IN FOCUS6-8 min read

¿Qué impacto tendrá la invasión rusa de Ucrania en el petróleo y el gas?

La tragedia que se está desarrollando en Ucrania está endureciendo aún más la dinámica de la oferta en el espacio energético convencional.

02/03/2022
ukraine-gas-facility

Authors

Mark Lacey
Responsable de Renta Variable de Recursos Globales, gestor de fondos
Alexander Monk
Gestor de fondos
Felix Odey
Gestor de fondos

La invasión rusa de Ucrania es, ante todo, una tragedia humana. Sin embargo, como inversores, nuestro papel es interpretar las implicaciones del mercado en nombre de nuestros clientes. A continuación, analizamos el impacto de la invasión en los mercados del petróleo y el gas.

En primer lugar, es importante entender cómo estaban los mercados antes de la invasión. Los mercados energéticos mundiales ya estaban tensos. Años de falta de inversión, junto con una demanda increíblemente fuerte, significaban que los inventarios de petróleo y productos eran deficitarios, y los de gas tenían un déficit importante.

No hay una solución rápida. Los combustibles fósiles siguen representando el 85% de la combinación energética mundial. La hidroeléctrica y la nuclear representan un 11% más, mientras que la eólica y la solar apenas suponen un 4%.

Las recientes subidas de los precios del gas natural y del petróleo hicieron que los costes de la energía primaria en porcentaje del PIB alcanzaran casi el 8% en febrero. Se trata de la mayor proporción mensual del PIB en casi una década.

El aumento es especialmente grave si se tiene en cuenta que los costes energéticos mensuales se situaban en abril de 2020 en apenas el 2% del PIB, el mínimo de varias décadas. El reciente aumento de los precios de los combustibles fósiles es el más rápido desde finales de la década de 1970. En el pasado, un aumento rápido de los costes energéticos como éste ha desencadenado recesiones.

No hay sanciones en los flujos de petróleo y gas por ahora

El análisis del impacto de la actual crisis ucraniana en los mercados energéticos se hace más complejo por la cambiante situación en torno a la naturaleza exacta de las sanciones.

En la actualidad, se han impuesto sanciones a particulares y a las principales instituciones financieras rusas, pero se han evitado explícitamente las sanciones sobre la energía (petróleo y gas) procedente de Rusia.

La rápida escalada de las sanciones occidentales reducirá la demanda europea de petróleo y productos petrolíferos rusos, a pesar de que las sanciones no están diseñadas para atacar directamente los flujos energéticos rusos. Sin embargo, esta pérdida de demanda en Europa se verá compensada por el aumento de la demanda en China. A corto plazo, los flujos de gas natural deberían resistir, a menos que la infraestructura utilizada para transportar el gas sufra daños en el conflicto.

Los responsables políticos occidentales son reacios a interrumpir los flujos energéticos rusos, pero cada vez se hace más complejo compaginar este objetivo con la creciente presión para aumentar las sanciones a medida que empeora la situación en Ucrania.

Seguimos esperando que los suministros rusos sigan estando disponibles para el mercado. Sin embargo, es posible que un número creciente de compradores europeos y estadounidenses decidan evitarlos para reducir el riesgo legal y de reputación.

Impacto inmediato limitado en el suministro

Rusia exporta 5,5 millones de barriles diarios (bd) de crudo, de los cuales más de 3,5 mbd van directamente a Europa, mientras que el resto se dirigen principalmente a Asia. Además, se exportan a Europa unos 1,2 millones de barriles diarios de productos petrolíferos refinados. De los 3,5 millones de bd que se exportan a Europa, 1 millón de bd pasa por el oleoducto de Druzhba y se gestiona mediante contratos a largo plazo. No esperamos que estas exportaciones se vean interrumpidas a menos que Rusia decida cerrar los grifos. El mercado marítimo es donde se podrían producir cambios en los precios de los productos petrolíferos.

El mercado marítimo es donde se registrarán los cambios en los flujos comerciales. Al menos la mitad de los flujos marítimos hacia Europa pueden redirigirse a China e India con bastante facilidad.

A pesar de que parte del gas exportado pasa por Ucrania, esperamos que los flujos de gas sean los que menos interrupciones sufran.

Si las sanciones se ampliaran, habría cierta flexibilidad en cuanto al petróleo. Las importaciones de petróleo ruso a Europa podrían sustituirse por importaciones de otros países. Sin embargo, ya preveíamos un déficit en los mercados del petróleo este año de 0,5 millones de bd. Si las sanciones hacen que Rusia no pueda exportar entre 1 y 1,5 millones de bd, el déficit del mercado del petróleo en 2022 podría ser mucho mayor.

Y habrá consecuencias a más largo plazo para el sector ruso del petróleo y el gas. Es probable que la inversión y la financiación occidentales se agoten, como demuestra el abandono de BP de su participación en Rosneft. Los compradores que dependen del petróleo y el gas rusos reducirán considerablemente esta exposición en los próximos meses y años.

Los mercados mundiales del gas siguen siendo limitados

El mercado mundial del gas está muy restringido en la actualidad. A menos que la demanda disminuya, esto seguirá siendo así durante los próximos años, ya que los principales proyectos de gas nuevos no tendrán ningún impacto en la oferta hasta 2024 como muy pronto.

