IN FOCUS6-8 min read

Cambio de régimen: la escasez de mano de obra impulsará la inversión en tecnología

En una era de envejecimiento y reducción de la mano de obra, las empresas deben invertir y adoptar el uso de robótica, la automatización y la inteligencia artificial.

21/09/2023
robot regime shift

Authors

Azad Zangana
Senior European Economist and Strategist

La pandemia global subrayó la fragilidad de los mercados laborales envejecidos en las economías más grandes del mundo. Esto ocurrió en un momento en el que sus gobiernos ya se estaban quedando sin opciones para contrarrestar las tendencias demográficas adversas. El apoyo a los partidos populistas en el Reino Unido posterior al Brexit, en los Estados Unidos posterior a Trump y cada vez más en Europa, a menudo contrarrestaba cualquier mejora en las tendencias migratorias que podrían haber aliviado la presión en los mercados laborales.

Para finales de esta década, la población en edad laboral en las economías más grandes del mundo se reducirá. Una disminución en la oferta de mano de obra probablemente signifique que las empresas tendrán que competir entre sí para asegurar el personal que necesitan. Se espera que esto eleve la participación laboral en el PIB (el costo de la compensación de los empleados como porcentaje del PIB) y, en consecuencia, reduzca la productividad laboral y la participación de las empresas en las ganancias.

La escasez de trabajadores disponibles agravará las tendencias inflacionarias en la economía global, que ya se están produciendo como resultado de otras importantes tendencias macroeconómicas, como los desafíos a la globalización y la transición hacia la energía renovable (vea: Cambio de régimen: invertir en la nueva era).

Las empresas no tendrán más remedio que responder con inversiones en tecnología enfocadas en la automatización, la robótica y la inteligencia artificial (IA), a medida que busquen contrarrestar el aumento de los costos laborales mediante el incremento de la productividad. La promesa de una "cuarta revolución industrial", propiciada por la robótica inteligente, podría tener implicaciones profundas para la productividad y el crecimiento económico global. Estos beneficios pueden persuadir a los gobiernos de que el costo de algunos trabajadores desplazados como resultado de estas nuevas tecnologías es una compensación que vale la pena. En un contexto de elevado endeudamiento y mayor inflación, que pone aún más a prueba las finanzas públicas, ofrecen cierto alivio.

Sin embargo, es probable que cualquier respuesta de las empresas y los gobiernos al deterioro de los mercados laborales solo ayude a contrarrestar parcialmente las presiones inflacionarias resultantes del nuevo régimen, y no a aliviarlas por completo.

Grave escasez cíclica de trabajadores



Las tasas de interés han subido bruscamente en el último año para combatir la inflación muy alta como resultado de varias perturbaciones en la oferta que han afectado a la economía global. La pandemia fue un factor clave en la interrupción de las cadenas de suministro y también ha contribuido al desequilibrio actual en los mercados laborales. Por ejemplo, la tasa de desempleo en los Estados Unidos cayó al 3,4 % en enero y abril de 2023, el nivel más bajo desde mayo de 1969, un período en el que se produjo una alta inflación persistente durante años (gráfico 1).

US unemployment rate

El aumento de las tasas de interés debería frenar la demanda y las presiones inflacionarias internas con el tiempo, pero la escasez de trabajadores parece ser más que un fenómeno cíclico. Se puede argumentar que las tasas de desempleo ya eran muy bajas incluso antes de la pandemia, pero las caídas recientes han sido mayores, en la mayoría de los países, de lo que hubiera sido implicado por la recuperación del PIB. Esto sugiere una caída más estructural en las tasas de desempleo.

En los Estados Unidos, la magnitud de la escasez de trabajadores se destaca por la relación entre el desempleo y las vacantes de empleo sin cubrir (gráfico 2). La relación sigue por debajo de uno y cerca de mínimos históricos. Esto significa que, incluso si las autoridades pudieran ofrecer a cada desempleado disponible un puesto de trabajo en el mismo lugar, con las mismas condiciones y cualificaciones deseadas, aún habría escasez de trabajadores.

US labour shortages

Esto no es exclusivo de los Estados Unidos. Al analizar los datos disponibles para Alemania, Francia, el Reino Unido y Japón (gráfico 3), encontramos que las respectivas relaciones entre el desempleo y las vacantes de empleo pueden ser más altas que las de los Estados Unidos, pero en comparación con su propia historia, todas están cerca o incluso en mínimos históricos. Existe una grave escasez de trabajadores en muchas economías desarrolladas.

Parte de la escasez de personal se puede explicar por la creciente preferencia de los empleados de trabajar menos horas, lo que ha reducido el promedio de horas trabajadas en comparación con el período anterior a la pandemia. Esto está obligando a las empresas a contratar a más personas para cubrir la misma cantidad de trabajo, reduciendo la reserva de mano de obra disponible.

