印刷する compartir

Informes de mercado

El Brexit, dos años después: la historia contada en siete gráficos

Con motivo del aniversario de la votación del Reino Unido a favor de abandonar la Unión Europea, analizamos la cronología del Brexit y lo que ha sucedido en los mercados y la economía británica.

20/06/2018

David Brett

David Brett

Redactor de inversión

El 23 de junio de 2016, la población del Reino Unido acudió a las urnas para decidir si el país permanecía o no en la Unión Europea (UE). Muchos pensaban que el Reino Unido votaría a favor de permanecer en la UE, pero los partidarios de la salida se alzaron victoriosos con una mayoría del 52%, frente al 48% de los detractores.

De acuerdo con el calendario previsto, el país abandonará la UE el 29 de marzo de 2019 a las 23:00, hora del Reino Unido.

Cronología del Brexit

Fechas clave

Próximos acontecimientos

18-19 de octubre de 2018

Cumbre de la UE:

Presentación del acuerdo de salida, incluida la factura del «divorcio».

Declaración política sobre el marco en el que se desarrollarán las futuras relaciones con la UE.

Otoño de 2018

La Cámara de los Comunes deberá aprobar el acuerdo sobre el Brexit.

Enero de 2019

Los parlamentos europeo y británico deberán ratificar el tratado de salida antes de la fecha del Brexit.

29 de marzo de 2019

Se prevé que el país abandone la UE a las 23:00, hora del Reino Unido, siempre y cuando todo haya quedado debidamente acordado.

30 de marzo de 2019

El Reino Unido entrará en un periodo de transición, durante el cual mantendrá los beneficios de formar parte de la UE pero podrá negociar sus propios acuerdos comerciales.

31 de diciembre de 2020

Fin del periodo de transición. El Reino Unido puede implantar implementar sus propios acuerdos comerciales.

¿Qué ha sucedido en los mercados desde el Brexit?

Mercados bursátiles

Inmediatamente después del referéndum, el FTSE 100 y el FTSE 250 cayeron un 9% y un 12%, respectivamente. Sin embargo, desde el cierre del mercado el 23 de junio de 2016, las acciones británicas, cuya evolución registra el FTSE All-Share, se han revalorizado un 31,2% a fecha de 15 de junio de 2018.

El contexto económico global ha resultado de ayuda. Los inversores de todo el mundo han aceptado el denominado contexto económico «atemperado», Goldilocks en inglés; es decir, una combinación ni demasiado dinámica ni demasiado anémica de crecimiento estable, inflación favorable y tipos de interés reducidos.

La economía y el mercado del Reino Unido se han beneficiado del respaldo del Banco de Inglaterra (BoE), que ha mantenido los tipos de interés en niveles reducidos y una política monetaria acomodativa, lo que ha garantizado el acceso a la financiación tanto para las empresas como para los mercados.

Sin embargo, el mercado bursátil británico ha quedado rezagado frente al resto del mundo. Desde que se celebrase la votación sobre el Brexit, la renta variable asiática ha arrojado unas rentabilidades del 44,1%, según datos de Thomson Reuters, mientras que la renta variable estadounidense generó unas rentabilidades del 37,2%. De los cinco índices principales que analizamos, únicamente las acciones europeas registraron unas rentabilidades inferiores a las del Reino Unido, con un 19,5%. Los mercados bursátiles mundiales se anotaron un 33,2%.

Stockmarket returns since the Brexit vote

 

Rentabilidades de los mercados bursátiles desde la votación sobre el Brexit

Las rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras y puede que no vuelvan a repetirse.

Fuente: Schroders. Datos de Thomson Reuters Datastream, a 15 de junio de 2018. Todos los datos de los mercados bursátiles reflejan rentabilidades totales (incluidos dividendos) y se expresan en divisa local, salvo en el caso de los índices de Asia y a escala mundial, donde los datos se expresan en dólares estadounidenses. Se ha recurrido a los índices MSCI para los títulos de Asia y para aquellos a escala mundial. Se ha recurrido al S&P 500 para los valores estadounidenses, al FTSE All-Share para los británicos y al Stoxx 600 para los europeos.

