Opinión de experto 

Perspectivas 2021: Crédito global

Después de un año extraño, el 2021 parece que va a traer algo de normalidad, sobre todo si una vacuna contra la Covid-19 se hace realidad. Esto sería bienvenido para los bonos corporativos, que además cuentan con un apoyo político continuo, la búsqueda de ingresos y valoraciones atractivas.

Además del potencial de aprobación y distribución de las vacunas, el resultado de las elecciones en Estados Unidos ha restado incertidumbre y plantea la posibilidad de un paquete de estímulo económico, aunque el tamaño y el calendario son inciertos. Estos factores juntos han proporcionado al menos el optimismo de que se avecina un año mucho más positivo. Pero aún hay preguntas respecto a ambos y esperamos que los bancos centrales continúen brindando un gran apoyo.

Entramos en 2021 con la deuda corporativa en niveles récord. Las empresas recaudaron enormes sumas a través de los mercados de bonos en 2020, para asegurarse de que podrían superar la crisis. Hay indicios de que esto ha llegado a su punto máximo, los niveles de efectivo de las compañías han aumentado y, los balances podrían empezar a mejorar. Sin embargo, algunas empresas se habrán excedido y será importante que los inversores de crédito sepan diferenciar al invertir en 2021.

Es probable que la búsqueda de rendimientos continúe en 2021, teniendo en cuenta que hay una gran proporción de bonos globales con rendimiento cero o negativo. Los rendimientos del crédito han disminuido considerablemente desde marzo (los rendimientos y los precios se mueven en sentido inverso), en algunos casos, borrando por completo los movimientos negativos observados en la crisis.

Sin embargo, todavía existen nichos de valor, en todos los rincones del mercado y, oportunidades en la selección de valores debido a las diferencias de valoración de las empresas y los sectores. Los sectores más afectados por la Covid-19 tienen potencial para recuperarse aún más. El alto rendimiento y los mercados emergentes parecen atractivos en general, pero requieren un enfoque analítico.

El telón de fondo de la política sigue siendo de gran apoyo

Aunque el potencial de las vacunas y el estímulo económico de EE.UU. pintan un escenario positivo para 2021, sigue habiendo mucha incertidumbre. Con numerosos países todavía confinados, una recuperación frágil, un desempleo notablemente superior a los niveles anteriores a la crisis y una baja inflación, es probable que los bancos centrales sigan prestando apoyo con sus políticas.

Se prevé que la Reserva Federal aumente su balance, principalmente mediante la compra de bonos del Tesoro y otros valores financieros, hasta alcanzar los 2 billones de dólares en 2021. Esta cifra es menor que en 2020, pero más del doble del nivel visto en cualquier año anterior.

Se espera que la normalización gradual de la economía y las sociedades dé lugar a un aumento moderado de los rendimientos de los bonos soberanos a lo largo del año, aunque las medidas deberían limitar cualquier movimiento alcista. Esto supondrá un gran apoyo para los bonos corporativos.

Julien Houdain, gestor de crédito global, dijo: "La fragilidad de la recuperación en la actualidad conlleva que los bancos centrales deben mantener sus políticas de apoyo, lo que debería ser útil para los bonos corporativos. Uno de los mayores riesgos previsibles es que las medidas se reduzcan o se retiren demasiado pronto".

Búsqueda de ingresos

Los tipos de interés y los rendimientos se han reducido aún más en 2020. Para muchos inversores, las opciones habituales de generación de ingresos, las cuentas de ahorro, los fondos monetarios o los bonos del Estado, ofrecen ingresos insignificantes o nulos, o incluso rendimientos negativos (lo que significa una pérdida de capital garantizada, si se mantienen hasta el vencimiento).

528000_SC_Credit-Outlook-web-charts_ES_chart-1_770px.png

Con las oportunidades de obtener ingresos como prima, los bonos corporativos deberían seguir registrando demanda. Las entradas en crédito grado de inversión desde marzo han sido constantes. Los rendimientos han caído a medida que el mercado se ha ido recuperando, hasta alcanzar niveles bajos en algunos casos, pero el crédito sigue siendo una fuente de ingresos, especialmente en este contexto de bajos rendimientos a nivel mundial.

Rick Rezek, gestor de crédito global de Schroders, dijo: "Creemos que la búsqueda de rendimiento empujará a los inversores a subir su nivel de riesgo, como en años anteriores, y esto beneficiará a los bonos corporativos de grado de inversión".

"Mientras que los rendimientos en ciertas áreas del mercado corporativo global son bastante bajos, particularmente en Europa, otras partes del mercado, como el crédito denominado en dólares americanos, ofrecen rendimientos más altos, incluso teniendo en cuenta la inflación. El posicionamiento, a nivel sectorial, regional y empresarial, será un determinante crítico de las rentabilidades en 2021".

