印刷する
compartir

Análisis Macro

Visión macroeconómica Junio 2016

08/06/2016

Junio de 2016

Actualización de previsiones: intensificación del riesgo político

Resumen:

  • Nuestras previsiones sobre el crecimiento global en 2016 se mantienen intactas en el 2,5% y esperamos que la inflación global aumente hasta el 2,2% este año y hasta el 2,4% en 2017 gracias a la subida de los precios del petróleo.
  • Unos datos de crecimiento mejores de lo previsto fuera de Europa han impulsado la confianza, pero el decepcionante nivel de la inflación sugiere que aún queda mucho por hacer.
  • Si bien es probable que 2016 sea otro año complicado para las economías BRIC, existen indicios que apuntan a una mejora general en 2017. Es probable que Rusia y Brasil ya hayan dejado atrás lo peor. No obstante, China seguirá ralentizándose, pero sorteará la crisis por ahora.

Situación global: intensificación del riesgo político

Nuestras previsiones sobre el crecimiento global para 2016 se mantienen intactas en el 2,5%, ya que la rebaja de nuestras estimaciones para Estados Unidos y Japón se ve compensada por el aumento de las de la zona euro y China. En general, esperamos que la inflación global aumente hasta el 2,2% este año (desde el 1,8% en 2015) y hasta el 2,4% en 2017.

Política monetaria: la Fed, en un año de elecciones presidenciales

Si bien la posibilidad de que se produzca una subida de los tipos estadounidenses en junio sigue estando ahí, esperamos que la Reserva Federal (Fed) retrase su próximo movimiento hasta septiembre. Si bien esta fecha está muy cerca de las elecciones presidenciales (8 de noviembre), las pruebas apuntan a que las probabilidades de una subida de tipos por parte de la Fed no se ven reducidas de forma notable por la proximidad de unas elecciones. Seguimos esperando que se suban los tipos de los fondos federales en dos movimientos hasta el 1% antes del cierre de 2016 y otros dos hasta el 1,5% de cara a finales de 2017.

Más allá de las fronteras estadounidenses, no esperamos que el Banco de Japón baje más sus tipos, pero creemos que empezará a experimentar con las inyecciones directas de liquidez hacia finales de 2017. Expondremos nuestra visión sobre la política monetaria en Europa en la siguiente sección.

En cuanto a las divisas, seguimos considerando que el dólar estadounidense se apreciará frente al euro, pero la moneda norteamericana cuenta ahora con un perfil más débil frente al yen (JPY), el yuan (CNY) y la libra esterlina (GBP) en 2016.

Revisión al alza del crecimiento en la zona euro

Previsiones sobre la zona euro: un panorama más positivo

El sólido crecimiento del PIB a finales de 2015 y la grata sorpresa del primer trimestre nos lleva a revisar al alza nuestras previsiones de crecimiento. Actualmente esperamos que esta variable se acelere hasta el 1,8% interanual de cara a finales de 2016, para después volver a moderarse hasta el 1,6% a lo largo de 2017.

No obstante, hemos rebajado nuestra previsión de inflación general del 0,7% para 2016 al 0,5% y del 1,6% para 2017 al 1,2%. Seguimos esperando que la inflación mejore durante el resto del año, a medida que el lastre que suponen los precios de los alimentos y la energía salga de la comparativa anual, pero creemos que la inflación general podría repuntar en menor medida y situarse en un nivel inferior al 1,5% en 2017.

Las perspectivas en materia de política monetaria se mantienen prácticamente intactas. Sospechamos que el Banco Central Europeo (BCE) optará por otro recorte en los tipos de los depósitos (asumimos que los situarán en el -0,5% en septiembre), si bien también es posible que amplíe su programa de expansión cuantitativa más allá de marzo de 2017.

Previsión para Reino Unido

La economía del Reino Unido protagonizó una repentina ralentización de su actividad en el primer trimestre, lo que, en nuestra opinión, se debe principalmente a las preocupaciones sobre los riesgos del Brexit. Prevemos una mayor ralentización en el segundo trimestre, para luego asistir a una marcada recuperación en el tercero (asumiendo que Reino Unido vote a favor de la permanencia en la UE el 23 de junio) y, a partir de ese momento, una moderación. Por todo ello, junto con las revisiones al alza realizadas en los datos del PIB en el segundo semestre de 2015, mantenemos nuestra previsión intacta en el 1,9% para 2016. Consideramos que el crecimiento en 2017 se ralentizará hasta el 1,6%, ya que el Gobierno del país pretende incrementar las medidas de austeridad presupuestaria.

Asimismo, esperamos que el Banco de Inglaterra (BoE) suba sus tipos de interés en noviembre hasta el 0,75% a medida que la economía repunte tras el referéndum y que la inflación vuelva a situarse por encima del objetivo inferior del 1% que baraja la institución. Prevemos que, llegado el caso, el BoE volverá a subir de nuevo sus tipos hasta el 1% en febrero de 2017, antes de verse obligado a poner fin a estas políticas cuando la economía empiece a ralentizarse.

