印刷する
compartir

Estudio Global de Inversión

La función de las gestoras de inversión

15/09/2016

Las gestoras de inversión, también conocidas como gestoras de fondos o gestoras de activos, intentan revalorizar el dinero de sus clientes para que puedan cumplir sus objetivos y metas y, con ello, contribuyen a que tengan un futuro más cómodo.

Son el motor de los fondos de inversión, de los fondos de pensiones y de una amplia gama de productos de ahorro adicionales.

Entre sus funciones está la de permitir que aquellos inversores que no disponen de muchos recursos agrupen su dinero con el de otros a fin de poder invertirlo de forma más rentable y diversificada de lo que podrían hacerlo por su cuenta.

Esto suele canalizarse a través de fondos de inversión. Con la ayuda de una gestora, se puede invertir en un amplio abanico de clases de activo diferentes, como acciones, bonos, bienes inmuebles, pequeñas start-ups o infraestructuras.

Los asesores de inversión o brokers pueden ayudar a los inversores a tomar las decisiones adecuadas sobre en qué activos o fondos invertir.

El dinero se invierte en función del grado de riesgo que los clientes están dispuestos a asumir: a mayor riesgo, mayor beneficio potencial, aunque también aumentan las posibilidades de perder dinero. Por regla general, cuanto mayor sea el horizonte de inversión, mayor será el riesgo que podrá asumir.

Los clientes invierten normalmente su dinero en aquellos fondos que encajan mejor con su predisposición al riesgo y las clases de activo que les resulten interesantes. Algunos clientes también tienen en cuenta otros factores específicos, como pueden ser cuestiones medioambientales o sociales.

Las comisiones suelen basarse en un porcentaje del importe invertido, lo que implica que los intereses de la gestora y del cliente están alineados, ya que ambos se benefician si el dinero se revaloriza.

Las gestoras cumplen una amplia gama de normativas sobre conducta profesional y comunicación con sus clientes. Deben actuar en todo momento velando por los intereses de estos últimos.

Una de las principales diferencias entre una gestora y un banco es que el dinero sigue siendo de los clientes y lo custodia una empresa independiente de la gestora. Si la gestora tuviera algún problema, su dinero permanecería a salvo y totalmente independiente del de la gestora. Sin embargo, esto no debe confundirse con el riesgo de inversión, es decir, con la posibilidad de que las inversiones de una cartera sufran una pérdida de valor.

Las gestoras analizan a fondo las empresas y proyectos en los que invierten en nombre de sus clientes, inversión que a su vez contribuye a que estas empresas y proyectos puedan financiar su crecimiento y crear empleo.

Las gestoras toman en consideración factores muy diversos a la hora de decidir dónde invertir, lo que normalmente depende de su estilo de inversión específico y de los objetivos de sus clientes. Por ejemplo, algunas se centran en inversiones que previsiblemente generarán rentas (p. ej., empresas que se espera paguen dividendos). Sin embargo, otras podrían optar por empresas que, a su juicio, están infravaloradas y deberían revalorizarse con el tiempo.

Una vez tomada la decisión de invertir en las acciones de una empresa específica, la gestora se pone en contacto con ella para que rinda cuentas en nombre de sus inversores finales, y también habla con la compañía periódicamente sobre su estrategia y vota en sus juntas de accionistas.

Aunque lo mejor es forjar relaciones a largo plazo, también se puede vender las acciones cuando la inversión en una empresa ha dejado de favorecer los intereses de los inversores. 

Notas: Acerca del Estudio Global de Inversión de Schroders 2016

Schroders encargó a Research Plus Ltd la elaboración —entre el 30 de marzo y el 25 de abril de 2016— de un estudio online independiente en el que participaron 20.000 inversores de 28 países a escala global, como Australia, Brasil, Canadá, China, Francia, Alemania, la India, Italia, Japón, los Países Bajos, España, el Reino Unido y Estados Unidos, entre otros. Este estudio entiende por «inversores» aquellas personas que invertirán un mínimo de 10.000 euros (o su contravalor en otras divisas) en los próximos 12 meses y que hayan modificado sus inversiones en los últimos cinco años. Estas personas representan las opiniones y perspectivas de los inversores en cada país incluido en la encuesta.

Información Importante
Este documento tiene fines informativos exclusivamente y no se considera material promocional de ningún tipo. La información aquí contenida no se entiende como oferta o solicitud de compra o venta de ningún valor o instrumento afín en este documento. No se debe depositar su confianza en las opiniones e información recogidas en el documento a la hora de tomar decisiones de inversión y/o estratégicas. La información aquí contenida se considera fiable, pero Schroders no garantiza su integridad ni su exactitud.
La rentabilidad registrada en el pasado no es un indicador fiable de los resultados futuros. El precio de las acciones y los ingresos derivados de las mismas pueden tanto subir como bajar y los inversores pueden no recuperar el importe original invertido.
Publicado por Schroder Investment Management Limited, 31, Gresham Street, London, EC2V 7QA. Autorizado y regulado por la Financial Conduct Authority.