Última hora 

5 doodles que explican cómo incorporar el cambio climático en la inversión multiactivo

1. La sostenibilidad es algo bidireccional

Todos los inversores deberían tener en cuenta el impacto del clima en su cartera. Pero los inversores cuyas carteras tienen un objetivo de sostenibilidad deberían ir un paso más allá. Deben tener en cuenta el impacto de su cartera en el clima.

2. La forma de medir la alineación climática ya no es binaria

En el pasado, un activo estaba "alineado con el clima" o no; ahora la alineación con el clima se evalúa de forma continuada.

3. Cuidado con llevar las carteras demasiado lejos y demasiado rápido

Mejorar las credenciales climáticas de una cartera demasiado rápido podría dar lugar a un mayor riesgo de inversión en relación al índice de referencia. Entender dónde están esos límites es importante para construir una cartera que cumpla tanto los objetivos de inversión como los climáticos. Algunas mejoras climáticas son "gratuitas"; no comprometen los objetivos de inversión de la cartera.

4. La trayectoria no será en línea recta, y más rápido no es necesariamente mejor

La trayectoria de descarbonización de una cartera no será una línea recta. Una trayectoria más rápida no es necesariamente mejor, ya que las mejoras en la cartera no significan necesariamente mejoras en el clima (ver doodle 1). En el siguiente doodle, las "mejoras actuales" son las mejoras "gratuitas" que mencionamos en el anterior. Pero la gran mayoría de las mejoras del clima llegarán a lo largo del tiempo.

5. Los inversores tienen tres herramientas principales para cumplir sus objetivos climáticos

Nuestra "distribución climática" de las inversiones pone de relieve tres herramientas de las que disponen los inversores para alcanzar sus objetivos climáticos. Evitar los activos con las peores credenciales climáticas, perseguir los activos con las mejores credenciales climáticas y animar a todos los demás activos a mejorar.