En profundidad

Q&A: Todo lo que debes saber sobre el test de preferencias de sostenibilidad de MiFID II


El panorama normativo en Europa se ha movido a un ritmo muy rápido. Desde la introducción del Reglamento de Divulgación de Finanzas Sostenibles (SFDR por sus siglas en inglés) en 2021, ahora nos centramos en algunas de las próximas regulaciones y, en particular, en el nuevo requisito de analizar las preferencias de sostenibilidad como parte de la actual evaluación de idoneidad de MiFID II, que entra en vigor en agosto.

En este artículo, analizamos las siguientes áreas clave en torno a esta normativa: los nuevos requisitos de evaluación de las preferencias de sostenibilidad y cómo se inscriben en la agenda más amplia de las finanzas sostenibles en toda Europa; cómo podría funcionar en la práctica la evaluación de las preferencias de sostenibilidad; cuáles son los principales desafíos de implementación y qué podrían hacer los asesores.

¿Qué es la evaluación de las preferencias de sostenibilidad de MiFID II?

Elisabeth Ottawa, responsable adjunta de políticas públicas de Schroders, dijo: "Lo esencial de las preferencias de sostenibilidad de MifId es que se debe preguntar a cualquier cliente, tanto a los existentes como a los nuevos, sobre sus preferencias de sostenibilidad.

Hay tres opciones para elegir: una alineación con la Taxonomía (ver más abajo la explicación de la Taxonomía de la UE), un porcentaje en inversiones sostenibles según lo definido por el SFDR, o una consideración cuantitativa o cualitativa de los Principales Impactos Adversos (PAIs, por sus siglas en inglés). Como recordatorio, los PAIs pretenden captar cualquier efecto negativo material que las inversiones tengan sobre el medio ambiente y/o la sociedad.

Una vez que el cliente elige una de estas opciones o una combinación de ellas, el asesor debe asegurarse de que el producto ofrecido se ajusta a las preferencias de sostenibilidad del cliente. Si no es así, el producto no puede ofrecerse a menos que el cliente cambie sus preferencias de sostenibilidad".

¿Cómo se inscribe el requisito de las preferencias de sostenibilidad en el programa más amplio de financiación sostenible de la UE?

Elisabeth Ottawa explica: "El objetivo último del programa de finanzas sostenibles de la UE es canalizar más inversiones hacia activos sostenibles y, por tanto, hacer más ecológica la economía de la UE. La forma en que se pretende que esto funcione en toda la cadena de inversión es la siguiente:

Las empresas comunican información no financiera, de "sostenibilidad", y la alineación de sus actividades económicas con la taxonomía. Los participantes en el mercado financiero utilizarían entonces esta información para divulgar información sobre el nivel de sostenibilidad de sus productos, y también para informar sobre cómo integran las consideraciones de sostenibilidad en conjunto.

En el siguiente paso, los asesores tendrían que preguntar a los clientes sobre sus preferencias en materia de sostenibilidad y ajustar los productos en consecuencia. Entonces el inversor tendría la seguridad de que invierte en un producto financiero que se ajusta a sus preferencias. Y como todos los productos sostenibles tendrían que cumplir estas normas de divulgación, habría más comparabilidad y, por tanto, más competencia entre esos productos".

¿Cuáles son los primeros pasos de los asesores a la hora de abordar las preferencias de sostenibilidad?

Anastasia Petraki, directora de Inversiones ESG de Schroders, dijo: "Hay dos cosas que los asesores tendrían que hacer. La primera es la de siempre, es decir, seguirán teniendo que recopilar toda la información para evaluar la situación del cliente, su situación financiera, cuál es su nivel de conocimiento y experiencia, y sus objetivos de inversión.

El siguiente paso sería explicar al cliente qué son los factores ASG (medioambientales, sociales y de gobernanza) y las diferentes formas en que pueden expresarse.

Los asesores también deberían exponer la diferencia entre los productos con enfoque de sostenibilidad y los productos que no tienen ese enfoque. Una vez establecido el escenario, los asesores pasarían a la pregunta propiamente dicha: "¿Tiene usted preferencias en materia de sostenibilidad? Sí o no". Si el cliente dice que no, el asesor puede recomendar el producto sostenible, siempre que lo considere adecuado en función de sus conocimientos, su situación financiera y sus objetivos de inversión. En cambio, si el cliente dice 'sí', lo que esperamos que haga la mayoría, entonces el cliente tendría que hablar sobre si su preferencia es por esa alineación con la taxonomía, o el porcentaje de inversión sostenible, o las principales consideraciones de impacto adverso".

¿Qué ocurre si eligen varias opciones?

 Anastasia Petraki dijo: "Las directrices no dicen nada sobre lo que ocurre si un cliente elige una combinación de opciones, pero esto es algo en lo que quizás veamos más orientaciones a finales de este año. Si el cliente elige la alineación con la Taxonomía, el siguiente paso sería identificar un rango o el porcentaje mínimo de esa alineación. Si el cliente opta por el porcentaje en la inversión sostenible, entonces, de nuevo, la idea es identificar ese porcentaje mínimo, pero también discutir si la atención debe centrarse en la E, la S o la G. Si el cliente opta por las consideraciones del principal impacto adverso, es una cuestión que el cliente debe discutir si quiere centrarse más en la E, o la S o la G".

¿Y si las preferencias del cliente no coinciden con un producto que se ofrece?

Anastasia Petraki dice: "Si el cliente expresa sus preferencias de una forma en la que no se identifica inmediatamente ningún producto como adecuado para recomendar, probablemente seguirá un proceso bastante reiterativo. Habrá que ver hasta qué punto el cliente está dispuesto a adaptar la forma en que expresa sus preferencias de sostenibilidad.