Libra esterlina

La libra se ha depreciado un 10% frente al dólar estadounidense desde el referéndum sobre el Brexit, según datos de Thomson Reuters, aunque esta fluctuación enmascara una recuperación desde la caída de casi un 20% registrada inmediatamente después de la votación (véase gráfico).

La incertidumbre sobre el resultado de las negociaciones del Brexit, la ralentización de la economía británica y el repunte de la inflación a principios de 2018 han obligado al BoE a mantener los tipos de interés en niveles reducidos para no acentuar la ralentización de la economía.

Los bajos tipos de interés y la incertidumbre en los planos político y económico no resultan favorables para las divisas. No obstante, si bien la debilidad de la libra perjudica a los británicos que se van de vacaciones fuera, puede beneficiar a las empresas británicas cotizadas que generan sus beneficios en el extranjero, dado que incrementa el valor del dinero que generan las empresas en divisa extranjera una vez convertido a libras.

Leer más Cómo afectan las divisas a los mercados de renta variable

En el siguiente gráfico puede observar el efecto que la caída de la libra ha tenido en el índice FTSE All-Share. La debilidad de la libra ha apuntalado las ganancias del índice durante los dos últimos años. Cuando la moneda se ha apreciado, el mercado bursátil ha caído y viceversa.

De hecho, si convirtiésemos todas las rentabilidades del índice a dólares, el mercado de renta variable británico sería el índice que peor evolución ha registrado de todos aquellos que hemos destacado al haberse revalorizado un 18,9% desde el Brexit, un porcentaje inferior al de las acciones europeas, que incrementaron su valor en un 21,8% en dólares.

How sterling weakness has supported the UK stockmarket since the Brexit vote

 

Cómo ha impulsado la debilidad de la libra al mercado bursátil británico desde la votación sobre el Brexit

Las rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras y puede que no vuelvan a repetirse.

Fuente: Schroders. Datos de Thomson Reuters Datastream, a 15 de junio de 2018. Se ha recurrido al FTSE All-Share para la renta variable británica.

Sectores del mercado bursátil

La economía «atemperada» ha obrado maravillas en los sectores que más se benefician de un contexto económico mundial más favorable, como, por ejemplo, el de recursos básicos y el de materiales.

Los sectores con menor ciclicidad —es decir, aquellos que producen bienes y servicios cuya demanda se ve menos afectada por el estado de la economía— han tenido una evolución menos favorable. Los más débiles de este grupo también han acusado las cuestiones normativas y de competencia, como los de telecomunicaciones, servicios públicos y tabaco.

En el resto de sectores, el inmobiliario y el de distribución generalista han continuado registrando rentabilidades inferiores, pero las preocupaciones de corte estructural, como pone de relieve el «efecto Amazon» —la continua evolución del sector de la distribución derivada de la aparición de Internet como elemento disruptor—, parecen revestir mayor importancia que el Brexit.

Las valoraciones son inferiores en sectores con mayor preponderancia de empresas centradas en el mercado nacional, como muestra la siguiente tabla. Las firmas de telecomunicaciones, de servicios públicos, de distribución y del sector bancario parecen baratos en comparación con la media del mercado británico según el PER ajustado cíclicamente (CAPE). Una relación reducida sería indicativa de un valor elevado.

El CAPE compara el precio con la media de beneficios en los últimos diez años, con estos últimos ajustados a la inflación. Esto permite suavizar las fluctuaciones a corto plazo de los beneficios. Los parámetros de valoración no deben analizarse por separado.

