印刷する compartir

Tendencias - Análisis Macro

Infografía: Verdades incuestionables para la próxima década

Esta infografía interactiva ilustra nuestras verdades incuestionables, es decir, las fuerzas económicas y disruptivas que, en nuestra opinión, conformarán el panorama de inversión durante los próximos años.

11/02/2019

Keith Wade

Keith Wade

Economista Jefe

Charles Prideaux

Charles Prideaux

Responsable Global de Producto

Schroders ha identificado diversas fuerzas que podrían conformar el panorama de inversión en la próxima década. Estas representan nuestras «verdades incuestionables», que pueden contribuir a guiar a los inversores en un periodo de disrupción sin precedentes.

En un contexto futuro más complejo, factores como la asignación de activos, el acceso a múltiples fuentes de rentabilidad, la selección activa de valores y la gestión del riesgo resultarán fundamentales de cara a alcanzar los objetivos de los inversores durante los próximos años.

Fuerzas económicas

La confluencia entre varios factores da pie a una ralentización de la economía global

El menor crecimiento de la mano de obra, debido principalmente al descenso de las tasas de fertilidad

El crecimiento de la productividad muestra niveles bajos, pero mejora; creemos que los mercados emergentes pueden ofrecer un mayor potencial de ganancias

La mayor esperanza de vida presionará las finanzas públicas y atenuará el repunte de la productividad

La influencia de China a escala global aumentará, pero se enfrenta a un periodo de transición decisivo

Las presiones inflacionistas se verán limitadas por el menor gasto, el envejecimiento de la población y los niveles de endeudamiento

Se espera que los tipos de interés permanezcan en niveles bajos en comparación con los niveles anteriores a la crisis

Fuerzas disruptivas

Aparecerán tendencias disruptivas en diferentes ámbitos

Repercusiones para la inversión

1.A medida que los tipos de interés se normalicen y la expansión cuantitativa (QE) llegue a su fin, creemos que habrá un mayor énfasis en el aumento de los beneficios y la rentabilidad como catalizadores del crecimiento. La volatilidad del mercado también será elevada.

2.Habrá mayores divergencias entre las clases de activos y dentro de cada mercado, y el nivel absoluto de las rentabilidades para las acciones y los bonos seguramente será inferior a aquel registrado en el pasado reciente. Sin embargo, nuestro análisis muestra que el inversor típico espera obtener una rentabilidad anual media del 10,2% en los próximos cinco años.

3.La consecuencia de esto es que, de cara a la próxima década, habrá una mayor necesidad de profesionales especializados en la gestión activa de fondos capaces de generar alfa, es decir, de superar al mercado.

En resumen, tras casi una década de sólidas rentabilidades, muchos inversores han adoptado una actitud complaciente en sus perspectivas. Esta valoración sugiere que, en el marco de un contexto futuro más complejo, factores como la asignación de activos, el acceso a múltiples fuentes de rentabilidad, la selección activa de valores y la gestión del riesgo resultarán fundamentales de cara a alcanzar los objetivos de los inversores durante la próxima década.

A medida que nos adentramos en la próxima fase de la era posterior a la crisis financiera global, estas verdades incuestionables pueden contribuir a guiar a los inversores en un periodo de disrupción sin precedentes.

Haz clic en el siguiente enlace si deseas descargar el informe completo en formato PDF: