印刷する compartir

Tendencias - Thought Leadership

El impacto geopolítico sobre los mercados

El riesgo geopolítico aumenta y los inversores tendrán que tenerlo cada vez más en cuenta a lo largo de los próximos años. Nuestro análisis intenta arrojar luz sobre cómo puede afectar a las carteras y qué estrategias pueden utilizar los inversores para gestionarlo.

10/10/2019

Ten en cuenta que este artículo pretende ser un resumen de nuestro análisis, que puedes consultar al final de la página.

Los inversores tendrán que lidiar con un mayor riesgo geopolítico en los próximos años. Se trata de una de las disrupciones que más volatilidad generará en los mercados, tal y como dijimos en nuestro artículo Verdades incuestionables en materia de inversión para la próxima década.

¿Qué es el riesgo geopolítico y cómo podemos cuantificarlo?

El riesgo geopolítico puede hacer referencia a muchas cuestiones, desde los conflictos militares hasta el cambio climático o el brexit. Lo entendemos como las relaciones entre países a nivel político, económico o militar. Las amenazas al curso normal de las relaciones entre países o regiones originan este riesgo.

Una forma de medirlo es el Índice de Riesgo Geopolítico (GPR), creado por economistas de la Reserva Federal (Fed). Este índice refleja los resultados de la búsqueda automatizada en el archivo electrónico de 11 periódicos nacionales e internacionales. Contabiliza el número de veces que aparecen palabras clave como “tensión militar”, “guerra” o “amenaza terrorista”.

La siguiente tabla muestra las fluctuaciones del índice GPR desde 1985.

¿Cómo afecta la incertidumbre a la economía?

El riesgo geopolítico genera incertidumbre. Esto lastra la economía y los mercados financieros, ya que los políticos tratan de evitar grandes compromisos.

Las empresas retrasan la inversión y la contratación. Los consumidores frenan los grandes gastos, como la compra de coches o viviendas. Los inversores retrasan la toma de decisiones, ya que intentan valorar el impacto económico o político de una determinada situación.

Los creadores del GPR –los economistas de la Fed Caldara e Iacoviello– se dieron cuenta de que, cuando el índice sube de forma significativa, la actividad económica disminuye y las Bolsas caen. La producción industrial, el empleo y el comercio se ven afectados y el daño se nota un año después de la sacudida inicial.

¿Cómo afecta a los mercados?

El riesgo geopolítico provoca que aumente la aversión al riesgo entre los inversores. Afecta a las Bolsas de todos los países desarrollados y los rendimientos de los bonos del Tesoro de EE. UU. a dos años caen.

También influye sobre los flujos de capitales: los mercados emergentes reciben menos, los desarrollados, más.

En consonancia con la desaceleración de la actividad económica, el precio del petróleo baja cuando el riesgo geopolítico aumenta.

Diversos análisis han demostrado que la economía y los mercados financieros se veían más afectados por las amenazas geopolíticas que por los acontecimientos que llegan a producirse (como la declaración de una guerra o la imposición de sanciones). Las amenazas aumentan la incertidumbre y el riesgo bajista; los acontecimientos ponen fin a esa incertidumbre y urgen a aplicar medidas de protección. Este dato carga de razones un viejo dicho de los mercados: “compra con el rumor, vende con la noticia”.

Dos factores impulsan el riesgo geopolítico

  1. El crecimiento de China

Dentro de diez años, el PIB de China tendrá un peso equivalente al de EE. UU. en la economía mundial. Este hecho tiene importantes consecuencias para las relaciones entre ambos países y, sobre todo, para la actitud de los Estados Unidos hacia los tratados e instituciones internacionales.

  1. El auge de los populismos

Las causas subyacentes de este fenómeno son el estancamiento de los salarios y el aumento de las desigualdades en los países desarrollados. Los partidos populistas han sabido aprovechar el descontento a través del nacionalismo económico, que culpa de la mala situación económica a la globalización, y, más concretamente, a las importaciones, la externalización de servicios y la inmigración. Con este argumento, se justifican el proteccionismo, la retirada de tratados comerciales y las restricciones a la entrada de inmigrantes. Está claro que este tipo de políticas incrementarán el riesgo político, ya que los países tendrán que rediseñar sus alianzas, estarán menos interconectados y serán menos dependientes los unos de los otros.

