印刷する
compartir

Análisis Macro

Visión macroeconómica diciembre 2015

Previsiones actualizadas 

20/12/2015

Diciembre de 2015

En pocas palabras:

  • Hemos revisado a la baja nuestras previsiones de crecimiento global del
    2,9% al 2,6% para 2016.
  • Por otro lado, esperamos divergencias en las políticas monetarias: Estados
    Unidos y el Reino Unido las endurecerán, mientras la zona euro y Japón las
    flexibilizarán aún más o mantendrán sus programas acomodativos.
  • Es probable que los riesgos de esta hipótesis generen caídas, provocando
    así dudas sobre la capacidad de los bancos centrales para hacer frente a los
    obstáculos.
  • Hemos disminuido nuestras previsiones de crecimiento en la zona euro para 2016, aunque creemos que esta variable repuntará en 2017. Los crecientes riesgos externos han llevado al Banco Central Europeo (BCE) a plantearse la implantación de nuevas medidas de estímulo, si bien pensamos que esto tendrá un efecto limitado en la economía.
  • Hemos rebajado nuestras previsiones de crecimiento e inflación para 2016 en el Reino Unido, por lo que la subida de tipos por parte del Banco de Inglaterra debería retrasarse y éstas deberían verse limitadas a medida que la economía siga ralentizándose en 2017.
  • También hemos vuelto a revisar a la baja nuestras perspectivas sobre el crecimiento de los mercados emergentes a medida que aumentan las decepciones en el plano político de la India y Brasil. Nuestra visión sobre China ha cambiado levemente: parece que nos encontramos ante una ralentización que durará varios años.

Actualización global: Continúa la recuperación con forma de raíz cuadrada

Hemos revisado a la baja nuestras previsiones de crecimiento global hasta el 2,6% para 2016, lo que confirma que la recuperación del crecimiento con forma de raíz cuadrada —que sigue rondando el 2,5% desde el repunte de 2011— sigue siendo la nueva norma. La disminución de las previsiones para 2016 (que anteriormente se situaban en un 2,9%) responde a la modesta reducción del crecimiento tanto en las economías desarrolladas como en los mercados emergentes. La previsión de crecimiento global para 2017 se sitúa en el 2,8%: el crecimiento se moderará en las economías desarrolladas como respuesta al ajuste de las políticas monetarias en Estados Unidos, mientras que el crecimiento del universo emergente será ligeramente superior.

Se espera que la inflación repunte hasta el 3,7% en 2016 (desde la estimación del 3,1% para 2015), con las economías desarrolladas a la cabeza, dado que los efectos de base derivados de la caída de los precios de las materias primas desaparecerán del índice. En lo relativo al universo emergente, la inflación también repuntará en China y la India, pero el valor agregado se moderará a medida que las divisas se estabilicen.

Se espera que la Reserva Federal (Fed) suba sus tipos en diciembre de 2015. Anteriormente barajábamos una subida en marzo de 2016 pero, al haber modificado los objetivos dejando a un lado sus preocupaciones sobre China en la última reunión del FOMC, en este momento vemos pocos motivos para que el Comité no pase a la acción en diciembre. Más importancia reviste la envergadura de esta subida: esperamos que éstos suban hasta el 1,25% de cara a finales de 2016 y que se sitúen en el 2% —su máximo— al cierre de 2017. En Japón, el BoJ mantendrá sobre la mesa la posibilidad de aplicar nuevas rondas de expansión cuantitativa y cualitativa, aunque es probable que permita que la debilidad del yen impulse su economía y se abstenga de flexibilizar aún más su política monetaria. A continuación, nos centraremos en Europa, el Reino Unido y China.

Hipótesis: incorporación de las guerras de divisas y de los riesgos de impago en el universo emergente

Hemos realizado algunos cambios este trimestre incorporando temáticas como las «Guerras de divisas» (la devaluación del yuan desencadena una serie de réplicas), los «Tumultos en Oriente Medio» (subida del precio del petróleo), la «aceleración de los salarios en EE. UU.» y la «Aparición de impagos en los mercados emergentes». En cambio, hemos eliminado temáticas como las «consecuencias negativas de un Grexit», un «petróleo más barato durante más tiempo», el «retraso de la Fed» y las «Reacciones adversas a los ajustes monetarios». Los riesgos aún apuntan a escenarios deflacionistas, esto es, a un descenso de la inflación y el crecimiento globales. Desde una perspectiva de mercado, esto supone una preocupación debido al reducido nivel de los tipos de interés y a la percepción de que la expansión cuantitativa no es capaz de impulsar el crecimiento de manera sostenible.

