印刷する
compartir

Análisis Macro

Perspectivas para 2016: Renta Variable Japonesa

El mercado japonés de renta variable ha experimentado continuas revisiones a la baja de sus prometedoras perspectivas económicas a medida que avanzaba el año, pero aun así ha logrado registrar unas ganancias superiores al 10% en lo que va de año en un contexto complicado. Si bien la economía japonesa ha entrado en recesión técnica tras registrar un crecimiento negativo en el tercer trimestre, los datos generales han empañado la importante mejora económica generalizada que está viviendo el país nipón.

18/12/2015

Shogo Maeda

Shogo Maeda

Head of Japanese Equities

  • El crecimiento ha sido más débil de lo esperado, pero, en general, la tendencia de la economía japonesa sigue siendo positiva.
  • La mejora de los beneficios empresariales y del gobierno corporativo sostendrá los precios de las acciones japonesas.
  • Seguimos ciñéndonos a nuestro enfoque ascendente de selección de activos y centrándonos en el crecimiento y las valoraciones sostenibles de medio a largo plazo.

Se han dado una serie de factores que han contribuido a la continuidad de las sólidas perspectivas a largo plazo para la renta variable japonesa. Asimismo, es esperanzador observar que la marcada correlación previa entre la debilidad del yen japonés y la subida de los precios de las acciones está empezando a mermar. La economía japonesa sigue presentando importantes desafíos de corto a medio plazo y la ralentización del crecimiento asiático, en concreto, ha lastrado la confianza de los inversores, lo que se ha visto reflejado en la contribución al comercio exterior de Japón.

Economía: en el rumbo adecuado

Los inversores han vigilado de cerca los datos sobre Japón a corto plazo pero, en general, creemos que la economía nipona va en la dirección adecuada. Si bien los últimos datos de inflación han sido más débiles de lo esperado y muy inferiores al objetivo del Banco de Japón (BoJ), del 2%, parece que el país ha logrado encarrilarse hacia una salida sostenible de la deflación.

El mercado laboral sigue ajustado, y la tasa de paro se sitúa en el 3,1%, el nivel más bajo en 20 años. Aumenta el crecimiento de los salarios reales y la reciente mención a una posible subida del salario mínimo debería apuntalar la confianza de los consumidores. Además, hemos de ser conscientes de que los datos de inflación han sufrido tensiones a la baja provocadas por la caída de los precios del petróleo y la desaceleración del crecimiento en China. El rumbo de la economía sigue siendo positivo, a pesar de avanzar a un ritmo más lento de lo esperado.

Más a largo plazo, la próxima subida del IVA del 8% al 10%, prevista para abril de 2017, podría suponer un obstáculo para el crecimiento. Si esta medida se mantiene según lo previsto, causará, en el mejor de los casos, alteraciones a corto plazo en los datos económicos y, en el peor, otro periodo de contracción económica que se mantendría durante uno o dos trimestres. Si bien esperamos que, en esta ocasión, la economía se vea menos afectada, merece la pena que lo vigilemos de cerca para detectar sus posibles consecuencias.

Algunos indicios de progreso en las políticas

El programa del primer ministro japonés, Shinzo Abe, bautizado como Abenomics, y la cuestión de si está teniendo el efecto esperado en la economía han generado una gran controversia. Hasta el momento, las célebres “tres flechas” —políticas acomodativas tanto monetarias como presupuestarias combinadas con reformas estructurales, todas ellas orientadas a impulsar el crecimiento— no han logrado impresionar a los inversores dada la aparente ausencia de iniciativas de reforma política. No obstante, Abe puede atribuirse el mérito con razón de haber impulsado el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés) que comprende doce países de la cuenca del Pacífico, entre los que se encuentran Japón y Estados Unidos. El acuerdo, que abarca alrededor del 40% del PIB mundial, podría ofrecer enormes beneficios, si bien el mercado aún debe acabar de digerir los beneficios concretos, y mantenemos una postura realista en lo que concierne al calendario de ratificación, especialmente ante los obstáculos que podría plantear EE. UU. Abe también logró un importante progreso en la reducción del impuesto de sociedades, que probablemente se reducirá de nuevo el próximo año (del 32% actual hasta por debajo del 30%).

Para el BoJ, los datos de la inflación, inferiores a lo esperado, han limitado sus opciones en materia de política monetaria. Si bien el gobernador Kuroda se mantiene optimista, al menos de forma oficial, está claro que el objetivo de inflación inicial del BoJ, del 2%, es prácticamente inalcanzable. Por ello, cada vez se especula más sobre la aplicación de nuevas medidas acomodativas por parte del banco central y su credibilidad sigue estando en el punto de mira.

