Opinión de experto 

Expectativas de los inversores para la COP26


Se ha anunciado como la última oportunidad de la humanidad para salvar el planeta. Incluso si se desconfía de la hipérbole, es difícil negar que la COP26 marca un momento importante en los esfuerzos por reducir las emisiones de carbono y mitigar el cambio climático.

Para los inversores, es sin duda una conferencia que hay que observar, digerir y calcular el impacto en las carteras.

Como nuestro CEO, Peter Harrison, ha sugerido anteriormente, los cambios que deben producirse para abordar el cambio climático son similares a los sucedidos en 1929. Tras el crack de Wall Street se introdujeron cambios radicales en la contabilidad. Un cambio tan sísmico está en marcha ahora, con el consiguiente impacto en las operaciones de las empresas que pronto se hará patente.

Aquí hemos reunido las opiniones de personas clave dentro de nuestra organización: nuestros especialistas en sostenibilidad, pero también los gestores de fondos que invierten en las tendencias del cambio climático. Responden a preguntas clave y destacan los matices que deben tener en cuenta los inversores.

En pocas palabras, en la COP (Conferencia de las Partes) de París de 2015 se llegó a un acuerdo para limitar las temperaturas a largo plazo "muy por debajo de los dos grados" respecto a los niveles de la era preindustrial. Más de 120 líderes mundiales se reunirán en Glasgow durante los primeros días antes de ceder el testigo a los ministros de Medio Ambiente y otros altos funcionarios. Se espera que asistan unas 25.000 personas el viernes 12 de noviembre, pero la experiencia de las COP muestra que es probable que se extiendan hasta el sábado e incluso el domingo.

¿Qué importancia tiene la COP26 y la aparición del concepto de "transición justa"?

Andy Howard, responsable mundial de inversiones sostenibles:

"Las políticas de los distintos gobiernos se quedaron muy lejos de los compromisos globales adquiridos en París y siguen haciéndolo.

"Esta conferencia constituye una oportunidad. Se espera que los líderes nacionales vuelvan al foro con compromisos más duros, cerrando la brecha entre esa ambición compartida y sus acciones individuales".  

"Podría ser un momento decisivo para la diplomacia climática mundial. La presión se ha intensificado y podríamos ver un verdadero cambio en la política climática en la reunión de este año.

El principio de una "transición justa", que garantice que la transición a una economía mundial con bajas emisiones de carbono no perjudique indebidamente a las economías o partes de la sociedad más débiles, también ha cobrado impulso. Como desafío global, el cambio climático requiere una acción coordinada. Desde este punto de vista, la transición justa es tanto un objetivo como un requisito: no será posible un acuerdo global entre los responsables políticos que representan a cada parte de la economía mundial a menos que todos consideren que el plan es justo.

"La incapacidad de llegar a un acuerdo de este tipo ha sido el principal obstáculo para una acción más rápida en las pasadas conferencias mundiales. Como resultado, esperamos que la necesidad de coordinación global y el apoyo a las economías menos desarrolladas sea un componente importante de las recomendaciones antes y a lo largo de la COP26".

¿Cuáles son los objetivos de la COP26 y a qué deben prestar atención los inversores?

Kate Rogers, Directora de Sostenibilidad, Wealth:

"Esta es una oportunidad, un momento en el tiempo en el que espero mirar atrás y decir que se han tomado medidas coordinadas".

"El histórico informe del IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático) publicado en agosto contenía casi 4.000 páginas de datos científicos que explicaban las consecuencias de la inacción. A saber, que solo es posible mantener el calentamiento por debajo de los dos grados mediante "profundas reducciones de las emisiones de CO2 y otros gases de efecto invernadero en las próximas décadas". El Acuerdo de París de 2015 ya ha sido ratificado por 191 países, siendo Turquía, Irán e Irak los únicos grandes emisores que aún no lo han firmado.

"Según este acuerdo, cada país debe establecer sus propios objetivos de reducción de emisiones, conocidos como Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDC). Actualmente, la suma de estas NDCs no es suficiente para cumplir el objetivo de 1,5 grados de calentamiento, por lo que necesitamos urgentemente que los países establezcan objetivos más ambiciosos de reducción de emisiones.

"El objetivo general del Reino Unido para la conferencia es "mantener vivos los 1,5 grados" y, como primer ministro del país anfitrión, Boris Johnson ha pedido que se actúe sobre el carbón, los coches, el dinero y los árboles:

  • Carbón: eliminar el carbón para 2030 (países desarrollados) y 2040 (países en desarrollo)
  • Coches: Abandonar los coches con motores de combustibles fósiles
  • Dinero: Que los países más ricos vuelvan a destinar 100.000 millones de dólares a ayudar a los países más pobres en su transición.
  • Árboles: Comprometerse a proteger y restaurar la naturaleza y plantar más árboles de los que estamos perdiendo

"El éxito de la conferencia se traducirá en compromisos significativos y en colaboración internacional. Una forma poderosa de incentivar a las empresas para que se descarbonicen sería un precio del carbono acordado. Se cobraría a los emisores en función de la cantidad liberada a la atmósfera, con el objetivo de devolver el coste a la fuente.

