印刷する compartir

En profundidad - Informes de mercado

Dos errores comunes que cometen los inversores... y cómo superarlos

La capitalización y el reajuste de la cartera podrían haber ayudado a los inversores a superar los impulsos emocionales durante un semestre turbulento para los mercados bursátiles.

28/04/2019

Duncan Lamont

Duncan Lamont

Responsable de estudios y análisis

Los últimos seis meses han puesto de relieve dos errores comunes que los inversores cometen con frecuencia. El primero se refiere a un malentendido sobre la forma en que las inversiones se capitalizan con el tiempo y el segundo a la forma en que las emociones pueden nublar nuestro juicio. Ambos se pueden remediar con relativa facilidad.

Los efectos de la reinversión

En relación con el primero, el mercado de valores estadounidense cayó un 13,7% en el cuarto trimestre de 2018, pero ha subido un 13,9% en lo que va de año (hasta el 12 de abril de 2019). Un 13,9 es más que un 13,7, lo que marca un buen momento para los inversores en general, ¿verdad? Negativo. En realidad, las inversiones han caído un 1,7% durante este periodo.

Este error tan común surge porque la gente a menudo prefiere sumar números en sus cabezas, pero las inversiones se capitalizan de un periodo a otro.

Un rendimiento del 13,9% de 100 dólares daría lugar a una ganancia de 13,90 dólares, si la inversión se hubiese realizado a principios de 2019. Pero, en esta situación, una inversión de 100 dólares hecha a principios de octubre de 2018 ha caído un 13,7% a finales de año, hasta los 86,30 dólares. Como resultado, tiene menos capital para ganar ese 13,9% de rentabilidad.

En su lugar, solo gana 12 dólares (13,9% x 86,30). Esto eleva su cantidad final a 98,30 dólares. Aunque esto puede parecer un poco abstracto, es realmente importante entender la diferencia entre los rendimientos aritméticos (es decir, sumarlos) y los rendimientos geométricos (es decir, capitalizarlos a lo largo de varios periodos). Este mismo error también puede conducir a que los prestatarios subestimen cuánto costará en última instancia pagar un préstamo.

Mantener el equilibrio en nuestras inversiones

Volviendo al segundo error común, recordemos el final de 2018. El cuarto trimestre fue un momento horrible para invertir en el mercado de valores. No había dónde esconderse, dado que todo cayó bruscamente. La confianza estaba en mínimos y la respuesta emocional habría sido vender.

Sin embargo, en parte como consecuencia de las caídas del mercado, pero también porque los beneficios crecieron con fuerza en 2018, las medidas de valoración basadas en los beneficios cayeron a sus niveles más baratos en varios años. Aunque las valoraciones suelen ser un mal indicador para la rentabilidad a corto plazo, los mercados subieron bruscamente desde ese mínimo.

Además de la subida del 13,9% del mercado estadounidense, Europa, el Reino Unido y los mercados emergentes han crecido todos en torno al 10%. Incluso el rezagado Japón, ha sumado casi un 8%.

En retrospectiva, habría sido un buen momento para invertir. Pero, estamos programados como seres emocionales, de modo que superar el impulso de vender no es fácil. Superar nuestra tendencia a extrapolar el pasado reciente al futuro requiere disciplina.

Una manera relativamente fácil de eliminar las emociones de la ecuación es seguir una política de reequilibrio.

Por ejemplo, decide (o acude a un asesor financiero independiente para que te ayude a decidir) qué porcentaje de tus inversiones desea en el mercado de valores, bonos, efectivo, etc. Si una clase de activos supera a las demás, su peso en la cartera aumentará.

El reequilibrio implica vender parte de ese activo ganador, para que vuelva a tener el peso que tu querías que tuviese, y reinvertir las ganancias en activos que han obtenido una menor rentabilidad.

Esto es lo que se conoce en la práctica como "comprar barato/vender caro". No es ingeniería aeroespacial. Y podría haber dado lugar a la compra de acciones a principios de año, aunque la voz en tu cabeza te incitase a hacer lo contrario. Una vez más, si alguna vez no estás seguro de si una inversión es adecuada para ti, busca el asesoramiento de un experto.

Por supuesto, es cierto que los mercados pueden haber seguido cayendo, pero las valoraciones son uno de los mejores indicadores de la rentabilidad a largo plazo. Los inversores a largo plazo deben prestar atención a sus mensajes.

 

 

 

 

Información Importante

Las opiniones expresadas aquí son las de Duncan Lamont, Responsable de Análisis, y no representan necesariamente las opiniones declaradas o reflejadas en las Comunicaciones, Estrategias o Fondos  de Schroders.

El presente documento ha sido redactado con una finalidad exclusivamente informativa. Su contenido no constituye una oferta de compra o venta de ningún instrumento o título financiero, ni una sugerencia para adoptar ninguna estrategia de inversión. La información contenida en el presente no constituye un asesoramiento, una recomendación o un análisis de inversión y no tiene en cuenta las circunstancias específicas de ningún destinatario. Este material no constituye una recomendación contable, jurídica o tributaria y no debe ser tenido en cuenta a tales efectos. Se considera que la información contenida en este documento es fiable, pero Schroders no garantiza su exhaustividad o exactitud. La compañía no se responsabiliza de los errores de hecho u opiniones. No se debe tomar como referencia la información y opiniones contenidas en este documento a la hora de tomas decisiones estratégicas o decisiones personales de inversión.

La rentabilidad registrada en el pasado no es un indicador fiable de los resultados futuros. El precio de las acciones y los ingresos derivados de las mismas pueden tanto subir como bajar y los inversores pueden no recuperar el importe original invertido.

Schroders será responsable del tratamiento de tus datos personales. Para obtener información sobre cómo Schroders podría tratar tus datos personales, consulta nuestra Política de privacidad disponible en www.schroders.com/en/privacy-policy o solicítala a infospain@schroders.es en caso de que no tengas acceso a este sitio web.

Publicado por Schroder Investment Management (Europe) S.A. 5, rue Höhenhof, L-1736 Senningerberg, Luxemburgo. Número de registro Luxemburgo B 37.799.