印刷する compartir

Vídeos

Lo que nos enseñó la Cumbre del Clima en Bonn

Andrew Howard analiza la última conferencia sobre cambio climático y lo que significa para los inversores en 60 segundos.

21/11/2017

Andrew Howard

Andrew Howard

Responsable de análisis sobre sostenibilidad y criterios ESG

No se esperaban grandes anuncios en la última Cumbre del Clima anual en Bonn, y así fue.

Las verdaderas conclusiones residen en el panorama global de compromisos que presenta y en la plataforma que supone para adoptar medidas más contundentes en el futuro. Llevamos tiempo defendiendo que es necesario que el mundo acelere la adopción de medidas orientadas al cambio climático. El objetivo de la cumbre de Bonn era empezar a esbozar las normas que traducirán el elevado nivel de compromiso en medidas reales.

Los responsables políticos abordaron dos puntos principales: cómo el mundo desarrollado debe apoyar a las economías emergentes y cómo los países deben medir sus emisiones y monitorizar su progreso. Las cosas empezaron a torcerse cuando los países desarrollados insistieron en eliminar el primer punto de la agenda oficial y mostraron reticencia hacia los requisitos de transparencia. Al final, se logró llegar a un acuerdo por ambas partes, si bien con compromisos inevitables. Lo que está claro es que el mundo desarrollado ya no lleva las riendas de las negociaciones sobre el cambio climático.

Por tanto, si bien aún queda mucho por hacer y muchos detalles por concretar, la cumbre sienta las bases de cara a la necesaria adopción de unas medidas más estrictas. En Schroders, hemos trabajado mucho para garantizar que estamos preparados.
Las noticias de Bonn no solo no cambian nuestra percepción, sino que subrayan la importancia de estar preparados ante las medidas orientadas al cambio climático, cada vez más necesarias y, probablemente, más plausibles.