印刷する compartir

En profundidad - Análisis macro

¿Qué es el Green New Deal y qué supone para los inversores?

El Green New Deal es un ambicioso proyecto que tiene como objetivo combatir el cambio climático y la desigualdad en EE. UU. Creemos que esta iniciativa supone un importante cambio de mentalidad de los inversores con respecto al cambio climático.

23/04/2019

Los hombres hemos sometido a la Tierra de tal manera que hemos dado pie al comienzo de una nueva edad geológica. El «Antropoceno» —Edad del Hombre— señala a la especie humana como factor más determinante para el cambio climático y pone fin al Holoceno, unos 12.000 años de clima estable y predecible.

El impacto de la actividad humana se nota en ámbitos muy diversos. La contaminación del aire, la deforestación, la extinción de especies, el deterioro del suelo y la decoloración del coral, entre otros fenómenos, avanzan a un ritmo vertiginoso en todo el mundo y ponen en riesgo a quienes lo habitamos. Es inevitable actuar para mitigar estos efectos y adaptarnos a los cambios. Aunque los consumidores son cada vez más conscientes de que hay que hacer algo, y con la cartera se deciden cada vez más cosas1, las políticas públicas van a ser esenciales a la hora de establecer un marco adecuado para las actividades sociales y económicas.

A día de hoy, 44 países de todo el mundo han anunciado su intención de generar toda su energía a partir de fuentes renovables. Algunos otros se han comprometido a introducir cambios de una envergadura parecida. Francia ha aprobado el borrador de un plan energético que supone duplicar la capacidad instalada del país procedente de fuentes renovables hasta los 113 GW en 20282. En Noruega, las ventas de coches eléctricos ya suponen la mitad del total3. Algunas ciudades de China han sustituido sus autobuses diésel por vehículos eléctricos estos dos últimos años.4

Ventas de autobuses eléctricos sobre el total en China

Fuente: Weforum

Sin embargo, en ningún otro lugar del mundo se ha propuesto un paquete de medidas tan amplio ni se ha intentado introducir cambios de tanto calado como los que propone el Green New Deal en EE. UU.

El Green New Deal (GND) es un paquete de estímulos que pretende lograr una transformación total de la generación de energía, la actividad manufacturera y el transporte en los Estados Unidos en la próxima década, en el que se incluye la obtención del 100% de la energía a partir de fuentes renovables5.

Aparte de las políticas medioambientales, el GND también pretende atajar la pobreza, el desempleo y la desigualdad con medidas como programas de formación y reciclaje profesional, garantías para los funcionarios públicos, inversiones centradas en barrios de renta baja e incluso una renta básica o la sanidad universal6. Supone un cambio radical en el funcionamiento de la economía estadounidense.

Aunque no es probable que se apruebe tal y como está redactada ahora, esta proposición ya cuenta con el apoyo de 91 congresistas de la Cámara de Representantes7 y ha concentrado el apoyo y la ilusión de buena parte de la sociedad civil. La magnitud y naturaleza de los cambios que propone el GND han suscitado críticas. Sus detractores argumentan que, tal y como es ahora, sería un fracaso, entre otras cosas, por el coste que supondría, su complejidad y unos horizontes temporales excesivamente optimistas. Por tanto, aún está por ver de qué manera podría superar los obstáculos políticos y prácticos a los que se enfrenta y si puede hacerlo.

Ahora bien, lo mismo pasó cuando J. F. Kennedy anunció su intención de enviar al hombre a la luna en los años 60 del siglo pasado. Y ese era un proyecto que se podía llevar a cabo o no, porque el objetivo no era afrontar amenazas acuciantes para nuestro planeta.

Andrew Howard, Director de Inversión Sostenible de Schroders, cree que, pase lo que pase con esta iniciativa, las Administraciones Públicas urgirán a los sectores público y privado a tomar medidas sobre el clima y sobre muchos otros problemas sociales.

«Durante los últimos 70 años, las empresas han podido funcionar a costa de cargar gran parte de los costes generados por sus productos, servicios y actividades a las espaldas de la sociedad. Ahora, vemos una respuesta y un reajuste. La crisis financiera ha hecho que los ciudadanos exijan a sus gobernantes más mano dura con las irresponsabilidades de las grandes corporaciones, que se ven obligadas a asumir costes que antes trasladaban a la sociedad. Los impactos sociales de las empresas, que no influyen en su valor, se irán convirtiendo cada vez más en impactos económicos que sí lo harán».

Por eso, aunque no sea el GND, en algún momento habrá que poner en marcha políticas de una envergadura similar.

 

  1. https://www.schroders.com/en/insights/economics/the-material-consequences-of-choosing-sustainable-fashion/
  2. https://renews.biz/51198/france-confirms-draft-clean-power-plans/
  3. https://www.bloomberg.com/news/articles/2019-04-01/tesla-mania-means-over-half-of-norway-car-sales-are-now-electric
  4. https://www.weforum.org/agenda/2018/04/china-is-adding-a-london-sized-electric-bus-fleet-every-five-weeks/
  5. www.greennewdealgroup.org
  6. https://qz.com/1493569/whats-a-universal-basic-income-doing-in-ocasio-cortezs-green-new-deal/
  7. https://www.congress.gov/bill/116th-congress/house-resolution/109/cosponsors

 

Información Importante

Las opiniones expresadas aquí son las de Marc Hassler, Analista de inversión sostenible, y no representan necesariamente las opiniones declaradas o reflejadas en las Comunicaciones, Estrategias o Fondos de Schroders.

El presente documento ha sido redactado con una finalidad exclusivamente informativa. Su contenido no constituye una oferta de compra o venta de ningún instrumento o título financiero, ni una sugerencia para adoptar ninguna estrategia de inversión. La información contenida en el presente no constituye un asesoramiento, una recomendación o un análisis de inversión y no tiene en cuenta las circunstancias específicas de ningún destinatario. Este material no constituye una recomendación contable, jurídica o tributaria y no debe ser tenido en cuenta a tales efectos. Se considera que la información contenida en este documento es fiable, pero Schroders no garantiza su exhaustividad o exactitud. La compañía no se responsabiliza de los errores de hecho u opiniones. No se debe tomar como referencia la información y opiniones contenidas en este documento a la hora de tomas decisiones estratégicas o decisiones personales de inversión.

La rentabilidad registrada en el pasado no es un indicador fiable de los resultados futuros. El precio de las acciones y los ingresos derivados de las mismas pueden tanto subir como bajar y los inversores pueden no recuperar el importe original invertido.

Schroders será responsable del tratamiento de tus datos personales. Para obtener información sobre cómo Schroders podría tratar tus datos personales, consulta nuestra Política de privacidad disponible en www.schroders.com/en/privacy-policy o solicítala a infospain@schroders.es en caso de que no tengas acceso a este sitio web.

Publicado por Schroder Investment Management (Europe) S.A. 5, rue Höhenhof, L-1736 Senningerberg, Luxemburgo. Número de registro Luxemburgo B 37.799.