Leer más:

Cómo valorar los mercados bursátiles

Sector

Rentabilidades totales desde la votación del Brexit

Valoraciones del CAPE

Recursos básicos

109,8%

13,4 veces

Materiales básicos

103,7%

14,2 veces

Distribución de alimentos y medicamentos

56,5%

14,1 veces

Bebidas

49,3%

37,2 veces

Tecnología

46,7%

40,9 veces

Bancos

40,4%

11,8 veces

Seguros

36,9%

14,9 veces

Construcción y materiales

35,9%

22,1 veces

Servicios financieros

35,1%

29,8 veces

Industriales

34,0%

22,3 veces

Mercado británico

31,2%

17,8 veces

Viajes y ocio

25,7%

22,7 veces

Salud

23,4%

19,0 veces

Medios de comunicación

20,6%

21,1 veces

Distribución

18,8%

14,7 veces

Sector inmobiliario

1,5%

20,4 veces

Servicios públicos

-7,4%

12,5 veces

Tabaco

-9,9%

20,1 veces

Telecomunicaciones

-21,0%

13,4 veces

Las rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras y puede que no vuelvan a repetirse.

Fuente: Schroders. Serie de índices de Thomson Reuters del Reino Unido, datos actualizados a 15 de junio de 2018.

Explicar lo que ha sucedido en la renta variable británica desde el referéndum es una cosa, predecir cómo evolucionará el mercado a medida que se desarrollan las negociaciones sobre el Brexit es otra muy distinta.  Como muestran los ejemplos en el plano normativo y el caso de Amazon, el Brexit seguirá siendo tan solo un factor más entre todos aquellos en los que se centran los inversores en renta variable británica.

Análisis de un gestor de fondos - David Docherty, renta variable británica:

«Uno de los factores que mayor influencia tendrá será el actual endurecimiento de la política monetaria estadounidense,  que sin duda afectará a la economía mundial y a los mercados, ya que los inversores empiezan a preguntarse hasta cuándo disfrutaremos de las bondades del contexto "atemperado".  Consideramos que esto provocará un aumento de la volatilidad, lo que conllevará movimientos en los mercados de bonos, materias primas y divisas que repercutirán en la renta variable británica.

Entremedias, existen otros factores no relacionados con el Brexit, como los avances tecnológicos, el comercio internacional, los acontecimientos geopolíticos y el actual boom de las fusiones y adquisiciones entre empresas, mientras las recientes turbulencias en Italia muestran que la zona euro se enfrenta a sus propios problemas, que revisten una considerable gravedad.

Los inevitables contratiempos y vicisitudes del proceso del Brexit mantendrán alerta a los inversores, máxime por sus implicaciones para los partidos políticos británicos.

Resulta sumamente viable que se produzcan fluctuaciones considerables en los mercados, y aprovechar al máximo las ineficiencias en las valoraciones constituirá el reto principal para los inversores.

En términos sectoriales, permanecemos muy atentos a las oportunidades que podamos identificar en firmas de servicios públicos y de distribución que no hayan recibido la atención que merecen por parte de los inversores, sin olvidar que la historia ha demostrado que los periodos de turbulencias en los mercados pueden ser fuente de interesantes ideas para la selección ascendente de valores en el mercado en su conjunto».

¿Qué le ha sucedido a la economía británica?

Crecimiento (PIB)

El Reino Unido está en la cola del G7, un grupo constituido por los siete países industrializados más poderosos del mundo: EE. UU., Japón, Alemania, el Reino Unido, Francia, Italia y Canadá.

Tal y como muestra el siguiente gráfico, la pérdida de posiciones se produjo después de la votación del Reino Unido para abandonar la Unión Europea.

 

Precios de la vivienda

Uno de los mejores indicadores del pulmón financiero de los hogares en el Reino Unido es el precio de la vivienda y, desde el referéndum, el crecimiento del precio de la vivienda se ha ralentizado de forma constante.

Este hecho podría no deberse íntegramente al Brexit, aunque la mayoría de proveedores de datos sobre los precios de la vivienda consideran que ha sido uno de los factores principales. Los inversores que compran activos inmobiliarios para su alquiler han tenido que hacer frente a un incremento del impuesto de actos jurídicos documentados y a un endurecimiento de las condiciones para que los titulares de una hipoteca se beneficien de desgravaciones fiscales.

Leer más:

¿Puede la economía británica hacer frente a una caída sostenida de los precios de la vivienda?

Tipos de interés e inflación

En agosto de 2016, el Banco de Inglaterra (BoE) redujo los tipos de interés hasta el mínimo histórico del 0,25% tras el periodo de incertidumbre que siguió a la votación sobre el Brexit. En los meses posteriores, la inflación se incrementó de forma continuada hasta tocar techo en el 2,8% a finales de 2017.

