IN FOCUS6-8 min read

¿Cómo afecta la inflación a las grandes temáticas de inversión del futuro?

Examinamos lo que significa el resurgimiento de la inflación para la inversión temática.

26/10/2022

Authors

Emma Stevenson
Redactora de inversión

El año pasado, por estas fechas, muchos bancos centrales hablaban de una inflación "transitoria" que estaba experimentando la economía mundial a medida que se iban deshaciendo los desequilibrios causados por la pandemia del COVID-19. Pero cualquier pensamiento de que la inflación pueda ser transitoria hace tiempo que se ha desterrado, sobre todo porque la inflación es cada vez más amplia y afecta no solo a los bienes, sino también a los servicios.

Los economistas de Schroders prevén una inflación mundial del 7,2 % este año, frente al 3,4 % de 2021. Prevén una moderación hasta el 4,3% en 2023, pero esta cifra sigue estando por encima de los objetivos de muchos bancos centrales y muy por encima del nivel experimentado en la mayoría de las principales economías en los últimos años.


inflation-chart

Las distintas zonas geográficas experimentan la inflación de manera diferente. Tras un prolongado periodo de deflación, la actual inflación del Japón del 3,0 % (interanual, en agosto de 2022) es una buena noticia para los responsables de las políticas. No es el caso de la eurozona, donde la tasa de inflación del 10,0% (interanual, en septiembre de 2022) es en gran parte el resultado del aumento de los precios de la electricidad y está provocando la preocupación por una inminente recesión.

¿Pero qué pasa con las diferentes temáticas de inversión?

David Docherty, Investment Director – Themáticas, dijo: “La inversión temática ofrece una exposición precisa a poderosas tendencias globales a largo plazo que están transformando el mundo. Pero cada temática es diferente, por lo que no todas se verán afectadas por la inflación de la misma manera.

"Lo que es importante recordar es que las temáticas más potentes tienen una larga duración. Una temática como la transición energética, por ejemplo, es una oportunidad de inversión para los próximos 30-40 años, y lo mismo ocurre con otros temas que están dando forma al mundo que nos rodea".

Hemos preguntado a nuestros expertos cómo afecta el regreso de la inflación a algunas de nuestras temáticas favoritas: ciudades globales, infraestructura digital, transición energética, alimentos y agua, y fabricación inteligente.

Ciudades globales e infraestructura digital

Los bienes inmuebles son un sector en el que los inversores pueden beneficiarse a menudo del aumento de la inflación. En parte, esto se debe a que el aumento de los costos de los materiales de construcción o de la mano de obra frena las nuevas construcciones, haciendo que las propiedades existentes sean más valiosas. Pero muchos tipos de bienes tienen una relación directa con la inflación.

El gestor de carteras, Tom Walker, dijo: "Muchos contratos de alquiler de todo tipo de subsectores tienen compromisos explícitos de aumentos de los alquileres ligados a la inflación. En algunos casos, también hay contratos de alquiler con escalas fijas o revisiones del alquiler en momentos concretos.

"Todo ello ofrece a los inversores la oportunidad de garantizar que sus ingresos generen una rentabilidad real; es decir, que esté por encima de la inflación".

Sin embargo, no todos los bienes inmuebles son iguales. Los inversores deben prestar mucha atención al tipo específico de propiedad en la que están invirtiendo. Algunos tipos de bienes inmuebles, como viviendas u hospitales, son esenciales. Otros se benefician de una fuerte demanda y una oferta limitada, como los centros de datos o los alojamientos para estudiantes. Sin embargo, otros segmentos no son esenciales y experimentan una demanda más débil.

Tom Walker dijo: “La pandemia del COVID-19 ha acelerado una serie de tendencias, como el comercio electrónico y el trabajo desde casa. Estos problemas estructurales a largo plazo han debilitado el poder de fijación de precios de los titulares de activos inmobiliarios, como los locales comerciales y las oficinas. En consecuencia, la capacidad de trasladar los aumentos por inflación a los inquilinos de estos edificios está muy limitada".

