IN FOCUS6-8 min read

¿Qué significa para los inversores un crecimiento más rápido de los mercados emergentes?

El crecimiento relativamente rápido ha favorecido en el pasado el mayor rendimiento de los activos de los mercados emergentes.

17/04/2023
Emerging market growth

Authors

David Rees
Economista Senior Mercados Emergentes

Nuestra previsión de que el crecimiento del PBI de los mercados emergentes (ME) superará cómodamente al de los mercados desarrollados (MD) debería ser una buena noticia para los inversores. Sin embargo, un crecimiento más rápido se verá impulsado en gran parte por un repunte en China tras el levantamiento de las restricciones impuestas por el Covid-19, mientras que muchos otros grandes ME se enfrentan a riesgos de desaceleración del crecimiento en los próximos meses. Esto tendrá importantes repercusiones en la asignación de activos.

Una característica de nuestras últimas previsiones es que esperamos que el crecimiento económico de los ME supere significativamente al de los mercados desarrollados este año y se mantenga relativamente rápido en 2024. Esperamos que el crecimiento de los ME sea unos cuatro puntos porcentuales más rápido que el de los MD. Y, en todo caso, el reciente tambaleo del sector bancario de los mercados desarrollados, que amenaza con endurecer las condiciones crediticias, podría dar lugar a un rendimiento aún mayor de los ME.

Un crecimiento más rápido debería ofrecer oportunidades a los inversores. Después de todo, el crecimiento relativamente rápido ha apoyado en el pasado el rendimiento superior de los activos de los ME, como la renta variable, donde las valoraciones también están ópticamente menos ajustadas que en los mercados desarrollados.

Emerging market growth

Sin embargo, aunque mejoramos nuestra previsión de crecimiento del PBI de los mercados emergentes en 2023, casi todo el crecimiento provino de China. Esperamos que la economía china se comporte mejor de lo previsto este año tras la supresión de la política gubernamental de cero Covid, y prevemos un crecimiento del PBI de alrededor del 6,2 %. Es probable que la reapertura de la economía china, y la consiguiente recuperación impulsada por los servicios, respalden la renta variable local, mientras que la reanudación de los viajes internacionales beneficiará a algunas pequeñas economías asiáticas que dependen de los turistas chinos. Más allá de eso, sin embargo, creemos que los efectos indirectos en el resto del mundo probablemente sean limitados. En realidad, nos preocupan más las sorpresas a la baja para el crecimiento en muchos otros ME.

Una de las razones es que es probable que los ME orientados a la exportación se enfrenten durante más tiempo a una demanda del exterior débil. Aunque es fácil llegar a la conclusión de que un repunte del crecimiento chino impulsará la recuperación del sector manufacturero mundial, lo cierto es que China no es una gran fuente de demanda final para los exportadores de los ME. En cambio, la mayor parte de la demanda final sigue procediendo de los MD, que se están debilitando a medida que los consumidores vuelven a gastar en servicios tras las fuertes compras de bienes durante la pandemia. Y dudamos de que la demanda vaya a repuntar con fuerza, ya que los agresivos aumentos de las tasas de interés y la elevada inflación pesan cada vez más sobre la demanda y amenazan con hacer entrar en recesión a economías clave como la estadounidense.

Algunos indicadores, como el índice de gestores de compras (PMI) manufacturero mundial, han mostrado cierta mejoría recientemente. Sin embargo, esto puede resultar prematuro. Al fin y al cabo, también existen indicios de que las empresas del sector de bienes se están viendo obligadas a mantener más existencias a medida que la demanda no llega a cubrir las expectativas. Y otros indicadores, como el M1 real mundial, sugieren que el ciclo manufacturero mundial no encontrará un punto de inflexión hasta mitad de año. Esto sugiere que las expectativas de una recuperación más inmediata de las exportaciones en algunos ME, como Corea, podrían verse defraudadas.

Emerging market growth

Por lo demás, los riesgos a la baja para el crecimiento de los ME proceden del efecto retardado de los agresivos aumentos de las tasas de interés. Si los aumentos de las tasas de interés en los mercados desarrollados, especialmente por parte de la Reserva Federal (Fed) estadounidense, parecen agresivos, palidecen cuando se comparan con los de algunos de los principales ME.

Por ejemplo, las tasas de interés oficiales han subido más de 1.000 puntos básicos (pb) desde sus mínimos pandémicos en Brasil, Chile, Colombia y Hungría. Mientras tanto, otros ME se han endurecido un promedio de 400 puntos básicos en un intento de seguir el ritmo de la inflación galopante. A lo largo del año pasado se ha debatido ampliamente que los aumentos de las tasas de interés repercuten en la actividad económica con retardos largos y variables en los ME. Sin embargo, en términos generales, los cambios en las tasas de interés de los ME tardan entre seis y nueve meses en repercutir en la actividad y apuntan a un duro golpe para el crecimiento en la primera mitad de 2023.

Emerging market growth

Estas preocupaciones por el crecimiento no hacen sino engrosar la lista de razones por las que algunas partes de la renta fija de los ME parecen atractivas. De cara al futuro, con una inflación que tenderá a la baja a lo largo de este año, el retorno de la preocupación por el crecimiento haría difícil a los bancos centrales justificar el mantenimiento de tasas de interés elevadas.

Por ejemplo, en algunas partes de América Latina, los mercados cotizan las tasas reales de política monetaria en la región entre el 4 % y el 6 %. Estos mercados ya ofrecen un buen margen de beneficios, con la posibilidad de que los bonos suban a medida que los responsables de las políticas monetarias se orienten hacia recortes de tasas, quizás a final de este año. Es probable que los bancos centrales latinoamericanos recorten las tasas a medida que se ralentiza el crecimiento.

Emerging market growth

La reducción de las tasas de interés también empezaría a mejorar las perspectivas de crecimiento de los ME en 2024. El resto del mundo emergente podría tomar la delantera en cuanto al crecimiento el año que viene, a medida que la recuperación de China empiece a perder impulso.

Authors

David Rees
Economista Senior Mercados Emergentes

Temáticas

Informes de mercado
Mercados Emergentes
Renta variable
China
Asia Pacífico
Asia ex Japón
Análisis macro
Visión Económica
Español

Schroders México

Reservados todos los derechos en todos los países