Además de trabajar menos horas, la reducción absoluta de la participación en el mercado laboral también ha contribuido a la escasez. Como es comprensible, , la pandemia parece haber hecho que algunas personas sean reacias a regresar al trabajo. Esto es notable entre los grupos de mayor edad. Además, cada vez son menos las personas que eligen trabajar más allá de la edad de jubilación y más los trabajadores que eligen jubilarse anticipadamente.

En el Reino Unido, ha habido un notable aumento en la cantidad de personas que no participan en el mercado laboral debido a enfermedades a largo plazo, posiblemente debido al mal estado del Servicio Nacional de Salud (NHS, National Health Service), con largas esperas para ver a los médicos de cabecera y para realizar procedimientos. Sin embargo, las tasas de participación laboral han comenzado a recuperarse recientemente, ya que el aumento del costo de vida ha alentado a los trabajadores reticentes y jubilados a regresar. El Reino Unido refleja las tendencias cíclicas que probablemente aumentarán la participación a corto plazo y algunos de los cambios estructurales que dificultan la recuperación.

En la eurozona, si bien también ha habido una preferencia por trabajar menos horas en promedio, la historia de la participación es muy diferente. Gracias a intervenciones políticas significativas y bien dirigidas en los mercados laborales durante la pandemia, muchos trabajadores se mantuvieron vinculados a sus empleadores, reduciendo las horas y recibiendo apoyo monetario. El resultado ha sido una tasa de participación continuamente alta y una mayor recuperación del empleo.

A los "trabajadores desaparecidos" en los Estados Unidos y el Reino Unido a menudo se les llama "exceso oculto" en el mercado laboral, y los optimistas creen que estos trabajadores podrían regresar al empleo y que el mercado laboral volverá a las tendencias anteriores a la pandemia. Sin embargo, la evolución del último año no nos convence tanto, y en lo que difiere la eurozona es que no existe un exceso oculto. Esto significa que la eurozona es más propensa a un shock inflacionario si hay un aumento repentino en la demanda, aunque al menos por ahora, el mercado laboral no está tan tensionado allí como en los Estados Unidos y el Reino Unido.

A corto plazo, la menor disponibilidad de personal está impulsando un aumento en la inflación salarial negociada. Las empresas se han visto obligadas a competir entre sí para contratar al personal que necesitan. Los salarios promedio más altos, combinados con una recuperación en el crecimiento del empleo, han aumentado la participación laboral en el ingreso nacional (PIB), en detrimento de la participación en las ganancias corporativas. En el gráfico 4 se muestra el caso de los Estados Unidos.

US profit share of GDP

La distribución del ingreso nacional entre los trabajadores y las empresas ha sido relativamente alta a favor de las empresas desde aproximadamente 2003. El período desde entonces y hasta la pandemia también se caracterizó por una baja inflación. Las empresas tuvieron éxito en reducir los costos y expandir la participación de las ganancias al mismo tiempo. Sin embargo, mirando hacia el futuro, los márgenes de ganancia están bajo presión debido a los mayores costos, incluso los salariales, junto con otras presiones inflacionarias estructurales, como los desafíos al comercio mundial y la transición hacia la energía renovable (vea: Cambio de régimen: la aceleración de la respuesta al cambio).

A corto plazo, la alta inflación y las medidas agresivas de los bancos centrales sugieren que el crecimiento se desacelerará a niveles inferiores a la tendencia, con el riesgo de volverse negativo y desencadenar recesiones. Esta es una característica del pronóstico base de Schroders para los Estados Unidos, que debería poner presión sobre la participación de las ganancias. La caída de las ganancias es uno de los principales motivadores para que las empresas reduzcan el gasto y las contrataciones, lo que a su vez reduce el ingreso agregado de los hogares y desacelera la demanda y la inflación.

Más allá de las presiones cíclicas a corto plazo sobre la participación de las ganancias, también hay factores estructurales que las empresas deben considerar y empezar a prepararse para ellos. Es probable que las malas condiciones demográficas y el envejecimiento de la población en la mayoría de los países del mundo empeoren lentamente la escasez de mano de obra, a medida que una mayor proporción de la población alcance la edad de jubilación.

El envejecimiento de la población limitará el crecimiento

El índice de dependencia por edad se define como la relación entre el número total de personas menores y mayores de la edad laboral (15-64 años) y el número total de personas en edad laboral. El índice es un indicador útil de las características demográficas de un país, ya que destaca el grado de dependencia de los jóvenes y los mayores con respecto a aquellos que están trabajando, especialmente donde la mayoría de los países todavía operan un sistema de pago según lo recaudado, donde las obligaciones de pensiones actuales son pagadas por los contribuyentes de hoy.

