IN FOCUS6-8 min read

Revisión trimestral de los mercados - Q2 2023

Una mirada retrospectiva a los eventos del segundo trimestre, cuando los mercados desarrollados lideraron el aumento de las acciones.

04/07/2023
Photo of fog on Golden Gate Bridge in San Francisco

Authors

Resumen del trimestre:

Las acciones globales subieron durante el trimestre lideradas por los mercados desarrollados, especialmente Estados Unidos, mientras que las acciones de los mercados emergentes se quedaron atrás. El entusiasmo por la Inteligencia Artificial (IA) impulsó las acciones de tecnología. Los principales bancos centrales aumentaron las tasas de interés en el período, aunque la Reserva Federal de EE. UU. decidió mantenerse en espera en junio. Los rendimientos de los bonos gubernamentales subieron (lo que significa que los precios bajaron).

Tenga en cuenta que la rentabilidad obtenida en el pasado no es una guía de la rentabilidad futura y podría no repetirse. La información sobre sectores, valores, regiones y países se brinda solo a título ilustrativo y no debe considerarse una recomendación para comprar o vender.

EE. UU.

Las acciones estadounidenses terminaron el trimestre al alza, con la mayor parte de las ganancias realizadas en junio. El avance se produjo en medio de una inflación moderada y señales de que la economía de EE. UU. sigue siendo resiliente a pesar de las tasas de interés más altas. Una revisión del crecimiento del PIB del primer trimestre indicó una expansión del 2% (anualizado), sustancialmente más que la estimación anterior de un crecimiento del 1,3%.

La Reserva Federal (Fed) aumentó las tasas de interés en 25 puntos básicos (pb) en mayo. Sin embargo, no subió las tasas en junio, adoptando lo que los economistas han llamado una "pausa de halcón". El "diagrama de puntos" de las predicciones de tasas indicó dos aumentos más en 2023.

La inflación en EE. UU. (medida por el IPC) disminuyó al 0,1% (mes a mes) en mayo, bajando desde un aumento del 0,4% en abril debido a una continua disminución en el costo de la energía. Esto redujo la tasa anual al 4,0%, por debajo de las expectativas del 4,1%. La economía en general sigue siendo saludable. La tasa de desempleo de EE. UU. aumentó en mayo al 3,7% desde un 3,4%, un movimiento más grande de lo esperado, pero el mercado laboral sigue siendo históricamente ajustado.

Hubo cierta precaución por parte de los inversores en torno a las preocupaciones sobre el techo de deuda de EE. UU. al comienzo del período bajo revisión. Sin embargo, el Congreso aprobó una legislación que suspendió el techo de deuda durante los primeros días de junio, en un acuerdo que incluyó concesiones sobre el gasto que se espera que tenga poco efecto en el crecimiento económico.

El sector de tecnología de la información (TI) lideró el alza del mercado de valores en el trimestre. El fervor en torno a la IA y el potencial para un auge en la tecnología relacionada a ésta impulsó a los fabricantes de chips, en particular, a niveles más altos. Los sectores de consumo discrecional y servicios de comunicación también tuvieron un buen desempeño. Los sectores con bajo rendimiento incluyeron energía y servicios públicos (utilidades).

Eurozona

Las acciones de la eurozona registraron ganancias en el segundo trimestre, lideradas por los sectores financiero y TI. Los sectores con bajo rendimiento incluyeron energía y servicios de comunicación.

El sector de TI fue impulsado por las acciones de semiconductores. Esto se produjo después de proyecciones de ventas más altas de lo esperado de algunos fabricantes de chips estadounidenses, que ayudaron a demostrar el potencial de crecimiento derivado de la IA. A fines del trimestre, el gobierno holandés confirmó que las máquinas de fabricación de chips de alta gama requerirán una licencia para ser enviadas al extranjero, lo que podría llevar a una reducción de las exportaciones a China. Los Países Bajos es hogar de algunos de los principales fabricantes de equipos de chips. Dentro del sector financiero, los bancos tuvieron un mejor desempeño, ya que se espera que sus ganancias a corto plazo sean sólidas.

El Banco Central Europeo (BCE) aumentó las tasas de interés dos veces durante el trimestre, llevando la tasa principal de refinanciamiento al 4,0%. La inflación general disminuyó durante el período, con una inflación anual estimada del 5,5% en junio, por debajo del 6,1% de mayo. Sin embargo, la tasa de inflación subyacente (que excluye los precios de energía, alimentos, alcohol y tabaco) aumentó ligeramente al 5,4% en junio desde un 5,3% en mayo.

