Opinión de experto 

GameStop: la ética de los vendedores en corto


Los medios de comunicación de todo el mundo se han visto recientemente atraídos por la batalla entre los operadores minoristas y los hedge funds en torno a la tienda de juegos de ordenador estadounidense GameStop. También ha sacado a la luz una práctica que inquieta a mucha gente: la "venta en corto". Tanto es así que muchos miembros de la comunidad de Reddit, que encabezó el ataque, dicen abiertamente que quieren expulsar a los "vendedores en corto" del mercado.

Entonces, ¿qué es la venta en corto, por qué atrae reacciones negativas tan fuertes y es un análisis justo?

Explicación de las ventas en corto

En la práctica, la venta en corto consiste en tomar prestada una acción de un inversor y venderla inmediatamente, con la esperanza de que su precio baje y se pueda volver a comprar más tarde a un precio más barato. Se obtiene un beneficio en función de la caída del precio (o una pérdida si el precio sube). En ese momento, la acción se devuelve al accionista original, que recibe una comisión por las molestias.

El endeudamiento que supone esta estrategia introduce algunos riesgos (y costes) adicionales en comparación con la inversión bursátil tradicional. Una de las implicaciones es que las posiciones tienden a ser establecidas sólo para horizontes temporales relativamente cortos.

Otra forma de beneficiarse de las caídas es a través de los derivados conocidos como “futuros”, aunque éstos se utilizan más a nivel del mercado de valores en general que para las acciones individuales. Una posición “corta” en futuros proporcionará una ganancia si el mercado de valores cae y una pérdida si sube.

A primera vista, una estrategia de inversión diseñada específicamente para obtener beneficio cuando las empresas pierden valor podría no parecer especialmente responsable. La venta en corto se asocia a menudo con escabrosos titulares que predicen la quiebra de empresas,  abusos del mercado y la preocupación de los responsables políticos de que esta práctica perjudique los mercados financieros. Sin embargo, una mirada más allá de los titulares revela una realidad más compleja.

Aunque es innegable que tiene su lado más desagradable, la venta en corto también puede ayudar a gestionar el riesgo de forma más eficaz y contribuir a la eficiencia del mercado. Su reputación se ve injustamente empañada por las acciones de unos pocos especuladores.

No hay respuestas absolutas a las preguntas sobre la ética de las ventas en corto. En nuestra opinión, la cuestión pertinente no es tanto si las ventas en corto son éticas, sino más bien cómo se comportan los inversores, ya sea en previsión de subidas o bajadas de precios.

La venta en corto no perjudica directamente la salud de una empresa, como tampoco la compra de sus acciones mejora sus fundamentales. Las empresas no se ven privadas de fondos cuando los inversores venden acciones ni se fortalecen financieramente cuando los inversores compran acciones en los mercados públicos. Las cuestiones éticas surgen cuando los inversores toman medidas adicionales para influir en la salud financiera y el valor de las empresas después de haber comprado o vendido títulos. Por lo tanto, para evaluar la ética de la venta en corto, tenemos que considerar las actuaciones de los distintos vendedores en corto en lugar de la venta en corto como tal. En general, esas acciones reflejan sus motivaciones, que pueden dividirse a grandes rasgos en cuatro categorías:

Selección de valores “inflados”

Los denominados “inversores tradicionales a largo plazo” en el mercado de valores tratan de identificar los valores infravalorados, con la esperanza de que su valoración se aproxime a su valor razonable. Si no les gusta una empresa, pueden tomar una posición menor que la que tiene su índice de referencia (una posición infraponderada) o directamente no mantener ninguna posición.

El selector de valores “inflados” no es diferente, sino que busca valores sobrevalorados o que se enfrentan a vientos contrarios estructurales que aún no se reflejan plenamente en el precio. "La venta en corto de estas empresas es una forma más directa de posicionarse para la caída anticipada de su valor hacia niveles más razonables de lo que sería posible en una cartera sólo a largo plazo. Esto puede hacerse de forma aislada o tomando una posición larga (comprando) en aquellas empresas que se espera que vayan bien y una posición corta en aquellas que se espera que tengan problemas. Es como el estilo de inversión en valor (value), pero con detalles adicionales.

Los seleccionadores de valores inflados también ayudan a equilibrar los precios del mercado, por lo que contribuyen a la eficiencia general de este. Este impacto beneficioso es una de las razones por las que el proveedor de índices MSCI exige que la venta en corto sea posible antes de considerar un mercado para su inclusión en sus índices de referencia de mercados desarrollados.

Un área que cada vez atrae más interés son los fondos centrados en la sostenibilidad que venden en corto. Algunos inversores prefieren excluir ciertos sectores de sus carteras, como las acciones de tabacaleras, las empresas de petróleo y gas y los fabricantes de armas. Sin embargo, un enfoque más extremo sería tomar una posición directamente corta en estos sectores, o en empresas con credenciales de sostenibilidad pobres (o en declive) en general.

