PERSPECTIVE3-5 MIN

Coronavirus: las opiniones de nuestros expertos

Hemos recopilado las opiniones de los equipos de inversión de Schroders sobre lo que la propagación del coronavirus significa para sus áreas.

06/03/2020
coronavirus-man-mask

Authors

Equipo de contenidos de inversión

Renta Variable Emergente

Tom Wilson, Responsable de Renta Variable Emergente

“El virus está cada vez más extendido y es cada vez más difícil de contener. Es probable que sus efectos en el crecimiento mundial y la perturbación de las cadenas de suministro mundiales sean más pronunciados y duren más de lo que se pensaba inicialmente. En consecuencia, hemos revisado nuestras carteras para determinar las posiciones en las que nuestra convicción a largo plazo se ha ido deteriorando con miras a permitir que los niveles de efectivo aumenten modestamente. No hemos aumentado el efectivo materialmente, ni hemos cambiado significativamente la configuración de las carteras.

"¿Por qué no hemos aumentado el efectivo materialmente dado el creciente riesgo? El riesgo de las previsiones es alto. No conocemos la verdadera tasa de mortalidad (la tasa de infección podría ser más alta que la notificada y la tasa de mortalidad, por consiguiente, más baja). No sabemos si COVID-19 presentará estacionalidad. No sabemos cómo responderán los gobiernos de todo el mundo respecto a la imposición de cuarentenas. No sabemos la duración de la crisis. No sabemos el nivel de estímulo que se aplicará. El perfil de riesgo de nuestras carteras es relativamente equilibrado. Si aumentamos el efectivo de forma agresiva, volver a entrar en el mercado puede ser difícil.

"Seguiremos vigilando la evolución y actualizando nuestro planteamiento sobre el impacto en el crecimiento, los mercados de activos y el posicionamiento de las carteras en consecuencia".

Renta Variable Global

Alex Tedder, Responsable y CIO de Renta Variable Global y de EE.UU.

"Los múltiplos de valoración se han ajustado rápidamente a las cambiantes percepciones del riesgo de ganancias, con acciones en industrias como la de equipos tecnológicos, viajes y automóviles experimentando caídas de entre el 15 y el 20%. En una serie de escenarios más benignos esta caída de la valoración podría ser injustificada, pero con una serie de incógnitas sobre el posible efecto del coronavirus en la actividad económica y la rentabilidad de las empresas, es simplemente demasiado pronto para saberlo.

"En general, para nuestras estrategias de renta variable global, seguimos teniendo cierta esperanza de que el impacto en la actividad económica sea de corta duración y que el virus sirva para retrasar los beneficios durante un par de trimestres, en lugar de reducirlo por completo.

"En el mejor de los casos, las ganancias del primer trimestre serán 'desordenadas' y en el peor, extremadamente feas, lo que constituirá una fuente de continua volatilidad a medida que se ajusten las expectativas. Desde una perspectiva a largo plazo, es poco probable que cualquier impacto del virus resulte en un deterioro material o permanente del valor intrínseco o de la trayectoria de crecimiento a largo plazo de las empresas que analizamos.

"En el escenario actual, nos inclinamos más a ver esto como una oportunidad para añadir posiciones de forma selectiva en algunos de los sectores y acciones más populares, en particular los relacionados con los viajes y el comercio".

Renta Variable Asiática

Toby Hudson, