印刷する compartir

Opinión de experto  - Informes de mercado

Perspectivas de mercado para 2019: Renta variable europea

La renta variable europea puede mantener su volatilidad en 2019, pero esto puede crear oportunidades para los inversores que busquen empresas infravaloradas.

06/12/2018

James Sym

James Sym

Fund Manager, European Equities

Martin Skanberg

Martin Skanberg

Fund Manager, European Equities

Rory Bateman

Rory Bateman

Head of UK & European Equities

Tras un mediocre 2018, la renta variable europea tiene una baja valoración, los balances parecen saneados y observamos que el rendimiento en cuanto a dividendos es atractivo.

La valoración de sectores como los equipos tecnológicos y la automoción se encuentra en niveles de recesión, pero la economía continúa su expansión.

El regreso de la inflación es una presión estructural que podría beneficiar a sectores anteriormente desfavorecidos como las telecomunicaciones y los valores financieros.

Rory Bateman, responsable de renta variable para Europa y Reino Unido

Parece que el panorama económico mundial para 2019 se complica según nos acercamos a las etapas de cierre de este ciclo económico. El mercado de renta variable ya ha descontado la desaceleración, lo que ha dado lugar a una rentabilidad decepcionante en la mayoría de regiones en 2018.

Creemos que la economía de Europa debería disfrutar de un crecimiento por encima de la tendencia en el próximo año, dada la última recuperación poscrisis en comparación con el resto del mundo y la continua expansión del consumo interno. Los inversores pueden acceder a la renta variable europea con la valoración más baja en cinco años1 (véase el gráfico 1) tras la caída que sufrió el mercado durante 2018. 

En los últimos meses, hemos observado una mayor volatilidad global debida a las guerras comerciales, las subidas de tipos de interés en EE. UU. y la progresiva retirada de la expansión cuantitativa en Europa.

Además, Alemania, en particular, ha crecido por debajo de las expectativas. Esto se debe en gran medida a la modificación de la normativa de emisiones de los vehículos diésel para el sector del automóvil. No obstante, creemos que este problema en la industria alemana es algo temporal y, por lo tanto, ayuda a garantizar un crecimiento positivo de los beneficios corporativos en 2019 (véase el gráfico 2). 

El gráfico muestra un crecimiento de los beneficios positivo para 2018 y las expectativas realistas para 2019.

Las previsiones incluidas no deben tomarse como referencia, no están garantizadas y solo son representativas en la fecha de publicación. Las previsiones e hipótesis pueden verse afectadas por factores económicos externos u otros factores.

A menudo, hablamos sobre el diferencial de valoración entre EE. UU. y Europa. En este momento concreto, el descuento precio-beneficio (P/B) europeo parece extremo.

Aunque las empresas europeas no se han beneficiado de la bonanza de la recompra de acciones2 experimentada en EE. UU., el rendimiento en dividendos en la renta variable europea se encuentra en un muy positivo 3,7% (MSCI Europe, a 31 de octubre de 2018) y los balances corporativos en general gozan de buena salud.

El gráfico 3 a continuación muestra el actual múltiplo P/B del mercado europeo frente al estadounidense (línea azul); EE. UU. está negociando a una prima significativa con respecto a Europa, cerca de niveles máximos históricos. La línea naranja ilustra la considerable baja rentabilidad del mercado europeo en comparación con la del estadounidense (ambas en USD).

Prevemos que las inevitables incertidumbres políticas en Europa brindarán a los inversores oportunidades para adquirir determinados valores a precios atractivos. Actualmente, los inversores internacionales son extremadamente escépticos con respecto a la renta variable europea, debido a las preocupaciones por el brexit y los presupuestos italianos. El historial del mercado de valores muestra que aquellos momentos de sentimientos extremos pueden ser una buena oportunidad para invertir a contracorriente. Por tanto, algunos inversores pueden sopesar el realizar una asignación táctica a corto plazo a la renta variable europea.

Dicho esto, detectar el momento oportuno siempre es difícil. Tenemos experiencia en identificar empresas infravaloradas que prevemos que generen una gran rentabilidad de medio a largo plazo. Actualmente, estamos analizando un mayor número de valores atractivos dadas las interesantes valoraciones y los crecientes niveles de volatilidad.

