Análisis Macro

El BCE afina su apoyo a los bancos mientras el PIB se derrumba


Azad Zangana

Azad Zangana

Senior European Economist and Strategist

El consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE) decidió mantener sus tipos de interés clave sin cambios y no alteró sus diversos programas de flexibilización cuantitativa. Algunos inversores esperaban que el BCE aumentara el tamaño del programa de compras de emergencia para pandemias (PEPP) anunciado en marzo, pero se quedaron decepcionados.

La renta variable europea siguió cayendo ese día, mientras que los rendimientos de los bonos italianos subieron (los precios cayeron) tras el anuncio.

Si bien el BCE no modificó sus principales instrumentos de política, redujo el tipo de interés de sus últimas operaciones de refinanciación a largo plazo con objetivos específicos (TLTRO III) en 0,25 puntos porcentuales, situándolo por debajo del tipo de interés de depósito del BCE para los bancos que pueden mostrar una mejora en la concesión de préstamos.

Esto significa que un banco que recientemente ha aumentado sus préstamos, o reducido la caída de sus préstamos, puede pedir prestado grandes sumas al BCE, sólo para poner el dinero en depósito en el banco central y obtener un beneficio - conocido como carry trade.

Esto debería alentar un fuerte aumento en la aceptación de nuevos préstamos del BCE, pero ¿ayuda a la economía real o es sólo un truco financiero diseñado para impulsar la confianza? Naturalmente, somos escépticos sobre la utilidad de la medida, excepto para los bancos, por supuesto.

Los datos del PIB muestran una fuerte contracción

A principios del día, se publicó el primer conjunto de cifras del PIB después de la crisis. La estimación rápida del PIB del primer trimestre de la zona del euro mostró que la economía se contrajo en un 3,8% trimestre a trimestre (q/q), peor que las estimaciones del consenso, y la mayor disminución de la actividad desde la formación del euro en 1999. Un puñado de otros estados miembros también publicaron sus estimaciones preliminares.

-El crecimiento del PIB de Francia fue de -5,8% respecto al trimestre anterior (q/q) y -5,4% anual (y/y)

-El crecimiento del PIB de España fue de -5,2% q/q y de -4,1% y/y.

-El crecimiento del PIB de Italia fue de -4.7% q/q y -4.8% y/y

Todos los organismos de estadística que publicaron la información observaron fuertes caídas tanto en la demanda interna como en el comercio internacional. Sólo Francia publicó un desglose completo de los gastos, pero como se trata de estimaciones preliminares, existe un grado de incertidumbre mayor que el habitual.

Las primeras estimaciones del PIB permiten pensar en la magnitud del impacto económico de los cierres de Covid-19. Como sabemos cuándo cada país entró en el cierre en el primer trimestre, podemos estimar qué parte de la economía fue impactada. Según nuestras estimaciones, entre el 32 y el 34% de la economía francesa se cerró, mientras que para España, la estimación es del 30 al 32%. Estas estimaciones coinciden con las del INSEE (la agencia francesa).

Los datos italianos son un poco más desconcertantes. Dado que Italia entró en cierre nacional aproximadamente una semana antes que Francia y España, con la región de Lombardía incluso antes, no tiene sentido que su crecimiento del PIB se haya contraído menos que los otros dos. La diferencia en términos de participación en los sectores no es lo suficientemente grande como para marcar la diferencia, y cuando ejecutamos nuestra estimación de la parte de la economía de Italia afectada, obtenemos una respuesta inverosímil de 17-19%. Dado que Italia aplicó uno de los cierres más estrictos, cuestionamos la calidad de los datos publicados.

La agencia de estadísticas italiana ISTAT advierte de las posibles grandes revisiones. Esto tiene sentido ya que las primeras estimaciones del PIB típicamente tienen poca o ninguna información sobre el tercer mes del trimestre. También son propensos al "sesgo de supervivencia" en el sentido de que los que no responden son ignorados en las encuestas, mientras que esta vez, podrían no responder debido al cierre o a la insolvencia.

Por último, la otra señal importante de las cifras del PIB es que Alemania parece haber salido mucho mejor parada que las que se han comunicado hasta ahora. Esto podría deberse a que los cierres allí se introdujeron más tarde, y el gobierno alemán ha tenido más éxito en minimizar los casos y las muertes.

Mientras esperamos el segundo trimestre, aunque los datos económicos todavía tienen que caer más antes de que lleguemos al fondo, la velocidad y el éxito del levantamiento de los cierres será fundamental para establecer el ritmo de las recuperaciones.

La política monetaria y fiscal seguirá desempeñando un papel fundamental para reducir al mínimo las quiebras de las empresas y el aumento del desempleo. Hasta ahora, las políticas parecen ser suficientes para la mayoría de las economías, pero habrá algunos países como Italia en los que los costes del legado de Covid-19 pueden ser demasiado.