印刷する compartir

Opinión de experto  - Informes de mercado

Por qué la transición energética ha llegado a un punto de no retorno

La energía renovable ha existido desde hace tiempo, pero ahora hay tres factores podrían acelerar la transición hacia el abandono de los combustibles fósiles.

23/07/2019

Mark Lacey

Mark Lacey

Gestor de Cartera, Metales preciosos y Energía Global

La energía renovable ha existido desde hace tiempo.

Sin embargo, creemos que ahora existen tres razones para creer que la transición energética se acelerará en el corto plazo.

En primer lugar, sencillamente creemos que es algo inevitable que pase. El cambio climático ya no se puede ignorar y en la actualidad hay un mayor compromiso de los gobiernos ante este desafío. En segundo lugar, la energía renovable es ahora más competitiva que los combustibles fósiles en términos de costes. Finalmente, en tercer lugar, existe una demanda por parte de los consumidores que están cambiando sus hábitos de consumo y apostando, por ejemplo por los vehículos eléctricos.

Un mayor compromiso de los gobiernos ante el cambio climático

El cambio climático ha estado presente en todas las grandes citas políticas del año. Tanto los activistas medioambientales como científicos reclaman una mayor atención de la opinión pública hacia un problema que, es cada vez más ineludible por la gravedad e inminencia de sus consecuencias.

De hecho, en los últimos años hemos presenciado un giro en las políticas globales para disminuir el volumen de emisiones de CO2; sin ir más lejos, el Acuerdo de París de 2015 fue un compromiso de los países firmantes para limitar el aumento de la temperatura global a 2ºC por encima de los niveles preindustriales. 

En la actualidad, las energías renovables representan alrededor del 20% de la energía mundial. Esto tiene que incrementar hasta el 85% para cumplir con los objetivos de París y, lamentablemente, no parece que estemos en camino de alcanzar esta cifra.

Incluso teniendo en cuenta las políticas y compromisos actuales, el planeta se calentará en torno a los 3°C en los próximos años. Por lo que debemos implementar políticas pare reducir el número de emisiones y fomentar la transición hacia las renovables.

El coste de las energías renovables es mucho más competitivo

La buena noticia es que las fuentes de energía renovables han alcanzado la paridad de costes con los combustibles fósiles. De hecho, tal y como se muestra el  gráfico de abajo, la energía solar y eólica es hoy tan competitiva como el petróleo y el gas. Por lo tanto, optar por la energía renovable ya no es simplemente una cuestión de escoger la opción correcta para el medio ambiente; es también la elección económica más inteligente.

Cada vez con más frecuencia vemos cómo gobiernos nacionales y regionales buscan ampliar sus capacidades energéticas para abastecer a una población urbana en crecimiento con energías renovables; también empresas como Google, que necesitan grandes cantidades de energía para sus centros de datos, están solicitando energía renovable porque es la fuente más barata y fiable.

El aumento de la demanda por parte de los consumidores

El último factor que catalizara este cambio es la demanda de los consumidores.

Así, por ejemplo, los vehículos eléctricos han experimentado un aumento significativo de las ventas en los últimos dos años. Esto sólo se acelerará a un ritmo más rápido a medida que los gobiernos fijen plazos para la eliminación gradual de los automóviles con motor de combustión interna, muchos de los cuales están a sólo diez años de distancia.

A medida que más consumidores hagan el cambio en sus vehículos, en sus hogares, etc, la cantidad de electricidad que se producirá de forma renovable aumentará rápidamente.

 

Por supuesto, las energías renovables ya hace tiempo que existen, pero o bien han carecido de apoyo gubernamental, o bien han resultado ser demasiado caras, o bien la demanda de los consumidores no ha existido. El hecho de que estos tres factores se estén uniendo al mismo tiempo es lo que crea el punto de inflexión actual para la transición energética.

Esto, a su vez,  crea una oportunidad de inversión muy poderosa. Las empresas pueden estar seguras de invertir en energía renovable porque ahora tienen la posibilidad de obtener un buen rendimiento de esa inversión.

La oportunidad no sólo existe en el campo de la generación de energía renovable, sino también en las industrias relacionadas con el almacenamiento de energía, su transmisión a los clientes, la construcción de nuevas infraestructuras como los puntos de carga de vehículos eléctricos y el diseño de contadores inteligentes. Es probable que en los próximos 20 años se produzca un cambio radical en todas estas industrias y es por eso que nosotros, como inversores, vemos esto como una oportunidad de inversión enormemente emocionante en este momento.

El valor de las inversiones y los ingresos de las mismas pueden disminuir o aumentar, y los inversores pueden no recuperar las cantidades invertidas originalmente.