En profundidad

Mercados (en español)

Keith Wade: El Coronavirus provocará una "grave" recesión mundial


Keith Wade

Keith Wade

Economista Jefe

El coronavirus está teniendo un efecto grave en la actividad económica mundial y, en medio de una considerable incertidumbre, hemos intentado medir el impacto y actualizar nuestras previsiones.

Ahora esperamos ver que la economía mundial se contraiga este año en un 3,1%, antes de repuntar en un 7,2% en 2021.

El pronóstico incorpora una severa recesión en la primera mitad del año que, incluso con un repunte en la segunda mitad, significa que 2020 será el peor año para la actividad desde la década de 1930.

Aunque hay un apoyo considerable de los bancos centrales y los gobiernos, la dramática caída refleja el efecto de cerrar grandes partes de la economía mientras las autoridades intentan suprimir el virus.

Una indicación de las magnitudes ya se puede ver en los últimos datos de China, donde vimos caídas del 20% en las ventas al público y del 25% en la inversión de capital fijo durante el período en que la mayor parte de la economía estaba bloqueada.

Estas cifras son consistentes con los datos de alta frecuencia y nuestro indicador de actividad en China dice que la economía se contrajo durante el primer trimestre. Los números oficiales pueden contar una historia diferente, pero estas cifras dan una indicación de lo que se puede esperar en otros lugares.

Se prevé una grave recesión en la actividad económica mundial

economic-activity.png

Fuente: Schroder Economics Group, 19 de marzo de 2020

Afortunadamente el número de nuevos casos de Covid-19 en China se ha estabilizado, pero estamos en un punto anterior de la curva en Europa y los Estados Unidos.

Nuestra suposición subyacente es que estas regiones pasan por un proceso similar de bloqueo y restricción de los movimientos de la población para suprimir la propagación del virus.

Esto resulta en un golpe significativo a la actividad en el segundo trimestre en los EE.UU. y Europa con caídas en el PIB de entre el 10 y el 20% (no anualizado).

Esos resultados rara vez se han visto en las economías de la posguerra, donde las fluctuaciones normales del PIB se sitúan entre el 1% y el 2%.

¿Los políticos al rescate?

Hemos tenido en cuenta los recientes movimientos de la política monetaria y fiscal en todo el mundo y las expectativas del futuro.

Vemos esto como una red de seguridad para amortiguar la economía y limitar el daño de la caída.

Es vital que el sistema financiero siga proporcionando liquidez a las empresas y los hogares para que puedan soportar el impacto del colapso de la actividad en el flujo de caja.

De lo contrario, un golpe temporal causará un daño permanente al lado de la oferta de la economía. Si vemos un colapso generalizado de los negocios, quedará poco para apoyar la recuperación.

A este respecto, los tipos de interés más bajos son menos importantes que las medidas para asegurar que los bancos tengan la confianza de prestar en lugar de ejecutar las hipotecas de los prestatarios, y la liquidez continúa en los mercados de papel comercial y de crédito.

Las acciones del Banco de Inglaterra, combinadas con las garantías gubernamentales sobre los préstamos y las medidas para facilitar el flujo de caja, como la suspensión de las tasas de interés de las empresas, ayudan en el Reino Unido.

Un uso más generalizado de la política fiscal, como el plan de Trump para dar a los hogares de ingresos bajos y medios 1.000 dólares a cada uno, también sería útil para apoyar el consumo ante el inevitable aumento del desempleo.

Cabe esperar que las medidas adoptadas para contener el virus sean eficaces en los Estados Unidos y Europa y que, junto con un descenso estacional del virus durante el verano septentrional, la economía experimente un fuerte repunte cuando la gente vuelva a trabajar en el tercer trimestre.

La bazuca política se sentirá entonces plenamente a medida que continúen los bajos tipos de interés, los recortes de impuestos y el aumento del gasto público.

A partir de 2021 esperamos un modesto endurecimiento de la política monetaria en todo el mundo a medida que la economía mundial se recupere.

Los riesgos se mantienen

¿Regresa el Coronavirus?

Hacer pronósticos en este entorno es particularmente incierto ya que tenemos que anticipar la evolución de un virus.

Como ha quedado claro en los recientes trabajos de Warwick McKibbin y Roshen Fernando en la Oficina Nacional de Investigaciones Económicas, hay una serie de escenarios diferentes que podrían jugar con el número de muertes que oscilan hasta 68 millones dependiendo de la propagación del virus.

El análisis de nuestra Unidad de Información también muestra cómo diferentes tasas de reinfección pueden crear resultados muy diferentes.

Más inmediatamente, el riesgo es que el virus regrese después de que se levanten las restricciones.

La estrategia original del gobierno del Reino Unido fue prevenir tal resultado permitiendo que el virus se extendiera y creara una "inmunidad de manada" en la población.

Dados los riesgos en torno a esa política, se ha abandonado y el Reino Unido está siguiendo al resto de Europa en el cierre de escuelas y la restricción de la circulación.

El costo, sin embargo, es que el riesgo de que el virus regrese es mayor y, en consecuencia, la economía mundial se enfrenta a la perspectiva de tener que volver a la cuarentena más adelante en el año.

La consecuencia sería otra recesión, una doble caída de la actividad. Un resultado similar ocurriría si no viéramos una caída estacional en las tasas de infección.

Euro crisis 2

El segundo riesgo es que la crisis exponga las debilidades subyacentes de la economía mundial. Como dijo Warren Buffett - sólo se descubre quién está nadando desnudo cuando baja la marea.  

Esto puede sonar pesimista dadas las promesas de hacer lo que sea necesario, pero las fuertes caídas en la actividad económica exponen las debilidades como vimos con demasiada claridad después de la crisis financiera mundial.

En el Reino Unido un número de empresas más débiles ya han quebrado. Más preocupante sería el retorno de una crisis en la zona euro, donde la economía más afectada, Italia, también tiene las finanzas más precarias.

Habrá importantes incumplimientos de los déficits y es difícil ver un apetito por el tipo de medidas de austeridad que fueron impuestas por la UE después de la última crisis. La recesión será un desafío considerable para la zona euro, especialmente si se prolonga.

Forecasts.png