¿Cómo reaccionan los mercados cuando el riesgo geopolítico se intensifica?

Como hemos dicho, la tensión geopolítica puede hacer caer las Bolsas y disparar la rentabilidad de los activos considerados “refugio”.

La siguiente tabla muestra con precisión este efecto durante los tres conflictos más relevantes que se han producido en los últimos 30 años. Hay que decir que, en todos los casos, en un principio la Bolsa caía mientras los mercados valoraban el riesgo, pero normalmente se recuperaba con fuerza en unos meses.

Nuestro análisis de la evolución de los activos “seguros” y los “de riesgo”

Hemos analizado en profundidad la interrelación entre el riesgo geopolítico y el comportamiento del mercado, fijándonos en la rentabilidad de distintas clases de activos en periodos de mucha tensión geopolítica. La investigación sugiere que a los inversores les convendría tener en cuenta este riesgo a la hora de tomar decisiones de asignación táctica, ya que invertir en activos refugio cuando aumenta la tensión geopolítica ofrece rentabilidades mejor ajustadas al riesgo.

Hemos construido una cartera con activos seguros y otra con activos de riesgo y comparado sus ratios de Sharpe en periodos en los que el índice GPR reflejaba alta tensión en el plano geopolítico.

  • Nuestra cartera de activos segurosasigna un 50% al bono gubernamental estadounidense a 10 años de referencia y distribuye el resto a partes iguales entre el oro, el franco suizo y el yen japonés.
  • Nuestra cartera con activos de riesgoasigna un 50% al S&P 500, y el resto lo reparte a partes iguales entre los índices MSCI World y MSCI EM Equity. Desde el 2007, añadimos además una cesta de deuda soberana de mercados emergentes en divisas locales compuesta de bonos soberanos denominados en divisa local de Turquía, Brasil, México, Rusia y Sudáfrica.

¿Cómo evolucionaron estas carteras en estos cinco momentos de tensión geopolítica?

Hemos analizado cinco momentos de elevada tensión geopolítica desde 1985, que hemos definido como aquellos en los que el índice GPR superó los 100 puntos.

No emitimos juicio alguno sobre las fechas concretas y nos limitamos a calcular la rentabilidad total y la ratio de Sharpe de cada cartera a lo largo de estos periodos (es decir, desde que el GPR se situaba por encima de los 100 puntos hasta que se volvía a situar por debajo).

La comparativa indica que la cartera de activos seguros ofrece una mayor rentabilidad ajustada al riesgo que la más arriesgada en cuatro de ellos, según la ratio de Sharpe.

También hemos querido comprobar si una cartera con un 60% de activos de riesgo y un 40% de activos refugio podría superar a la compuesta por activos seguros. Resulta interesante ver que la cartera diversificada no mejora la rentabilidad ajustada al riesgo de la conformada por activos seguros.

¿Qué ocurre cuando el riesgo geopolítico es extremo?

También hemos querido saber si contar con una cartera segura sigue siendo la mejor estrategia en momentos de riesgo geopolítico extremo, es decir, aquellos en los que el índice GPR se sitúa por encima de 200. En este punto, las cosas no están tan claras: la cartera de riesgo ofrece más rentabilidad en tres de los cinco periodos.

La Tabla 3 muestra la rentabilidad de cada cartera desde el momento en que el GPR se sitúa por encima de 200 puntos hasta aquel en el que vuelve a estar por debajo de 100. Algunos de estos periodos fueron bastante cortos. Sin embargo, en ellos se pone de manifiesto que los activos de riesgo empiezan a remontar antes de que el índice GPR se normalice, algo que podría indicar que los activos de riesgo descuentan buena parte del riesgo para cuando el GPR alcanza la cifra extrema de 200 puntos.

¿Debería un inversor obviar el riesgo geopolítico?

Ignorar los riesgos y mantener la inversión en activos de riesgo puede suponer tener que hacer frente a más volatilidad, pero podría beneficiar a los inversores a largo plazo.

