印刷する compartir

Informes de mercado

Perspectivas para 2019: Renta variable mundial

Buscamos empresas que apuesten por lograr cambios en 2019, al tiempo desconfiamos cada vez más de las que se han endeudado en exceso.

05/12/2018

Alex Tedder

Alex Tedder

Head of Global Equities

Simon Webber

Simon Webber

  • En general, los mercados avanzan hacia una nueva fase en la que la inflación está al alza y los bancos centrales les ofrecen menos apoyo.
  •  Hay mucha complacencia en los mercados de renta variable con respecto a los riesgos que presentan la subida de tipos y el incremento de la deuda corporativa.
  • Creemos que algunas de las mejores oportunidades de inversión deben encontrarse donde la desestabilización del sector sea significativa, como en la transición a la energía renovable.

En 2018, el crecimiento económico mundial se ha mantenido estable en líneas generales, pero, al contrario que en 2017, ya no está tan estrechamente sincronizado. EE. UU. continúa su expansión con solidez, mientras los datos de la zona euro y China se han moderado. Japón tampoco ha logrado seguir el ritmo de EE. UU., mientras el crecimiento del Reino Unido se mantiene bajo y cualquier mejora en la confianza empresarial sigue condicionada a los resultados del brexit.

Al mismo tiempo, la política monetaria global se va ajustando conforme los bancos centrales repliegan los estímulos al mercado que durante tanto tiempo han estado en marcha. Esta tendencia ha quedado claramente reflejada, pero después de casi una década de tipos de interés excepcionalmente bajos, hay mucha complacencia en los mercados de renta variable con respecto a los riesgos que presentan la subida de tipos y el incremento de la deuda corporativa. De hecho, esta es una de las “verdades de inversión inevitables” de Schroders para la próxima década.

Los planes mejor diseñados...

Unos costes de endeudamiento más altos no son el único riesgo para la rentabilidad y las valoraciones. En general, los costes laborales, energéticos y de otra índole están subiendo. Al mismo tiempo, la tendencia hacia el proteccionismo está reduciendo la eficiencia de la secuencia de procesos necesarios para fabricar productos, también conocida como la cadena de suministro. Una de las características destacadas del ciclo alcista del mercado estadounidense más largo1 de la historia ha sido una etapa de costes bajos, sin embargo, comenzamos a ver claras muestras de presiones salariales y de costes. La subida salarial de Amazon hasta los 15 $/hora y la reciente previsión de incremento de los costes de materias primas de Caterpillar, aparentemente muy vinculado a los efectos comerciales y los aranceles, son hitos en ese sentido. Parecería probable que la rentabilidad, sobre todo la estadounidense, comience a perder terreno con respecto a sus medias a más largo plazo durante 2019/2020.

Se trata de un entorno en el que a las empresas les resulta excepcionalmente difícil planificarse, y esperamos que haya más sorpresas de rentabilidad a lo largo del próximo año. La postura comercial agresiva que EE. UU. ha mostrado desde el inicio del año sigue siendo una amenaza importante para el buen funcionamiento de la economía y para que el flujo de productos llegue sin problemas a todo el mundo. Las empresas con una cadena de suministro muy dependiente de China podrían enfrentarse a unos aranceles del 25 % sobre las exportaciones a EE. UU. en 2019. Del mismo modo, es posible que veamos un acuerdo comercial con menos barreras que el que teníamos antes. Son claramente dos entornos empresariales y de costes muy diferentes y eso dificulta enormemente la planificación a las empresas.

En muchos casos, las cadenas de suministro no pueden trasladarse rápidamente, debido al tiempo que se tarda en evaluar adecuadamente a los proveedores o en construir fábricas en nuevos lugares. Podría establecerse una prima sobre aquellas empresas que hayan invertido para evitar o limitar la interrupción en la cadena de suministro. Todo esto conduce a una perspectiva de beneficios más incierta de lo habitual.

Podría decirse que la corrección del mercado que tuvo lugar a principios del cuarto trimestre indica que los inversores ya no son tan complacientes como antes con respecto a la preocupación en torno al comercio. Las principales ratios precio-beneficio (P/B)2 señalan que las valoraciones de la renta variable han caído hasta sus medias a más largo plazo o por debajo de ellas. No obstante, las ratios P/B no son la única forma de medir una valoración. Si los actuales conflictos comerciales o una recesión inclinan los beneficios hacia un ciclo bajista, unas ratios P/B más atractivas ahora no serán un gran consuelo. En un entorno así, las empresas endeudadas mencionadas anteriormente podrían verse gravemente afectadas.

En general, somos prudentes con respecto a las empresas con altos niveles de deuda o aquellas que no pueden subir los precios para compensar los mayores costes a los que se enfrentan. El sector de las telecomunicaciones es un ejemplo claro en este sentido.

Desestabilización y oportunidad

Identificar las empresas mejor preparadas para soportar la nueva fase del ciclo empresarial y económico (o, de hecho, prosperar a partir de ella) exigirá un enfoque activo y un conocimiento exhaustivo de los fundamentales de las empresas.