Actualización de las perspectivas europeas: revisiones a la baja de cara a 2016

El crecimiento de la zona euro pierde dinamismo

El crecimiento del tercer trimestre fue superior a lo previsto y este hecho, junto con las revisiones al alza en los datos históricos, hace que actualmente pronostiquemos un crecimiento en la zona euro del 1,5% (frente al 1,3% anterior) para 2015. No obstante, la pérdida de dinamismo en los últimos 3 a 6 meses sugiere que será complicado que el crecimiento se acelere en adelante, por lo que prevemos que permanezca en el 1,5% el próximo año. De cara a 2017, prevemos un ligero repunte a medida que el contexto exterior vaya mejorando, especialmente en el universo emergente.
Revisamos ligeramente al alza las previsiones de inflación tanto para 2015 (del 0% al 0,1%) como para 2016 (del 1,1% al 1,3%). En 2017, esperamos una subida hasta el 1,6%, dado que el lastre que suponen las caídas en los precios de los alimentos y la energía desaparecerá de la comparativa anual.

Creemos que existen muchas probabilidades de que el BCE implante nuevas medidas de estímulo monetario. Prevemos que esto tenga cierto efecto sobre la moneda única, pero dudamos que sea de ayuda para la economía real o para el sector financiero, en vista de la abundancia de liquidez. Prevemos una primera subida de tipos a finales de 2017. Esto iría en línea con el retorno de la inflación a niveles próximos al 2%, si bien por debajo de esta cota, y con un crecimiento que seguirá por encima de la media. Claramente, el riesgo que conlleva esta previsión es que al final no se produzca ninguna subida de tipos o incluso que puedan realizarse nuevos recortes durante nuestro horizonte de previsión.

Previsión para el Reino Unido: las sorpresas negativas en cuanto al crecimiento retrasan las subidas de tipos

Hemos revisado a la baja el crecimiento del Reino Unido, ya que la ralentización prevista parece estar haciendo acto de presencia antes de lo pronosticado inicialmente, debido sobre todo a la vuelta a las medidas de austeridad. Actualmente prevemos un crecimiento para 2015 del 2,3% (frente al 2,5% anterior) y del 1,9% para 2016 (frente al 2,1% previo). Más a largo plazo, de cara a 2017, prevemos que la economía se ralentizará hasta el 1,6%, si bien éste será el crecimiento mínimo del PIB a medio plazo.

El Índice de Precios al Consumo (IPC) debería rondar, de media, el 1,3% en el transcurso de 2016, cota que hemos revisado a la baja desde el 1,6% debido a la caída de los precios de la energía y a la intensificación de las presiones desinflacionistas procedentes del universo emergente (donde el exceso de capacidad en los bienes de consumo acabados debería mantener en niveles bajos tanto los precios de las importaciones como la inflación en el Reino Unido). La última previsión de inflación apunta a un retraso en la primera subida de tipos de mayo (nuestra apuesta inicial) a agosto. A continuación, esperamos que el Banco de Inglaterra realice subidas de 25 puntos básicos por trimestre, como en otras ocasiones. A partir de 2017, creemos que se intensificarán los riesgos de que dicha institución se vea obligada a recortar sus tipos de nuevo en lugar de seguir subiéndolos. El panorama de mayor debilidad en los tipos de interés, junto con la incertidumbre y la inquietud que surgirán en 2016 a medida que se aproxime el referéndum sobre un posible Brexit, podrían presionar a la libra.