Los datos de crecimiento mostraron que la eurozona experimentó una leve recesión durante el invierno, con una disminución del PIB de -0,1% tanto en el último trimestre del 2022 como en el primer trimestre del 2023. Los datos prospectivos apuntaron a un momentum económico más lento en la eurozona. El índice compuesto de gestores de compras (PMI) de la eurozona cayó a 50,3 en junio desde un 52,8 en mayo. Esto representa una baja de cinco meses y sugiere que la economía podría estar cerca del estancamiento (50 es la marca que separa la expansión de la contracción en las encuestas PMI).

Reino Unido

Las acciones del Reino Unido cayeron durante el trimestre. Los grandes grupos diversificados de energía y materiales básicos cotizados en el Reino Unido fueron los detractores más significativos debido a la debilidad generalizada en los precios de las materias primas y las preocupaciones sobre las perspectivas de la economía china. La fortaleza de la libra esterlina también afectó a estos sectores de recursos así como a otros generadores significativos de dólares estadounidenses, como consumo básico.

Varias áreas del mercado enfocadas en el mercado doméstico también tuvieron un desempeño inferior, ya que el Banco de Inglaterra (BoE) elevó las tasas dos veces, en mayo y junio. El aumento de 0,5 puntos porcentuales en junio representó una reaceleración en el ritmo de las alzas de tasas después de una decisión inicial de reducir el ritmo en marzo a incrementos de 0,25 puntos porcentuales.

La decisión de reaceleración se produjo después de que las cifras del mercado laboral del Reino Unido, el crecimiento salarial y las lecturas de inflación subyacente que excluye los precios volátiles de la energía y los alimentos, fueran mejores de lo esperado. Estos datos sugirieron que el BoE aún estaba lejos de controlar la inflación de manera sostenible, lo que resultó en una fuerte venta de los bonos del Reino Unido (aumento de los rendimientos) durante el período.

Los rendimientos de los bonos del Reino Unido son importantes para la economía doméstica del país, ya que influyen en las "tasas de intercambio" que los prestamistas utilizan al fijar las tasas de interés fijas de las hipotecas. Como consecuencia a la incertidumbre respecto a las perspectivas de inflación para el Reino Unido, estas tasas se acercaron a niveles vistos por última vez durante la crisis del "mini presupuesto" del otoño del 2022. Esto afectó negativamente a algunas áreas del mercado enfocadas en el mercado doméstico, como los constructores de viviendas.

Sin embargo, después de la reaceleración de las tasas en junio, los rendimientos de los bonos a largo plazo del Reino Unido efectivamente disminuyeron inicialmente (los precios aumentaron). Esto se interpretó como una mayor creencia de los inversores de que el BoE es capaz de controlar la inflación, aunque posiblemente a costa de provocar una recesión.

Japón

El fuerte momentum de las acciones japonesas se aceleró en junio y el índice TOPIX Total Return subió un 14,4% en términos locales durante el segundo trimestre. La debilidad del yen japonés también continuó y alcanzó los niveles de 188 yenes y 144 yenes frente a la libra esterlina y el dólar estadounidense, respectivamente, en junio. Esto redujo los retornos denominados en moneda extranjera del mercado de valores japonés.

El mercado alcanzó el nivel más alto en 33 años, con el Nikkei alcanzando los 33.700 yenes en junio. Esto se ha impulsado en parte por la constante compra realizada por inversores extranjeros desde abril. Además, las ganancias se han producido en medio de continuas expectativas de reformas de gobierno corporativo y cambios estructurales en la macroeconomía japonesa. La debilidad del yen y la fortaleza del mercado estadounidense también respaldaron un modo riesgoso en el mercado de valores japonés. A pesar de que las valoraciones de nivel de mercado, como lo es la relación precio/beneficio, están alcanzando un nivel justo, parece haber margen para revisiones al alza de las ganancias, respaldadas por la debilidad del yen, en los próximos meses.

El Banco de Japón (BoJ) celebró la primera reunión de política bajo el nuevo gobernador Kazuo Ueda en abril y la segunda en junio. No hubo cambios en la política, lo que sugiere que su postura moderada continúa. Por otro lado, es probable que la Reserva Federal de EE. UU. continúe aumentando las tasas de interés, por lo que la debilidad del yen también se aceleró. Si bien el BoJ mantuvo su postura cautelosa sobre la continuidad de la inflación y el crecimiento salarial en Japón, las cifras macroeconómicas continuaron sugiriendo un progreso sólido.

Asia (ex Japón)

Las acciones de Asia, excluyendo Japón, registraron un rendimiento negativo en el segundo trimestre. China, Malasia y Tailandia fueron los índices de mercado con peor desempeño, mientras que las acciones en India, Corea del Sur y Taiwán subieron.