El valor de las inversiones y las rentas que generan pueden subir al igual que bajar, y los inversores podrían no recuperar el capital invertido inicialmente. 

Martin Skanberg, gestor, renta variable europea:

Según nos acercamos a 2019, se observan nubarrones en el horizonte económico y últimamente esto ha dado lugar a una exagerada volatilidad del mercado. El posicionamiento en los mercados ha llegado a ser muy defensivo, pues los inversores se han inclinado por la seguridad que irradiaban sectores como los bienes de consumo básico, por encima de aquellos más dependientes del ciclo económico, como el industrial.

En un momento de temor en el mercado, inclinarse por estos sectores y valores más sensibles económicamente supone ir contracorriente, pero son los que creemos que, si se eligen correctamente, tienen la capacidad de conseguir el mayor rendimiento en cualquier repunte. Buscamos aquellas zonas del mercado que ofrecen valor y exposición a sectores cíclicos.

Por ejemplo, sectores como los equipos tecnológicos o la automoción cotizan a niveles que implican que nos encontramos inmersos en una recesión moderada. Sin embargo, la economía estadounidense continúa en buena forma y la de la zona euro sigue creciendo, aunque a menor ritmo que a principios de 2018. El actual posicionamiento muy defensivo del mercado podría revertirse rápidamente.

Al mismo tiempo, buscamos valores que puedan generar crecimiento y/o un incremento del precio de las acciones, con independencia del entorno del mercado en general. Esto nos lleva a centrarnos en casos de cambios corporativos. Ejemplos de ello incluyen empresas con menos beneficios que sus homólogos, o donde la estructura corporativa es demasiado compleja y, por lo tanto, el mercado adjudica a la empresa una valoración de descuento. Esas oportunidades siempre son interesantes, mientras nos parezca que hay una estrategia creíble para desbloquear este valor y el precio de las acciones no refleje ya la oportunidad.

James Sym, gestor, renta variable europea:

Los inversores se enfrentan a un cambiante entorno del mercado según nos acercamos a 2019 y una característica clave de esto es el regreso de la inflación. Las pruebas anecdóticas nos indican que muchas empresas europeas están haciendo frente a un mercado laboral cada vez más ajustado, por lo que tienen que pagar salarios más altos para atraer y mantener a los empleados. Mientras, la baja inversión desde la crisis financiera mundial, en combinación con el crecimiento económico sostenido, supone que muchas empresas se encuentren ahora con fábricas llenas, por lo que necesitan invertir en mayor capacidad.

Ambos factores son inflacionistas y podrían afectar a aquellas que obtuvieron buenos resultados en el entorno de baja inflación y tipos bajos. ¿Puede una empresa seguir creciendo si es incapaz de incorporar a nuevos trabajadores o aumentar su capacidad? Creemos que los inversores tendrán que considerar un tipo de empresa diferente según arraigue una inflación más alta.

Los valores financieros podrían beneficiarse del nuevo entorno inflacionista, ya que pueden revalorizar el tipo que aplican a los préstamos y otros productos. Los ingresos deberían aumentar más rápidamente que los costes de personal, y las empresas financieras deberían beneficiarse del crecimiento del volumen conforme la economía continúe su expansión. Dentro de los valores financieros, nos decantamos por las aseguradoras; ser selectivos sigue siendo importante a la hora de invertir en los bancos europeos.

El sector de las telecomunicaciones también debería beneficiarse de la subida de la inflación. Las infraestructuras ya existen y la subida de los salarios implica que los consumidores pueden asumir unos precios más altos. De manera similar, las compañías de sectores de bienes de consumo cíclicos, como los fabricantes de coches, actualmente cotizan a precio de derribo y podrían beneficiarse de la mejora de la confianza de los consumidores en 2019.

Creemos que este regreso de la inflación es un factor estructural integrado: el resultado de años de baja inversión y presión sobre los salarios. Como inversores, lo importante es identificar este entorno cambiante antes de que llegue a ser evidente para todo el mercado.

