Opinión de experto 

Informes de mercado

Un nuevo contrato social - inversión sostenible durante la crisis de Covid-19


Katherine Davidson

Katherine Davidson

Gestora de carteras de renta variable mundial e internacional

La inversión sostenible ha crecido exponencialmente en los últimos años. En EE.UU., los flujos netos hacia los fondos sostenibles alcanzaron los 20.600 millones de dólares en 2019, más de cuatro veces el anterior récord anual alcanzado en 2018. Aun así, durante mucho tiempo ha habido cierto nerviosismo – entre clientes y, si somos sinceros, incluso entre portfolio managers- sobre cómo se comportaría este universo en momentos de recesión.

En cuanto a rentabilidad, hace tiempo que defendemos la idea de que las empresas sostenibles deberían sufrir menos caídas debido a la menor incidencia de controversias y percances laborales, una mayor lealtad de los clientes, empleados e incluso accionistas y balances a menudo más conservadores.

También se plantea la cuestión de si los inversores seguirán demandando fondos sostenibles/ESG en momentos de corrección, o si la inversión ética es un lujo que sólo puede permitirse en un mercado alcista.

La crisis actual ofrece una desafortunada oportunidad para poner a prueba estas hipótesis.

Hasta ahora, los datos son alentadores. Por mucho que seamos escépticos con respecto a los fondos pasivos de ESG, es interesante ver que los índices MSCI ESG Leaders han superado a sus homólogos principales en la mayoría de las geografías, aunque modestamente en la mayoría de los casos. El Reino Unido es el ejemplo más llamativo, ya que el índice FTSE 100 ESG Leaders ha tenido un rendimiento del -27,3% en lo que va de año, en comparación con el -33,7% del índice FTSE 100 (fuente: BofAML European Equity Strategy, Bloomberg, al 24 de marzo de 2020). Los índices MSCI ESG Leaders se dirigen a las empresas que con mayor calificación en materia de ESG en cada sector del índice matriz.

Un análisis realizado por BofAML también revela que el 20% de las acciones con mejor calificación ESG han superado al mercado estadounidense en más de cinco puntos porcentuales durante la reciente corrección.

 

Esto se debe en parte a que las empresas líderes en ESG han visto hasta ahora menores recortes en los beneficios por acción (EPS) que las rezagadas en ESG. Esto se muestra en el gráfico a continuación, en el que se analizan los recortes en las estimaciones de beneficios por acción de las empresas estadounidenses.

Los activos ESG también parecen haber sido más resistentes en términos de flujos de inversión. En el gráfico que figura a continuación se muestra cómo los fondos negociados en bolsa de ESG tuvieron menores salidas en el último mes y siguen siendo positivos netos en lo que va de año en comparación con las salidas récord de las acciones en general.

Además, nos parece que esta crisis ha aumentado, realmente, la visibilidad y la importancia percibida en las prácticas comerciales sostenibles. En medio de titulares aterradores y de una disrupción sin precedentes en nuestra vida cotidiana, todos nos estamos replanteando nuestros valores y prioridades personales.

El trato de las empresas a sus públicos de interés está más vigilado que nunca.

Del mismo modo, el papel de las empresas en la sociedad en general y el tratamiento de los públicos de interés se han convertido en temas de conversación diaria. Como escribió el Presidente del Foro Económico Mundial en el Financial Times, "La crisis de Covid-19 es una prueba de fuego que muestra quién ha estado 'nadando desnudo' al tiempo que apoya el capitalismo de las partes interesadas".El trato de las empresas a sus clientes, empleados y proveedores está más vigilado que nunca. Más allá de la presión de los gobiernos para proteger el empleo, se está prestando mucha atención a la forma en que las empresas tratan a su personal en estos tiempos tumultuosos. Es razonable esperar que las compañías que atraigan un reconocimiento positivo vean una mayor lealtad de su personal y sean más capaces de atraer a nuevos empleados después de la crisis.

Por el contrario, los empleados que se sintieron abandonados en la crisis podrían abandonar sus puestos de trabajo  (una vez que puedan permitírselo). Es posible que los trabajadores se sientan menos inclinados a cambiar la flexibilidad por la seguridad, y que busquen empresas que ofrezcan buenas prestaciones en lugar de sólo el salario más alto.

Además, cada empleado es también un consumidor, por lo que también podríamos ver un cambio en la cuota de mercado a las empresas que se considera que han "cumplido con su parte" durante la crisis. Las compañías que tienen buenas relaciones y visibilidad en su base de proveedores serán más capaces de gestionar su capital de trabajo y minimizar la interrupción de la producción.

En términos más generales, hemos visto cómo el sector público y el privado han unido fuerzas para proteger a sus comunidades, y cómo los gobiernos están confiando en las empresas para hacer cumplir las directrices sobre almacenamiento, distanciamiento social, etc., y utilizan las capacidades y los activos del sector privado para satisfacer las necesidades de la población.

A cambio, los gobiernos y los organismos reguladores están proporcionando alivio al sector privado, por ejemplo, subvencionando los salarios o concediendo desgravaciones fiscales. Estamos asistiendo a la aparición de un nuevo "contrato social", que esperamos pueda abrir una nueva fase en las relaciones entre el sector público y el privado después de la retórica díscola y anticapitalista de los últimos años.

JUST Capital ha estado siguiendo la respuesta de los 100 principales empleadores de los EE.UU. a la crisis (ver gráfico a continuación): sólo el 36% han pagado las bajas por enfermedad y el 28% han garantizado la continuidad de pagos para los trabajadores contratados por horas. Al mismo tiempo, sólo el 6% se ha comprometido a recortar los salarios de los ejecutivos, e incluso hemos visto a empresas que conceden enormes bonificaciones a los ejecutivos mientras presionan para obtener el apoyo del Estado. Aquellas empresas que se están quedando atrás son señalados y aparecen cada vez más en prensa, y puede que no tengan acceso a los fondos de ayuda del gobierno.