Las acciones chinas cayeron bruscamente en el segundo trimestre a medida que el repunte económico, tras la reapertura del país después de la crisis de Covid-19, comenzó a enfriarse. La producción de fábrica en China ha comenzado a disminuir debido a la falta de gasto de los consumidores y la débil demanda por exportaciones después de las alzas de las tasas de interés en Estados Unidos y Europa. Los precios de las acciones de Hong Kong también cayeron en el trimestre ya que la desaceleración de la economía china debilitó la confianza hacia las acciones de Hong Kong.

Las acciones en India lograron fuertes aumentos, impulsados por flujos de inversión extranjera y ganancias estables, a medida que datos económicos alentadores aumentaron la confianza hacia el país. Las acciones de Taiwán subieron, impulsadas por las ganancias en las acciones de tecnología, ya que los inversores se apresuraron a comprar acciones relacionadas con la IA. El entusiasmo de los inversores por las acciones relacionadas con la IA también impulsó los precios de las acciones en Corea del Sur, que terminó el segundo trimestre firmemente en territorio positivo. Las Filipinas y Singapur terminaron el trimestre en territorio negativo, mientras que Indonesia logró una modesta ganancia.

Mercados emergentes

La renta variable de mercados emergentes (ME) registró una pequeña ganancia en el trimestre, que fue inferior a la generada por los mercados desarrollados. La tensión entre Estados Unidos y China fue un factor que contribuyó al bajo rendimiento de los ME, al igual que las preocupaciones sobre la débil recuperación económica de China. La incertidumbre sobre el techo de deuda de Estados Unidos también afectó el sentimiento negativo, aunque esto se resolvió a principios de junio.

Hungría, Polonia y Grecia fueron los índices de mercado con mejor rendimiento a pesar del aumento de los temores de recesión en Europa. Los mercados de Europa Central comenzaron a anticipar recortes de tasas a medida que la inflación disminuyó, y Hungría redujo las tasas en junio. Mientras tanto, el mejor rendimiento de Grecia se produjo cuando el partido gobernante, Nueva Democracia, ganó un segundo mandato en mayo, lo que indica una continuación de políticas amigables para el mercado.

Brasil también fue uno de los mejores en medio de una disminución de las preocupaciones respecto a la política fiscal, el optimismo sobre los potenciales recortes inminentes de tasas y una impresión del PIB del primer trimestre mejor de lo esperado. Mejores datos macroeconómicos y señales de que la política monetaria acomodaticia continuará ayudaron también a India, que tuvo un fuerte aumento en el trimestre.

Colombia también subió, al igual que los Emiratos Árabes Unidos, Perú, Arabia Saudita y México. Corea y Taiwán tuvieron un mejor rendimiento, liderado por nombres del sector tecnológico gracias al optimismo sobre el crecimiento de la inteligencia artificial.

China tuvo un bajo rendimiento debido a las preocupaciones sobre una recuperación más débil de lo esperado. Kuwait y Qatar también se quedaron atrás. Sudáfrica fue uno de los peores índices, ya que la situación de energía del país continuó deteriorándose, con graves consecuencias para el crecimiento económico. Turquía registró la mayor pérdida en términos de dólares estadounidenses. Esto ocurrió cuando el presidente Erdogan ganó la reelección en mayo, extendiendo su gobierno de dos décadas.

Bonos globales

El segundo trimestre de 2023 registró una caída significativa en la volatilidad del mercado. Los rendimientos de los bonos gubernamentales estaban en aumento nuevamente, aunque hubo cierta divergencia, con el Reino Unido y Australia teniendo un bajo rendimiento debido a una inflación más alta de lo esperado y una mayor determinación de los bancos centrales para combatir la inflación. Con la excepción del BoJ, todos los principales bancos centrales siguieron aumentando las tasas de interés durante el trimestre. Sin embargo, la Fed fue la primera en detenerse en junio, dejando las tasas entre 5% a 5.25% después de más de un año de aumentos consecutivos.

Los balances corporativos se mantuvieron relativamente sólidos, a pesar de un aumento en las tasas de incumplimiento. El alto rendimiento (High Yield o HY) global superó al grado de inversión (Investment Grade o IG) global ya que se redujeron las preocupaciones inmediatas de recesión. Los bonos IG son los bonos de mayor calidad según lo determinado por una agencia de calificación crediticia; los bonos HY son más especulativos, con una calificación crediticia por debajo del grado de inversión.

El crecimiento de EE. UU. sorprendió al alza, con un escenario de "aterrizaje suave" que ahora es el consenso del mercado. Por el lado del crédito, los bonos IG de EE. UU. registraron retornos totales negativos, pero superaron a los bonos del Tesoro durante el trimestre. Los bonos HY de EE. UU. registraron retornos positivos. El rendimiento a 10 años de EE. UU. volvió de 3.47% a 3.81%, mientras que el de dos años pasó de 4.03% a 4.87%, marcando una mayor inversión de la curva.