Como muestra el gráfico 5, el Banco Mundial prevé que los índices de dependencia de la edad en la mayoría de las grandes economías aumenten bruscamente a mediano y largo plazo. Japón es famoso por su población anciana, pero Alemania, Francia e Italia podrían parecerse mucho a Japón a finales de esta década. La India e Indonesia son los únicos dos países que ven una mejora (caída) en sus índices de dependencia en esta década. El resto se experimenta un deterioro, que también continúa en las dos décadas siguientes.

Age dependency ratios

El envejecimiento demográfico no es una idea nueva y los inversores llevan tiempo anticipándolo. Sin embargo, es probable que las empresas perciban un impacto más significativo debido a un cambio importante en el número de trabajadores que se acercan a la jubilación. Esto es más evidente al observar la población total en edad de trabajar (gráfico 6). Se espera que la población total en edad de trabajar de las mayores economías comience a contraerse a partir del final de esta década y continúe haciéndolo a partir de ese momento. Sin embargo, los números se ven impulsados por una mejora demográfica en la India e Indonesia. Cuando se excluyen estos dos países, las poblaciones en edad de trabajar comenzaron a contraerse en realidad en 2017.

Working age population growth

Para las empresas y los inversores, la disminución de la mano de obra es un problema importante. La gran mayoría de las empresas logran crecimiento en sus ingresos y ganancias mediante la expansión de sus mercados. Esto también requiere un mayor volumen de producción o prestación de servicios, lo que a menudo implica una combinación de capital, trabajo y tierra. Lograr un crecimiento continuo mientras la mano de obra se reduce es muy difícil. Esto significa efectivamente que el crecimiento de las ganancias dependerá del crecimiento de la productividad, en lugar de simplemente del crecimiento de la demanda y la oferta.

¿Podría el aumento de la inmigración ser la solución a la escasez de mano de obra? En teoría, es posible que los trabajadores inmigrantes ocupen los puestos dejados por los jubilados nativos. Sin embargo, la política migratoria ha sido muy negativa durante algún tiempo y es poco probable que esto cambie en el corto plazo. De hecho, las tasas de inmigración han estado disminuyendo en los últimos años (gráfico 7) y, cuando ha habido aumentos en el número de inmigrantes, los partidos populistas han logrado sacar partido de la xenofobia.

Crude net migration rates

El número de inmigrantes requerido también es muy alto en comparación con las tendencias recientes. Por ejemplo, Alemania actualmente tiene una tasa bruta de inmigración neta hacia adentro de 3,8 por cada 1.000 de su población. El Banco Mundial pronostica que la población en edad de trabajar de Alemania disminuirá en 70,8 por cada 1.000 de su población entre 2022 y 2030. Esto significa que Alemania tendría que más que duplicar con creces su tasa actual de inmigración neta para mantener estable una población en edad de trabajar durante ese período de ocho años. ¡Francia tendría que quintuplicarla!

En este contexto político, dudamos mucho que la inmigración compense suficientemente la escasez de mano de obra esperada como consecuencia de la demografía en los próximos años. Una disminución de la mano de obra probablemente significará que las empresas tendrán que competir entre sí para asegurar el personal que necesitan, lo que aumentará la proporción de mano de obra en el PIB y, en ausencia de una productividad laboral más fuerte, disminuirá la participación de las ganancias para las empresas.

Como se mencionó anteriormente, las empresas también enfrentan otras presiones inflacionarias estructurales. La interrupción causada por la pandemia en la fabricación global ha llevado a las empresas a examinar la resiliencia de sus cadenas de suministro y reconsiderar la falta de diversificación. La aparición de un nuevo orden mundial también está poniendo a prueba los lazos comerciales existentes, con políticos alientan a las empresas a relocalizar la mayor cantidad posible de actividades económicas.

Enfrentar estas presiones y la esperada escasez de personal será el mayor desafío para las empresas en el nuevo régimen. Creemos que la única solución real disponible para las empresas es sustituir la mano de obra por capital. El uso de la automatización, la robótica y la inteligencia artificial para reducir la dependencia de los trabajadores es la única forma en que la mayoría de las empresas pueden seguir creciendo en este contexto tan desafiante.

El auge de los robots



La introducción de la robótica, la automatización y la inteligencia artificial (IA) está cada vez más popular entre las empresas de diversas industrias. Las razones detrás de esta tendencia se pueden atribuir a una variedad de factores, como la necesidad de aumentar la eficiencia, reducir costos y mejorar la productividad.