 

Desde Schroders nos comprometemos con las empresas en las que invertimos para asegurarnos de que se comportan adecuadamente. Como inversores a largo plazo, queremos apoyar a las empresas en las que creemos que el crecimiento y los beneficios son sostenibles más allá de la crisis.

A continuación, ofrecemos algunos buenos ejemplos de empresas que se preocupan por sus grupos de interés y ayudan a hacer frente a la crisis. Son dignos de mención, en parte porque no son (todavía) la norma:

¿Qué están haciendo las empresas para ayudar a enfrentar la crisis?

Mannat Chopra, Analista de Sostenibilidad, Renta Variable Europea y Scott MacLennan, Gestor de Fondos, Renta Variable Europea, destacan ejemplos en Europa

  • LVMH ha reorganizado sus fábricas de cosméticos en Francia para producir desinfectantes de manos, que están regalando gratuitamente a los hospitales franceses y a las autoridades locales. El cambio fue relativamente fácil para el conglomerado de lujo francés, ya que sus fábricas ya están abastecidas con agua purificada, etanol y glicerina, los tres ingredientes principales del desinfectante de manos.
  • La empresa farmacéutica Novartis donará 130 millones de dosis de hidroxicloroquina, un fármaco antipalúdico que se está probando como posible tratamiento contra el coronavirus. Novartis también ha manifestado su deseo de trabajar con la Organización Mundial de la Salud para determinar los mejores canales de distribución para asegurar un amplio acceso a los pacientes que más necesitan este medicamento a nivel mundial.
  • En una época en la que el acceso al asesoramiento médico es esencial, Vodafone está proporcionando a todos los clientes de telefonía móvil del Reino Unido acceso gratuito y sin consumo de datos a los sitios web del Servicio Nacional de Salud británico. Además, Vodafone ha añadido capacidad adicional a sus redes de banda ancha y móviles para que estén en la mejor posición posible para hacer frente a cualquier demanda adicional a medida que más personas trabajan desde casa.

Mercados emergentes - Jonathan Fletcher, Analista, Renta variable de mercados emergentes

  • Alibaba ha adoptado medidas para ayudar a las pequeñas y medianas empresas de China, entre ellas la exención de tasas, la concesión de préstamos a bajo interés y sin intereses y la subvención de la logística de las entregas. La empresa también ha proporcionado herramientas digitales de trabajo a distancia para ayudar a las empresas a adaptarse a esta situación. Además, fuera de China también han proporcionado de forma gratuita tecnología de la gripe aviar y servicios basados en la nube a investigadores y médicos para ayudar a la predicción de epidemias, el diagnóstico rápido y el desarrollo de medicamentos relacionados con el virus.
  • Por su parte, otras empresas de China han prestado apoyo a los más directamente necesitados durante la pandemia. Entre los ejemplos se incluyen las donaciones de más de 100 millones de dólares de productos lácteos por parte de China Mengniu, un fondo de apoyo de ayuda de 200 millones de dólares por parte de Tencent y servicios de logística por parte de F Holdings para enviar más de 3.000 toneladas de suministros de emergencia a la zona de Wuhan. El apoyo en la batalla contra el virus ha sido significativo y de naturaleza variada.

Global - Katherine Davidson, Gestora de Cartera, Renta Variable Global e Internacional

  • Como muchos de los que están confinados en sus casas sabrán, Netflix y YouTube han acordado reducir la calidad de sus transmisiones en Europa durante al menos un mes, respondiendo a las llamadas de los funcionarios de la UE para aliviar la presión sobre las redes de banda ancha.
  • Microsoft está colaborando con la universidad Johns Hopkins para detectar la expansión del coronavirus en el mundo, y está proporcionando a los profesores acceso y formación para su programa de Equipos para apoyarlos en la enseñanza a distancia.
  • La compañía naviera Maersk está ofreciendo sus buques y espacio de carga para transportar suministros de emergencia, incluyendo el mantenimiento o la creación de rutas de envío que no son comercialmente viables.
  • Por su parte, la infraestructura de Amazon se ha vuelto cada vez más importante, ya que los ciudadanos están confinados en sus casas y los estantes de los supermercados están vacíos. La empresa ha respondido dando prioridad a los artículos esenciales en sus almacenes. Sin embargo, como de costumbre, hay fricciones en torno a la gestión de la mano de obra de Amazon. Los empleados de algunos países han protestado por el hecho de que, al no cerrar los almacenes, la empresa no está tomando las medidas suficientes para protegerlos de la infección. Pero la compañía está pisando una fina línea en el equilibrio de las necesidades de los clientes y el personal dado el aumento de la demanda. La empresa ha dicho que está incorporando 100.000 nuevos empleados y ha aumentado los salarios en 2 dólares por hora para todo el personal nuevo y el existente.

Lo anterior no es, ni mucho menos, una lista exhaustiva de las empresas que están poniendo su granito de arena para apoyar a la sociedad a través de esta crisis, pero da una idea de cómo están respondiendo las empresas en diferentes industrias y geografías. Esta emergencia actual pone de relieve este tipo de acciones.

Como inversores, nuestro trabajo sigue siendo el mismo: nos centramos en la identificación de las empresas que tienen el mejor potencial para el crecimiento sostenible a largo plazo, respaldado por fuertes relaciones con sus partes interesadas. Hemos sostenido durante mucho tiempo que "las empresas no operan en el vacío", y nunca se ha sentido más cierto.