Las opiniones anteriores incluyen previsiones y no hay garantía de que ningún pronóstico u opinión se materialice, por lo que no deben tomarse como referencia. Ninguna parte de este material debe considerarse como asesoramiento o recomendación.

Consideraciones de riesgo

El valor de las inversiones y las rentas que generan pueden subir al igual que bajar, y los inversores podrían no recuperar el capital invertido inicialmente. 

Los precios de las acciones fluctúan a diario, en función de diversos factores, como noticias de carácter general, económico, industrial o de la propia empresa.

Las inversiones concentradas en un número limitado de regiones geográficas, sectores industriales y mercados pueden dar lugar a grandes cambios en el valor, tanto al alza como a la baja, lo que puede afectar negativamente a la rentabilidad.

1 El gráfico muestra la ratio precio-beneficio (ratio P/B), que es la ratio para valorar una empresa que mide el precio actual de sus acciones con respecto a sus beneficios por acción.

2 Una recompra, también conocida como recompra de acciones, se produce cuando una empresa compra sus propias acciones en circulación para reducir el número de acciones disponibles en el mercado abierto

 

Información Importante

Las opiniones expresadas aquí, son las de Rory Bateman, Responsable de renta variable europea y británica, Martin Skanberg, Gestor de fondos de renta variable europea, y James Sym, Gestor de fondos de renta variable europea, y no representan necesariamente las opiniones declaradas o reflejadas en las Comunicaciones, Estrategias o Fondos de Schroders.

El presente documento ha sido redactado con una finalidad exclusivamente informativa. Su contenido no constituye una oferta de compra o venta de ningún instrumento o título financiero, ni una sugerencia para adoptar ninguna estrategia de inversión. La información contenida en el presente no constituye un asesoramiento, una recomendación o un análisis de inversión y no tiene en cuenta las circunstancias específicas de ningún destinatario. Este material no constituye una recomendación contable, jurídica o tributaria y no debe ser tenido en cuenta a tales efectos. Se considera que la información contenida en este documento es fiable, pero Schroders no garantiza su exhaustividad o exactitud. La compañía no se responsabiliza de los errores de hecho u opiniones. No se debe tomar como referencia la información y opiniones contenidas en este documento a la hora de tomas decisiones estratégicas o decisiones personales de inversión.

La rentabilidad registrada en el pasado no es un indicador fiable de los resultados futuros. El precio de las acciones y los ingresos derivados de las mismas pueden tanto subir como bajar y los inversores pueden no recuperar el importe original invertido.

Schroders será responsable del tratamiento de tus datos personales. Para obtener información sobre cómo Schroders podría tratar tus datos personales, consulta nuestra Política de privacidad disponible en www.schroders.com/en/privacy-policy o solicítala a infospain@schroders.es en caso de que no tengas acceso a este sitio web.

Publicado por Schroder Investment Management (Europe) S.A. 5, rue Höhenhof, L-1736 Senningerberg, Luxemburgo. Número de registro Luxemburgo B 37.799.

Las previsiones incluidas no deben tomarse como referencia, no están garantizadas y solo son representativas en la fecha de publicación. Nuestras previsiones se basan en nuestras propias hipótesis, que pueden cambiar. No aceptamos ninguna responsabilidad por ningún error material u opinión ni asumimos ninguna obligación de informarle de ningún cambio en nuestras hipótesis o previsiones. Las previsiones y suposiciones pueden verse afectadas por factores económicos externos u otros factores. Las opiniones y previsiones mencionadas anteriormente no deben interpretarse como un asesoramiento o recomendación.

Los datos de terceros son propiedad o están sujetos a licencia del proveedor de datos y no podrán reproducirse o extraerse y utilizarse con ningún otro fin sin el consentimiento del referido proveedor de datos. Los datos de terceros se facilitan sin garantías de ningún tipo. El proveedor de datos y el emisor del documento no serán responsables en modo alguno en relación con los referidos datos de terceros. El Folleto y/o www.schroders.es contienen cláusulas adicionales de exoneración de responsabilidad aplicables a tales datos.