Una ventaja clave de la robótica y la automatización es su capacidad para realizar tareas repetitivas a una velocidad mucho mayor y con mayor precisión que los humanos. Esto puede conducir a una mayor productividad y a la reducción de costos, ya que las empresas pueden producir más bienes o servicios en menos tiempo. En industrias como la manufactura y la logística, se utilizan la robótica y la automatización para ensamblar productos, empacar mercancías y transportar materiales.

De manera similar, la IA se utiliza para mejorar la eficiencia y la productividad mediante el análisis de grandes cantidades de datos y proporcionar información que anteriormente era imposible obtener. En el sector financiero, por ejemplo, se utiliza la IA para detectar fraudes, predecir tendencias del mercado y mejorar las estrategias de inversión. En el campo de la salud, la IA se utiliza para ayudar en el diagnóstico y tratamiento, así como para monitorear la salud y el bienestar de los pacientes.

Otra ventaja clave de la robótica, la automatización y la IA es la capacidad de reducir el contacto humano y limitar el riesgo de transmisión en medio de la pandemia de COVID-19. En el sector de la salud, se utilizan robots para desinfectar superficies y entregar suministros, mientras que en el comercio minorista, la automatización se utiliza para habilitar pagos sin contacto y reducir la necesidad de interacción humana.

Además de los beneficios mencionados anteriormente, la adopción de la robótica, la automatización y la IA también se impulsa por la necesidad de mantenerse competitivo en un entorno empresarial cada vez más globalizado y en constante cambio. Las empresas que no se adaptan a las nuevas tecnologías corren el riesgo de quedarse rezagadas frente a sus competidores y perder cuota de mercado.

A pesar de los muchos beneficios de estas tecnologías, existen preocupaciones sobre el impacto en el empleo. Algunos temen que la introducción de la robótica y la automatización conduzca a la pérdida de puestos de trabajo, especialmente en industrias como la manufactura. Sin embargo, otros argumentan que estas tecnologías conducirán a la creación de nuevos empleos en áreas como el diseño, la ingeniería y el mantenimiento.

Además, la adopción de la robótica, la automatización y la IA también puede tener un impacto positivo en el medio ambiente. Al automatizar procesos y reducir el desperdicio, estas tecnologías pueden ayudar a las empresas a reducir su huella de carbono y contribuir a un futuro más sustentable.

En conclusión, la introducción de la robótica, la automatización y la IA se impulsa por una variedad de factores, entre ellos la necesidad de aumentar la eficiencia, reducir costos y mejorar la productividad. Estas tecnologías también se están adoptando para reducir el contacto humano y limitar el riesgo de transmisión en medio de la pandemia de COVID-19, así como para mantenerse competitivo en un entorno empresarial cada vez más globalizado y en constante cambio. Aunque existen preocupaciones sobre el impacto en el empleo, el crecimiento de la industria de la robótica y la automatización está creando nuevas oportunidades laborales en áreas como diseño, ingeniería y mantenimiento. Además, estas tecnologías también pueden tener un impacto positivo en el medio ambiente, lo que las convierte en una opción atractiva para las empresas que buscan ser más sustentables.

Las últimas 500 palabras en cursiva fueron escritos por una IA generativa, después de que le pedimos que nos diera un resumen de por qué se espera que la robótica, la automatización y la IA crezcan. El uso de algoritmos de lenguaje natural combinados con modelos probabilísticos ayuda a estos programas a generar texto y respuestas casi naturales, lo que les permite brindar un servicio más realista para las empresas. La explosión de la IA generativa ha emocionado a los inversores desde principios de este año, y es un salto tecnológico fantástico para las empresas que pueden utilizarlo para ofrecer bienes y servicios mejores y más rentables.

Por supuesto, el uso de máquinas para ayudar e incluso reemplazar a los trabajadores no es algo nuevo. La historia del desarrollo económico ha tenido tres grandes avances en la introducción de nuevas tecnologías. El primero, conocido frecuentemente como la "Revolución Industrial", comenzó en el siglo XVIII, cuando se introdujo la energía hidráulica en molinos y fábricas, antes de que la energía del vapor se combinara con las máquinas para aumentar el volumen y la velocidad de producción. Este desarrollo aumentó significativamente la productividad humana y eventualmente condujo a la creación de las primeras ciudades industriales y fábricas.

Smart robotics fourth industrial revolution

En el siglo XIX, se produjo la segunda revolución industrial cuando la invención de la electricidad se combinó con la maquinaria y se creó la cadena de producción en serie. Estos avances no solo expandieron en gran medida la capacidad de producción, sino que también llevaron a la especialización en manufacturas más complejas.

La tercera revolución industrial comenzó en la década de 1970 con la introducción de controles programables en memoria, ahora conocidos como computadoras, que ayudaron a introducir la automatización parcial. Las acciones preprogramadas y los árboles de decisiones llevaron a la creación de robots, especialmente útiles cuando se aplican a cadenas de montaje, en muchos casos ayudando, pero en algunas instancias reemplazando a los trabajadores en los procesos de fabricación.

