Opinión de experto 

Informes de mercado

5 razones que explican por qué las ciudades globales son la última supertendencia de inversión


Tom Walker

Tom Walker

Co-Head of Global Listed Real Estate

La importancia económica mundial está pasando de los países a las ciudades. Las ciudades resultan más eficientes y pueden generar una producción económica muy superior a la de los países.

La urbanización está transformando las ciudades, que se ven impulsadas por la innovación tecnológica y el intercambio de ideas que fomenta la creación de clústeres industriales.

Además, un estudio elaborado por la Universidad de Oxford estima que el 90% de la población mundial vivirá en ciudades a finales de este siglo, por lo que nos encontramos ante una tendencia de largo plazo que ofrece enormes oportunidades de crecimiento para los inversores.

La urbanización genera riqueza

Catar, Luxemburgo y Singapur son tres de los países más ricos del mundo (en términos de PIB per cápita). Y en cada uno de ellos, más del 90% de la población vive en ciudades, según los datos del CIA World Factbook para 2018.

Según la misma fuente, República Centroafricana, República Democrática del Congo y Burundi son tres de los países más pobres del mundo. En esos países, el porcentaje de la población que vive en áreas urbanas (es decir, la tasa de urbanización) es del 41,4%, el 44,5% y el 13%, respectivamente.

Si comparamos la riqueza de los países africanos con sus tasas de urbanización, resulta evidente que un mayor nivel de urbanización se relaciona con mayores tasas de crecimiento económico.

Existe una correlación directa entre las ciudades y la creación de riqueza. La urbanización genera eficiencias, lo que atrae empresas y población en busca de oportunidades laborales. Esto, a su vez, atrae a más empresas que buscan talento. Y ese talento permite que las empresas crezcan e innoven, lo que atrae aún más talento. Es el poder de la urbanización.

El ritmo de urbanización se está acelerando

La urbanización no es un concepto nuevo. La gente lleva mudándose a las ciudades en busca de mejores oportunidades de trabajo desde los inicios de la Revolución Industrial. Sin embargo, esta tendencia está acelerándose y las tasas de urbanización de países como China aumentan de forma exponencial.

En 1950, solo el 30% de la población mundial vivía en ciudades, según datos de Naciones Unidas (ONU), que estima que ese porcentaje habrá aumentado hasta el 63% en 2035. Sarah Harper, experta en población y demografía en la Universidad de Oxford, calcula que el 90% de la población mundial vivirá en ciudades a finales de este siglo, lo que confirma la naturaleza de largo plazo de la tendencia de urbanización.

Las ciudades son el tipo de asentamiento humano más eficiente y esa eficiencia genera riqueza. Como inversor en ciudades globales, intento identificar dónde se está innovando, porque la innovación fomenta la creación de nuevos empleos, lo que atrae más población y más inversión en la ciudad.

Las ventajas del clustering 

Una de las principales ventajas de una ciudad es la posibilidad de que distintas empresas estén ubicadas unas cerca de otras. Es lo que se conoce como un «clúster» (del inglés cluster, referido a un conglomerado de empresas afines). Los clusters son una parte esencial del éxito de muchos negocios de hoy día, ya que mejoran la eficiencia y fomentan la colaboración y el intercambio de ideas entre empresas.

En la actualidad, las ciudades tienden a albergar diferentes clústeres industriales. Por ejemplo, Los Ángeles concentra el sector del entretenimiento, Boston el de la investigación médica y Singapur, el sector financiero. 

Algunas ciudades prosperan; otras no

La ciudad estadounidense de Detroit lleva mucho tiempo siendo el ejemplo perfecto de una ciudad en decadencia. Debido a su elevada dependencia del sector automovilístico, la ciudad lleva décadas en crisis después de que muchos de los grandes fabricantes de coches estadounidenses se llevarán la producción a otro sitio. La situación de Detroit se debe, en parte, a su incapacidad para adaptarse al nuevo entorno industrial y económico; en los próximos 5-10 años, otras ciudades empezarán a sufrir este declive.

La innovación se ha convertido en uno de los factores clave para el éxito de una ciudad. El número de patentes registradas sirve como barómetro, puesto que las ciudades más prósperas (como San Francisco o San José) registran muchas más que las ciudades en decadencia (como Detroit). La innovación crea puestos de trabajo y atrae talento y más inversión a las ciudades.

La inversión en ciudades ofrece un enorme potencial de crecimiento en el tiempo y se trata de una tendencia de largo plazo. Las rentabilidades que se pueden obtener al invertir en una ciudad en plena expansión, en vez de en una en declive, durarán décadas.

Las universidades son esenciales para el éxito de una ciudad

Las universidades son un elemento esencial del éxito de una ciudad. Una universidad de renombre mundial le da vida a una ciudad global porque atrae talento y fomenta la innovación. Las veinte mejores universidades del mundo se encuentran en ciudades prósperas como Nueva York, Boston, Londres, Pekín o Singapur que, además, son centros de innovación de primer nivel.

Esas son las ciudades en las que se está innovando en la actualidad. Es mucho más probable que un activo que se encuentre en cualquiera de esas ciudades mantenga su valor frente a otro ubicado en una ciudad que no cuente con una universidad de primera clase.  

 

Información Importante

Las opiniones expresadas aquí son las de Tom Walker, Corresponsable de activos inmobiliarios globales, y no representan necesariamente las opiniones declaradas o reflejadas en las Comunicaciones, Estrategias o Fondos  de Schroders.

El presente documento ha sido redactado con una finalidad exclusivamente informativa. Su contenido no constituye una oferta de compra o venta de ningún instrumento o título financiero, ni una sugerencia para adoptar ninguna estrategia de inversión. La información contenida en el presente no constituye un asesoramiento, una recomendación o un análisis de inversión y no tiene en cuenta las circunstancias específicas de ningún destinatario. Este material no constituye una recomendación contable, jurídica o tributaria y no debe ser tenido en cuenta a tales efectos. Se considera que la información contenida en este documento es fiable, pero Schroders no garantiza su exhaustividad o exactitud. La compañía no se responsabiliza de los errores de hecho u opiniones. No se debe tomar como referencia la información y opiniones contenidas en este documento a la hora de tomas decisiones estratégicas o decisiones personales de inversión.

La rentabilidad registrada en el pasado no es un indicador fiable de los resultados futuros. El precio de las acciones y los ingresos derivados de las mismas pueden tanto subir como bajar y los inversores pueden no recuperar el importe original invertido.

Schroders será responsable del tratamiento de tus datos personales. Para obtener información sobre cómo Schroders podría tratar tus datos personales, consulta nuestra Política de privacidad disponible en www.schroders.com/en/privacy-policy o solicítala a infospain@schroders.es en caso de que no tengas acceso a este sitio web.

Publicado por Schroder Investment Management (Europe) S.A., 5, rue Höhenhof, L-1736 Senningerberg, Luxembourg. Número de registro Luxemburgo B 37.799.