PERSPECTIVE3-5 min to read

Techo de deuda estadounidense: cómo podría afectar a los mercados de renta fija

A medida que se acerca la "fecha X", ¿podría ser que esta vez la historia sea guía útil para los mercados de renta fija?

11/05/2023
US Congress

Authors

Paul Grainger
Responsable de renta fija mundial y divisas

Ya hemos visto este tipo de maniobras en numerosas ocasiones, en las que las posturas políticas han llegado al extremo de jugar con fuego antes de que se llegara a un acuerdo de última hora sobre el techo de la deuda estadounidense. El trasfondo político de la actual negociación sobre el techo de la deuda es, cuando menos, inestable, y un impago accidental sigue siendo un riesgo clave (aunque no es la hipótesis de fondo), ante la incertidumbre en torno a la "fecha X", que es el día en que el Gobierno estadounidense agotará su capacidad de endeudamiento.

La historia puede ser una guía útil y se han establecido comparaciones con hechos similares ocurridos en 2011, cuando se elevó el techo de la deuda con apenas dos días de margen. La reacción del mercado estuvo ligada a una grave pérdida de confianza, con los bonos del Tesoro estadounidense al alza a pesar de la pérdida de su calificación AAA, las divisas refugio con mejores resultados y la ampliación de los diferenciales de crédito.

No obstante, debemos ser prudentes a la hora de hacer comparaciones directas con este periodo, ya que el entorno de mercado era muy diferente en aquel entonces. La Eurozona estaba experimentando sus propios desafíos al mismo tiempo que los diferenciales periféricos se ampliaban significativamente, lo que llevó a la debilidad de otros activos cíclicos.

Esta vez, nos acercamos al final de los ciclos de aumento de tasas más agresivos vistos desde hace más de 40 años y las tasas de interés ya están mucho más altas. Por otra parte, los datos de actividad en los Estados Unidos también se deterioraron bruscamente, lo que hizo más difícil desentrañar algunos de los factores que impulsaban el mercado en aquel entonces.

Esta vez, también tenemos el obstáculo adicional que supone para el crecimiento el endurecimiento de las condiciones crediticias, tras las recientes turbulencias en el sector bancario regional estadounidense.

Por el momento, el mercado se ha mostrado algo optimista ante los riesgos actuales. Las letras del Tesoro con vencimiento cercano a la fecha X prevista se han abaratado significativamente y los swaps de incumplimiento crediticio (CDS) soberanos estadounidenses se negocian con un diferencial más amplio que en 2011, aunque en realidad no se trata de una comparación útil en términos de probabilidad de impago, teniendo en cuenta el entorno de tasas de interés tan diferente. No obstante, la volatilidad de los activos de riesgo y las divisas sigue siendo moderada, por ahora, en consonancia con la opinión de que algunos mercados están subestimando estos riesgos.

La reacción más generalizada de los mercados tiende a producirse más cerca de la fecha X

La historia demuestra que la volatilidad aumenta más cerca de la fecha X. Aunque el mercado conoce este método, puede que esta vez la volatilidad aumente antes. Según nuestro análisis, los mercados pronostican una ralentización cíclica más intensa, que llevaría a una ampliación del crédito. En otras palabras, el alto rendimiento por debajo del grado de inversión, la deuda pública al alza y la debilidad del dólar estadounidense, en particular frente a divisas defensivas como el yen japonés.

Sin embargo, cabe señalar que esta vez, la Reserva Federal de los Estados Unidos tiene mucha más capacidad para recortar las tasas de interés, lo que podría tener implicaciones diferentes para la forma de la curva. En 2011, el riesgo giraba en torno al aplanamiento de la curva.

La política marcará el rumbo del mercado

Es probable que se conceda algún periodo de prórroga para permitir una negociación más significativa. Aunque esto podría suponer un periodo de alivio para los mercados, no será el final de la historia y es probable que persista la incertidumbre.

Un golpe a la confianza contribuye a la ralentización del crecimiento mundial y a un periodo de desinflación, que probablemente presionará a la baja los rendimientos de la deuda pública. Sin embargo, un contexto de mercado más volátil requiere un posicionamiento más ágil y un cuidadoso dimensionamiento de las posiciones.

Authors

Paul Grainger
Responsable de renta fija mundial y divisas

Temáticas

Renta fija
Bonds
Estados Unidos
Crédito
Informes de mercado
Español

Schroders México

Reservados todos los derechos en todos los países