolladas.
  • La divergencia de las políticas de los bancos centrales será una fuente de volatilidad. Y, lo que es más importante, no creemos que el ciclo de normalización de la política de la Reserva Federal (Fed) provoque una reacción adversa en los activos de riesgo.
  • Las economías emergentes seguirán acaparando titulares. A pesar de la situación en China, esperamos que la tendencia de la actividad económica en muchas economías emergentes se estabilice e incluso mejore a medida que nos adentramos en el año.
  • Los fundamentales de la deuda corporativa varían por región y sector, pero, en general, deberían mantenerse estables. El ciclo crediticio está mucho más avanzado en Estados Unidos que en Europa o en el Reino Unido, pero no creemos que el deterioro de los fundamentales provoque una intensificación del riesgo a nivel global.
  • La oferta de emisión de bonos, que resultó ser un importante contribuidor a la ampliación de los diferenciales de crédito en 2015, especialmente en Estados Unidos, debería reducirse en cierto modo y ser más favorable para las valoraciones.

2015 sentó los cimientos para un 2016 volátil

China, y el posible contagio de la ralentización de su economía, ha sido –y sigue siendo– un gran problema al que los inversores deben enfrentarse. A pesar de la puesta en marcha de un programa de expansión cuantitativa por parte del Banco Central Europeo (BCE) a finales del año pasado, el panorama económico de la zona euro sigue siendo más bien frágil. El eterno drama griego, una crisis de refugiados nunca vista en el continente desde la Segunda Guerra Mundial, diferentes atentados terroristas e incluso la reafirmación de tendencias más “nacionalistas” plantean desafíos a largo plazo para la unión política de Europa. Por si fuera poco, Estados Unidos también ha iniciado la carrera hacia las elecciones presidenciales, lo que promete incrementar la volatilidad en los mercados.

Afortunadamente, estos acontecimientos aún no han influido en la confianza de empresas o consumidores. No obstante, estamos atentos a los catalizadores de un posible cambio en la confianza y seguiremos centrándonos en estos eventos y en los futuros acontecimientos que podrían afectar a los mercados crediticios en 2016.

Mercados en dólares estadounidenses

De cara a 2016, creemos que los mercados de crédito denominados en dólares estadounidenses ofrecen valoraciones interesantes, y el panorama económico sigue siendo de los mejores del universo desarrollado.

En nuestra opinión, los sectores bancario y financiero presentan un riesgo menor que el mercado en su conjunto. En el sector energético, también consideramos que algunas empresas con grado de inversión –aquellas con activos interesantes y balances bastante positivos– están actualmente clasificadas como crédito de alto rendimiento.

Durante buena parte de 2015, mantuvimos una postura muy prudente sobre la deuda emergente, tanto pública como corporativa, pero hemos reducido esta prudencia en las últimas semanas. Creemos que la deuda pública de mayor calidad ofrece un perfil riesgo/remuneración más interesante que el de los bonos corporativos emergentes.

Por último, los bonos estadounidenses de alto rendimiento aumentaron su atractivo en el último trimestre de 2015. Aunque hemos evitado, en general, los sectores energético y de materiales básicos –en los que percibimos un riesgo de impago considerable de cara a este año–, mantenemos una postura más favorable sobre los emisores de mayor calidad.

Mercados de bonos en euros

Parece que el mercado de bonos corporativos denominados en euros presenta una de las situaciones más complicadas de descifrar de entre los grandes mercados a medida que nos adentramos en 2016. Aunque podría decirse que el programa de expansión cuantitativa del BCE beneficia a los activos de riesgo de la zona euro, parece que buena parte de este hecho ya se refleja totalmente en las valoraciones. Francamente, es muy difícil ser excesivamente entusiasta sobre un mercado general que ofrece rendimientos muy inferiores al 1,5%.

Mercados en libras esterlinas

Al igual que en Estados Unidos, los fundamentales económicos subyacentes en el Reino Unido son razonablemente sólidos, y las valoraciones resultan más atractivas que aquellas registradas en los mercados denominados en euros. A menudo, los mercados de bonos corporativos denominados en libras presentan desafíos en términos de liquidez, pero, en general, creemos que se podría garantizar una cierta exposición.

El análisis sigue siendo esencial

2016 debería resultar ser un año interesante para los mercados crediticios globales, a medida que continuamos digiriendo los acontecimientos del año pasado y su efecto en el panorama general de la renta fija. En el cambio de año, la Fed ya se ha embarcado en su primer ciclo de subida de tipos en más de una década. China intentará encontrar su equilibrio, mientras el petróleo trata de repuntar tras alcanzar mínimos que no se veían desde la crisis financiera.

Sin duda deberán tomarse muchas decisiones importantes, y anticipamos que 2016 será otro año en el que podremos aprovechar las perturbaciones del mercado. Aunque la volatilidad de los precios nos acompañará indudablemente durante el futuro más cercano, estamos convencidos de que existen oportunidades y, a través del análisis, los inversores pueden descubrir sectores y emisores específicos que ofrezcan un valor interesante en el marco del complicado contexto crediticio.

Las opiniones expresadas aquí son las de Rick Rezek, cogestor de fondos de renta fija estadounidense, y no representan necesariamente las opiniones declaradas o reflejadas en las Comunicaciones, Estrategias o Fondos de Schroders. Este documento tiene fines informativos exclusivamente y no se considera material promocional de ningún tipo. La información aquí contenida no se entiende como oferta o solicitud de compra o venta de ningún valor o instrumento afín en este documento. No se debe depositar su confianza en las opiniones e información recogidas en el documento a la hora de tomar decisiones de inversión y/o estratégicas. La información aquí contenida se considera fiable, pero Schroders no garantiza su integridad ni su exactitud. Publicado por Schroder Unit Trusts Limited, 31 Gresham Street, London EC2V 7QA. Autorizado y regulado por la Financial Conduct Authority. Para su seguridad, las comunicaciones serán grabadas o controladas. La rentabilidad registrada en el pasado no es un indicador fiable de los resultados futuros. El precio de las acciones y los ingresos derivados de las mismas pueden tanto subir como bajar y los inversores pueden no recuperar el importe original invertido. Las previsiones recogidas en el documento son el resultado de modelos estadísticos basados en una serie de supuestos. Las previsiones están sujetas a un alto nivel de incertidumbre sobre los factores económicos y de mercado futuros que pueden afectar a los resultados futuros reales. Las previsiones se ofrecen con fines informativos a fecha de hoy. Nuestros supuestos pueden variar sustancialmente en función de los cambios que puedan producirse en los supuestos subyacentes, por ejemplo, a medida que cambien las condiciones económicas y del mercado. No asumimos ninguna obligación de informarle de las actualizaciones o cambios en estos datos conforme cambien los supuestos, las condiciones económicas y del mercado, los modelos u otros aspectos.

Leer artículo completo

0 pages | 491 kb

Descargar