Opinión de experto 

Cinco razones por las que las infraestructuras digitales se encuentran entre las temáticas de inversión más interesantes


Apenas seis años después de su lanzamiento en 2016, la aplicación de vídeos cortos Tik-Tok ha sido descargada más de 3000 millones de veces.

El explosivo crecimiento de la empresa se vio acelerado por la falta de interacciones físicas durante la pandemia del Covid-19, pero su popularidad sigue cobrando fuerza, con más de mil millones de vídeos vistos en la plataforma cada día por sus 700 millones de usuarios activos.

Una tendencia paralela está transformando las operaciones empresariales en todo el mundo.

1. La infraestructura digital permite que las nuevas formas de comunicación crezcan rápidamente

Al no poder el personal visitar las oficinas y los centros de recuperación de desastres durante los confinamientos, las empresas también se digitalizaron, adoptando la computación en la nube y las videoconferencias.

Las descargas de la plataforma de vídeo Microsoft Teams se multiplicaron en más de 10 veces. Colectivamente, los mayores proveedores de computación en la nube de los Estados Unidos (Amazon, Google, Microsoft, IBM y Oracle), gastaron casi 50.000 millones de dólares en gastos de capital en la nube durante 2021, para mantenerse al día con el cambio brusco de la demanda.

Facebook, se reinventó como Meta y se comprometió a gastar más de 10.000 millones de dólares al año para construir el Metaverso, lo que requiere grandes cantidades de espacio para centros de datos.

La división DeepMind de Google dijo a principios de este año que estaban a punto de lograr una inteligencia artificial (IA) general de nivel humano a través de su herramienta Gato AI. Las herramientas de IA manejan miles de millones de parámetros: cuanta más potencia de cálculo haya, más precisas serán. 

La escala y la velocidad de comercialización son fundamentales para estos gigantes de la tecnología, lo que ha creado una enorme oportunidad de arrendamiento para el sector de los centros de datos, en el que los ingredientes clave, como el terreno, el suministro de energía y la conectividad de fibra, son recursos cada vez más restringidos.

Digital-infrastructure-chart1.jpg

"La nube" se aloja en gigantescos almacenes tipo fortaleza, llenos de cientos de miles de servidores informáticos. Para garantizar la continuidad, los centros de población son atendidos por múltiples "zonas de disponibilidad" de la nube, cada una con múltiples fuentes de energía de reserva.

La red de infraestructuras que da servicio a la nube Azure de Microsoft incluye centros de datos, cable de fibra óptica y comunicaciones por satélite. La empresa tiene previsto crear nuevos centros en Suiza, Finlandia y la India. 

2. La externalización en la nube aún está en fase inicial

Creemos que la tendencia a la transformación digital no ha hecho más que empezar, creando una larga trayectoria de crecimiento para los operadores de centros de datos.

Hoy en día, el 95 % de las organizaciones están aplicando una estrategia de prioridad digital con las TI en el centro de la toma de decisiones. Sin embargo, según IDC, el 56 % de la capacidad de los centros de datos de las empresas heredadas permanecerá in situ a finales de 2020.

La externalización de estas cargas de trabajo informáticas a instalaciones compartidas por terceros (co-location o ubicación conjunta) ofrece a las empresas una mayor resistencia empresarial, escalabilidad de los proyectos y eficiencia de costos.

Los pronósticos estiman un crecimiento del arrendamiento de ubicación conjunta del 7 al 13 % por año, dependiendo de la región, con instalaciones en la nube de hiperescala que crecen a más del 22 % por año de 2020 a 2025. En conjunto, esto requerirá 1,3 billones de dólares de gastos de capital durante el período.  

3. Las redes móviles 5G más rápidas van a permitir un crecimiento exponencial del tráfico de datos

Desde 2010, el número de usuarios de Internet en todo el mundo se ha duplicado hasta alcanzar los 5000 millones, mientras que el volumen de tráfico de Internet se ha multiplicado por más de 150. Gran parte de este crecimiento se ha producido a través de los servicios de datos móviles, tras el lanzamiento del primer iPhone en 2007.

Las previsiones indican que este crecimiento exponencial de los datos continuará. Se prevé que la introducción de la comunicación inalámbrica de quinta generación (5G) impulse un aumento del tráfico de datos móviles entre 2020 y 2025.