Si adaptan esas preferencias, entonces este proceso reiterativo vuelve a empezar. Si no lo hacen, es prácticamente el final de la discusión. Creemos que es muy importante que los asesores registren y documenten todo, independientemente de cuál sea el resultado. Esperaríamos un enfoque específico en los casos en los que un cliente adapte sus preferencias".

¿Qué herramientas hay para los asesores?

Nathaële Rebondy, responsable de Sostenibilidad de Schroders en Europa, dijo: "Una de las herramientas clave a disposición de los asesores para ayudarles a filtrar y elegir los productos pertinentes en función de las preferencias expresadas por sus clientes es la Plantilla Europea ESG (EET). En ella se reúnen todos los datos ESG útiles y necesarios para que los distribuidores puedan tener en cuenta los requisitos normativos y responder a ellos.

Aunque la EET es voluntaria, es probable que sea el principal medio a través del cual los “fabricantes” de productos puedan informar sobre las tres opciones de preferencia de sostenibilidad en sus productos".

¿Cuáles son los retos de la aplicación?

Anastasia Petraki dijo: "Al observar el calendario del reglamento podemos identificar al menos cuatro problemas.

  1. Las directrices definitivas sobre cómo realizar la evaluación de las preferencias de sostenibilidad estarán disponibles en el regulador a finales de año, es decir, un par de meses después de que los cambios entren en vigor a principios de agosto.
  2. Las declaraciones detalladas reales para los productos artículo 8 y 9 que ayudarán a esta evaluación de las preferencias de sostenibilidad, aparecerán dentro de las plantillas de divulgación del Nivel 2 del SFDR que entran en vigor en enero de 2023.
  3. La Taxonomía, que es una de las opciones clave para la evaluación de las preferencias de sostenibilidad, sigue en proceso.
  4. Las empresas solo informarán de los datos no financieros necesarios, ya que el Reglamento sobre la Taxonomía solo se aplica actualmente a un pequeño número de empresas y la Directiva sobre información corporativa en materia de sostenibilidad (CSRD) no entrará en vigor antes de 2024.

¿Qué es la Taxonomía de la UE?

Anastasia Petraki dijo: "La Taxonomía de la UE es un sistema de clasificación que nos ayuda a identificar qué actividades económicas son ambientalmente sostenibles. Para que una actividad sea sostenible desde el punto de vista medioambiental, debe cumplir cuatro requisitos. Tiene que contribuir significativamente a al menos uno de los seis objetivos medioambientales[1]. Tiene que no causar un daño significativo a ninguno de los otros objetivos. Tiene que cumplir unos criterios de selección técnica bastante detallados, y también tiene que cumplir unas garantías sociales mínimas". Como sólo se especifican dos de los seis objetivos medioambientales, en la actualidad sólo un número muy reducido de actividades económicas de la UE (se calcula que entre el 1% y el 5%) puede considerarse "verde."

¿Cuál es la situación actual del Reglamento sobre Taxonomía?

Anastasia Petraki dijo: "Por el momento, el Reglamento sobre Taxonomía está incompleto, sigue siendo objeto de disputa política, y faltan los correspondientes informes de las empresas. Esto significa que tenemos importantes lagunas de datos. Las directrices de los reguladores europeos dicen que no se permite el uso de estimaciones, pero cuando no hay datos de las empresas, éstas pueden utilizar "información equivalente", ya sea directamente de las propias empresas o de terceros proveedores. No está claro en qué se diferencia la "información equivalente" de las estimaciones.

Cuando esas estimaciones están disponibles en el mercado, vemos una gran variación entre los proveedores de terceros.

Además, los clientes no están realmente familiarizados con el concepto de la Taxonomía. Así que los asesores tendrían que entender qué datos existen, si provienen directamente de las empresas o se basan en estimaciones. Además, si los datos se basan en estimaciones, ¿se realizan internamente o por un proveedor externo? ¿Cómo se hacen? Y así sucesivamente".

¿La evaluación en torno a las preferencias debe centrarse en esas tres opciones?

Anastasia Petraki dijo: "Los reguladores fueron en realidad bastante explícitos cuando enmarcaron las preferencias de sostenibilidad, lo que significa que la evaluación real tendrá que girar en torno a esas tres opciones. Creo que, en el contexto de intentar explicar el marco a los clientes, puede haber un debate más amplio en torno a la ASG, los diferentes enfoques de inversión y cómo pretenden lograr la sostenibilidad. Entender el enfoque de inversión es quizás más importante que entender los números individuales, porque los números aislados y fuera de contexto no te dirán mucho sobre cómo se gestiona un fondo".

Elisabeth Ottawa dijo: "Yo tomaría la analogía de hojear el menú de un restaurante. La conversación podría ir en una dirección en la que se empieza explicando: "¿Qué suele ser un entrante? ¿Qué suele ser un plato principal? ¿Qué suele ser un postre?". No hace falta que vengas a explicar la receta exacta de cada plato, pero sí que expliques un poco cuál es el concepto de cada uno de esos grupos de platos y cuál es quizá su característica principal.

¿Es un plato vegetariano? ¿Es algo con carne o es pescado? En un siguiente paso, tu cliente expresaría qué categoría de plato quiere y cuál es su preferencia de sabor particular. Y entonces tendrá que ver si tiene un plato que ofrecer de la categoría elegida. Entonces es de esperar que se inicie una conversación, que no se salga completamente de los requisitos regulatorios, porque no se empieza y se acaba sirviendo únicamente los platos que se tienen".

 

[1] Los seis objetivos medioambientales son: mitigación del cambio climático, adaptación al cambio climático, transición a una economía circular, uso sostenible y protección de los recursos hídricos y marinos, prevención y control de la contaminación, protección y restauración de la biodiversidad y los ecosistemas.