Opinión de experto 

La incómoda verdad sobre el cambio climático y la rentabilidad de las inversiones


Keith Wade

Keith Wade

Economista Jefe

Los inversores ya no pueden ignorar el cambio climático. Hace mucho tiempo que se dejó de debatir si estaba sucediendo o no; el cambio climático está aquí y tendrá un gran impacto en nuestra manera de vivir.

También está teniendo un gran impacto en nuestra manera de invertir. Por eso, a finales de 2020 habremos integrado criterios ambientales, de sostenibilidad y de gobierno (ESG, por sus siglas en inglés) en todos los fondos que gestionamos en Schroders.

Pero hasta ahora nunca hemos sido capaces de cuantificar el impacto que el calentamiento del planeta puede tener en el retorno de las inversiones. 

Por eso los resultados de nuestro último análisis son tan sorprendentes. El análisis debe servir como una llamada de atención sobre el impacto potencial que el cambio climático puede tener en el futuro de nuestras inversiones.

Cada año, el equipo de Economistas de Schroders une sus fuerzas con el equipo de Inversión Multiactivo para producir pronósticos a 30 años de los retornos de las inversiones de los mercados de acciones y bonos de todo el mundo. Y este año el impacto del cambio climático se ha incorporado por primera vez.

Nuestro análisis tiene en cuenta los costes físicos, los impuestos sobre el carbono y las pérdidas en las que se ha incurrido en vista de que algunas reservas de petróleo y carbón tienen que permanecer en el suelo. Los resultados muestran que el cambio climático puede favorecer un mayor énfasis de los inversores en los mercados desarrollados, mientras que los retornos de los mercados emergentes se ven afectados negativamente, a pesar de seguir siendo potencialmente atractivos.

Para los inversores de Suiza, Canadá y Reino Unido, la conclusión, más bien incómoda, es que en los próximos 30 años el cambio climático en realidad potenciará los retornos de sus mercados bursátiles nacionales. En resumen, esto se debe a que un clima más cálido debería mejorar la productividad en estos mercados relativamente fríos, pero desarrollados.

Sin embargo, también se debe a varios otros factores, como que tendría menores costes potenciales de mitigación del impacto del aumento de las temperaturas. Por ejemplo en el caso de Reino Unido, una economía relativamente baja en carbono, tiene menos impacto que algunas otras regiones.

Según nuestro análisis, los retornos anualizados ajustados a la inflación del mercado bursátil suizo en los próximos 30 años serían del 4,1% si no hay ningún cambio climático, pero del 5,4% si hay cambio climático. En Canadá, las cifras respectivas son 4,4% y 5,4%, mientras que en el Reino Unido son 5,7% y 6,0%. El pronóstico del índice MSCI World sube ligeramente con el impacto del cambio climático, del 3,7% anual al 3,8%.

Para poner esto en contexto, a lo largo de 30 años el efecto compuesto de esto es extremadamente significativo: 10.000 dólares invertidos en el mercado de valores suizo hoy en día al 4,1% valdrían unos 33.000 dólares en el año 2050. Teniendo en cuenta el cambio climático, valdría alrededor de 48.000 dólares.

Aunque esto dibuja un cuadro positivo en estos países, no es de ninguna manera una manera de fomentar el quedarse parado ante el cambio climático.

Las consecuencias de no actuar ante el aumento de las temperaturas podrían ser devastadoras para todos los países en este siglo. Suponemos que los países introducirán un impuesto al carbono. Sin embargo, es probable que llegue demasiado tarde y sea demasiado pequeño para alcanzar el objetivo del Acuerdo de París de limitar las temperaturas a 1,5 grados de calentamiento para finales del siglo

Los mercados que más sufrirán por el cambio climático en los próximos 30 años son los de los países más cálidos, principalmente en los mercados emergentes.

La India es la más afectada, pues siente tanto el impacto en la productividad del aumento de las temperaturas como el gran coste potencial del precio del carbono.

Se prevé que en los próximos 30 años, los retornos ajustados a la inflación del mercado de valores de la India serán del 6,2% anual sin el cambio climático. Con el cambio climático, se prevé que los retornos apenas alcancen el 2,3% anual.

Para poner esto en perspectiva, 10.000 dólares invertidos hoy valdrían aproximadamente 60.000 dólares en 30 años sin cambio climático, o alrededor de 20.000 dólares con. Por lo tanto, el impacto del cambio climático reduce nuestra rentabilidad prevista en dos tercios en términos de efectivo.

Entre los otros mercados más afectados se encuentran Singapur y Australia, mientras que los mercados emergentes en su conjunto también reciben un golpe significativo en la previsión de rentabilidad.  La previsión a 30 años para las acciones de los mercados emergentes cae del 6,3% al 4,4% anual cuando se tiene en cuenta el cambio climático.

Por supuesto, todas estas conclusiones se basan en un gran número de supuestos y hay rangos significativos en torno a nuestras cifras de retorno. No obstante, ilustran dónde es probable que se encuentren los ganadores y perdedores del cambio climático.

El mensaje es claro: la probable divergencia a largo plazo en los resultados regionales significa que un enfoque activo de la gestión de los riesgos del cambio climático ya no es opcional, sino esencial.