528000_SC_Credit-Outlook-web-charts_ES_chart-2_770px.png

528000_SC_Credit-Outlook-web-charts_ES_chart-4_770px.png

Nichos de valor en medio de la normalización del crecimiento

Aunque el crédito ha repuntado fuertemente desde marzo, todavía hay claros nichos de valor. Algunos sectores se han visto más afectados que otros por los confinamientos, y se han quedado atrás en el rebote. Éstos podrían ofrecer rentabilidades especialmente buenas, sobre todo si las vacunas se aplican rápidamente.

Martha Metcalf, responsable de crédito estadounidense, dijo: "El alto rendimiento tiene el potencial de ofrecer buenas rentabilidades en 2021 a partir de los niveles de valoración actuales; la variación y dispersión de las valoraciones conlleva que haya oportunidades interesantes a través de la selección de valores. Si el desarrollo de vacunas permite una normalización del crecimiento y de los ingresos empresariales, esto puede suponer un potencial estímulo, pero será muy importante seguir siendo selectivos y centrarse en el análisis de las empresas. Mientras tanto, muchos emisores han reforzado su liquidez y están bien posicionados para navegar en este difícil entorno".

528000_SC_Credit-Outlook-web-charts_ES_chart-3_770px.png

528000_SC_Credit-Outlook-web-charts_ES_chart-5_770px.png

Angus Hui, responsable de crédito de Asia y mercados emergentes, ve una dinámica similar. "Los beneficios de las empresas asiáticas han mostrado cierta recuperación desde los mínimos de la primera mitad del año. Sin embargo, hay divergencias, ya que las empresas con grado de inversión suelen obtener mejores resultados que las de alto rendimiento. La selección de valores será clave".

Una base sólida para mejorar los fundamentales de las empresas

El aumento de la deuda corporativa a niveles récord ha suscitado preocupación para algunos. Este incremento se produjo en gran medida debido a la gravedad y la naturaleza indiscriminada de la crisis. Las empresas tuvieron que asegurarse de que tenían suficiente liquidez (literalmente, suficiente efectivo para cubrir los costes y pasivos a corto plazo). Con la ayuda política, esta cuestión se ha abordado ampliamente, aunque todavía hay riesgo de ver más impagos.

Creemos que esto subraya la necesidad de ser selectivos en 2021. El nivel de endeudamiento se ha estabilizado y las empresas son en su mayoría suficientemente capaces de hacer frente a los pagos de intereses. Muchas empresas han acumulado reservas de efectivo y han recortado los dividendos, y podríamos ver a las empresas empezar a reducir el nivel de deuda de sus balances. Algunas saldrán de la crisis razonablemente bien, pero otras pueden haberse excedido.

"Los ingresos de las empresas han sufrido en 2020, aunque también ha habido ejemplos de ingresos que se han mantenido o repuntado rápidamente, lo que es alentador", dijo Rezek.

Hui dijo: "En 2021, los bonos de empresas que se están desapalancando (reduciendo la deuda de los balances) y que tienen estrategias corporativas sostenibles probablemente serán los que ofrezcan mayores rentabilidades".

528000_SC_Credit-Outlook-web-charts_ES_chart-6_770px.png

528000_SC_Credit-Outlook-web-charts_ES_chart-7_770px.png

Enfocarse en la selección de activos

Con la llegada de las vacunas contra la Covid-19, existe la posibilidad de que el año 2021 sea un año mucho más positivo para la economía mundial e incluso podríamos ver un retorno a niveles de actividad más normales. Este y otros factores deberían proporcionar un escenario positivo para los mercados crediticios y financieros.

Las empresas, en general, tienen una buena oportunidad para aprovechar la fuerte recuperación observada en el mercado de crédito desde marzo, y ciertamente sigue habiendo valor siendo selectivos. Los sectores afectados por la crisis podrían recuperar terreno y los más expuestos al crecimiento se beneficiarán si el despliegue de la vacuna va bien. Pero todavía hay muchos interrogantes y es muy probable que se produzcan retrocesos intermitentes.

"Deberíamos empezar a ver una imagen más clara de qué empresas saldrán bien paradas de la crisis, algunas se beneficiarán debido a los cambios causados por el Covid, pero otras tendrán dificultades", dijo Metcalf. "Con la deuda en máximos históricos, ser selectivo y saber discriminar será realmente clave".

Houdain dijo: "El mercado parece adecuado para la selección de valores. Las áreas afectadas por el Covid-19 tienen un buen potencial de recuperación, hay un valor notable en los mercados de high yield y emergentes, mientras que nosotros seguimos estando positivos en temas de inversión de largo plazo como el inmobiliario, la tecnología y la sostenibilidad".