印刷する
compartir

Análisis Macro

Perspectivas para 2016: renta fija asiática

El próximo año podría sentar las bases para posibles puntos de entrada interesantes a los mercados de bonos asiáticos, especialmente una vez que la Reserva Federal estadounidense (Fed) dé a conocer su agenda de subidas de tipos.

12/01/2016

Rajeev De Mello

Rajeev De Mello

Head of Asian Fixed Income

  • Es probable que las mejores oportunidades se encuentren, en 2016, en sectores perfilados para ser los grandes beneficiados de un contexto de crecimiento lento.
  • El reducido precio del petróleo y las materias primas debería seguir favoreciendo a los países asiáticos en conjunto.
  • Los antecedentes demuestran que una vez que los mercados descuentan el calendario de subida de tipos de la Reserva Federal, los mercados emergentes tienden a comportarse bien.

Las noticias en 2015 estuvieron –y siguen estando– dominadas en gran medida por la ralentización del crecimiento en China y el desplome de los precios del petróleo y las materias primas. Este desplome obedeció en gran parte a la combinación de un exceso de oferta y de la moderación de la demanda del país. Asimismo, los niveles de endeudamiento relativamente más altos en determinados mercados emergentes (en comparación con sus homólogos desarrollados), sumados a las ambiguas señales de los gobernadores de los bancos centrales de las grandes economías del G31 , inquietaron a los inversores.

Con este telón de fondo, los participantes del mercado todavía no han podido aclararse las ideas. La incertidumbre se cierne sobre cinco acontecimientos positivos:

1. Programas de reformas y medidas concertadas de los responsables políticos chinos hacia un crecimiento económico basado en el sector terciario en vez de en el secundario.

En primer lugar, China quiere evitar “la trampa de las rentas medias”, por la que un país no reforma su economía después de haber crecido rápidamente y queda estancado en actividades que le impiden alcanzar una riqueza comparable a la de un país desarrollado. Por esta razón, los responsables políticos chinos han adoptado medidas considerables para dejar de ser la “fábrica del mundo” y centrarse en ascender en la cadena de valor hacia servicios de la alta tecnología y con mayor valor añadido, una transición similar a la protagonizada por otros países asiáticos como Singapur y Corea del Sur. El objetivo a largo plazo es prestar servicios a unos consumidores internos con un poder adquisitivo cada vez mayor, así como al resto del mundo, lo que podría conllevar más generación de ingresos, más desarrollo y más creación de riqueza.

Todo ello está estrechamente vinculado al endeudamiento. Como la mayoría de inversores saben, China se enfrenta a un problema de endeudamiento y algunas estimaciones apuntan a que es el tercer país emergente por carga de la deuda, con más del 200% del PIB (excluyendo el sector financiero), por detrás de Hungría y Malasia. Aunque el deseo de evitar la trampa de las rentas medias puede explicar en parte la disposición a endeudarse, las autoridades chinas han reconocido los inconvenientes de un endeudamiento excesivo y han dado pasos hacia el desapalancamiento (esto es, la reducción de la deuda) a través de reformas de las finanzas públicas a nivel central y local, el control del endeudamiento de las empresas públicas y privadas y la limitación de las actividades apalancadas.

El efecto a corto plazo de ambas reformas ha conllevado históricamente una ralentización del crecimiento del PIB en otros países y China no parece ser una excepción. Lo que esto implica es que las grandes beneficiadas del antiguo modelo económico (sector manufacturero básico, empresas siderúrgicas y grandes consumidoras de materias. Rajeev De Mello, responsable de renta fija asiática Schroders Perspectivas para 2016: Renta fija asiática primas) podrían salir perjudicadas. Por otra parte, las empresas tecnológicas, de salud y de infraestructuras bien gestionadas se perfilan, entre otras, como las grandes beneficiadas de la nueva economía.

Para los inversores en bonos, un modelo de crecimiento más lento o menor podría ser positivo. La deuda pública china podría convertirse en el instrumento preferido por los inversores que buscan seguridad y la deuda corporativa de calidad con grado de inversión2 se beneficia del sesgo de los inversores hacia la reducción del riesgo, a través de títulos más seguros y menos apalancados. A largo plazo, el desapalancamiento y el fomento de una economía de mayor valor añadido en China favorecen la estabilidad y sustentan una bajada de la prima de riesgo.

2. Beneficiados de los bajos precios del petróleo y las materias primas

El descenso de los precios de las materias primas está siendo perjudicial para las empresas y los países productores, dada la disminución de ingresos y beneficios sumada al incremento de la carga de amortización de la deuda. Y, al contrario, los grandes beneficiados son los consumidores de materias primas. EE. UU., la zona euro y los países asiáticos (a excepción de Malasia e Indonesia) son grandes consumidores tanto de petróleo como de materias primas industriales. Toda reducción en el coste de estas importaciones tiene un efecto positivo en las cuentas corrientes de los importadores de materias primas y en los bolsillos de los consumidores de estos países. En Asia, donde el crecimiento se ha ralentizado, esto ha supuesto una positiva tregua tanto para las economías como para los consumidores. También está concediendo a los gobiernos y a los bancos centrales de la región el más que necesario margen en materia de políticas monetarias y presupuestarias para mitigar la ralentización causada por el menor crecimiento del gigante asiático.

También debe tenerse en cuenta el efecto en la inflación. La caída de los precios de alimentos, materias primas y energía se traduce en una reducción de la inflación en Asia. Esto implica que los bancos centrales de la región tienen flexibilidad para recortar los tipos de interés, lo que debería favorecer a los mercados de bonos de la región.

