印刷する compartir

En profundidad - Informes de mercado

La «probabilidad del 79%» de que se produzca un repunte navideño es real

Los inversores han empezado a esperar una subida en los mercados de renta variable durante el periodo previo a la Navidad. Si analizamos los datos de las tres últimas décadas veremos por qué.

28/11/2018

David Brett

David Brett

Redactor de inversión

Según un estudio de Schroders, los mercados bursátiles han registrado una subida en el 79% de los meses de diciembre de las últimas tres décadas, lo que alimenta el mito del «repunte navideño».

El repunte navideño es el supuesto efecto de felicidad que transmiten las Navidades y que contribuye a que los mercados repunten a finales de año, aunque esta teoría no convence a muchos inversores experimentados.

Resulta poco prudente extraer conclusiones tajantes de la evolución histórica de los mercados bursátiles pero, en este contexto festivo, Schroders analiza los datos todos los años.

Lo cierto es que el repunte navideño se materializó en el Reino Unido el año pasado: el FTSE 100 se revalorizó un 4,9%. Pero esta felicidad navideña fue menos palpable en otras zonas. El S&P 500 solo subió un 1,0% y el MSCI World, un 1,3%. De entre todos los índices que analizamos, solo el Eurostoxx 50 —el índice de los principales valores europeos— cayó (-1,8%).

No obstante, estamos hablando de un solo año. El panorama a más largo plazo refleja un patrón.  Nuestros análisis concluyeron que los mercados bursátiles mundiales, según el índice MSCI World, se han revalorizado en el 79% de los meses de diciembre desde 1987, por lo que, de media, ha constituido el mejor mes del año para la renta variable en los últimos 32 años.

El segundo mejor mes fue abril, dado que las plazas bursátiles han subido en el 74,3% de los años, seguido de octubre, con un 68,6%. Junio es el peor mes, dado que los mercados solo han repuntado en un tercio de los años (36,7%).

¿Qué mes ha registrado las mayores ganancias?

No solo se trata de la frecuencia de los aumentos que se producen en diciembre, sino también de la envergadura de estas revalorizaciones. Los mercados de renta variable mundiales han subido, de media, un 2,1% en diciembre desde 1987. Es el repunte medio más elevado de todos los meses. Agosto ha sido el peor mes en términos de ganancias: el índice bursátil ha caído, de media, un 1%.

Con el fin de reflejar estas tendencias, Schroders analizó la rentabilidad de cuatro índices bursátiles: el FTSE 100, el S&P 500, el MSCI World y el Eurostoxx 50, entre el 31 de diciembre de 1986 y el 31 de octubre de 2018. El siguiente gráfico combina datos de estos índices principales de renta variable para mostrar la frecuencia con la que subieron cada mes desde 1987.

Frecuencia de subidas mensuales de los mercados de renta variable desde 1987

 

Fuente: Schroders. Datos de Thomson Reuters Datastream para el FTSE 100, el S&P 500, el MSCI World y el Eurostoxx 50 entre el 31 de diciembre de 1986 y el 31 de octubre de 2018. Representa una media de los cuatro índices.

El fin de este documento no es ofrecer asesoramiento. Se considera que la información contenida en el presente documento es fiable, pero Schroders no garantiza su exhaustividad o exactitud. Las rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras y puede que no vuelvan a repetirse.

Los inversores harían bien en fijarse en los datos del mes de octubre, dado que parecen mostrar el nivel de imprevisibilidad de los mercados.

Octubre ha sido el tercer mes que ha registrado ganancias con mayor frecuencia y también el tercero con el mayor aumento medio de las ganancias. Pero históricamente, también es el mes que ha protagonizado algunas de las caídas bursátiles más marcadas.

Octubre de 1987: el lunes negro

El 19 de octubre de 1987 los mercados bursátiles mundiales se desplomaron debido al temor a una ralentización económica global y al elevado nivel de las valoraciones de las acciones. Estos temores se intensificaron con un fallo informático.  La renta variable global cayó, de media, un 23% en octubre de ese año.

