印刷する compartir

En profundidad - Thought Leadership

5 problemas que presenta la incorporación de los criterios ESG a carteras multiactivo en la práctica

En este artículo, comentamos cinco problemas con los que los inversores se van a encontrar a la hora de asignar parte de sus fondos a cuestiones de medioambientales, sociales y de buen gobierno (ESG) en carteras multiactivo.

15/05/2019

Lesley-Ann Morgan

Lesley-Ann Morgan

Responsible de estrategias multi-asset

Jessica Ground

Jessica Ground

Directora de Administración - ESG

Ben Popatlal

Ben Popatlal

Estrategia multi-asset

En nuestro último artículo, Gestión de la sostenibilidad desde el punto de vista del conjunto de la cartera, comentamos las formas que tienen los inversores de asignar fondos a la sostenibilidad, además de al control del riesgo y la gobernanza. El siguiente desafío al que se enfrentan los inversores consiste en aplicar esto en toda la cartera.

Para nosotros, hay cinco problemas que en la práctica deben solventar a la hora de aplicar un sesgo favorable a cuestiones medioambientales, sociales y de buen gobierno (ESG) en los distintos activos:

  1. Establecer una filosofía global de ESG que se aplique a toda la cartera

Creemos que es necesario tener en cuenta los factores de ESG para tomar mejores decisiones de inversión. Estos factores afectan fundamentalmente a la selección de valores, pero también creemos que es importante tenerlos en cuenta en la asignación de activos.

Al construir una cartera multiactivo, los inversores pueden abrir posiciones a lo largo de un abanico que va desde inversiones en absoluto sostenibles (0%) a totalmente sostenibles (100%). Es posible que el posicionamiento a lo largo de este espectro exija un equilibrio entre sostenibilidad y diversificación: un inversor puede optar por destinar menos fondos a la sostenibilidad a través de valores menos sostenibles para así mejorar la diversificación y reducir el riesgo. Ese equilibrio debe estar presente en la filosofía de ESG de cada inversor.

Creemos que es importante entender el impacto global de las decisiones de inversión en vez de centrarse solo en los distintos indicadores, que ofrecen una visión fragmentada.

  1. Entender el efecto que produce en el conjunto de la cartera el uso de activos con ESG o la retirada de aquellos que no la pueden incorporar

Deshacerse de aquellas posiciones que no cumplen los criterios de ESG puede salir caro en lo que al riesgo se refiere, ya que hacerlo tiende a incrementar el riesgo global de la cartera, así como el de concentración en el resto de clases de activos, reduciendo a su vez las ventajas de la diversificación.

En cambio, nuestra investigación sugiere que cambiar un activo no ESG por otro que sí lo sea puede mejorar la diversificación y sale barato en términos de riesgo. Por lo tanto, parece sensato incorporar activos sostenibles a la cartera cuando sea posible, puesto que hacerlo parece no poner en jaque el riesgo, la rentabilidad ni los objetivos de sostenibilidad del inversor.

  1. Decidir si los criterios ESG deben aplicarse a la asignación de activos y, en su caso, cómo

La asignación de activos puede ser estratégica (es decir, a largo plazo, entre 10 y 30 años) o dinámica (es decir, cortoplacista, con un horizonte temporal de entre 3 y 12 meses). Para aquellos inversores que se fijen como objetivo una cartera 100% sostenible, la asignación estratégica debería incorporar ESG. En el caso de la dinámica, el peso de los criterios ESG en la decisión dependerá del horizonte temporal que se tenga en mente. Es más probable que las nuevas perspectivas de ESG influyan a medio plazo que a corto.

  1. Decidir cómo se aplican los criterios ESG a las clases de activos que conforman la cartera 

Es posible aplicar un enfoque ESG en diferentes clases de activos, desde la renta variable de mercados desarrollados y emergentes, pasando por los bonos corporativos y hasta llegar a los valores vinculados a seguros, con distintos grados de complejidad. En resumen, creemos que, siempre que sea posible, los diversos componentes deberían gestionarse teniendo en cuenta la sostenibilidad con el fin de identificar valores que realmente puedan sobrevivir a largo plazo.

  1. Establecer un mecanismo de evaluación del efecto de los componentes ESG sobre la cartera en su conjunto

El impacto global de las inversiones multiactivo es lo más importante (¡y lo más difícil de medir!) para garantizar que la cartera está aprovechando al máximo los fondos que dedica a la sostenibilidad. A la hora de ponerlo en práctica, nos hemos encontrado con muchos óbices y aún estamos aprendiendo a hacerlo (cosa de la que hablaremos en un próximo artículo). No obstante, creemos firmemente que es importante utilizar un método homogéneo en las distintas clases de activos y poder decir que utilizamos un «observatorio» de los criterios ESG.

En este artículo, explicamos todos estos obstáculos y damos opiniones y consejos para ayudar a otros inversores con los mismos dilemas a los que nos hemos enfrentado nosotros a la hora de aplicar los criterios ESG a nuestros fondos multiactivo. 

Información Importante: Las opiniones expresadas aquí, son las de Lesley-Ann Morgan, Directora de Estrategia Multiactivo, Jessica Ground, Responsable global de Gestión y Ben Popatlal, Estratega Multiactivo, y no representan necesariamente las opiniones declaradas o reflejadas en las Comunicaciones, Estrategias o Fondos  de Schroders. El presente documento ha sido redactado con una finalidad exclusivamente informativa. Su contenido no constituye una oferta de compra o venta de ningún instrumento o título financiero, ni una sugerencia para adoptar ninguna estrategia de inversión. La información contenida en el presente no constituye un asesoramiento, una recomendación o un análisis de inversión y no tiene en cuenta las circunstancias específicas de ningún destinatario. Este material no constituye una recomendación contable, jurídica o tributaria y no debe ser tenido en cuenta a tales efectos. Se considera que la información contenida en este documento es fiable, pero Schroders no garantiza su exhaustividad o exactitud. La compañía no se responsabiliza de los errores de hecho u opiniones. No se debe tomar como referencia la información y opiniones contenidas en este documento a la hora de tomas decisiones estratégicas o decisiones personales de inversión. La rentabilidad registrada en el pasado no es un indicador fiable de los resultados futuros. El precio de las acciones y los ingresos derivados de las mismas pueden tanto subir como bajar y los inversores pueden no recuperar el importe original invertido. Schroders será responsable del tratamiento de tus datos personales. Para obtener información sobre cómo Schroders podría tratar tus datos personales, consulta nuestra Política de privacidad disponible en www.schroders.com/en/privacy-policy o solicítala a infospain@schroders.es en caso de que no tengas acceso a este sitio web. Publicado por Schroder Investment Management (Europe) S.A., 5, rue Höhenhof, L-1736 Senningerberg, Luxembourg. Número de registro Luxemburgo B 37.799.