IN FOCUS6-8 min read

Hot N Cold: por qué el mercado laboral estadounidense se parece a una canción de Katy Perry

Los datos contradictorios hacen que sea difícil llegar a una conclusión firme sobre el mercado laboral estadounidense. Por cada indicador que apunta a un deterioro, otro sugiere exactamente lo contrario. Pero, en definitiva, la tendencia parece ser la de una demanda de mano de obra menor, aunque a partir de niveles elevados.

03/07/2023
Metal worker in the US

Authors

George Brown
Economist

You're hot then you're cold (Tienes calor y luego frío)

You're yes then you're no (Dices que sí y luego que no)

You're in then you're out (Estás dentro y luego estás fuera)

You're up then you're down (Estás arriba y luego abajo)

Puede que la estrella del pop Katy Perry le cantara a un amante indeciso en su éxito de 2008, pero Hot n Cold podría referirse también a los contradictorios datos del mercado laboral estadounidense de este año. Aunque varios indicadores han apuntado a un deterioro, otros tantos han sugerido exactamente lo contrario. La confusión se ha visto agravada por las bruscas revisiones de algunas series, que en ocasiones han invertido la narrativa.

Esto supone un gran dolor de cabeza para la Reserva Federal (Fed). Su doble mandato de máximo empleo y precios estables significa que el mercado laboral es quizás la consideración más importante. Así, los datos mixtos de este año aumentan el riesgo de un error de política por parte de la Reserva Federal, ya sea por no subir las tasas lo suficiente o, por el contrario, por ajustarlas en exceso.

Tomemos como ejemplo el informe de empleo de mayo. Aunque se contrató a unos 339.000 trabajadores a lo largo del mes, la tasa de desempleo subió 0,3 puntos porcentuales, hasta el 3,7 %, a pesar de que la tasa de actividad se mantuvo en el 62,6 %. De vez en cuando se producen diferencias entre ambas, pero muy raramente hasta este punto. Entonces, ¿por qué hubo tanta dicotomía entre ellas?

Por un lado, se utilizan dos encuestas distintas para calcular las cifras de empleo y de desempleo. Las últimas proceden de la encuesta enviada a los hogares, que es más representativa que la encuesta sobre las nóminas cumplimentada por los empresarios no agrícolas. Por ejemplo, la encuesta de hogares incluye a los trabajadores por cuenta propia. De esta categoría, el número de personas no constituidas en sociedad (es decir, que trabajan por cuenta propia en una entidad no societaria) descendió drásticamente en un 412.000 en mayo.

Aunque esto pueda parecer alarmante, el contexto es importante. Un gran número de estadounidenses crearon sus propias empresas durante la pandemia. Muchas de ellas fueron mujeres, lo que puede estar relacionado con la mayor carga que suponía el cuidado de los hijos en casa durante el confinamiento. Por lo tanto, ahora que las restricciones han disminuido, no es de extrañar que se produzca una corrección hacia los niveles y las tendencias anteriores a la pandemia.

Labour market puzzle 1

Asimismo, la muestra de la encuesta de hogares es mucho más pequeña que la de la encuesta de nóminas. Para que se considere estadísticamente significativa, el empleo tiene que aumentar o disminuir en 600.000 personas a lo largo del mes, más de cuatro veces el umbral de 130.000 de la encuesta de nóminas. Así, la reducción de 310.000 declarada por la encuesta de hogares en mayo podría ser totalmente errónea. De hecho, es posible que el empleo haya aumentado.

Esta posibilidad se pone de relieve cuando la encuesta de hogares se ajusta a la metodología de las nóminas, lo que permite una comparación casi idéntica entre ambas. Sobre esta base, ambas encuestas apuntan a un fuerte ritmo de contratación, con la encuesta de hogares ajustada apuntando en realidad a un aumento de cerca de 400.000 puestos de trabajo durante el mes.

Labour market 2

Aun así, el aumento del desempleo no puede descartarse tan fácilmente. El aumento es superior al error de muestreo, lo que significa que debería ser auténtico al menos en parte. No obstante, puede resultar efímero si se mantiene el ritmo de contratación. Desde que la Reserva Federal empezó a subir las tasas el año pasado, ha subido 0,2 puntos porcentuales en tres ocasiones anteriores, sólo para deshacerse en los meses siguientes.