Para gestionar el riesgo, se podrían comprar acciones de empresas o sectores con características más favorables (o que estén mejorando). Esto enviaría una señal muy clara a la directiva de las empresas en las que se ponen en corto y obtendrían un beneficio si el precio de sus acciones cayera en relación con las que tienen mejores (o prometedoras) credenciales.

El vendedor en corto activista

El vendedor en corto activista adopta un enfoque más extremo que el que se pone corto en valores inflados. En lugar de dar por sentado que el mercado acabará poniendo un precio justo a las empresas, intentan forzar la situación. A menudo tratan de maximizar la publicidad de sus razones para creer que una empresa está sobrevalorada. Al generar una cobertura negativa, pueden forzar el precio de las acciones de una empresa a la baja, lo que puede afectar a las condiciones que una compañía pueda obtener de sus acreedores, y empujarla a nuevas dificultades. En cierto modo, esto podría ser aplaudido. El análisis que llevan a cabo algunos vendedores en corto puede desvelar problemas previamente subestimados (las irregularidades contables son un objetivo habitual, como ocurrió con el reciente escándalo de Wirecard) y, al hacerlos públicos, pueden obligar a la junta directiva a afrontarlos.

Sin embargo, los activistas más extremos son los que dan mala fama a esta práctica. Algunos han sido culpables de difundir rumores infundados y malintencionados en la prensa, una consecuencia de lo cual es que pueden obtener un beneficio en su operación, pero empujan a las empresas, por lo demás sanas, a dificultades financieras. Incluso si estas empresas consiguen demostrar que las acusaciones son falsas, el vendedor en corto puede haber desaparecido en ese momento, tras haber obtenido beneficios en su operación y dejando un rastro de devastación a su paso.

Las preocupaciones son paralelas a las de los inversores que compran posiciones a largo plazo en acciones antes de intentar aumentar el valor de sus participaciones difundiendo dudosas sugerencias de próximas noticias positivas. Este punto es a menudo infravalorado: no hay nada filosóficamente diferente entre hablar bien de una acción en la que se tiene una participación larga y hablar mal de una acción en la que se tiene una posición corta. Son dos caras de la misma moneda y ninguna es mejor o peor que la otra, desde un punto de vista ético.

Antes de invertir en estrategias que adopten un enfoque más activista en las posiciones cortas, los inversores deben asegurarse de que comprenden el proceso y las tácticas que probablemente se empleen y, en la medida de lo posible, la integridad y la ética del gestor del fondo.

El gestor de riesgos

Estas personas utilizan la venta en corto para controlar el riesgo en sus carteras y expresar su opinión sobre determinados valores de la forma más exacta posible. Supongamos que un inversor quiere expresar una opinión positiva sobre un determinado valor en relación con el mercado. Una forma de hacerlo sería comprar la acción. Sin embargo, si el mercado cae, esa acción podría caer también. Si cae menos que el mercado, la tesis original se demostraría correcta, pero habría sido algo irrelevante, ya que habría sido arrastrado por la caída general del mercado.

Una forma de evitar esto es comprar la acción y al mismo tiempo tomar una posición corta de futuros en el mercado. En ese caso, la rentabilidad sería la diferencia entre la acción individual y el mercado. En nuestro ejemplo anterior, la operación podría producir un beneficio, incluso en un mercado de renta variable en caída. Las operaciones a corto plazo permiten expresar de forma más limpia una opinión sobre una acción o un sector concreto, al tiempo que reducen la volatilidad y el riesgo de pérdidas. El enfoque no afecta a la salud de las empresas individuales, suele ser de bajo perfil y no plantea problemas éticos en nuestra opinión.

Los sistemas seguidores de tendencias emocionalmente independientes

El seguidor de tendencias busca beneficiarse de las tendencias de los mercados, comprando cuando los mercados suben y vendiendo en corto cuando bajan. Los CTA (Commodity Trading Advisors, aunque la denominación es equivocada, ya que, aunque en su día se centraban en las materias primas, ahora abarcan una gama mucho más amplia de clases de activos y divisas) o los futuros gestionados son otros nombres para este tipo de estrategias de inversión.

Estas estrategias suelen ser muy cuantitativas y sistemáticas, y se basan en potentes algoritmos informáticos. Su naturaleza, independiente de las emociones, conlleva que no se les puede acusar de intentar bajar los precios. Todo es cuestión de matemáticas.

Una reputación injusta

En resumen, la venta a corto plazo tiene una reputación injustamente mala. En lugar de evitar esta práctica, los inversores, especialmente los que tienen una mentalidad más ética, deberían asegurarse de entender sus usos potenciales en una estrategia y cómo pretenden comportarse los que llevan a cabo esa práctica. Puede aportar importantes beneficios, tanto para la rentabilidad de las inversiones como para las normas de gobierno corporativo. Algunos vendedores en corto son poco éticos, pero la venta a corto plazo en sí no lo es.