Opinión de experto 

Informes de mercado

Mercados de dividendos bajistas: ¿hasta cuándo?


Duncan Lamont

Duncan Lamont

Responsable de estudios y análisis

Ver todos los artículos

Se espera que los dividendos se reduzcan entre un 25% y un 50% en todo el mundo este año respecto a 2019. Este será un desarrollo no deseado (si no totalmente inesperado) para muchos inversores del mercado de valores.

Nuestro análisis de casi 150 años de datos sobre el índice S&P 500 de las acciones de EE.UU. muestra que los mercados bajistas de dividendos como éste - en el que los dividendos caen al menos un 20% - son una rareza. Sólo ha habido otro desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Esto ocurrió durante la Gran Crisis Financiera, cuando los dividendos cayeron un 24%.

En los últimos 149 años sólo ha habido seis, en comparación con 16 mercados bajistas de rentabilidades totales. Estamos viviendo realmente en tiempos excepcionales.

Sin embargo, aunque los mercados bajistas de dividendos han sido menos frecuentes, la dolorosa noticia para los inversores que buscan dividendos atractivos es que históricamente han durado mucho más que los de las rentabilidades totales (crecimiento e ingresos): 4,8 años frente a 1,5 años, de media (o 3,5 años frente a 1,3 años en el caso de la mediana). El mercado bajista de dividendos de septiembre de 2008 a marzo de 2010 fue relativamente corto en comparación con otros (véase la primera infografía en la parte inferior de la página).

Esto tiene sentido. Los precios de las acciones reaccionan antes de que mejore la economía, mientras que los dividendos no se recuperan hasta que las finanzas de las empresas mejoran.

En tiempos mejores, los mercados alcistas de dividendos - donde los dividendos aumentan al menos un 20% desde el punto más bajo anterior - también duran mucho más que en los de rentabilidades totales - 17,2 años en comparación con 7,4 años. Esto está muy influenciado por un mercado alcista de dividendos excepcionalmente largo, que duró casi 70 años desde 1940 hasta 2008.

Sin embargo, incluso en el caso de la mediana (que no se ve distorsionada por esta experiencia), los mercados alcistas de dividendos han durado 9,0 años en comparación con 5,3 años para los de rentabilidades totales. Esto también tiene sentido. A las empresas no les gusta recortar los dividendos debido a la señal negativa que envía sobre sus perspectivas de futuro.

Estas diferencias se acentúan una vez que se tiene en cuenta la inflación (véase la segunda infografía al final de la página). El mercado bajista medio para los dividendos reales (es decir, ajustados a la inflación) ha durado nueve años, en comparación con sólo 1,8 años para los de rentabilidades totales reales. La implicación es que, aunque las empresas normalmente restauran los dividendos después de un recorte, siguen creciendo más lentamente que la inflación durante un período prolongado.

¿Esta vez es diferente?

Podría serlo, pero eso puede no proporcionar el alivio que los inversores esperan. Las compañías han actuado rápidamente en respuesta a la incertidumbre provocada por Covid-19. Las compañías más débiles necesitan todo el efectivo disponible para luchar por la supervivencia. Aquellas que reciben apoyo del gobierno pueden verse impedidas de pagar dividendos o encontrar que es políticamente desagradable hacerlo.

Los bancos de algunos países han recibido instrucciones de no pagar dividendos a fin de preservar el capital para poder proporcionar financiación a las empresas que la necesiten. Incluso las empresas que se encuentran en una posición fuerte se han visto obligadas a adoptar una postura más conservadora.

Los recortes de dividendos han sido rápidos, integrales y relativamente indiscriminados. Este no ha sido un episodio prolongado. Esto ofrece la esperanza de que, aunque la severidad del mercado de dividendos bajistas puede ser dura, su duración puede ser más corta que la media. Podría ser más parecido a la experiencia de 2008-10 que a la de años más distantes.

¿Y ahora qué?

La pregunta pasa entonces a ser: ¿qué pasa después? Aunque la limitada actividad económica podría reanudarse tan pronto como se suavicen algunas de las condiciones de bloqueo más estrictas, es poco probable que volvamos a algo parecido a "lo de siempre" durante algún tiempo. Es probable que esto restrinja el apetito y la capacidad de que los dividendos se recuperen, al menos a corto plazo.

En consonancia con ello, los contratos de futuros de dividendos, instrumentos financieros que permiten a los inversores tomar posiciones basadas en sus opiniones sobre la trayectoria futura de los dividendos, están descontando más caídas de los dividendos en 2021.

Sin embargo, de cara a 2021 y más allá, un tema que probablemente surgirá es la mayor discriminación entre las empresas. Es poco probable que los recortes generalizados que estamos viendo este año se repitan, a menos que los progresos en una vacuna se esfumen y las segundas oleadas de infección den lugar a cierres prolongados hasta el año que viene.

Las empresas que han adoptado una postura más conservadora en cuanto a los dividendos pero en las que el negocio subyacente es robusto estarán en buena forma para restablecer y empezar a aumentar los dividendos una vez más, una vez que las economías empiecen a abrirse. Por el contrario, las empresas más débiles necesitarán mucho más tiempo para reparar sus balances.  Como resultado, 2021 podría caracterizarse por una dispersión material en los pagos.

El 2022 parece más prometedor. Los contratos de futuros están descontando en su precio casi un 10% de crecimiento de los dividendos para el mercado de los EE.UU. en general. Sin embargo, lo más importante es que esto los dejaría casi un 20% por debajo de su nivel en 2019. No es hasta finales de 2027 que los mercados de futuros reflejan la vuelta de los dividendos de los EE.UU. a esos niveles. La historia es similar, o peor, en otros mercados. Los inversores necesitan reajustar sus expectativas de varios años menores ingresos por dividendos.

Sin embargo, eso no significa que los inversores en rentas deban abandonar las acciones. Los inversores que sean capaces de diferenciar entre las empresas con mejores perspectivas y el mercado en general estarán en una posición mucho más fuerte para ofrecer un crecimiento más robusto y sostenible de los dividendos a lo largo del tiempo. Además, como el rendimiento de los bonos del Estado y de las empresas también se está desplomando, es probable que el rendimiento de las acciones siga siendo atractivo en comparación con las alternativas.

 

El valor de las inversiones y los ingresos que de ellas se derivan pueden bajar así como subir y los inversores pueden no recuperar las cantidades invertidas originalmente.

Esta información no constituye una oferta, solicitud o recomendación para adoptar una estrategia de inversión.