En profundidad

¿Qué empresas pueden ayudar a Europa a cumplir sus planes "Fit for 55"?


Las propuestas de Europa para reducir las emisiones podrían tener un profundo efecto en la economía de la región. Hemos preguntado a nuestros expertos en inversión qué empresas pueden estar mejor situadas para ayudar a crear un futuro con bajas emisiones de carbono.

El mes pasado, la Comisión Europea publicó sus propuestas "Fit for 55". En ellas se establece el modo en que la Unión Europea debe alcanzar su objetivo jurídicamente vinculante de reducir para 2030 las emisiones netas de gases de efecto invernadero (GEI) hasta un 55% por debajo de los niveles de 1990. Este objetivo será un hito importante en el camino para alcanzar las cero emisiones netas en 2050.

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas ha subrayado la urgencia de reducir las emisiones.

La UE ya ha hecho algunos progresos, dado que los datos del año pasado muestran una reducción del 24% de las emisiones de gases de efecto invernadero en comparación con 1990. Sin embargo, aún queda mucho camino por recorrer. 

Las propuestas de "Fit for 55" son muy variadas, pero algunos de los puntos clave son:

  • Ampliar el Sistema de Comercio de Emisiones (ETS) de la UE para incluir el transporte marítimo, los edificios y el transporte por carretera;
  • Reforzar el actual ETS, reduciendo los derechos gratuitos para la aviación;
  • Introducir un impuesto fronterizo sobre las importaciones con alto contenido de carbono (Mecanismo de Ajuste en Frontera al Carbono, o CBAM);
  • Objetivos más ambiciosos para las energías renovables (40% de la mezcla global para 2030) y para la eficiencia energética;
  • Poner fin a la exención del transporte marítimo y aéreo de los impuestos sobre la energía;
  • Reducir las emisiones del transporte por carretera en un 55% para 2030;
  • Incluir el uso de la tierra y la silvicultura en los objetivos de la UE, e impulsar la plantación de árboles.

Las propuestas serán objeto de mucho debate y se espera que las negociaciones duren unos dos años.

Anastasia Petraki, responsable de análisis político, dijo: "La mayor parte del esfuerzo normativo de la UE en los dos últimos años se ha dedicado a promover la financiación sostenible y a tratar de canalizar más financiación privada hacia actividades más ecológicas en la economía real. Fit for 55 es el siguiente paso en la aplicación del Green Deal de la UE y se dirige a la propia economía real.

"El sello distintivo en todo el espectro de los cambios propuestos es el encarecimiento del carbono, con la intención de acelerar el cambio de actividades intensivas en carbono a actividades libres de él. Lo vemos con las propuestas de ampliar el ETS para incluir las emisiones de los combustibles utilizados en el transporte por carretera y la calefacción, modificar la Directiva sobre fiscalidad de la energía para penalizar las fuentes de energía con una alta huella de carbono, e introducir la CBAM".

Las propuestas supondrían una remodelación de la economía europea. Podrían tener un impacto significativo en las empresas europeas y en la demanda de los productos y servicios que ofrecen. Sin embargo, es posible que los mayores beneficiarios no sean los que cabría esperar.

Hemos preguntado a nuestros expertos en inversiones qué sectores y empresas creen que podrían beneficiarse más de estas propuestas, si se aplican.

Proveedores frente a fabricantes de equipos originales en el sector eólico y solar

El gestor de fondos de renta variable europea, Martin Skanberg, afirma: "Teniendo en cuenta el objetivo de aumentar la cuota de energía renovable hasta el 40%, se podría suponer que empresas como los fabricantes de aerogeneradores saldrían favorecidos. Sin embargo, es posible que tengan dificultades para prosperar económicamente. Esto se debe a una doble presión sobre la rentabilidad: en primer lugar, la disminución de los precios necesaria para impulsar la adopción de las energías renovables y, en segundo lugar, el aumento de las presiones de los precios de las materias primas (sobre todo del acero), que están elevando los costes. Se necesita una cuidadosa selección para encontrar a los verdaderos ganadores sostenibles en los mercados de renta variable".

En cambio, puede que las empresas ganadoras sean los proveedores de la industria de las energías limpias, más que los fabricantes de equipos originales (OEM). En Europa hay numerosas empresas de "tecnología verde" que suministran a las industrias eólica y solar.

Martin Skanberg dijo: "Las empresas químicas son una parte importante de la cadena de suministro que hace posible la energía verde. Un ejemplo es la firma alemana Wacker Chemie,  uno de los principales proveedores del polisilicio necesario para las células solares. En el ámbito de la energía eólica, un ejemplo podría ser la sueca SKF, que fabrica los rodamientos de alta resistencia necesarios para las turbinas eólicas, así como para muchas otras aplicaciones. Puede que estas empresas no se nos vengan inmediatamente a la cabeza cuando pensamos en energía renovable, pero sus productos desempeñan un papel importante".

Mejores edificios

Las propuestas de "Fit for 55" no sólo se centran en la generación y distribución de energía renovable, sino también en el uso más eficiente de esa energía. Un aspecto importante es el de los edificios. Según la Comisión, los edificios representan el 40% de la energía consumida y el 36% de las emisiones de gases de efecto invernadero relacionadas con la energía.