Los académicos argumentan que la cuarta revolución industrial está en marcha y será impulsada por la información y la comunicación. Estos cambios ayudarán a aprovechar los efectos de red para mejorar la eficiencia de las fábricas, al introducir robots inteligentes que pueden comunicarse entre sí y también predecir fallas con anticipación, y así corregir errores.

En nuestra opinión,  el nuevo régimen no se centrará tanto en la creación de nuevas tecnologías (aunque eso sea posible) como en la adopción y expansión más rápida del uso de las tecnologías actuales. El motivo será la escasez de mano de obra, que probablemente aumentará el costo relativo de la mano de obra en comparación con la tecnología. Sin embargo, los siguientes gráficos destacarán las oportunidades para un mayor uso de la tecnología y la automatización, comenzando con los robots industriales utilizados generalmente en la fabricación de bienes y productos. El gráfico 8 muestra un fuerte crecimiento desde 2011 en la instalación de este tipo de robots en las principales regiones. El crecimiento se vio brevemente interrumpido por la pandemia, pero regresó rápidamente a una trayectoria sólida, con un aumento del 31.2 % interanual en 2021.

Installations of industrial robots

Como economista chileno, al analizar qué industrias han instalado la mayor cantidad de robots, podemos observar claras disparidades. Por ejemplo, los subsectores de fabricación automotriz y electrónica han instalado consistentemente más robots que la producción de alimentos, o los sectores de producción de plásticos y químicos (gráfico 9). Aunque esto está lejos de ser un análisis perfecto, sugiere que existe margen para una mayor inversión en algunos sectores.

Sería ideal realizar un análisis sobre la densidad de robots instalados por sector (o cuántos robots se instalan por cada 10.000 empleados), pero desafortunadamente, esos datos no están fácilmente disponibles. Sin embargo, la densidad de robots en la fabricación por país está disponible y es muy reveladora.

Robot density in manufacturing

Los datos de 2021 muestran que entre los fabricantes de estadounidenses se instalaron 274 robots industriales por cada 10.000 empleados (gráfico 10). Esta cifra es considerablemente superior al promedio mundial de 141 pero está muy por debajo dedos de las mayores potencias de la fabricación, Japón y Alemania, que tienen densidades de robots de 399 y 397 respectivamente. Pero incluso Japón y Alemania quedan rezagados en comparación con Singapur y el líder mundial, Corea del Sur, con densidades de 670 y 1.000 respectivamente. Las enormes diferencias existentes incluso entre algunas de las economías más avanzadas muestran que hay un gran margen para seguir invirtiendo e integrando la tecnología robótica.

A medida que el costo relativo de la mano de obra continúe aumentando, esperaríamos una mayor adopción de robots. Una razón por la cual algunos países se han quedado rezagados podría ser que los robots disponibles no son capaces de realizar tareas más complejas por un costo determinado. Afortunadamente, los costos están disminuyendo a medida que se introducen rápidamente robots inteligentes. Esta nueva generación de robots representa la cuarta revolución industrial, y lo que los hace especiales es su capacidad para comunicarse entre sí. Amazon es famoso por tener almacenes que son casi completamente operados por robots. Pueden moverse rápidamente de un lado a otro transportando mercancías, evitándose entre sí y trabajando juntos. A medida que esta tecnología se generalice, es probable que el diseño no solo de la gestión de mercancías, sino también de los procesos de fabricación, experimente una revolución.

En 2021, solo el 8,2 % de todos los robots industriales instalados eran robots inteligentes o "colaborativos". Aunque esto representa un aumento constante en la participación total desde el 2,8 % en 2017, y en sí mismo es un aumento del 50 % en comparación con 2020 (gráfico 11). La tecnología de robots inteligentes puede ayudar a introducir robots en fábricas e instalaciones de producción que antes se consideraban demasiado complicadas. Estos podrían ayudar a reducir costos para las empresas y aumentar la productividad.

¿Te está atendiendo un robot?



El uso de robots ha sido generalmente más aceptado en la fabricación y producción que en los servicios, por lo que estos últimos han quedado rezagados en el uso de esta tecnología. El "toque humano" se considera importante para muchos clientes, y la preferencia por tratar con personas ha limitado la inversión en esta área. Sin embargo, la pandemia fue un gran disruptor de esta tendencia, ayudando a que los robots ganaran mayor aceptación entre los clientes. De repente, en 2020, los clientes no querían o no se les permitía tratar con otras personas por temor a propagar el virus. Y así, se introdujeron soluciones tecnológicas para ayudar a minimizar los contactos entre clientes y servidores en diversos escenarios de prestación de servicios.