Mejora de los beneficios y el gobierno corporativo de las empresas

A nivel nacional, los beneficios de las empresas japonesas están creciendo a un ritmo sólido. Si bien el panorama mundial se muestra más débil, se espera que los beneficios logren un crecimiento interanual positivo durante el presente ejercicio fiscal. Aunque hemos tenido que revisar ligeramente a la baja nuestras expectativas, el crecimiento ha sido muy equilibrado y la dependencia del país a la economía mundial es ahora menor.

En cuanto al gobierno corporativo, el aumento de la presión ejercida por los accionistas sobre los equipos directivos empieza a dar sus frutos. La introducción a principios de año del Código de Gobierno Corporativo es, sin duda alguna, un acontecimiento positivo a largo plazo para Japón y supone otro éxito para Abe. Los cambios que ya se están llevando a cabo abarcan mejores estructuras en los consejos de administración, lo que, en última instancia, dará lugar a una mayor responsabilidad y a una asignación más eficiente del capital, lo que, en conjunto, debería beneficiar a los accionistas. Es poco probable que esta tendencia de mejora del gobierno corporativo revierta y ya empezamos a observar los efectos positivos de este cambio, reflejados en el aumento de los dividendos y en la recompra de acciones por parte de empresas japonesas. Hemos intensificado nuestros esfuerzos por premiar el buen gobierno corporativo con una lista de empresas que priorizamos y ya hemos observado resultados esperanzadores.

Priorizar los fundamentales

Si bien los datos de crecimiento han sido más débiles de lo esperado, la tendencia general de la economía japonesa seguirá siendo positiva. En un entorno de escaso crecimiento y baja inflación, creemos que el mercado japonés se verá apuntalado por las sólidas ganancias empresariales y los crecientes beneficios para los accionistas. Además, el PER —una variable de valoración de las acciones que se define como el precio de mercado de la acción dividido entre el beneficio anual por acción— del índice de referencia Topix (que tiene en cuenta las ganancias futuras) sigue estando en un nivel razonable de 15 o 16 veces. Consideramos que la reducción del crecimiento mundial ya ha sido suficientemente descontada en los precios de las acciones y, en algunos casos, puede que los efectos negativos de la ralentización china se hayan sobrevalorado.

 Como siempre, seguimos siendo disciplinados y nos ceñimos estrictamente a nuestro enfoque ascendente de selección de activos. Inversión basada en el análisis de empresas concretas, en el que se otorga más importancia a la trayectoria, la dirección y el potencial de la firma en cuestión que al mercado general o a las tendencias sectoriales. Asimismo, seguiremos aprovechando nuestra plataforma interna de estudio de los fundamentales sobre el terreno.

Las opiniones expresadas aquí son las de Shogo Maeda, responsable de renta variable japonesa, y no representan necesariamente las opiniones declaradas o reflejadas en las Comunicaciones, Estrategias o Fondos de Schroders.
Este documento tiene fines informativos exclusivamente y no se considera material promocional de ningún tipo. La información aquí contenida no se entiende como oferta o solicitud de compra o venta de ningún valor o instrumento afín en este documento. No se debe depositar su confianza en las opiniones e información recogidas en el documento a la hora de tomar decisiones de inversión y/o estratégicas. La información aquí contenida se considera fiable, pero Schroders no garantiza su integridad ni su exactitud. Publicado por Schroder Unit Trusts Limited, 31 Gresham Street, London EC2V 7QA. Autorizado y regulado por la Financial Conduct Authority. Para su seguridad, las comunicaciones serán grabadas o controladas. Las previsiones recogidas en el documento son el resultado de modelos estadísticos basados en una serie de supuestos. Las previsiones están sujetas a un alto nivel de incertidumbre sobre los factores económicos y de mercado futuros que pueden afectar a los resultados futuros reales. Las previsiones se ofrecen con fines informativos a fecha de hoy. Nuestros supuestos pueden variar sustancialmente en función de los cambios que puedan producirse en los supuestos subyacentes, por ejemplo, a medida que cambien las condiciones económicas y del mercado. No asumimos ninguna obligación de informarle de las actualizaciones o cambios en estos datos conforme cambien los supuestos, las condiciones económicas y del mercado, los modelos u otros aspectos.