La ubicación también es crucial a la hora de invertir en bienes inmuebles, ya que los activos situados en lugares más deseables pueden alcanzar precios más altos.

“Centrarse en las ubicaciones donde el crecimiento económico es sistemáticamente más fuerte significa que los inversores pueden maximizar sus posibilidades de poder trasladar el aumento de los costos a sus inquilinos”, dijo Tom Walker.

Transición energética

La temática de la transición energética es una de las que ha experimentado un importante impacto de la inflación en los dos últimos años.

El gestor de cartera, Alex Monk, dijo: “Desde el punto de vista de las ganancias, las empresas han visto disminuir su rentabilidad a medida que aumentaban sus costos. Y desde el punto de vista de la valoración, las tasas de interés más altas requeridas para controlar la inflación han disminuido el valor del crecimiento futuro de los flujos de caja.

“Es con respecto a esta amenaza que las empresas de algunas de esas áreas de mayor crecimiento, como las energías renovables, el almacenamiento de energía y el hidrógeno, son las que más han sufrido. Esto se debe a que el valor de sus ganancias está mucho más lejos en el tiempo, y también han estado más expuestas a los sobresaltos de la cadena de suministro".

Las empresas que fabrican artículos de gran tamaño, como los aerogeneradores, han sido de las más afectadas. Esto no solo se debe al aumento del precio de las materias primas, como el acero y otros metales, sino también al mayor costo del transporte marítimo. Factores que van desde las perturbaciones en los puertos chinos como consecuencia del COVID-19, hasta el bloqueo temporal del Canal de Suez en marzo de 2021, presionan al alza los costos de los fletes.

Existen indicios de que algunos de estos factores están remitiendo, y los precios de los metales están bajando. Pero la temática de la transición energética sigue siendo el centro de atención de la inflación debido al fuerte aumento de los precios de la electricidad en Europa como consecuencia de la reducción del suministro de gas ruso.

Alex Monk dijo: “Dado que los precios de la energía son una de las principales causas de la inflación, que a su vez puede provocar una recesión, es absolutamente vital que se produzca un mayor suministro de energía.

“Teniendo en cuenta la velocidad a la que podemos aumentar la capacidad de las energías renovables en comparación con algunas de las formas convencionales de energía, la necesidad de un mayor suministro juega a favor de la oportunidad estructural detrás del ámbito de la transición energética. Vamos a necesitar muchas más energías renovables, mucho más almacenamiento de energía e incluso hidrógeno para resolver la crisis energética que tenemos hoy, sobre todo en Europa".

Alimentos y agua

El aumento de los precios de los alimentos ha sido un componente sustancial del aumento de la inflación general este año. Al igual que con la energía, esto se debe en gran parte a la invasión de Rusia a Ucrania, que ha hecho subir los precios de algunos productos agrícolas.

Los precios del trigo, en particular, se han disparado, dado que Rusia y Ucrania representaban conjuntamente el 25 % de las exportaciones mundiales de trigo antes de la invasión.

Esta situación puede persistir, según el gestor de carteras Felix Odey. "La escasez de la oferta y la demanda puede incluso agravarse en 2023 y en años posteriores", dijo. "Esto se debe a que los patrones climáticos impredecibles se suman a la incertidumbre del suministro, junto con la posibilidad de que continúe la interrupción de la producción en Ucrania".

El aumento de los precios de las materias primas agrícolas puede ser beneficioso para los agricultores y los inversores en esas materias primas, pero alimenta la inflación de los precios de los alimentos a lo largo de toda la cadena hasta los productores de alimentos, los minoristas y termina con los consumidores.

“Hay un desfase entre el aumento de los precios de las materias primas agrícolas y el traslado de esos aumentos a la cadena", dijo Felix Odey. “Lo que hemos visto hasta ahora es que los productores de alimentos han sido más rápidos en aumentar sus precios que los minoristas.

"En parte, esto se debe a la conciencia de otras presiones de precios a las que se enfrentan los consumidores, y a la posibilidad de una publicidad negativa para un supermercado que aumenta los precios".

