PERSPECTIVE3-5 min to read

Perspectivas 2023, las empresas estadounidenses de pequeña y mediana capitalización: ¿podrán continuar con el rendimiento superior?

Ya hemos atravesado coyunturas económicas similares, y la última vez las empresas más pequeñas se comportaron mucho mejor que las grandes.

08/12/2022
New York

Authors

Bob Kaynor
Director de Renta Variable de empresas de pequeña y mediana capitalización de EE. UU.

Parecería ser que en 2022 las empresas estadounidenses de gran capitalización y las de pequeña y mediana capitalización han tenido un comportamiento similar, teniendo en cuenta que las caídas del mercado han sido prácticamente iguales.

Sin embargo, debajo de la superficie, el panorama es muy distinto. Esto se debe a que se está produciendo un cambio en el liderazgo del mercado que, en nuestra opinión, se prolongará hasta 2023, y potencialmente durante más tiempo. Aunque las grandes capitalizaciones registraron un rendimiento superior en enero de 2022, desde entonces las pequeñas y medianas capitalizaciones no han dejado de superarse.

En teoría, esto choca con una economía estadounidense que, según las previsiones, se ralentizará hasta una posible recesión en 2023. Normalmente, las empresas de pequeña y mediana capitalización se consideran menos resistentes en un entorno económico más difícil.

Existen razones para que se produzca este cambio de liderazgo, que recuerda a una época similar que condujo a un prolongado periodo de rendimiento superior de las empresas de pequeña y mediana capitalización.

606860_SC_WEBCHARTS_SmallCap vs LargeCap_ESES_01

Tanto en la década de 1970 como tras el estallido de la burbuja tecnológica en 2000, las empresas estadounidenses más pequeñas obtuvieron resultados mucho mejores que las grandes durante varios años.

Este rendimiento superior de las empresas más pequeñas se produjo cuando las tasas de los fondos de la Reserva Federal (Fed) y el crecimiento económico subían y bajaban. Este rendimiento superior constante a través de una variedad de entornos económicos diferentes se produjo a partir de un punto de partida similar: el crecimiento superior de las ganancias junto con las valoraciones bajas en relación con sus hermanos de gran capitalización. La rentabilidad pasada no es una guía para el futuro, por supuesto, pero vemos muchas similitudes con el contexto actual.

606860_SC_WEBCHARTS_SmallCap vs LargeCap_ESES_02

Un buen punto de partida para apoyar a las pequeñas empresas estadounidenses es que las valoraciones actuales ya están sopesando muchas malas noticias. El universo no está dominado, por ejemplo, por empresas de crecimiento secular como lo está el S&P 500 de gran capitalización. Esto significa que hay muy poca prima de valoración que tenga que deshacerse para ajustarse a una economía mundial cambiante.

Desde la burbuja tecnológica de 1999-2001, las pequeñas empresas no habían estado tan baratas en relación a las grandes. En el periodo de siete años que siguió al punto máximo del mercado en marzo de 2000, las empresas de pequeña capitalización subieron más del 70 %, mientras que las de gran capitalización subieron menos del 10 %.

La última vez que las valoraciones relativas fueron tan baratas y la confianza tan pobre, siguió un período excepcional de rentabilidad absoluta y relativa para la renta variable de pequeña y mediana capitalización.

606860_SC_WEBCHARTS_SmallCap vs LargeCap_ESES_03

Las empresas de pequeña capitalización están mejor posicionadas para beneficiarse de los cambios en las tendencias de consumo

Las valoraciones a la baja son solo un aspecto de las perspectivas favorables para esta clase de activos. Las empresas estadounidenses más pequeñas y con una orientación más nacional están mejor situadas para beneficiarse de los cambios de tendencia de la economía del país. Aunque el consumidor estadounidense sigue resistiendo, su gasto está cambiando de bienes a servicios. La economía de bienes se mantuvo robusta durante la pandemia del Covid-19, mientras que la economía de servicios permaneció cerrada. Las ganancias de las pequeñas empresas están mucho más orientadas a los servicios, lo que debería impulsar aun más su crecimiento relativo favorable.

Otra tendencia que era evidente antes de la crisis del Covid-19, pero que se ha acelerado desde entonces, es el aumento del gasto de capital en los Estados Unidos. Hay una importante iniciativa en marcha para deslocalizar las cadenas de suministro a medida que la globalización empieza a retroceder.

El Gobierno estadounidense también ofrece importantes incentivos para promover una mayor fabricación nacional consagrados en la legislación a través de políticas como la Ley de Chips y Ciencia y la Ley de Reducción de la Inflación aprobadas en 2022. El proyecto de ley de Infraestructuras de 2021 proporciona vientos de cola adicionales.

Otros factores que favorecen las inversiones son los esfuerzos por reducir las emisiones y la necesidad de invertir en automatización para paliar la escasez de la mano de obra. El crecimiento de las ventas de las empresas más pequeñas está muy relacionado con el crecimiento del capex estadounidense. Esto refleja la orientación principalmente nacional de las empresas de pequeña capitalización en comparación con las de gran capitalización. Esta exposición nacional también aísla a las empresas de la conversión de la rentabilidad no estadounidenses en dólares estadounidenses.

Es hora de ampliar las asignaciones de la cartera

Mantener la exposición a la renta variable estadounidense sigue siendo una asignación importante en una cartera de inversión diversificada, pero hay razones para reconsiderar las asignaciones en toda la clase de activos. Durante gran parte de la última década, invertir exclusivamente en el S&P 500 habría sido la mejor decisión. Sin embargo, el cambio ya está en marcha. Ahora hay buenas razones para que los inversores amplíen sus asignaciones a empresas estadounidenses de mediana y pequeña capitalización, que tienen valoraciones más atractivas y están mejor posicionadas para un entorno de mercado cambiante.

También es importante recordar que, dado el tamaño de la economía estadounidense, incluso las "pequeñas" empresas centradas en los Estados Unidos son grandes según los estándares internacionales. Esto es importante en un momento en que los inversores están redescubriendo el riesgo, a medida que la liquidez se estrecha debido a la subida de las tasas de interés, desencadenando una serie de tensiones. Sin embargo, con valoraciones de mercado de hasta 20.000 millones de dólares, las empresas estadounidenses de pequeña y mediana capitalización son una clase de activos líquidos y bien cotizados, repletos de oportunidades.

Authors

Bob Kaynor
Director de Renta Variable de empresas de pequeña y mediana capitalización de EE. UU.

Temáticas

Outlook 2023
Informes de mercado
Renta variable
Alfa en renta variable
Small Cap

Schroders México

Reservados todos los derechos en todos los países