印刷する compartir

Estudio Global de Inversión

La mayoría de los inversores afirma que el objetivo de la inversión sostenible es obtener mayores rentabilidades

Un estudio global que abarca las decisiones de inversión y los hábitos de consumo sostenibles reveló que la mayoría de los inversores considera que la inversión sostenible puede ayudarles a obtener mejores rentabilidades.

15/09/2018

David Brett

David Brett

Redactor de inversión

Buena parte de los inversores considera que la razón principal para invertir de manera sostenible es obtener mayores beneficios, según un importante estudio a escala global.

Las conclusiones sugieren que los inversores están cada vez más convencidos de que apoyar las inversiones sostenibles —es decir, invertir en aquellas empresas que hacen especial hincapié en la gestión de cuestiones medioambientales, sociales y de gobierno corporativo— les permitirá obtener mejores resultados, y que no se trata únicamente de una elección moral.

El Estudio Global de Inversión 2018 de Schroders (GIS), que encuestó a más de 22.000 inversores en 30 países, también se centró en las diferentes definiciones de inversión sostenible y puso de manifiesto los obstáculos para que las personas inviertan más en fondos sostenibles.

Inversores experimentados

El aumento del interés por las inversiones sostenibles fue especialmente reseñable entre los inversores experimentados. El estudio reveló que las personas que consideran poseer conocimientos elevados sobre inversión destinan un porcentaje mayor de su cartera total a inversiones sostenibles y esperan obtener rentabilidades más elevadas del conjunto de su cartera.

Los inversores que afirman contar con unos conocimientos de inversión de nivel experto o avanzado afirmaron que invierten una media del 42% de su cartera en inversiones sostenibles y que esperan una rentabilidad media anual del conjunto de su cartera de inversión del 10,9%. En cambio, en el caso de los inversores que se consideran principiantes, estos porcentajes eran del 32% y del 8,8%, respectivamente.

El estudio también puso de manifiesto la existencia de patrones generacionales. Los Millennials afirmaron que asignan un porcentaje mayor de su cartera total a las inversiones sostenibles en comparación con las generaciones anteriores. Las personas con edades comprendidas entre los 18 y los 36 años afirmaron invertir una media del 41% de sus carteras en inversiones sostenibles, frente al 35% de aquellos entre 37 y 54 años. Para los inversores de 55 años o más, este porcentaje era del 34%.

¿Qué es la inversión sostenible?

La inversión sostenible ha experimentado un notable aumento del interés en los últimos diez años, pero las definiciones conceptuales de este término pueden llevar a confusión. Preguntamos a los inversores qué formulación sería la más adecuada para describir la «inversión sostenible» y descubrimos algunos puntos de vista de gran sofisticación.

Más de la mitad (52%) afirmó que este tipo de inversión consiste en invertir en empresas que probablemente sean más rentables porque se preparan de forma proactiva para el cambio social y medioambiental.

Menos de la mitad (47%) explicó que se trata de invertir en empresas que, en su opinión, despuntaban en cuestiones medioambientales o sociales o por su gobierno corporativo.

Una cuarta parte (25%) declaró que el objetivo es evitar los denominados valores polémicos, o sin stocks; es decir, empresas vinculadas a la producción de alcohol, tabaco o armas. Únicamente el 9% desconocía por completo el concepto de inversión sostenible.

¿Quién invierte más en fondos sostenibles?

A escala nacional, los inversores en EE. UU. (47%) afirmaron invertir en fondos sostenibles una proporción de su cartera total más elevada que la de cualquier otro país.

En Europa, los suecos (45%) declararon ser los que más invierten en esta clase de fondos, mientras que China (45%), Sudáfrica (45%) e Indonesia (45%) son los países que más invierten de forma sostenible en el seno del universo emergente. Japón (24%) es el país que menos invierte.

Las economías emergentes —incluidas Brasil y la India—, donde el malestar social y los retos medioambientales son especialmente acuciantes, tienden a ser las que más invierten en fondos sostenibles. Estas dificultades podrían haber contribuido a atraer una mayor atención sobre estas cuestiones. [Enlace al artículo 1]

Los países europeos y los países asiáticos como Corea del Sur, Hong Kong y Japón, que se consideran mercados financieros más desarrollados, son los que menos invierten en fondos sostenibles.

Por tanto, ¿cuáles son los obstáculos a un rápido crecimiento de la inversión sostenible?

El estudio también reveló que, a escala global, el 64% de los encuestados ha incrementado su asignación a inversiones sostenibles en los últimos cinco años. A pesar de ello, siguen existiendo barreras a la inversión sostenible. Los inversores mencionan la falta de información y el reducido número de fondos sostenibles como el principal obstáculo.

Cuando se les preguntó qué les impedía invertir de forma sostenible, las tres respuestas más recurrentes fueron las siguientes:

Jessica Ground, directora global de Inversiones sostenibles en Schroders, afirmó:

«Hace tiempo que sabemos que los inversores se interesan por los fondos de inversión sostenible y que su interés es cada vez mayor, pero los flujos de entrada en estos fondos se sitúan en niveles relativamente discretos. Este estudio contribuye en cierta medida a explicar el porqué de esta situación.

Parece evidente que todos los actores del sector de la inversión tendrán que trabajar juntos para mejorar la disponibilidad, la transparencia y el asesoramiento en el ámbito de los fondos sostenibles.

Con todo, resulta alentador ver que los inversores disponen de conocimientos refinados en materia de inversión sostenible. Son plenamente conscientes de que dirigir una empresa de forma sostenible implica, por definición, contar con mejores posibilidades de éxito de cara a las próximas décadas. En esencia, la mayoría de los inversores cree actualmente que la inversión sostenible puede ayudarles a obtener rentabilidades positivas».

Información importante:

Schroders encargó a Research Plus Ltd la elaboración —entre el 20 de marzo y el 23 de abril de 2018— de un estudio online independiente en el que participaron 22.338 inversores de 30 países a escala global, como Australia, Brasil, Canadá, China, Francia, Alemania, la India, Italia, Japón, los Países Bajos, España, el Reino Unido y Estados Unidos, entre otros. Este estudio entiende por «inversores» a aquellas personas que invertirán un mínimo de 10.000 euros (o su contravalor en otras divisas) en los próximos 12 meses y que hayan modificado sus inversiones en los últimos diez años. Estas personas representan las opiniones y perspectivas de los inversores en cada país incluido en el estudio.