"Muchos países ya tienen alguna forma de fijación de precios del carbono, pero para que sea efectiva necesitaríamos una adopción universal. ¿Podría ser la COP26 esa oportunidad? Aunque se trata de un aspecto muy positivo en la lucha contra el cambio climático, las implicaciones para los mercados de inversión podrían ser importantes. Nuestro modelo Carbon Value at Risk aplica un precio del carbono de 100 dólares por tonelada métrica (el nivel sugerido por el Pacto Mundial de la ONU en 2016) y encuentra que un 14% de los beneficios del MSCI World están en riesgo."

¿Cómo afectará la dinámica China/Estados Unidos a las negociaciones?

Simon Webber, gestor principal de carteras que ha invertido en las tendencias del cambio climático durante los últimos 15 años:

"Algunas conferencias pueden ser una formalidad, pero la COP26 es posiblemente la conferencia sobre el clima más importante en una década y hay una serie de incógnitas clave por delante, siendo el eje China/Estados Unidos el más importante". 

"Todos somos conscientes de las fricciones comerciales entre ambas naciones y, en cierto modo, la administración Biden ha sido más dura con China de lo que lo fue la administración Trump. Podemos ver que esa batalla tecnológica comercial todavía está en curso, pero todavía hay muchas negociaciones sobre el cambio climático que han estado sucediendo detrás de las cámaras". 

"El clima es un tema en el que ambos países parecen querer cooperar. La cuestión es si la relación es lo suficientemente buena como para anunciar una serie de medidas de apoyo sobre el cambio climático en la COP26. 

"Necesitamos ver detalles reales sobre la posición política de China, dado que el año pasado se comprometió a alcanzar el objetivo de cero emisiones para 2060. 

"Pero la posición de EE.UU. también tiene que ser más firme y estar respaldada por políticas detalladas para implementar el cambio. En las próximas semanas necesitamos ver compromisos reales y una legislación que pueda ser aprobada por el Congreso para dar credibilidad a los planes estadounidenses de descarbonización. Eso será un catalizador clave para la inversión en el cambio climático. 

"Además de los beneficios a largo plazo de la prevención del peligroso cambio climático, la preocupación pública ha aumentado considerablemente en ambos países, creando un mayor incentivo político para que ambos países trabajen juntos en la acción climática. Uno de los motores de los recientes cambios normativos de China es que la gente está descontenta con la contaminación y la desigualdad. China se ha vuelto mucho más dura con una serie de industrias contaminantes en los últimos tiempos, y hay claros indicios de que la contaminación y las normas medioambientales están recibiendo una prioridad que no tenían hace tres o cinco años. 

"Hay una alineación de intereses entre China y la administración Biden en este tema. Sólo hay que ver si las cuestiones comerciales se interponen o no". 

¿Cuál es la prioridad inmediata?

Saida Eggerstedt, responsable de Crédito Sostenible en Europa y especialista en inversión neutra en carbono:

"Me gustaría que todos los gobiernos se comprometieran mucho más con la neutralidad del carbono. Es absolutamente positivo que muchos países se hayan fijado objetivos para alcanzar la neutralidad. Pero para cumplir con el camino basado en la ciencia de limitar el aumento de la temperatura global, necesitan actuar a corto y medio plazo. La divulgación y la gobernanza sobre cómo los países alcanzarán la neutralidad de carbono, y la inclusión del sector privado para que se comprometa, son fundamentales. 

"Aparte de eso, también me gustaría que se asignaran recursos financieros y ayuda técnica a los países en desarrollo y a las zonas en peligro, de forma inmediata y urgente. 

"Sería estupendo que la conferencia abordara la cuestión de la divulgación de información relacionada con el clima por parte de las empresas, y que se avanzara en la elaboración de directrices. También hay que priorizar el intercambio de tecnologías para capturar y reciclar los gases de efecto invernadero". 

Este negocio se construyó sobre el consumo. Ahora se centra en la conservación de la energía  

¿Cuál será el impacto en los mercados emergentes?

Jonathan Fletcher, gestor de fondos de mercados emergentes y responsable de investigación sobre sostenibilidad en mercados emergentes: 

"Soy muy optimista con respecto a la COP26 y a la oportunidad que supone para abordar los retos climáticos del mundo. Como inversora en mercados emergentes, soy muy consciente del impacto del cambio climático. De las diez ciudades más vulnerables al cambio climático, nueve se encuentran en países de mercados emergentes. La calidad del aire es una preocupación en muchos países emergentes. De las 50 ciudades más contaminadas, 45 se encuentran en países emergentes. La necesidad de una acción coordinada, y de apoyo financiero para ayudar a estos países, es absolutamente fundamental. 

"Muchas de las empresas en las que invertimos dentro de los mercados emergentes son facilitadoras de un impacto medioambiental positivo. Es uno de los cinco temas clave de nuestro proceso de inversión. Y aunque los inversores, junto con las empresas públicas en las que invierten, pueden tener un papel fundamental, la coordinación con el gobierno, así como la coordinación entre los gobiernos, también es esencial."