Por lo tanto, será necesario centrarse en la eficiencia energética, tanto en la fase de construcción de los nuevos edificios, como en la adaptación de los existentes.

La empresa suiza Sika tiene productos que se utilizan en el sector de la construcción. Al respecto, el gestor de fondos de renta variable europea, Paul Griffin, dijo: "Sika está innovando con una gama de los llamados aditivos reductores de agua que pueden proporcionar una mayor resistencia y reducir significativamente la cantidad de agua utilizada cada año en la producción de hormigón. También están los sistemas de envoltura de los edificios, es decir, las membranas de cubierta, los selladores y los morteros que se utilizan para construir el revestimiento exterior de un edificio. La introducción de sistemas eficaces de aislamiento, sellado y acristalamiento puede lograr una reducción significativa de la energía necesaria para calentar el edificio".

Coches menos contaminantes

Las propuestas de la Comisión Europea para el transporte por carretera incluyen una reducción del 55% de las emisiones de CO2 de los nuevos coches y furgonetas para 2030, que se incrementará hasta el 100% en 2035. Esto abre un periodo de 15 años para que los últimos vehículos de gasolina y diésel sean eliminados a tiempo para cumplir con el objetivo de cero emisiones en 2050.

"La demanda de vehículos eléctricos por parte de los consumidores y de la normativa está en marcha y Europa cuenta con empresas automovilísticas capaces de satisfacer esa demanda", afirma Scott MacLennan, gestor de fondos de renta variable europea. "Para mucha gente, Tesla sigue siendo la empresa más asociada a los VE, pero en Europa Volkswagen se ha transformado en líder de VE y también está invirtiendo en tecnología de baterías. El ritmo de cambio en el sector es extremadamente rápido. Sin embargo, a veces sigue existiendo la percepción de que los fabricantes de automóviles tradicionales no pueden liderar el mercado de vehículos eléctricos. Estas percepciones anticuadas pueden llevar a que las acciones estén mal valoradas, y otros inversores pueden sacarles partido".

Una vez más, no sólo los propios fabricantes de automóviles, sino también algunos de los proveedores, podrían ver incrementada la demanda de sus productos a medida que se intensifica el impulso normativo a favor de una movilidad más limpia.

Nicholette MacDonald-Brown, directora de Acciones Blend Europeas, dijo: "La empresa Johnson Matthey está expuesta al transporte ecológico de distintas formas. Sus catalizadores pueden instalarse en los vehículos de gasolina, diésel o híbridos existentes para reducir las emisiones contaminantes. También fabrica membranas recubiertas de catalizador que forman parte de una pila de combustible de hidrógeno. Johnson Matthey también trabaja en el campo de los materiales para baterías", explica Nicholette. "Está desarrollando materiales catódicos ricos en níquel que pueden dar a las baterías una alta densidad energética, reduciendo al mismo tiempo los niveles de cobalto necesarios. Esto es importante, ya que el cobalto es caro y se extrae en gran medida en países en los que preocupa la explotación laboral".

Combustibles del futuro

El hidrógeno y las baterías no son los únicos combustibles que podrían ayudar a la UE a cumplir las propuestas de "Fit for 55". Los biocombustibles también tienen un papel que jugar.

Según Scott MacLennan: "Empresas de biocombustibles como la finlandesa Neste ofrecen una solución para los vehículos diésel que siguen circulando por nuestras carreteras. Neste tiene un producto de gasóleo renovable que puede utilizarse en lugar del gasóleo convencional. También ha desarrollado un combustible de aviación sostenible (SAF) que ya utilizan algunas compañías aéreas”.

En la actualidad, este tipo de combustible sólo se utiliza en pequeñas cantidades. Sin embargo, parece que la demanda aumentará rápidamente, ya que las propuestas de la CE incluyen el requisito de aumentar la cantidad de SAF mezclado en el combustible de aviación del 2% en 2025 al 5% en 2030 y al 63% en 2050.

Sin embargo, al igual que en el caso de las baterías, todavía hay que trabajar para garantizar que los biocombustibles se produzcan de la forma más sostenible posible. Las propuestas de la CE incluyen medidas para lograr que la demanda de biocombustibles no afecte a tierras que tendrían un uso mejor para la producción de alimentos. Los biocombustibles avanzados de Neste se producen utilizando un 83% de desechos y residuos. La empresa sigue innovando y desarrollando nuevas materias primas potenciales para sus biocombustibles.

Vuelta al ferrocarril

La descarbonización del transporte requerirá nuevos combustibles y tecnologías, pero una tecnología más antigua, el ferrocarril, es ya una de las opciones más respetuosas con el medio ambiente. Paul Griffin dijo: "Ya están previstas importantes inversiones en las redes ferroviarias de todo el continente. Estos planes incluyen nuevos corredores de alta velocidad y también la modernización de las líneas regionales y metropolitanas. De nuevo, hay algunas empresas menos obvias que podrían resultar inversiones interesantes en este entorno. Knorr Bremse, el principal fabricante de frenos para trenes y camiones es una de ellas, así como la plataforma de reservas online Trainline".