El BoE volvió a subir sus tipos de interés hasta el 0,50% en noviembre de 2017, en vista del aumento de la inflación y de que la economía parecía hacer gala de una mayor estabilidad. Los inversores estaban tan seguros de que iba a producirse otra subida de tipos en mayo de 2018 que habían descontado totalmente la probabilidad de que esta tuviese lugar.  No fue así.

Desde entonces, el BoE no ha podido volver a subir los tipos. La inflación ha remitido y la economía británica se ha ralentizado de forma notable. El mercado descuenta ahora una más que probable subida que situaría los tipos en el 0,75% en la reunión del BoE de noviembre, como muestra la tabla siguiente y en consonancia con una previsión anterior de Schroders.

 

Fecha de la reunión del Banco de Inglaterra

Probabilidad de una subida de tipos

21 de junio de 2018

4%

2 de agosto de 2018

50%

13 de septiembre de 2018

51%

1 de noviembre de 2018

65%

20 de diciembre de 2018

64%

Fuente: Schroders. Bloomberg, datos actualizados a 18 de junio de 2018. Las previsiones incluidas no deben tomarse como referencia y no están garantizadas.

La subida la caída y la subida de Nuevo de la inflación de Reino UnidoThe rise and fall and rise again of UK inflation (Ene 2010 - May 2018)

Inflación (%)

 

Fuente: Schroders. Instituto Nacional de Estadística británico (en inglés, ONS). Datos actualizados a 21 de junio de 2018.

 

 

 

Información Importante: Las opiniones expresadas aquí, son las de David Brett, redactor de inversión, y no representan necesariamente las opiniones declaradas o reflejadas en las Comunicaciones, Estrategias o Fondos  de Schroders. El presente documento ha sido redactado con una finalidad exclusivamente informativa. Su contenido no constituye una oferta de compra o venta de ningún instrumento o título financiero, ni una sugerencia para adoptar ninguna estrategia de inversión. La información contenida en el presente no constituye un asesoramiento, una recomendación o un análisis de inversión y no tiene en cuenta las circunstancias específicas de ningún destinatario. Este material no constituye una recomendación contable, jurídica o tributaria y no debe ser tenido en cuenta a tales efectos. Se considera que la información contenida en este documento es fiable, pero Schroders no garantiza su exhaustividad o exactitud. La compañía no se responsabiliza de los errores de hecho u opiniones. No se debe tomar como referencia la información y opiniones contenidas en este documento a la hora de tomas decisiones estratégicas o decisiones personales de inversión. La rentabilidad registrada en el pasado no es un indicador fiable de los resultados futuros. El precio de las acciones y los ingresos derivados de las mismas pueden tanto subir como bajar y los inversores pueden no recuperar el importe original invertido. Publicado por Schroder Investment Management Limited, Sucursal en España, c/ Pinar 7 – 4ª planta. 28006 Madrid – España. Registrada en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), con el número 6.

Los datos de terceros son propiedad o están sujetos a licencia del proveedor de datos y no podrán reproducirse o extraerse y utilizarse con ningún otro fin sin el consentimiento del referido proveedor de datos. Los datos de terceros se facilitan sin garantías de ningún tipo. El proveedor de datos y el emisor del documento no serán responsables en modo alguno en relación con los referidos datos de terceros. El Folleto y/o www.schroders.es contienen cláusulas adicionales de exoneración de responsabilidad aplicables a tales datos.

FTSE International Limited (“FTSE”) © FTSE 2018. “FTSE®” es una marca comercial de London Stock Exchange Plc y de The Financial Times Limited y FTSE International Limited la emplea bajo licencia. Todos los derechos de los índices o calificaciones de FTSE recaen sobre FTSE o sus licenciantes. Ni FTSE ni sus licenciantes aceptan responsabilidad alguna por los posibles errores u omisiones de los índices o calificaciones de FTSE o de los datos subyacentes. No está permitido distribuir los datos de FTSE sin consentimiento expreso y por escrito de FTSE.