En realidad, la introducción de estas tecnologías comenzó hace muchos años. Un gran ejemplo es el sistema de autoservicio en la mayoría de las tiendas de conveniencia pequeñas e incluso en supermercados más grandes. Este es un caso común en el que un robot permite al cliente completar su compra sin necesidad de interactuar con un empleado. Pero hay otros ejemplos en los que los robots están alcanzando nuevos niveles de habilidad al reemplazar a los trabajadores humanos. Por ejemplo, hay varios restaurantes de comida rápida donde toda la cocina es operada por robots. Todas las comidas se ordenan a través de terminales informáticas, luego se preparan y sirven mediante máquinas. Dado el tamaño de la industria de restaurantes a nivel mundial, esto tiene un potencial de enormes aumentos de productividad.

Adoption of professional service robotics by sector

En última instancia, dos condiciones previas dictarán el ritmo de implementación de esta tecnología en los sectores de servicios. La primera es la disposición de los clientes a ser atendidos por robots y máquinas, y la segunda es si estas tecnologías son económicamente viables, o incluso ventajosas una vez que se tienen en cuenta los costos de instalación y mantenimiento. Muchas industrias de servicios se tomarán un tiempo antes de que se cumplan ambas condiciones previas. Pero no cabe duda de que los consumidores se están acostumbrando a tratar con estas tecnologías de manera más regular. Los robots de consumo, es decir, aquellos que son propiedad y utilizados en los hogares, están creciendo rápidamente. El gasto global de los consumidores en robots para uso de entretenimiento (como juguetes) alcanzó los 3.200 millones en 2021, un 26 % más que cinco años atrás (gráfico 13). Sin embargo, las compras de robots para uso doméstico, como robots aspiradoras o cortadoras de césped, han aumentado un 169 % en el mismo período, alcanzando los 5.800 millones.

Es importante destacar que el fuerte crecimiento en las ventas de robots tanto para uso doméstico como de entretenimiento sugiere que la aceptación por parte de los hogares está aumentando, lo que debería permitir a los proveedores de servicios introducir lentamente más tecnología en la experiencia del cliente.

Aprendiendo a aprender



Gran parte de la tecnología discutida hasta ahora ha sido diseñada para llevar a cabo alguna forma de tarea repetitiva. Los robots más avanzados pueden cooperar entre sí para permitir la especialización, pero hasta ahora, todos han dependido de una cantidad establecida de datos y parámetros para poder operar. La tecnología de inteligencia artificial (IA) intenta ir un paso más allá y tiene como objetivo reducir la cantidad de datos requeridos. La IA aún opera dentro de un conjunto de parámetros, pero está diseñada para identificar problemas y resolverlos de manera independiente a la intervención humana. Trabajando a través de un proceso iterativo, o de prueba y error, puede aprender cuál es la mejor manera de proceder.

Los primeros ejemplos de IA se centraron en resolver problemas matemáticos, siendo uno de los más famosos Deep Blue, un sistema de ajedrez que derrotó al campeón mundial Garry Kasparov en 1997. Desde entonces, el enfoque se ha centrado en desarrollar el uso de "lenguaje natural", es decir, la capacidad de comprender el lenguaje y responder de la misma forma.

"La lógica te llevará de A a B. La imaginación te llevará a todas partes".

Albert Einstein - Físico (1879-1955).

La evolución finalmente llegó a lo que ahora se conoce como "modelo de lenguaje de gran tamaño" (LLM, large language models), entre cuyos ejemplos se incluye ChatGPT, un popular chatbot basado en los modelos Generative Pre-trained Transformers-3.5 y 4. Estos modelos están diseñados para aplicaciones de conversación, como generar un texto de una longitud, un formato o un nivel de detalle específicos del lenguaje que se solicita, como el texto resaltado más arriba.

El lanzamiento de ChatGPT por parte de OpenAI en noviembre de 2022, junto con otros como Bard de Google en marzo de 2023, generó una tremenda expectativa en torno a las aplicaciones de esta tecnología. No solo se puede utilizar en el procesamiento del lenguaje, por ejemplo, en el trabajo de traducción, sino que también puede ayudar enormemente a las industrias creativas cuando se combina con otras tecnologías. Ahora hay muchos ejemplos de programas de IA que pueden generar imágenes, producir diseños gráficos e incluso generar código informático, lo que podría reducir enormemente el tiempo necesario para llevar a cabo estas tareas complejas.