Octubre de 1997: crisis financiera asiática

La crisis financiera asiática empezó el verano de 1997. Una oleada de devaluaciones en las divisas asiáticas hizo que la confianza global se tambaleara. La renta variable global cayó un 6,6% en octubre de ese año.

Octubre de 2008: crisis financiera global

Las primeras señales de la crisis financiera global empezaron a percibirse cuando el mercado inmobiliario estadounidense comenzó a colapsar en 2007. La envergadura de esta crisis no se materializó por completo hasta que el banco de inversión Lehman Brothers se derrumbó en septiembre de 2008. El sistema financiero mundial colapsó y, un mes más tarde, la renta variable global había caído más de un 15%.

Octubre de 2018: guerras comerciales y subidas de tipos

Los inversores mostraron preocupación por asuntos como las tensiones comerciales entre EE. UU. y China, la incertidumbre política en Europa y la retirada de los programas de estímulo monetario (expansión cuantitativa). La renta variable global cayó un 7,4% en octubre. Fue la peor rentabilidad mensual de las acciones globales en seis años y la décima peor de la última década.

Ganancias mensuales medias de la renta variable desde 1987

 

Fuente: Schroders. Datos de Thomson Reuters Datastream para el FTSE 100, el S&P 500, el MSCI World y el Eurostoxx 50 entre el 31 de diciembre de 1986 y el 31 de octubre de 2018. Representa una media de los cuatro índices.

El fin de este documento no es ofrecer asesoramiento. Se considera que la información contenida en el presente documento es fiable, pero Schroders no garantiza su exhaustividad o exactitud. Las rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras y puede que no vuelvan a repetirse.

¿Por qué los mercados bursátiles han registrado mejores rentabilidades en diciembre?

Se ha especulado mucho sobre los motivos del «efecto diciembre». Una teoría se basa en la psicología del inversor. Puede ser que exista un talante más alegre en los mercados debido a la época navideña que haga que los inversores estén de mejor humor, lo que impulsa más las operaciones de compra que las de venta.

Otra hipótesis es que los gestores de fondos, que representan buena parte de la titularidad de acciones, reajusten sus carteras de cara al final de año.

El peligro de las supersticiones

Claire Walsh, directora de finanzas personales en Schroders, comentó: «La historia de los mercados bursátiles puede ser fascinante y, con frecuencia, los inversores buscan instintivamente patrones que puedan ofrecerles indicios sobre el futuro. Esto a menudo da lugar a ideas preconcebidas, como la de que octubre suele ser un mes negativo o que se debería vender en mayo porque los meses estivos ofrecen escasas rentabilidades.

Por supuesto, las supersticiones sobre los mercados bursátiles son ciertas solo hasta que no se cumplen. Aquellos que quieran apostar por que la alegría navideña apuntalará el mercado lo harán por su cuenta y riesgo. Que en el pasado haya tenido más probabilidades de ocurrir no significa que lo volverá a hacer.

De hecho, intentar predecir el comportamiento de los mercados es una estrategia cuestionable, dado que es imposible saber las fluctuaciones a corto plazo».

El siguiente gráfico muestra las ventajas de optar por un enfoque a largo plazo. Si bien se han producido numerosos altibajos, la revalorización del índice S&P 500 se sitúa, de media, en un 7,8% anual desde principios de 1987. La subida anual media más reducida de los índices analizados la protagonizó el Eurostoxx 50, con un 4% anual. La cifra del MSCI World se ubica en el 5,6%.

Las ganancias resultan mucho más impresionantes si las rentas distribuidas a los inversores se reinvierten. En este caso, las rentabilidades anuales para el MSCI World ascienden al 8,0%.