En los cinco acontecimientos que hemos elegido, hemos ampliado el horizonte temporal de nuestro análisis hasta los seis meses posteriores al cese de la tensión geopolítica para ver qué pasaría si se mantuviera la inversión en los activos de riesgo y se esperase al cese de la incertidumbre. Hemos comparado el resultado con el obtenido por una cartera 60/40 (renta variable/renta fija) y una dinámica, diseñando una cartera segura en cuanto la tensión comenzaba a subir (GPR +100) y volviendo a la de riesgo cuando disminuía (GPR -100).

Durante el periodo posterior, hemos visto que:

  • La cartera segura queda por debajo de la de riesgo en todos los casos, salvo en el 9/11 y la Guerra de Irak.
  • Si los inversores fueran capaces de hacer caso omiso a la volatilidad, la cartera de riesgo les daría más rentabilidad en cuatro de los cinco periodos evaluados.
  • La cartera de riesgo ofrece mejores rentabilidades ajustadas al riesgo que las de la segura en los cuatro.
  • La cartera dinámica logra buenos resultados, logrando superar a la de riesgo en tres de las cinco ocasiones y a la segura en cuatro de ellas.
  • La cartera dinámica obtiene ratios de Sharpe mejores que la de riesgo en tres de los cinco periodos y que la segura en cuatro.

¿Entonces, puede un inversor “olvidarse” del entorno geopolítico?

Somos conscientes de que nuestro estudio se basa en una muestra relativamente pequeña de cinco periodos que con poca probabilidad volverán a repetirse exactamente de la misma forma. Sin embargo, hemos llegado a la conclusión de que el riesgo geopolítico no se debe pasar por alto, porque el rendimiento de las carteras mejora si se rota hacia activos refugio cuando el GRP sube.

No abogamos por adoptar el enfoque mecánico que hemos utilizado en el análisis, pero este trabajo pone de relieve que el riesgo geopolítico es importante y puede resultar beneficioso en un contexto de gestión activa.

Puede leer el PDF concreto a continuación. 

Información Importante: Las opiniones expresadas aquí, son las de Keith Wade, Economista Jefe, y no representan necesariamente las opiniones declaradas o reflejadas en las Comunicaciones, Estrategias o Fondos de Schroders.

El presente documento ha sido redactado con una finalidad exclusivamente informativa. Su contenido no constituye una oferta de compra o venta de ningún instrumento o título financiero, ni una sugerencia para adoptar ninguna estrategia de inversión. La información contenida en el presente no constituye un asesoramiento, una recomendación o un análisis de inversión y no tiene en cuenta las circunstancias específicas de ningún destinatario. Este material no constituye una recomendación contable, jurídica o tributaria y no debe ser tenido en cuenta a tales efectos. Se considera que la información contenida en este documento es fiable, pero Schroders no garantiza su exhaustividad o exactitud. La compañía no se responsabiliza de los errores de hecho u opiniones. No se debe tomar como referencia la información y opiniones contenidas en este documento a la hora de tomas decisiones estratégicas o decisiones personales de inversión.

La rentabilidad registrada en el pasado no es un indicador fiable de los resultados futuros. El precio de las acciones y los ingresos derivados de las mismas pueden tanto subir como bajar y los inversores pueden no recuperar el importe original invertido.

Schroders será responsable del tratamiento de tus datos personales. Para obtener información sobre cómo Schroders podría tratar tus datos personales, consulta nuestra Política de privacidad disponible en www.schroders.com/en/privacy-policy o solicítala a infospain@schroders.es en caso de que no tengas acceso a este sitio web.

Publicado por Schroder Investment Management (Europe) S.A., 5, rue Höhenhof, L-1736 Senningerberg, Luxembourg. Número de registro Luxemburgo B 37.799. Los datos de terceros son propiedad o están sujetos a licencia del proveedor de datos y no podrán reproducirse o extraerse y utilizarse con ningún otro fin sin el consentimiento del referido proveedor de datos. Los datos de terceros se facilitan sin garantías de ningún tipo. El proveedor de datos y el emisor del documento no serán responsables en modo alguno en relación con los referidos datos de terceros. El Folleto y/o www.schroders.es contienen cláusulas adicionales de exoneración de responsabilidad aplicables a tales datos.