印刷する
compartir

Análisis Macro

Visión macroeconómica noviembre 2015

Miedo a la recesión en EE. UU., pesadillas en el Reino Unido y la mansión de los horrores en Brasil.

20/12/2015

Noviembre de 2015

En pocas palabras:

  • La economía de Estados Unidos lleva congelada desde verano y los principales indicadores apuntan a que el crecimiento seguirá ralentizándose. En nuestra opinión, la amenaza a la actividad procede más bien de una racionalización del sector privado, que previsiblemente recortará las inversiones en inmovilizado. Los temores de la inflación también merodean, aunque la capacidad disponible a escala global debería mantenerlos bajo control, reduciendo así la necesidad de que la Reserva federal (Fed) inicie una terapia de choque.
  • La pesadilla de los créditos fiscales en el Reino Unido pone de manifiesto las dificultades a las que se enfrenta el Gobierno británico a la hora de reformar el gasto en prestaciones sociales. El impactante bloqueo por parte de la cámara alta a una política financiera clave no dará tregua al ministro de Economía, que se verá obligado a empezar de cero.
  • Sin embargo, sin reformas sociales, es posible que los recortes a las partidas presupuestarias de los distintos ministerios sean aún mayores. A los pesares del ministro de Economía hay que añadir que el déficit presupuestario ya ha descarrilado, justo cuando la economía comienza a enfriarse. La caída del crecimiento en 2016 podría dar al traste con los planes de austeridad del Gobierno.
  • A pesar de los primeros indicios de ajuste, la película de terror que protagoniza Brasil está lejos de su fin. Una salida anticipada de una presidenta asediada podría ser el mejor desenlace.

Actualización global: Los fantasmas de la recesión acechan a Estados Unidos

Los mercados se muestran cada vez más preocupados por la vulnerabilidad del ciclo económico estadounidense. Analizamos las tres maneras en las que podría manifestarse una recesión para valorar si Estados Unidos corre peligro.

Catalizadores terroríficos de la recesión

La primera forma en la que puede manifestarse la recesión es como resultado de un aumento de la inflación que fuerce un ajuste de la política monetaria, lo que a su vez ralentiza la actividad. En segundo lugar, la acumulación de desequilibrios (en términos de déficits por cuenta corriente y/o presupuestarios) puede desembocar en una recesión cuando los flujos de capitales a escala global se agotan y ya no pueden satisfacer las necesidades de financiación. Y, por último, existen recesiones que se originan en el sector privado, a causa de una ralentización de los beneficios, que desencadenan recortes en la inversión en inmovilizado y en los puestos de trabajo, con las posibles consecuencias que esto conlleva para el consumo.

Ciertamente, hemos llegado a la fase del ciclo en la que la inflación suele hacer acto de presencia y la política monetaria se endurece. Sin embargo, la inflación continúa en niveles contenidos. Aunque esta situación podría revertirse (a medida que la presión a la baja que ejerce la caída de los precios del crudo desaparezca y el ajuste del mercado laboral impulse los salarios), existen otros factores globales que probablemente sigan suponiendo un lastre. Entre éstos se encuentran la fortaleza del dólar y la debilidad de los mercados emergentes, que mantiene los precios de los bienes en niveles bajos ante la falta de demanda.

En cuanto al sector privado, los beneficios se han ralentizado después de varios años y apenas registran crecimiento en términos reales (esto es, tras descontar el efecto de la inflación). No obstante, no han entrado en terreno negativo como lo hicieron antes de las dos últimas recesiones en Estados Unidos. Dicho esto, los indicadores apuntan a que se avecinan recortes en la inversión en inmovilizado, lo que no augura nada bueno para el sector empresarial.

Reino Unido: Pesadilla en el 11 de Downing Street

¿Truco o trato? La pesadilla de los créditos fiscales

La reforma de los créditos fiscales propuesta por el Gobierno británico ha suscitado preocupaciones sobre la propuesta de las autoridades de ayudar a los trabajadores precarios. No obstante, teniendo en cuenta todos los cambios1 y aunque inevitablemente habrá perdedores, el conjunto del paquete de ayudas a los trabajadores con salarios bajos está, en líneas generales, equilibrado. Éste ha sido creado para motivar a más personas a trabajar y a hacerlo durante más horas. El problema de la estrategia del Gobierno es que la mayoría de los ciudadanos se han olvidado los recortes de impuestos de los últimos años y ahora sólo se fijan en las perspectivas de 2016 frente a la situación actual. Se trata de un error estratégico del ministro de Economía que le perseguirá durante algún tiempo.

El recorte de la partida presupuestaria de los ministerios está por llegar

Ante las dificultades a la que se enfrenta el Gobierno para recortar el presupuesto para prestaciones sociales, éste deberá plantearse aplicar recortes más drásticos en las partidas presupuestarias de los ministerios de cara a la próxima sesión parlamentaria de otoño sobre los presupuestos. Se está solicitando a la mayoría de los ministerios centrales que recorten sus presupuestos entre un 25% y un 40% de cara a 2019-2020. Muchos analistas se muestran escépticos sobre la viabilidad de estos recortes, por lo que es de vital importancia que el Gobierno avance en la reforma del gasto en prestaciones sociales.