Digital-infrastructure-chart2.jpg

Las longitudes de onda más cortas del 5G pueden transmitir datos hasta 10 gigabits por segundo, lo que es hasta 100 veces más rápido que el 4G. Aunque esto es esencial para futuros usos, como los coches sin conductor, el inconveniente es que estas señales recorren distancias más cortas y no pueden penetrar en los objetos con tanta facilidad, lo que requiere una cobertura de red mucho más densa.

Los operadores de redes móviles (ORM) se apresuran ahora a alquilar más macrotorres, cable de fibra óptica y antenas de células pequeñas para proporcionar esta cobertura más densa.

Los analistas prevén un gasto de capital en telefonía móvil de 1,1 billones de dólares en el periodo 2020-2025.

(Nota: los EB mensuales del gráfico anterior se refieren a exabytes. El exabyte es una unidad de almacenamiento de datos informáticos de gran tamaño, equivalente a mil millones de gigabytes).

4. Los activos de infraestructuras digitales están bien situados para capear la volatilidad económica

Los consumidores, los gobiernos y las empresas consideran que la infraestructura digital es ahora una "misión crítica". Se prevé que el gasto total de capital de la industria hasta 2035 supere al de las infraestructuras hidráulicas, ferroviarias y aeroportuarias.

Esperamos que la demanda de los clientes de infraestructuras digitales sea relativamente inmune a las crisis económicas. Así lo demuestra el examen de los ingresos por alquileres de Crown Castle a lo largo de las recesiones anteriores (véase el gráfico siguiente). Sus flujos de caja están respaldados por inquilinos con grado de inversión, como AT&T y Verizon.

Digital-infrastructure-chart3.jpg

El gobierno de los Estados Unidos ha destinado 65.000 millones de dólares de su Ley de Empleo e Inversión en Infraestructura, de 1,2 billones de dólares, a cerrar la brecha digital en las comunidades estadounidenses desatendidas y subatendidas. Es probable que esto dé lugar a un importante despliegue de capacidad de fibra durante la próxima década, independientemente de las condiciones económicas.

Los propietarios de las infraestructuras digitales estructuran sus contratos de arrendamiento para protegerse de las perturbaciones externas, como la inflación y la devaluación de la moneda. En el caso de las macrotorres, esto puede significar una vinculación explícita a los índices locales de precios al consumidor, a los precios de los combustibles o simplemente un aumento anual fijo del 3 % en el alquiler. Como los recursos de la cadena de suministro son cada vez más escasos, los desarrolladores de infraestructuras digitales están aumentando los precios de los arrendamientos.  

5. El crecimiento explosivo de los mercados emergentes ofrece un potencial a medida que los países construyen infraestructuras digitales

Durante la próxima década, esperamos que el crecimiento más rápido de la infraestructura digital provenga de los mercados emergentes. Estos países son los más carentes de servicios actualmente, pero tienen poblaciones jóvenes con una demanda insaciable de conectividad y de compartir contenidos.

Los usuarios de Internet se han saltado las generaciones más lentas de la tecnología de banda ancha y móvil y están empezando a tener acceso a la fibra superrápida hasta el hogar y a las señales telefónicas 4G/5G, desbloqueando un enorme potencial económico.

Vemos oportunidades en los subsectores principales de los centros de datos, las macrotorres y el cable de fibra óptica, a medida que las economías digitales de los mercados emergentes florecen durante la próxima década y con posterioridad.

Los gigantes tecnológicos estadounidenses y chinos están entrando rápidamente en estos mercados. Microsoft dijo en marzo que tiene previsto prestar servicios en la nube en Hyderabad (India), que se sumarán a sus bases en Pune, Mumbai y Chennai. Sin embargo, la falta de infraestructuras digitales les obliga a desarrollar instalaciones o a alquilarlas a terceros, como Sify Technologies, que tiene instalaciones en la ciudad.

Según Cisco, la penetración de internet en la India ha pasado del 27% en 2017 (357 millones de personas) al 60% en 2022 (840 millones de personas), lo que significa que ahora tiene la segunda base de usuarios de internet más grande del mundo después de China (1000 millones de personas) y casi tres veces la de los Estados Unidos (300 millones de personas). Sin embargo, la India solo cuenta con la 1/20ª parte del número de centros de datos presentes en los Estados Unidos, según CloudScene.

A medida que la población de la India alcance los 1500 millones de habitantes y la penetración de Internet aumente, el déficit de infraestructuras aumentará sin una inversión significativa.