印刷する
compartir

Vídeos

Perspectivas para 2016: Renta variable europea

Durante la redacción del presente artículo, el índice de renta variable MSCI Europe había arrojado una rentabilidad total de alrededor del 10% este año, y creemos que los inversores deberían beneficiarse de nuevas ganancias en 2016 en vista de la recuperación continuada de los beneficios corporativos en Europa. 

02/12/2015

Rory Bateman

Rory Bateman

Head of UK & European Equities

  • La recuperación de los beneficios debería fomentar nuevas ganancias en los mercados bursátiles en 2016.
  • Es necesario llevar a cabo una cuidadosa selección de activos, ya que es probable que disminuyan las correlaciones en los mercados.
  • La recuperación económica de la zona euro seguirá su curso, impulsada por la mejora del ciclo crediticio y de la demanda interna. 

Durante la redacción del presente artículo, el índice de renta variable MSCI Europe había arrojado una rentabilidad total de alrededor del 10% este año, y creemos que los inversores deberían beneficiarse de nuevas ganancias en 2016 en vista de la recuperación continuada de los beneficios corporativos en Europa.

Los márgenes tienen recorrido para mejorar

Los márgenes de los beneficios corporativos, especialmente en la zona euro, se mantienen en niveles reducidos en comparación con Estados Unidos. Esta diferencia ha sido especialmente notoria desde la crisis financiera global, y una disminución de esta divergencia favorecería a las acciones europeas. Al mismo tiempo, las valoraciones son atractivas en términos históricos y frente a la mayoría de mercados de renta variable. 

La selección de valores es crucial a medida que las correlaciones disminuyen

Aunque mantenemos una visión positiva sobre la renta variable europea en general, es probable que se registren importantes diferencias en cuanto a las temáticas y sectores más destacados. Las correlaciones en el marco de la renta variable (esto es, cuando las acciones se mueven en la misma dirección) han aumentado considerablemente desde el verano, cuando China devaluó el yuan e intervino en su mercado bursátil. La posibilidad de que Estados Unidos suba sus tipos y las preocupaciones sobre un aterrizaje forzoso de la economía china desencadenaron ventas masivas en todas las clases de activos, lo que se tradujo en un periodo de incertidumbre caracterizado por la aversión al riesgo. Creemos que las oportunidades que se presenten en 2016 en el universo de la renta variable precisarán una cuidadosa selección de títulos a medida que se reduzcan las correlaciones, lo que dará lugar a una mayor diferenciación entre las acciones y a mayores oportunidades para generar alfa (es decir, crear valor en relación con el riesgo asumido, en comparación con el índice).

Tanto en los mercados de renta fija como de renta variable, los activos “de calidad y seguros” han experimentado un periodo de importantes rentabilidades, superiores a sus índices, hasta el punto de que los activos defensivos (los títulos menos vulnerables a los acontecimientos económicos) se encuentran de nuevo en los niveles registrados durante la crisis de la zona euro en comparación con los valores cíclicos. Los diferenciales de rendimiento de los bonos corporativos se han ampliado notablemente frente a la deuda pública a pesar de las presiones deflacionistas a escala global. Estos movimientos indican la inquietud reinante en los mercados acerca de que la economía global pueda estar adentrándose en un periodo de mayores dificultades. Estamos de acuerdo en que el panorama económico global es más incierto, pero los drásticos movimientos que hemos observado en la temática “crecimiento frente a valor” han dado lugar a ineficiencias en las valoraciones, tal y como indicamos en el siguiente gráfico sobre el ratio precio/valor contable. 

La recuperación de la zona euro se dinamiza

Desde una perspectiva económica, estamos seguros de que la recuperación de la zona euro seguirá su curso en 2016, a pesar de las turbulencias vividas por los mercados emergentes el pasado verano. El mercado de exportaciones se está viendo claramente perjudicado, pero los datos generales nos sugieren que la fase de recuperación de la economía de la zona euro muestra un dinamismo impulsado por la demanda interna, el aumento de la concesión de créditos y el incremento del consumo. Cabe destacar que el sector servicios y la construcción suponen un 75% del PIB alemán y estos componentes de la economía están mostrando un buen comportamiento. Se puede decir lo mismo de otros países de peso de la zona euro.

Esta región también puede contar con el actual apoyo ofrecido por el programa de expansión cuantitativa del Banco Central Europeo (BCE). Las últimas encuestas realizadas a empresas y consumidores muestran que el programa de expansión cuantitativa está teniendo un efecto positivo en la concesión de créditos, lo que es crucial si se quieren mantener estas políticas. Además, el actual programa de estímulo mantendrá a la zona euro bajo presión, especialmente si la Reserva Federal estadounidense decide subir los tipos de interés. Podrían implantarse nuevas medidas de flexibilización monetaria en la zona euro: Mario Draghi advirtió recientemente que las fuerzas globales podrían tener consecuencias negativas en el crecimiento del PIB y sugirió que se podrían anunciar nuevas medidas de forma inminente. En resumen, percibimos un panorama positivo, que posiblemente mejorará si el BCE pone en marcha nuevas iniciativas en el marco de su política monetaria.

La rentabilidad registrada en el pasado no es un indicador fiable de los resultados futuros. El precio de las acciones y los ingresos derivados de las mismas pueden tanto subir como bajar y los inversores pueden no recuperar el importe original invertido.

Las opiniones expresadas aquí, son las de Rory Bateman, responsable de renta variable para Europa y Reino Unido, y no representan necesariamente las opiniones declaradas o reflejadas en las Comunicaciones, Estrategias o Fondos de Schroders. Este documento tiene fines informativos exclusivamente y no se considera material promocional de ningún tipo. La información aquí contenida no se entiende como oferta o solicitud de compra o venta de ningún valor o instrumento afín en este documento. No se debe depositar su confianza en las opiniones e información recogidas en el documento a la hora de tomar decisiones de inversión y/o estratégicas. La información aquí contenida se considera fiable, pero Schroders no garantiza su integridad ni su exactitud. Publicado por Schroder Unit Trusts Limited, 31 Gresham Street, London EC2V 7QA. Autorizado y regulado por la Financial Conduct Authority. Para su seguridad, las comunicaciones serán grabadas o controladas. Los datos de terceros son propiedad o están sujetos a licencia del proveedor de datos y no podrán reproducirse o extraerse y utilizarse con ningún otro fin sin el consentimiento del referido proveedor de datos. Los datos de terceros se facilitan sin garantías de ningún tipo. El proveedor de datos y el emisor del documento no serán responsables en modo alguno en relación con los referidos datos de terceros. El Folleto y/o www.shroders.es contienen cláusulas adicionales de exoneración de responsabilidad aplicables a tales datos. Las previsiones recogidas en el documento son el resultado de modelos estadísticos basados en una serie de supuestos. Las previsiones están sujetas a un alto nivel de incertidumbre sobre los factores económicos y de mercado futuros que pueden afectar a los resultados futuros reales. Las previsiones se ofrecen con fines informativos a fecha de hoy. Nuestros supuestos pueden variar sustancialmente en función de los cambios que puedan producirse en los supuestos subyacentes, por ejemplo, a medida que cambien las condiciones económicas y del mercado. No asumimos ninguna obligación de informarle de las actualizaciones o cambios en estos datos conforme cambien los supuestos, las condiciones económicas y del mercado, los modelos u otros aspectos.

Leer artículo completo

Perspectivas para 2016: Renta variable europea 3 pages | 915 kb

Descargar