Por supuesto, el ministro de Economía podría facilitar las cosas a todos si suavizara sus ambiciosos planes de austeridad. En vez de establecerse como objetivo lograr un superávit presupuestario general, podría centrarse en conseguir un déficit reducido, lo que permitiría que el crecimiento disminuyera el endeudamento del país. Ésta suele ser la costumbre de la mayoría de economías desarrolladas. No obstante, ante el envejecimiento de la población —que resulta en un gasto cada vez mayor—, los objetivos más austeros del ministro de Economía darían lugar a mayores márgenes para enfrentarse al inevitable aumento del gasto vinculado a este fenómeno.

Los macabros datos manufactureros resisten al espeluznante nivel de crecimiento

Por si Osborne no tuviera ya motivos para preocuparse, los últimos datos sobre el crecimiento provocarán más inquietudes. El crecimiento trimestral del PIB real se ralentizó desde el 0,7% del segundo trimestre al 0,5% del tercero, siendo el sector manufacturero el eslabón más débil. La ralentización del crecimiento en 2016 no sólo haría que los programas de austeridad fueran menos efectivos, sino también pondría en peligro los planes del Gobierno de introducir el salario mínimo vital en los niveles en los que se encuentra actualmente. Si las condiciones del mercado laboral no pudieran dar cabida al aumento obligatorio de los salarios, asistiríamos a un incremento del desempleo, lo que, a su vez, desembocaría en un mayor gasto social. Actualmente, los salarios están aumentando de forma independiente gracias a la solidez de la demanda, por lo que nuestra hipótesis de base no contempla un incremento de la tasa de desempleo. Sin embargo, los riesgos son lo suficientemente importantes como para justificar una cuidadosa reflexión antes de aumentar los salarios obligatoriamente.

Una mansión de los horrores a ritmo de samba

El escándalo de Petrobras sigue sacudiendo al país

El escándalo de corrupción de Petrobras está salpicando a cada vez más políticos del país. Las denuncias de irregularidades en las cuentas de la campaña electoral de la presidenta Rousseff, así como en las finanzas del Gobierno, hacen que su mantenimiento en el cargo sea cada más insostenible. Sin embargo, una salida anticipada de la presidenta podría ser beneficiosa para Brasil, al dejar el camino libre para la elección de un Gobierno más favorable a los mercados y libre de escándalos, que se encontraría con muchas cosas por hacer.

Economía zombificada

La actividad se mantiene plana debido a una inversión corporativa moribunda ante el escándalo de Petrobras, unos consumidores sepultados por sus deudas y la reducción del gasto público tras el intento de consolidación presupuestaria. A pesar de todo ello, la inflación ha seguido aumentando, emulando macabramente los patrones de una economía pujante. No obstante, las fuerzas del mercado están empezando —aunque mediante una guerra de desgaste— a generar mejoras en otras variables. Por ejemplo, los costes unitarios de la mano de obra por fin han empezado a descender a medida que aumenta el desempleo, lo que debería fomentar una mejora de la balanza comercial, tal y como parece que está sucediendo.

Resumiendo, la película de terror protagonizada por Brasil está lejos de su fin, pero tal vez se empiece a entrever un atisbo de esperanza en un horizonte muy lejano. Sin embargo, no hay solución sin dolor: tal vez la mejor hipótesis sea una salida anticipada de Rousseff, seguida de unas nuevas elecciones que permitan una purga de la podredumbre aparentemente enraizada en el núcleo político y una nueva energía con la que llevar a cabo reformas.

1—incluido el aumento de las exenciones fiscales a las personas físicas que puso en marcha el anterior gobierno de coalición conservador, la introducción del salario mínimo vital anunciada recientemente y el incremento de las ayudas para guardería—,

Talking Economics se basa en el informe de Perspectivas económicas y de estrategia de Schroders, elaborado por el equipo de economistas de la firma: Keith Wade (economista jefe), Azad Zangana (economista para Europa) y Craig Botham (economista para mercados emergentes).
Información

Información Importante
Las opiniones expresadas aquí, son las del equipo de economistas de Schroders y no representan necesariamente las opiniones declaradas o reflejadas en las Comunicaciones, Estrategias o Fondos de Schroders.
Este documento tiene fines informativos exclusivamente y no se considera material promocional de ningún tipo. La información aquí contenida no se entiende como oferta o solicitud de compra o venta de ningún valor o instrumento afín en este documento. No se debe depositar su confianza en las opiniones e información recogidas en el documento a la hora de tomar decisiones de inversión y/o estratégicas. La información aquí contenida se considera fiable, pero Schroders no garantiza su integridad ni su exactitud. La rentabilidad registrada en el pasado no es un indicador fiable de los resultados futuros. El precio de las acciones y los ingresos derivados de las mismas pueden tanto subir como bajar y los inversores pueden no recuperar el importe original invertido. Publicado por Schroder Investment Management Limited, 31 Gresham Street, London EC2V 7QA. Autorizado y regulado por la Financial Conduct Authority. Para su seguridad, las comunicaciones serán grabadas o controladas.
Las previsiones recogidas en el documento son el resultado de modelos estadísticos basados en una serie de supuestos. Las previsiones están sujetas a un alto nivel de incertidumbre sobre los factores económicos y de mercado futuros que pueden afectar a los resultados futuros reales. Las previsiones se ofrecen con fines informativos a fecha de hoy. Nuestros supuestos pueden variar sustancialmente en función de los cambios que puedan producirse en los supuestos subyacentes, por ejemplo, a medida que cambien las condiciones económicas y del mercado. No asumimos ninguna obligación de informarle de las actualizaciones o cambios en estos datos conforme cambien los supuestos, las condiciones económicas y del mercado, los modelos u otros aspectos.

Leer artículo completo

Global Economic Outlook - November 2015 3 pages | 136 kb

Descargar