Por lo tanto, es comprensible que los inversores ya estén movilizando capital y buscando oportunidades en este espacio. Las oportunidades de inversión van desde empresas directamente involucradas en la creación y avance de tecnologías de IA, hasta aquellas que producen el hardware e infraestructura necesarios para respaldar estos sistemas. Esto es muy visible en el rendimiento de las grandes empresas de tecnología de los Estados Unidos durante el primer semestre de 2023 en comparación con el resto del índice de renta variable estadounidense.

A medida que esta tecnología continúa avanzando, los inversores seguirán centrándose en los inventores e innovadores. A medio plazo, la difusión de esta tecnología y su aplicación probablemente atraerá a los inversores a aquellas empresas que buscan obtener los mayores rendimientos al aplicar la IA para mejorar su productividad.

Hasta ahora, la gestión de datos, el procesamiento y las soluciones en la nube, seguidas por las empresas de salud y de atención médica, y en tercer lugar las empresas de tecnología financiera (incluso los bancos de inversión) son las que más han invertido más en IA. Los datos hasta 2021 muestran un crecimiento rápido, que se espera que se acelere aún más con la introducción de LLM y la IA generativa (gráfico 14).

Rapid growth in AI private investment

¿Dónde puede ser útil la IA?



A diferencia de la mayoría de los robots que se utilizan en la producción física de bienes o en la entrega física de servicios, la IA es mucho más probable que tenga un impacto en la economía del conocimiento. Un estudio detallado realizado por Goldman Sachs que analiza el grado de automatización que puede introducirse mediante tareas en la mano de obra concluyó que alrededor de dos tercios de los trabajadores actuales están expuestos en cierta medida a la automatización, y aproximadamente una cuarta parte de las tareas laborales actuales (no se refiere a puestos de trabajo) podrían ser sustituidas por IA.

El estudio analiza la proporción de tiempo dedicado a tareas que podrían ser automatizadas por IA y realiza una comparación por sectores (gráfico 15). El estudio clasifica los empleos como susceptibles de ser reemplazados por IA cuando la proporción de tareas asociadas que pueden ser automatizadas es mayor al 50 %. Cuando la proporción de tareas que pueden ser automatizadas se encuentra entre el 10 % y el 49 %, se asume que la IA complementará y apoyará al trabajador. Por último, cuando la automatización es inferior al 10 % de las tareas, no se introduce automatización (no vale la pena).

Labour substitution with AI

En general, el estudio sugiere que el 7 % de los empleados en los Estados Unidos serían sustituidos, el 63 % serían complementados y el 30 % se verían en su mayoría sin cambios. Los dos sectores que podrían beneficiarse más de la IA son el sector legal y el sector de apoyo administrativo y de oficina, donde ambos podrían reducir su personal en aproximadamente un tercio. Hay sectores que podrían reemplazar aproximadamente al 10 % de su personal, pero en general, es más probable que la mayoría de los sectores de servicios utilicen la IA para complementar a los trabajadores existentes y, en el proceso, aumentar la productividad.

Las profesiones que tienen menos probabilidades de utilizar la IA o ser reemplazadas son aquellas que involucran tareas más manuales, como limpieza y mantenimiento de edificios y terrenos, instalación, mantenimiento y reparación, construcción y extracción, y roles de producción. Según el estudio, es más probable que estas profesiones sean ayudadas por máquinas normales, e incluso robots, pero no por la IA.

¿Cuánto puede aumentar el crecimiento de la productividad la tecnología?



Las estimaciones sobre los beneficios potenciales de la tecnología varían enormemente. Muchos estudios se centran en los ahorros para las empresas y los sectores derivados del tiempo ahorrado, utilizando los salarios de los trabajadores como unidad de medida para traducir los beneficios en una cifra monetaria.

Por ejemplo, un informe de Mckinsey & Co (junio de 2023) estima que la IA generativa podría agregar entre 2,6 billones y 4,4 billones de dólares anuales a la economía global en 63 casos de uso analizados. Según este informe, la productividad laboral podría aumentar entre un 0,1 % y un 0,6 % anual hasta 2040. Sin embargo, si la IA generativa se combina con otras tecnologías como los robots, ese aumento podría ser de entre un 0,2 % y un 3,3 % anual. Además, es interesante señalar que el 75 % de los beneficios monetarios probablemente provendrán de cuatro áreas: tareas de operaciones con clientes; marketing y ventas; ingeniería de software; y por último, investigación y desarrollo.

PWC (2020) estima un impulso potencial al PIB mundial de 15,7 billones de dólares para 2030 (o el 14 % del PIB), con un aumento del 26 % en el crecimiento del PIB de China y un aumento potencial del 14 % en los Estados Unidos. Sugiere que los mayores aumentos sectoriales se darán en el comercio minorista, los servicios financieros y la atención médica.