Actualización de las perspectivas para los mercados emergentes: una recuperación heterogénea

China: los estímulos no frenarán la ralentización

La enorme aportación del sector financiero, que no se repetirá el próximo año, ha impulsado el crecimiento de 2015. Así, esperamos una notable desaceleración del crecimiento en 2016 (hasta el 6,3%) y, posteriormente, una caída continuada y más lenta. Prevemos recortes de otros 200 pb en las ratios de reservas obligatorias el próximo año, así como recortes en los tipos de interés de alrededor de 85 pb y una política de expansión presupuestaria. Sin embargo, atendiendo a la cantidad de estímulos que hemos visto este año, resulta poco probable que sean suficientes para acelerar el crecimiento.

Brasil: las perspectivas empeoran

La situación política ha seguido deteriorándose en Brasil y, ante la ausencia de reformas o de cualquier política que parezca coherente, nos vemos obligados a revisar a la baja nuestras previsiones de crecimiento para el país hasta el -2,9% en 2015 y hasta el -2,1% en 2016. No obstante, la recuperación debería hacer acto de presencia en 2017. Ante la persistencia de la elevada inflación, prevemos que los tipos de interés se mantengan intactos a lo largo de 2016.

La India: la esperanza se desvanece

Hemos vuelto a revisar a la baja el crecimiento indio, que ahora situamos en un 7,2% para 2015. Aún no se han realizado avances sustanciales en materia de reformas y la confianza de los inversores es moderada, ante la ausencia de pasos legislativos concretos. Sin embargo, prevemos una modesta aceleración del crecimiento hasta el 7,5% en 2016, impulsada por el consumo. Los bancos del sector privado afirman estar dispuestos a conceder préstamos al consumo y registran poca demanda de préstamos a empresas, por lo que esperamos que esto resulte clave para el crecimiento en 2016.

Rusia: ¿conflicto resuelto?

El crecimiento económico ruso parece haber tocado fondo y parece que el gasto público seguirá suponiendo un cierto apoyo. Por tanto, prevemos una recuperación gradual durante los próximos dos años, con un crecimiento fundamentalmente plano en 2016 y del 1,5% en 2017. Sin embargo, no prevemos un sólido repunte de la actividad rusa, puesto que la economía sigue dependiendo en gran medida del petróleo, cuyos precios esperamos que ronden los niveles actuales durante los próximos dos años. Ante la ausencia de reformas económicas, es complicado hacerse ilusiones acerca del crecimiento del país.

Talking Economics se basa en el informe de Perspectivas económicas y de estrategia de Schroders, elaborado por el equipo de economistas de la firma: Keith Wade (economista jefe), Azad Zangana (economista para Europa) y Craig Botham (economista para mercados emergentes).

Información Importante
Las opiniones expresadas aquí, son las del equipo de economistas de Schroders y no representan necesariamente las opiniones declaradas o reflejadas en las Comunicaciones, Estrategias o Fondos de Schroders.
Este documento tiene fines informativos exclusivamente y no se considera material promocional de ningún tipo. La información aquí contenida no se entiende como oferta o solicitud de compra o venta de ningún valor o instrumento afín en este documento. No se debe depositar su confianza en las opiniones e información recogidas en el documento a la hora de tomar decisiones de inversión y/o estratégicas. La información aquí contenida se considera fiable, pero Schroders no garantiza su integridad ni su exactitud. La rentabilidad registrada en el pasado no es un indicador fiable de los resultados futuros. El precio de las acciones y los ingresos derivados de las mismas pueden tanto subir como bajar y los inversores pueden no recuperar el importe original invertido. Publicado por Schroder Investment Management Limited, 31 Gresham Street, London EC2V 7QA. Autorizado y regulado por la Financial Conduct Authority. Para su seguridad, las comunicaciones serán grabadas o controladas.
Las previsiones recogidas en el documento son el resultado de modelos estadísticos basados en una serie de supuestos. Las previsiones están sujetas a un alto nivel de incertidumbre sobre los factores económicos y de mercado futuros que pueden afectar a los resultados futuros reales. Las previsiones se ofrecen con fines informativos a fecha de hoy. Nuestros supuestos pueden variar sustancialmente en función de los cambios que puedan producirse en los supuestos subyacentes, por ejemplo, a medida que cambien las condiciones económicas y del mercado. No asumimos ninguna obligación de informarle de las actualizaciones o cambios en estos datos conforme cambien los supuestos, las condiciones económicas y del mercado, los modelos u otros aspectos.

Leer artículo completo

0 pages | 132 kb

Descargar