Creemos que el actual periodo de cambios negativos en muchos sectores presenta importantes oportunidades de inversión. Apostamos por muchas de estas interesantes empresas disruptivas y creemos que la constante en el mercado de valores de incluir previsiones de verdadero crecimiento a largo plazo de las actividades de crecimiento de alta calidad continúa haciendo que muchos de estos valores sean atractivos.

Sigue siendo esencial que tanto las empresas como los inversores se aseguren de encontrarse en el lado correcto de la disrupción. Nos centramos en identificar aquellas empresas que están dispuestas a invertir a largo plazo, que están preparadas para un cambio, y que pueden crear crecimiento sostenible a partir de sus modelos de negocio.

Pongamos como ejemplo el cambio en la demanda entre las energías fósiles y las renovables. Los precios de la energía procedente de combustibles fósiles (hasta que hace poco se produjo una corrección) han estado subiendo, ya que la inversión del sector en el periodo 2015-2017 fue inferior como consecuencia de unos precios de energía (y de otras materias primas) más bajos a principios de la década. La subida en los precios de los combustibles fósiles y la mejora en la economía de la energía renovable significa que las tecnologías de energía alternativa cada vez son más competitivas. Prevemos que la demanda se consolide tanto para la energía renovable como para los vehículos eléctricos. Seguimos buscando buenas empresas que puedan participar en este crecimiento a largo plazo, mientras evitamos las partes más competitivas de estos sectores y aquellas empresas que no ofrezcan un servicio exclusivo.

También nos inclinamos por varios valores de tecnología y consumo. El panorama competitivo en el consumo de medios y contenidos está cambiando rápidamente, lo que contribuye a crear una valiosa fuente de oportunidades, especialmente en redes sociales, música y juegos. En algunos casos, las valoraciones en estas áreas parecen elevadas, pero creemos que el mercado subestima la capacidad de varias empresas para expandir sus actividades comerciales y/o monetizar el contenido con el fin de apoyar una trayectoria de crecimiento a largo plazo.

Las opiniones expresadas anteriormente incluyen previsiones que no deben tomarse como referencia, no están garantizadas y solo son representativas en la fecha de publicación. Nuestras previsiones se basan en nuestras propias hipótesis, que pueden cambiar. Las previsiones e hipótesis pueden verse afectadas por factores económicos externos u otros factores, por lo que no deben entenderse como asesoramiento ni como recomendación para comprar y/o vender.

El valor de las inversiones y las rentas que generan pueden subir al igual que bajar, y los inversores podrían no recuperar el capital invertido inicialmente.

1 En términos generales, por mercado alcista se entiende un mercado que se revaloriza con el paso del tiempo sin caer más de un 20 % desde su máximo durante el periodo.

2 Una ratio utilizada para valorar las acciones de una sociedad. Se calcula dividiendo el precio de mercado actual entre los beneficios por acción.

 

 

Información Importante: Las opiniones expresadas aquí, son las de Alex Tedder, Responsable y director de inversiones del área de renta variable global y estadounidense, y no representan necesariamente las opiniones declaradas o reflejadas en las Comunicaciones, Estrategias o Fondos de Schroders.

El presente documento ha sido redactado con una finalidad exclusivamente informativa. Su contenido no constituye una oferta de compra o venta de ningún instrumento o título financiero, ni una sugerencia para adoptar ninguna estrategia de inversión. La información contenida en el presente no constituye un asesoramiento, una recomendación o un análisis de inversión y no tiene en cuenta las circunstancias específicas de ningún destinatario. Este material no constituye una recomendación contable, jurídica o tributaria y no debe ser tenido en cuenta a tales efectos. Se considera que la información contenida en este documento es fiable, pero Schroders no garantiza su exhaustividad o exactitud. La compañía no se responsabiliza de los errores de hecho u opiniones. No se debe tomar como referencia la información y opiniones contenidas en este documento a la hora de tomas decisiones estratégicas o decisiones personales de inversión.

La rentabilidad registrada en el pasado no es un indicador fiable de los resultados futuros. El precio de las acciones y los ingresos derivados de las mismas pueden tanto subir como bajar y los inversores pueden no recuperar el importe original invertido.

Schroders será responsable del tratamiento de tus datos personales. Para obtener información sobre cómo Schroders podría tratar tus datos personales, consulta nuestra Política de privacidad disponible en www.schroders.com/en/privacy-policy o solicítala a infospain@schroders.es en caso de que no tengas acceso a este sitio web.

Publicado por Schroder Investment Management (Europe) S.A. 5, rue Höhenhof, L-1736 Senningerberg, Luxemburgo. Número de registro Luxemburgo B 37.799.

Las previsiones incluidas no deben tomarse como referencia, no están garantizadas y solo son representativas en la fecha de publicación. Nuestras previsiones se basan en nuestras propias hipótesis, que pueden cambiar. No aceptamos ninguna responsabilidad por ningún error material u opinión ni asumimos ninguna obligación de informarle de ningún cambio en nuestras hipótesis o previsiones. Las previsiones y suposiciones pueden verse afectadas por factores económicos externos u otros factores. Las opiniones y previsiones mencionadas anteriormente no deben interpretarse como un asesoramiento o recomendación.