El aumento de los precios de los alimentos puede llevar a los consumidores a comprar productos más baratos, como las marcas propias de los supermercados, en lugar de los productos de marca. Sin embargo, el hecho de que los alimentos sean esenciales significa que la demanda nunca bajará lo suficiente. Los minoristas de alimentos pueden incluso beneficiarse a medida que los patrones de gasto de los consumidores cambian.

 “El aumento de los precios en los restaurantes puede significar que las personas sean menos propensas a comer fuera, y en cambio preparen más comidas en casa", dijo Felix Odey. "No solo los supermercados podrían beneficiarse de esa tendencia, sino también empresas como los proveedores de kits de comida, que ofrecen un descanso de la cocina casera sin el gasto que supone cenar fuera".

Fabricación inteligente

La temática de la fabricación inteligente tiene que ver con la innovación que impulsa una revolución industrial digital para fabricar mejores productos, y para fabricar mejor.

Las tecnologías que ayudan a mejorar la eficiencia energética son una parte integral de esto.

El gestor de cartera, Dan McFetrich, dijo: "En Europa, el consumo de energía industrial asciende al 26 % del uso total europeo. Evidentemente, en un momento en que el suministro de gas es precario y la inflación energética es elevada, cabe esperar que aumente la demanda de tecnologías que permitan la electrificación y el ahorro de energía”.

Pero existen tendencias de fabricación que también son fuentes de inflación, más que soluciones a la misma. El re–shoring, o la tendencia de las empresas a trasladar la producción más cerca de la demanda, es un ejemplo de ello. En parte ha sido impulsado por la pandemia, cuando los bienes necesarios en Europa o los Estados Unidos se vieron retenidos por confinamientos prolongados en China.

 “El re-shoring es intrínsecamente inflacionario”, dijo Dan McFetrich. “Se trata de empresas que buscan el ‘mejor costo’ en lugar de la opción de menor costo. Por ejemplo, esto puede implicar mayores costos de mano de obra o componentes más costosos, ya que las empresas trasladan la producción a regiones más caras. Pero la ventaja es que las cadenas de suministro son más resilientes, los costos logísticos se reducen y las emisiones de carbono del transporte son menores".

Y otro aspecto de la fabricación inteligente es la automatización, que tiene el potencial de reducir el costo del re-shoring. El costo de los robots está disminuyendo debido a las economías de escala y a la creciente adopción de la automatización en toda una serie de industrias. Pero muchas industrias se enfrentan a la escasez de mano de obra, que no hará más que empeorar debido al envejecimiento de la población en los países desarrollados, y tienen que subir los salarios para atraer a los trabajadores.

Dan McFetrich dijo: “Para todas las industrias, la automatización puede dar lugar a una mayor productividad, una reducción de los costos laborales y una mayor eficiencia energética, todo lo cual es una propuesta extremadamente atractiva en un momento de aumento de la inflación”.

El impacto de la inflación no es uniforme

Lo que está claro es que el impacto de la inflación en las diferentes temáticas es muy diverso. Incluso dentro de una misma temática, las oportunidades de inversión no se ven afectadas todas de la misma manera.

David Docherty dijo: “Aunque las temáticas más fuertes tienen que ver con la transformación global, eso no significa que todas las oportunidades de inversión dentro de cada temática individual sean simplemente juegos de crecimiento a largo plazo. Dentro de la alimentación y el agua, por ejemplo, los supermercados y otros minoristas de alimentación representan oportunidades más defensivas que pueden ser atractivas en tiempos de mayor inflación o menor crecimiento.

“Luego están los ‘shocks’ de la inflación, como la escalada de precios de la energía causada por la invasión de Rusia a Ucrania, que ponen de manifiesto la necesidad de la transición energética. Para los inversores que puedan mirar más allá de la volatilidad a corto plazo causada por la inflación, estas temáticas siguen siendo extremadamente atractivas”.

Authors

Emma Stevenson
Redactora de inversión

Temáticas

Global
Informes de mercado
Global Transformation
Inversión temática
Sustainable food and water
Smart manufacturing
Transición energética
Digital Infrastructure
Ciudades Globales