Pero quizás esta vez sea diferente, sobre todo porque otros indicadores son igualmente coherentes con el aumento del desempleo. Según Challenger, Gray and Christmas, los despidos han aumentado considerablemente desde noviembre. Y así parecen corroborarlo las peticiones iniciales de subsidio por desempleo, que han aumentado en las últimas semanas hasta alcanzar el nivel más alto desde octubre de 2021.

Aun así, Ohio ha representado una gran parte del reciente aumento y las autoridades han informado que están investigando la presentación generalizada de solicitudes fraudulentas. Si tienen una sensación de déjà vu, es porque Massachusetts sufrió un problema similar a principios de este año, que fue revisado a medida que desaparecían. El hecho de que Minnesota haya ampliado el número de solicitudes de indemnización agrava aún más la situación.

Si se excluyen estos dos estados, los reclamos en los 48 estados restantes han tendido al alza, pero ni de cerca en la medida que sugiere actualmente el panorama nacional. Esto incluso puede haberse visto distorsionado por cuestiones de calendario, como la reciente festividad del Memorial Day. Se prevé que estos problemas continúen hasta mediados de julio, dada la inestabilidad del reajuste anual del sector automotriz y el Día de la Independencia.

Labour market 3

Paralelamente, el crecimiento salarial se ha ido moderando gradualmente. Los ingresos medios por hora se sitúan en el 3,8 % sobre una base tendencial anualizada, aunque son más elevados que antes de la pandemia, pero suponen una reducción sustancial desde su punto máximo del 6,2 % a principios del año pasado. Sobre todo porque las horas trabajadas han tendido a la baja últimamente, a pesar de la fuerte contratación.

Hay que tener en cuenta que la contratación reciente se ha concentrado en los trabajadores peor remunerados en los sectores del ocio y la hotelería. Por el contrario, los sectores mejor remunerados han registrado en general un exceso de contratación en años anteriores. De este modo, el menor crecimiento salarial puede ser un síntoma de estos efectos de composición, y no necesariamente de un mercado laboral menos competitivo.

Estos efectos pueden analizarse utilizando la medida de la Fed de Atlanta. Esta medida hace un seguimiento de los salarios medios de los individuos a lo largo del tiempo, excluyendo a los que se encuentran en los extremos del espectro salarial. En esta medida más clara del crecimiento salarial, éste se ha relajado mucho más moderadamente, con su tasa actual del 6 % muy por encima de periodos anteriores de tensión del mercado laboral.

Labour market 4

Como se ha demostrado, los datos contradictorios hacen difícil llegar a una conclusión firme sobre el estado actual del mercado laboral estadounidense, y mucho menos sobre su dirección futura. Esto se debe en gran parte a que los efectos de la pandemia siguen perdurando, que es una de las cuatro razones por las que la Fed ha estado luchando para controlar la inflación. Y no está claro hasta qué punto desaparecerán o si serán permanentes.

Pero, en términos generales, nuestra impresión es que estamos viendo una reducción de los elevados niveles del año pasado. Y aunque esto supondrá un cierto estímulo para la Fed, es probable que los miembros del comité sigan preocupados por el riesgo de un rebrote de las presiones inflacionarias no muy distinto al que parece estar experimentando el Reino Unido.

En el reciente testimonio semestral de Jerome Powell ante el Congreso, admitió ser un Deadhead: un fanático de los Grateful Dead. Por lo tanto parece dudoso que su gusto musical incluya a Katy Perry. Pero si así fuera, tal vez la letra de Never Really Over se le habría quedado grabada en la cabeza en la reunión de política monetaria de este mes, cuando los funcionarios indicaron que ahora planean subir las tasas aún más:

Two years and just like that (Dos años y así)

My head still takes me back (Mi cabeza todavía me recuerda)

Thought it was done, but I (Pensé que se había acabado, pero)

Guess it’s never really over (supongo que nunca se acaba)

Authors

George Brown
Economist

Temáticas

Análisis macro
Visión Económica
Estados Unidos
Español

Schroders México

Reservados todos los derechos en todos los países