La rentabilidad del FTSE 100 aumenta del 4,6% al 8,6% anual con la reinversión de rentas. Un inversor británico que invirtiera un importe hipotético de 1.000 libras en el FTSE 100 el 31 de diciembre de 1986 y no alterara la inversión durante 32 años, actualmente tendría 14.154 libras, sin incluir los efectos de la inflación ni las comisiones.

Tasas de crecimiento anualizado de los mercados bursátiles: 1987-2017

 

Las rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras y puede que no vuelvan a repetirse. El valor de las inversiones y las rentas que generan pueden subir al igual que bajar, y los inversores podrían no recuperar el capital invertido inicialmente.

Fuente: Schroders. Datos de Thomson Reuters Datastream para el FTSE 100, el S&P 500, el MSCI World y el Eurostoxx 50 corregidos a 31 de octubre de 2018. Tasa de crecimiento calculada entre el 31 de diciembre de 1986 y el 31 de octubre de 2018.

El fin de este documento no es ofrecer asesoramiento. Se considera que la información contenida en el presente documento es fiable, pero Schroders no garantiza su exhaustividad o exactitud.

Información Importante

Las opiniones expresadas aquí son las de David Brett, Redactor de inversión, y no representan necesariamente las opiniones declaradas o reflejadas en las Comunicaciones, Estrategias o Fondos  de Schroders.

El presente documento ha sido redactado con una finalidad exclusivamente informativa. Su contenido no constituye una oferta de compra o venta de ningún instrumento o título financiero, ni una sugerencia para adoptar ninguna estrategia de inversión. La información contenida en el presente no constituye un asesoramiento, una recomendación o un análisis de inversión y no tiene en cuenta las circunstancias específicas de ningún destinatario. Este material no constituye una recomendación contable, jurídica o tributaria y no debe ser tenido en cuenta a tales efectos. Se considera que la información contenida en este documento es fiable, pero Schroders no garantiza su exhaustividad o exactitud. La compañía no se responsabiliza de los errores de hecho u opiniones. No se debe tomar como referencia la información y opiniones contenidas en este documento a la hora de tomas decisiones estratégicas o decisiones personales de inversión.

La rentabilidad registrada en el pasado no es un indicador fiable de los resultados futuros. El precio de las acciones y los ingresos derivados de las mismas pueden tanto subir como bajar y los inversores pueden no recuperar el importe original invertido.

Schroders será responsable del tratamiento de tus datos personales. Para obtener información sobre cómo Schroders podría tratar tus datos personales, consulta nuestra Política de privacidad disponible en www.schroders.com/en/privacy-policy o solicítala a infospain@schroders.es en caso de que no tengas acceso a este sitio web.

Publicado por Schroder Investment Management (Europe) S.A. 5, rue Höhenhof, L-1736 Senningerberg, Luxemburgo. Número de registro Luxemburgo B 37.799.

Los datos de terceros son propiedad o están sujetos a licencia del proveedor de datos y no podrán reproducirse o extraerse y utilizarse con ningún otro fin sin el consentimiento del referido proveedor de datos. Los datos de terceros se facilitan sin garantías de ningún tipo. El proveedor de datos y el emisor del documento no serán responsables en modo alguno en relación con los referidos datos de terceros. El Folleto y/o www.schroders.es contienen cláusulas adicionales de exoneración de responsabilidad aplicables a tales datos.

FTSE International Limited (“FTSE”) © FTSE (2018). “FTSE®” es una marca comercial de London Stock Exchange Plc y de The Financial Times Limited y FTSE International Limited la emplea bajo licencia. Todos los derechos de los índices o calificaciones de FTSE recaen sobre FTSE o sus licenciantes. Ni FTSE ni sus licenciantes aceptan responsabilidad alguna por los posibles errores u omisiones de los índices o calificaciones de FTSE o de los datos subyacentes. No está permitido distribuir los datos de FTSE sin consentimiento expreso y por escrito de FTSE.