Impuesto sobre el carbono en la frontera

Las propuestas de "Fit for 55" tendrán un profundo efecto en los productos y servicios que ofrecen las empresas europeas. Pero también incluyen medidas para garantizar que los esfuerzos sostenibles realizados por las compañías europeas no se vean anulados por ofertas más baratas de competidores extranjeros contaminantes.

Martin Skanberg dijo: "Al establecer impuestos fronterizos sobre el carbono e impulsar un precio más alto del mismo, Europa puede promover el uso de materias primas bajas en carbono. Esto incluye el apoyo indirecto a los proveedores nacionales de la UE frente a la competencia extranjera desleal. Por ejemplo, las tres empresas europeas de acero inoxidable (Outokumpu, Aperam y Acerinox) fabrican acero con bajo contenido de carbono y ahora podrían contar con más protección y una rentabilidad mucho mayor".

Agricultura

Las propuestas de "Fit for 55" también establecen que, para 2035, la UE debe aspirar a alcanzar la neutralidad climática en los sectores del uso del suelo, la silvicultura y la agricultura. Esto incluye las emisiones agrícolas no relacionadas con el CO2, como las derivadas del uso de fertilizantes y la ganadería.

Una vez más, hay empresas con innovaciones que pueden ayudar a que esto sea posible, al tiempo que se mantiene un suministro fiable de alimentos. El metano es un gas importante, ya que tiene un potencial de captación de calor 20 veces superior al del dióxido de carbono.

Paul Griffin dijo: "Gran parte del metano generado por la agricultura procede de los gases expulsados por las vacas criadas para el consumo de carne y productos lácteos. DSM, proveedor de productos de nutrición humana y animal, ha desarrollado un aditivo para piensos con el fin de hacer frente a estas emisiones de metano procedentes del ganado. Suprime de forma segura la enzima que desencadena la producción de metano en el estómago de la vaca, y las pruebas han demostrado que reduce sistemáticamente la emisión de metano entérico en casi un tercio. Si el producto llega a la fase comercial, podría ser un paso importante para hacer más sostenible la ganadería."

El impacto no se limitará a los mercados financieros

Las propuestas de "Fit for 55" serán ahora negociadas por los Estados miembros de la UE. Los efectos del plan se dejarán sentir en la vida cotidiana de los ciudadanos de la UE, lo que podría dar lugar a duras negociaciones.

"Aunque el aumento de los precios del carbono es necesario, podría haber una reacción política y social, ya que esto se traducirá en un aumento de las facturas de energía y un transporte más caro para los hogares de la UE", dijo Anastasia Petraki. "En teoría, esto no debería ser un problema mientras las alternativas de bajas emisiones de carbono sean más baratas o estén subvencionadas. Pero los cambios propuestos consisten más en establecer objetivos más estrictos y menos en abaratar las energías renovables. Por ello, las familias con menos recursos podrían sufrir un importante impacto. La UE ha previsto un nuevo Fondo Social del Clima, que se nutrirá de los fondos públicos de la UE y de los ingresos del régimen de comercio de derechos de emisión, para apoyar a estos hogares. Queda por ver si esto acabará ayudando realmente a las personas que más lo necesitan. También cabría esperar cierta reacción política en torno a los cambios propuestos en la Directiva sobre fiscalidad de la energía. Los Estados miembros de la UE no estarán en desacuerdo con el principio, sino con la herramienta en sí, ya que se trata de impuestos e, históricamente, se ha guardado muy celosamente la soberanía sobre la política fiscal".

Pero, aunque los Estados miembros discutan los detalles, el impacto de estas propuestas en los mercados financieros parece que será profundo. Dada la urgencia de reducir las emisiones, tal y como puso de manifiesto el reciente informe del IPCC, los inversores podrían considerar cómo están posicionados para el enorme periodo de cambio que se avecina.

"Las propuestas de Fit for 55 representan una gran oportunidad para que Europa transforme su economía hacia un futuro con bajas emisiones de carbono y esto tendrá importantes implicaciones para las acciones", dijo Nicholette MacDonald-Brown. "Como inversores que integramos la sostenibilidad en nuestro análisis fundamental, pensamos que las mejores rentabilidades se conseguirán mirando más allá de los titulares y de los ganadores más obvios. En cambio, somos partidarios de un enfoque más matizado: mirar tanto a los proveedores como a los fabricantes de equipos originales, por ejemplo, y a las empresas que están innovando. También es crucial tener en cuenta factores como los costes y las presiones competitivas, la solidez del modelo de negocio y, por supuesto, la valoración".

 

Este artículo se publicó en agosto de 2021. Las referencias a las empresas son sólo a título ilustrativo y no constituyen una recomendación de compra y/o venta, ni una opinión sobre el valor de las acciones de esa empresa. El artículo no pretende proporcionar, y no debe ser invocado, para el asesoramiento o la investigación de inversiones. Si no está seguro de la idoneidad de cualquier inversión, hable con un asesor financiero independiente.