Mercados emergentes: mejor intentar ver el vaso medio lleno

China: la economía se ralentiza, pero aún no hay motivo de alarma

Los datos del PIB chino del primer trimestre, mejores de lo esperado, nos han llevado a aumentar sistemáticamente nuestra previsión de crecimiento para el año hasta el 6,4%. No obstante, mantenemos nuestra visión sobre la evolución general del crecimiento y nos alejamos de la postura más optimista que aboga por el aumento de las cifras de crecimiento basándose en las expectativas de unos elevados niveles de estímulos. Además, ya estamos viendo indicios que apuntan a una situación cada vez más problemática entre las empresas y creemos que esto podría derivar en un obstáculo adicional. Las autoridades parecen haber cambiado el rumbo de la moneda y han expresado su clara preferencia de mantenerla en niveles más reducidos. Esperamos que la depreciación continúe este año y el siguiente, hasta llegar a 6,7 y 7 CNY, respectivamente.

Brasil: un rayo de esperanza a medida que remite la inestabilidad política

Los mercados por fin obtuvieron el cambio de gobierno que llevaban ansiando tanto tiempo en Brasil: el Senado votó a favor de la destitución de la ya expresidenta Dilma Rousseff el mes pasado. La atención se centra ahora en si el nuevo Gobierno podrá enderezar el rumbo político. Rebajamos nuestra previsión de crecimiento para 2016 hasta un -3,5% tras un decepcionante primer trimestre, pero mantenemos una visión más positiva para 2017. Mientras tanto, la inflación parece estar remitiendo por fin, y, en un contexto de ausencia de envites inflacionistas, esperamos que los recortes de tipos empiecen en algún momento del tercer trimestre. Estos recortes de tipos, junto con una política más adecuada por parte del nuevo Gobierno, deberían facilitar la recuperación del crecimiento del PIB hasta el 1% que prevemos para 2017.

La India: suma y sigue

Las políticas del Gobierno indio empiezan poco a poco a estar mejor encaminadas y las reforman continúan a un ritmo moderado. Las condiciones favorables del monzón deberían derivar en una mejora de la cosecha, lo que podría compensar la debilidad de la actividad manufacturera e impulsar el crecimiento y la inflación, cuyas previsiones para 2016 situamos en el 7,5% y el 5,4% respectivamente.

Rusia supera la tormenta

La economía rusa parece estar capeando la crisis del precio del petróleo mejor de lo esperado, y el PIB del primer trimestre ha sorprendido positivamente. Seguimos esperando que el crecimiento se mueva en terreno ligeramente negativo (-0,1), pero parece probable que cambie de signo en un futuro cercano. Entretanto, gracias una modesta recuperación del rublo, la inflación ha empezado a mostrar una tendencia a la baja y esperamos una caída de 200 pb este año. Si se produjeran más alteraciones en los precios del petróleo o una drástica alza de la tendencia del crecimiento, revisaríamos nuestras previsiones en materia de inflación y política monetaria.

Información Importante

Las opiniones expresadas aquí, son las del equipo de economistas de Schroders y no representan necesariamente las opiniones declaradas o reflejadas en las Comunicaciones, Estrategias o Fondos de Schroders.

Este documento tiene fines informativos exclusivamente y no se considera material promocional de ningún tipo. La información aquí contenida no se entiende como oferta o solicitud de compra o venta de ningún valor o instrumento afín en este documento. No se debe depositar su confianza en las opiniones e información recogidas en el documento a la hora de tomar decisiones de inversión y/o estratégicas. La información aquí contenida se considera fiable, pero Schroders no garantiza su integridad ni su exactitud. La rentabilidad registrada en el pasado no es un indicador fiable de los resultados futuros. El precio de las acciones y los ingresos derivados de las mismas pueden tanto subir como bajar y los inversores pueden no recuperar el importe original invertido. Publicado por Schroder Investment Management Limited, 31 Gresham Street, London EC2V 7QA. Autorizado y regulado por la Financial Conduct Authority. Para su seguridad, las comunicaciones serán grabadas o controladas.

Las previsiones recogidas en el documento son el resultado de modelos estadísticos basados en una serie de supuestos. Las previsiones están sujetas a un alto nivel de incertidumbre sobre los factores económicos y de mercado futuros que pueden afectar a los resultados futuros reales. Las previsiones se ofrecen con fines informativos a fecha de hoy. Nuestros supuestos pueden variar sustancialmente en función de los cambios que puedan producirse en los supuestos subyacentes, por ejemplo, a medida que cambien las condiciones económicas y del mercado. No asumimos ninguna obligación de informarle de las actualizaciones o cambios en estos datos conforme cambien los supuestos, las condiciones económicas y del mercado, los modelos u otros aspectos.

Leer artículo completo

Global Economic Outlook - Junio 2016 3 pages | 133 kb

Descargar