Estas estimaciones, junto con los estudios discutidos anteriormente, se basan en gran medida en las capacidades de la tecnología actual. A medida que estas tecnologías se desarrollen aún más, también lo harán sus posibilidades de uso y sus índices de adopción. Pero lo más importante, como se mencionó anteriormente en la sección que habla sobre los robots, la disponibilidad de la tecnología no es suficiente. Se requieren dos condiciones previas para la adopción: que los clientes la acepten y que la adopción sea económicamente ventajosa. En esta etapa temprana del desarrollo de la IA, se presta poca atención a los costos de adopción para las empresas o para la sociedad en general.

La aceptación podría ser difícil. Las famosas Skynet y el T-800 (representaciones ficticias de cómo evoluciona la IA) no ayudan. Sin embargo, es probable que la resistencia más significativa provenga del temor a la pérdida de puestos de trabajo, especialmente de aquellos que han invertido en educación y, gracias a ella, han ascendido en la cadena de valor. Los bloqueos políticos podrían frenar el progreso.

La escasez creciente de mano de obra, el endeudamiento elevado y el aumento de la inflación probablemente agraven la presión sobre las finanzas públicas (vea: Cambio de régimen: el regreso del "activismo fiscal"). La promesa de un impulso en la productividad y del crecimiento del PIB podría persuadir a los gobiernos de que el costo de algunos trabajadores desplazados es una compensación que vale la pena.

Mientras tanto, la viabilidad económica también será un desafío, al menos al principio. A medida que los costos de estas tecnologías disminuyan, los beneficios en relación con el aumento previsto de los costos laborales comenzarán a tener sentido. El uso de la tecnología podría permitir una mayor relocalización de la producción y la prestación de servicios. Si también se crean nuevos puestos de trabajo nacionales altamente calificados como resultado, es posible que la inversión incluso atraiga apoyo fiscal.

Si bien el desarrollo de estas tecnologías es en gran medida independiente de la coyuntura económica actual, creemos que la escasez de trabajadores obligará a las empresas a comenzar a utilizar cada vez más la robótica, la automatización y la IA para gestionar el aumento de sus costos. El aumento de la inflación de los costos será el catalizador de la inversión, pero dado los beneficios estimados mencionados anteriormente, es posible que solo compense ligeramente las mayores presiones inflacionarias provenientes del nuevo régimen.

Resumen y conclusiones

  • Es probable que una disminución en la oferta de mano de obra signifique que las empresas tendrán que competir entre sí para asegurar el personal que necesitan. Se espera que esto aumente la participación laboral en el PIB y, en consecuencia, reduzca la productividad laboral y la participación de las empresas en las ganancias.
  • Dado el panorama político, dudamos mucho que la inmigración compense suficientemente las escaseces de mano de obra esperadas debido a la demografía en los próximos años. Las tasas de inmigración interna han estado disminuyendo y, cuando ha habido aumentos en el número de inmigrantes, los partidos populistas han contrarrestado estas tendencias.
  • El uso de la automatización, la robótica y la inteligencia artificial para reducir la dependencia de los trabajadores es la única forma en que la mayoría de las empresas pueden seguir creciendo en este panorama desafiante a largo plazo.
  • Prevemos que la escasez de mano de obra aumentará el costo relativo de la mano de obra en comparación con la tecnología y fomentará la adopción de tecnologías existentes que mejoren la productividad y la automatización. Sin embargo, las grandes diferencias en la adopción de estas tecnologías incluso entre algunas de las economías más avanzadas muestran que hay un gran margen para una mayor inversión e integración de la tecnología robótica inteligente.
  • Al aprovechar los efectos de red que ayudan a mejorar la eficiencia de las fábricas, el uso de robots inteligentes está siendo aclamado por algunos como la cuarta revolución industrial. La promesa de un impulso en la productividad y el crecimiento del PIB podría persuadir a los gobiernos de que el costo de algunos trabajadores desplazados es un sacrificio válido a cambio de adoptar más ampliamente las tecnologías robóticas inteligentes.
  • Los sectores de servicios se han quedado rezagados en el uso de esta tecnología en comparación con los sectores de fabricación y producción. Si bien los consumidores ciertamente se están acostumbrando a lidiar con estas tecnologías de manera más regular, la aceptación y viabilidad económica de esta tecnología en los sectores de servicios llevará tiempo.
  • La escasez de trabajadores obligará a las empresas a comenzar a utilizar más la robótica, la automatización y la inteligencia artificial para gestionar el aumento de los costos, pero dichas acciones solo podrían compensar ligeramente las mayores presiones inflacionarias provenientes del nuevo régimen.

Authors

Azad Zangana
Senior European Economist and Strategist

Temáticas

Regime shift
3D Reset
En profundidad
Demographics
Inflación
Politics
Azad Zangana
Español

Schroders México

Reservados todos los derechos en todos los países