El BCE continuó aumentando las tasas de interés y anunció en mayo que esperaba poner fin a las reinversiones en su Programa de Compra de Activos a partir de julio de 2023. Sin embargo, la inflación general ha disminuido significativamente desde el pico. El rendimiento a 10 años de Alemania aumentó de 2.31% a 2.39%. El HY europeo superó al IG durante el período.

La inflación en el Reino Unido ha sorprendido a muchos. Esto llevó al BoE a actuar con más fuerza, aumentando las tasas de interés en 50 puntos básicos, que fue más de lo esperado. El rendimiento a 10 años del Reino Unido saltó de 3.49% a 4.39% y el de dos años obtuvo aún más ganancias al aumentar de 3.44% a 5.26%. En el frente del crédito, el HY del Reino Unido superó al IG.

A medida que mejoró el sentimiento respecto al crecimiento global, las monedas de bajo rendimiento, como el yen japonés, tuvieron un mal desempeño. En el otro extremo del espectro, la libra esterlina fue la mejor divisa, respaldada por tasas de interés más altas.

Bonos convertibles, medidos por el índice Refinitiv Global Focus, registraron un retorno del 5% en el segundo trimestre. Los convertibles se beneficiaron del viento en popa proporcionado por el fuerte desempeño de las acciones de "big tech", que se vieron impulsadas por la narrativa de IA. Sin embargo, el universo de convertibles carece de algunos de los nombres tecnológicos más importantes, y por lo tanto le resulta difícil participar más plenamente en las fuertes ganancias de acciones. El mercado primario estuvo muy activo con US$22 mil millones de nuevos convertibles que llegaron al mercado.

Productos básicos

El índice S&P GSCI registró un rendimiento negativo en el segundo trimestre. Los metales industriales y la energía fueron los sectores de peor desempeño, mientras que los precios del ganado subieron en el trimestre. Dentro de los metales industriales, los precios del zinc, níquel y aluminio cayeron fuertemente en el trimestre. Dentro de la energía, el petróleo crudo, el crudo Brent, el aceite de calefacción y el diesel cayeron, mientras que los precios del gas natural y la gasolina sin plomo fueron modestamente más altos.

En la agricultura, los precios notablemente más altos del cacao y la soja no pudieron compensar las caídas de los precios del café, el azúcar y el maíz. El trigo y el trigo de Kansas terminaron el mes en territorio positivo. En los metales preciosos, tanto el oro como la plata terminaron el mes en territorio negativo.

Activos digitales

Durante el segundo trimestre, Bitcoin registró un retorno del 6.9%, mientras que Ethereum (ETH) se quedó ligeramente atrás con un 6.0%. En lo que va del año, Bitcoin y ETH registraron retornos del 84.3% y 61.6%, respectivamente.

Uno de los temas generales que continúa dominando la narrativa de los activos digitales es la regulación (o la falta de ella). El segundo trimestre trajo desarrollos al respecto y se destacaron los caminos divergentes que están tomando diferentes jurisdicciones. MiCA, el marco regulatorio europeo que se ha esperado desde hace mucho tiempo en torno a los activos digitales, fue adoptado por la Unión Europea. Esto proporciona claridad en varias áreas, incluyendo la protección de inversores y consumidores, y un marco integral para emisores y proveedores de servicios.

En los Estados Unidos, diferentes instituciones continúan avanzando por sus propios caminos (no coordinados) mientras el Congreso y la Cámara legislan sobre varios proyectos de ley que afectan a la criptografía de diferentes maneras. Especialmente los proyectos de ley de Estructura del Mercado de Activos Digitales y la Ley de Innovación Financiera Responsable, que si se aprueban, aclararían el estado de los activos digitales (principalmente como materias primas). El impacto de la acción de la SEC contra Coinbase se sintió en el mercado durante junio, con la liquidez en criptomonedas alternativas (altcoins), mencionada específicamente en las demandas, especialmente afectada.

En anticipación a tener claridad regulatoria, algunos de los administradores de activos más grandes del mundo solicitaron por ETFs de Bitcoin spot de EE. UU., que aún no han sido aprobados por los reguladores. Esto, junto con las demandas de la SEC, apoyó aún más el mejor rendimiento de Bitcoin sobre altcoins este año.

El valor de las inversiones y los ingresos que se derivan de ellas pueden disminuir o aumentar, y los inversores pueden no recuperar las cantidades invertidas originalmente.

Table of equity market returns in Q2 2023Table of bond market returns in Q2 2023

Authors

Temáticas

Schroders México

Reservados todos los derechos en todos los países