印刷する compartir

Estudio Global de Inversión

EE. UU. supera a Europa en sostenibilidad en un ranking liderado por los mercados emergentes.

Un estudio global que abarca las decisiones de inversión y los hábitos de consumo sostenibles sitúa a Indonesia a la cabeza de la clasificación, mientras que EE. UU. es el único mercado desarrollado que figura entre los diez primeros puestos.

15/09/2018

David Brett

David Brett

Redactor de inversión

EE. UU. es el único país desarrollado en alcanzar el top 10 en una clasificación de inversión sostenible que evalúa los hábitos de los consumidores y las decisiones de inversión.

Los países del universo emergente copan los primeros diez puestos, mientras que los países europeos se encuentran en la parte media e inferior de la clasificación.

Los resultados del Estudio Global de Inversión de Schroders (GIS), que analiza la actitud de los inversores particulares en 30 países, sitúan a EE. UU. en cuarta posición. Los países considerados emergentes ocupan nueve de las diez primeras posiciones.

Las respuestas de los inversores indonesios indicaban que eran los que más se centraban en la sostenibilidad, mientras que la India y China figuraban en segunda y tercera posición, respectivamente.

Tailandia (5º), Sudáfrica (6º), Brasil (7º), Emiratos Árabes Unidos (8º), Chile (9º) y Taiwán (10º) completaban la clasificación de los diez primeros puestos.

Los países europeos y los países asiáticos desarrollados dominaban la mitad inferior de la tabla, a pesar de que los responsables políticos de la Unión Europea y de Japón hacen especial hincapié en fomentar un enfoque de inversión sostenible y a más largo plazo.

El estudio, que encuestó a más de 22.000 inversores en todo el mundo, preguntó a los inversores qué entendían ellos por invertir de forma sostenible, de qué forma actuaban de manera sostenible en su día a día y qué porcentaje de capital asignaban a productos sostenibles.

El contexto se caracteriza por una demanda cada vez mayor de inversiones sostenibles: prácticamente dos tercios de los inversores (64%) había aumentado sus posiciones en inversiones sostenibles en comparación con hace cinco años, mientras que el 76% afirmó que la inversión sostenible era bastante o considerablemente más importante.

A escala global, la inversión sostenible ha generado un notable aumento del interés en la última década. En esencia, este tipo de inversión se basa en identificar empresas que destaquen por su gestión de las cuestiones sociales o medioambientales y que se preparen de forma proactiva para el cambio.

El total de respuestas utilizadas para elaborar la clasificación sitúa a Portugal (11º) como el país europeo que mayor puntuación alcanza, seguido de Suecia (12º). Las actitudes de los inversores en Francia (18º) y en el Reino Unido (21º) provocan que estos dos países se ubiquen en la mitad inferior de la clasificación, mientras que Alemania (24º) se encuentra en un puesto todavía más bajo.

Existen varios motivos que podrían explicar el porqué de esta clasificación. El primer puesto, ostentado por Indonesia, podría explicarse, en parte, por la marcada demanda de fondos que cumplen con la sharía, esto es, que respetan los códigos morales y la ley islámica y que pueden considerarse inversiones socialmente responsables.

La comparación entre los resultados del Estudio Global de Inversión y los datos del Banco Mundial revela que los inversores muestran mayor propensión a invertir de forma sostenible en los países más afectados por la corrupción, como se ilustra a continuación.

¿Qué cuestiones en materia de sostenibilidad preocupan más a los inversores?

Ampliamos el estudio para incluir preguntas acerca de las áreas de sostenibilidad en las que los inversores querrían que las empresas realizasen progresos. Los sobornos y la corrupción se encuentran a la cabeza, con una puntuación de 7,9 sobre 10. Otras cuestiones, como la contaminación derivada de las operaciones, el trato a los empleados y el cambio climático, obtuvieron puntuaciones ligeramente inferiores, del 7,6, 7,4 y 7,3, respectivamente. Sorprendentemente, observamos que, a escala regional, los inversores mostraban uniformidad a la hora de clasificar estas cuestiones.

Schroders se ha situado a la cabeza en la tarea de involucrarse en las empresas y trabajar con ellas para mejorar sus prácticas medioambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG).

Jessica Ground, directora global de Administración en Schroders, afirmó:

«Este estudio pone de manifiesto el rápido crecimiento del interés por las inversiones sostenibles. El hecho de que el 64% de los inversores haya incremento su asignación a inversiones sostenibles durante los últimos cinco años evidencia la importancia que revisten para tanta gente.

Y lo que es más interesante: cabría pensar que se trata de una tendencia de los mercados desarrollados, pero el interés de los consumidores de los mercados emergentes es sorprendentemente elevado. Consideramos que muchos de estos países disponen de la oportunidad de desarrollar soluciones de inversión sostenible innovadoras que aborden las necesidades y demandas concretas que este estudio saca a la luz.

También destaca el llamativo resultado que se obtuvo en el plano de las prioridades en cuanto la participación en las actividades de las empresas, que fueron sorprendentemente uniformes en todo el mundo. Si bien los responsables políticos se centran en cuestiones globales, como el cambio climático, los inversores parecen otorgar mayor prioridad a problemas locales, como la contaminación, los sobornos y la corrupción. Aplicaremos estos resultados a nuestra labor de participación en las empresas de cara a que se responsabilicen en mayor medida de estas cuestiones.

En líneas generales, parece que cuando las personas se encuentran cara a cara con los desafíos, recurren a su cartera de inversión para ser parte de la solución. Resulta esperanzador observar unos niveles de compromiso tan elevados con estas cuestiones. Los inversores parecen ser más conscientes de que decantarse por empresas que se toman en serio la sostenibilidad constituye un planteamiento adecuado. No solo es moralmente correcto, sino que esas empresas mejoran considerablemente sus perspectivas a largo plazo, lo que solo puede traducirse en resultados positivos para sus inversores».

Información importante:

Schroders encargó a Research Plus Ltd la elaboración —entre el 20 de marzo y el 23 de abril de 2018— de un estudio online independiente en el que participaron 22.338 inversores de 30 países a escala global, como Australia, Brasil, Canadá, China, Francia, Alemania, la India, Italia, Japón, los Países Bajos, España, el Reino Unido y Estados Unidos, entre otros. Este estudio entiende por «inversores» a aquellas personas que invertirán un mínimo de 10.000 euros (o su contravalor en otras divisas) en los próximos 12 meses y que hayan modificado sus inversiones en los últimos diez años. Estas personas representan las opiniones y perspectivas de los inversores en cada país incluido en el estudio.