3. Creciente recuperación de la economía estadounidense y una zona euro que parece estabilizarse

Asia es el centro manufacturero del mundo. Incluso a pesar de que numerosos estudios han apuntado a un cambio de tendencia en el comercio global, es probable que tanto la creciente recuperación de la economía estadounidense como la estabilización de la zona euro se traduzcan en mejores perspectivas para las empresas asiáticas, particularmente aquellas estrechamente vinculadas a estas economías. Las empresas de calidad con grado de inversión parecen perfilarse como las grandes beneficiadas de este fenómeno.

4. La renovada internacionalización de Japón

Los japoneses se han centrado durante demasiado tiempo en invertir sus nutridos ahorros en su propio mercado de renta fija. Tras las medidas adoptadas por el Gobierno japonés para diversificar sus inversiones y dejar de privilegiar la renta fija nipona a favor de bonos y acciones extranjeros, el capital japonés inunda los mercados financieros, lo que está beneficiando a los bonos asiáticos.

5. El fin de una política monetaria expansiva (y destructiva)

Muchos son los precedentes históricos en los que un periodo de ajuste monetario en EE. UU. ha ido de la mano de malas noticias para los mercados emergentes. Actualmente no estamos ante una excepción a esta regla. Desde 2013, la intención de la Fed de abandonar su política monetaria expansiva ha contribuido a la escasa rentabilidad ofrecida por los mercados emergentes.

No obstante, con independencia de los precedentes históricos, los mercados asiáticos y emergentes tienden a recuperarse una vez que el ajuste se materializa. Por tanto, si bien la previsión de subidas de tipos en EE. UU. tiende a conllevar un efecto negativo en los mercados asiáticos, en el momento en el que se conoce la envergadura de dicha subida y se aclara el ritmo del aumento, suele producirse una estabilización de las rentabilidades que obtienen los inversores en activos asiáticos.

Aunque muchos esperan que el dólar siga apreciándose por las subidas de tipos en 2016, consideramos que una vez que la moneda descuente la trayectoria de subidas de la Fed, es de prever que ésta toque techo. Se trata de un activo que ya está saturado y una economía estadounidense más fuerte conllevaría una mayor déficit comercial en EE. UU. y, por lo tanto, un incremento de los dólares en circulación. Como consecuencia de ello, esperamos que surjan oportunidades viables en 2016 para ponernos largos en las divisas asiáticas frente al dólar.

Conclusión

Todo lo anterior implica que la deuda pública asiática de calidad total o parcialmente cubierta frente al dólar estadounidense podría salir beneficiada, en vista de la caída de la inflación y de la probabilidad de que los bancos centrales de la región adopten políticas monetarias expansivas. Asimismo, los bonos asiáticos con grado de inversión denominados en dólares deberían ser objeto de demanda por parte de los inversores, gracias al contexto de escaso crecimiento y a su sesgo contrario al riesgo, que les hace huir del segmento de alto rendimiento3 ante el aumento de los impagos. El diferencial de rendimiento entre la deuda pública de países asiáticos y la de otros mercados sigue siendo amplio, especialmente tras el descenso de las rentabilidades en Europa, tendencia que, en nuestra opinión, se prolongará a lo largo de 2016, teniendo en cuenta que la política monetaria europea parece orientada a mantener una postura acomodativa durante un tiempo. 3 Bonos de alta rentabilidad, con una calificación crediticia por debajo de grado de inversión, que ofrecen mayores rentabilidades por el mayor riesgo de impago.

1EE. UU., la zona euro y Japón

2Calificación crediticia que se considera que implica un riesgo mínimo para el inversor.

3Bonos de alta rentabilidad, con una calificación crediticia por debajo de grado de inversión, que ofrecen mayores rentabilidades por el mayor riesgo de impago.

Las opiniones expresadas aquí son las de Rajeev De Mello, responsable de renta fija asiática, y no representan necesariamente las opiniones declaradas o reflejadas en las Comunicaciones, Estrategias o Fondos de Schroders. La rentabilidad registrada en el pasado no es un indicador fiable de los resultados futuros. El precio de las acciones y los ingresos derivados de las mismas pueden tanto subir como bajar y los inversores pueden no recuperar el importe original invertido. Este documento tiene fines informativos exclusivamente y no se considera material promocional de ningún tipo. La información aquí contenida no se entiende como oferta o solicitud de compra o venta de ningún valor o instrumento afín en este documento. No se debe depositar su confianza en las opiniones e información recogidas en el documento a la hora de tomar decisiones de inversión y/o estratégicas. La información aquí contenida se considera fiable, pero Schroders no garantiza su integridad ni su exactitud. Publicado por Schroder Unit Trusts Limited, 31 Gresham Street, London EC2V 7QA. Autorizado y regulado por la Financial Conduct Authority. Para su seguridad, las comunicaciones serán grabadas o controladas. Las previsiones recogidas en el documento son el resultado de modelos estadísticos basados en una serie de supuestos. Las previsiones están sujetas a un alto nivel de incertidumbre sobre los factores económicos y de mercado futuros que pueden afectar a los resultados futuros reales. Las previsiones se ofrecen con fines informativos a fecha de hoy. Nuestros supuestos pueden variar sustancialmente en función de los cambios que puedan producirse en los supuestos subyacentes, por ejemplo, a medida que cambien las condiciones económicas y del mercado. No asumimos ninguna obligación de informarle de las actualizaciones o cambios en estos datos conforme cambien los supuestos, las condiciones económicas y del mercado, los modelos u otros aspectos.