En Europa, el gas ruso representa alrededor del 35% de todas las importaciones de gas, procedentes tradicionalmente de cuatro gasoductos (Nord Stream, Yamal-Europa, gasoducto de Ucrania y Turk Stream).

Se ha construido un nuevo gasoducto (Nord Stream 2) que debía traer más gas a Europa desde Rusia, pero Alemania ha paralizado el proceso de aprobación debido a los acontecimientos en Ucrania.

604261-webchart-1

Los flujos a través del gasoducto ucraniano han ido disminuyendo en los dos últimos años, pasando de 90 bcm anuales a unos 40 bcm anuales, en parte como consecuencia de que Rusia ha redirigido el gas por rutas alternativas y en parte para satisfacer su propio aumento de la demanda.

Esto significa que, aun suponiendo que no haya más sanciones, es probable que el flujo de gas de Rusia a Europa se vea limitado en caso de una guerra prolongada en Ucrania.

Aumenta la demanda mundial de GNL

En los últimos seis años, Europa ha intentado reducir su dependencia del gas ruso aumentando considerablemente su capacidad de regasificación de GNL (gas natural licuado). Por mucho que Europa dependa del gas natural de Rusia, ahora también es muy dependiente  de los volúmenes de GNL importados para satisfacer sus necesidades energéticas.

Pero Europa no es la única que busca importaciones de GNL. Los países desarrollados han ido reduciendo y cerrando su producción de electricidad con carbón, y están utilizando la capacidad de las turbinas de gas de ciclo combinado (CCGT) para satisfacer la demanda energética.

Los mercados emergentes, como China y la India, siguen construyendo su capacidad de CCGT en paralelo a su enorme expansión de la capacidad de generación renovable.

604261-LNG-demand-chart-2

Aunque esperamos que el mercado de la energía eólica crezca al menos un 150% durante la próxima década y el de la energía solar al menos un 200%, esto no implica que la demanda de gas disminuya durante el mismo periodo.

Dada la necesidad de reducir la producción de carbón, es probable que la demanda de gas natural aumente en torno al 4% anual durante la próxima década para ayudar a cubrir el déficit de generación de energía.

La reciente tensión sin precedentes en los mercados mundiales del gas es una consecuencia directa de la falta de inversión, agravada por la fuerte tendencia de la demanda. La falta de inversión y las cancelaciones de proyectos de gas a gran escala se debieron, en primer lugar, al colapso de los precios regionales en 2018/2019, y luego al impacto de Covid-19 en 2020.

¿Qué podría hacer bajar los precios?

Como ya hemos dicho, no hay una solución fácil a corto plazo en cuanto a los precios de la energía.

En cuanto al gas, en los próximos años, EE.UU. tiene el potencial de convertirse en un exportador importante de gas natural, dada su base de recursos en los Apalaches y las regiones del Pérmico. Es probable que gran parte de este gas llegue a los mercados europeos.

En cuanto al petróleo, una característica notable de esta crisis ha sido hasta ahora el silencio de la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo). La capacidad de reserva de la OPEP es limitada, pero Irán sigue siendo un comodín. 

Se están celebrando conversaciones en Viena para restablecer el acuerdo nuclear con Irán de 2015, que permitiría a este país vender petróleo en el mercado internacional. Esperamos que se apruebe un acuerdo en las próximas semanas. Si se aprueba, la respuesta de la oferta podría ser bastante rápida (dos o tres meses), ya que Irán tiene almacenados unos 105 millones de barriles de crudo y condensado. Esto supondría un alivio a corto plazo para los precios del mercado del petróleo.

En segundo lugar, a partir del cuarto trimestre de 2022 entraremos en un periodo en el que se pondrán en marcha algunos proyectos de países no pertenecientes a la OPEP y de la OPEP. Esto también puede proporcionar cierto alivio a los mercados del crudo hacia finales de año.

Otra posibilidad es que, con los precios del petróleo y el gas ya elevados, cualquier nueva subida podría provocar una recesión y una caída más pronunciada de la demanda.

Conclusión

Tenemos dos conclusiones fundamentales:

  1. No hay una solución rápida para los mercados europeos del gas y la electricidad si no se destruye la demanda. En los próximos años habrá que seguir invirtiendo en los mercados mundiales del gas para diversificar el suministro fuera de Rusia, causando al mismo tiempo el menor trastorno posible a los usuarios industriales y residenciales de energía. Debido a la necesidad de reducir la generación de carbón, el gas natural debe seguir utilizándose como combustible puente para la transición energética. La seguridad del suministro a largo plazo es cada vez más importante.
  2. Los acontecimientos de Ucrania no harán sino acelerar la transición energética. La independencia energética a través de una energía barata y sostenible estará a partir de ahora en el primer plano del proceso de toma de decisiones de todos los responsables políticos.

Authors

Mark Lacey
Responsable de Renta Variable de Recursos Globales, gestor de fondos
Alexander Monk
Gestor de fondos
Felix Odey
Gestor de fondos

Temáticas

En profundidad
Alternativos
Materias primas
Global Transformation
Transición energética
Russia-Ukraine conflict
Informes de mercado

Schroders México

Reservados todos los derechos en todos los países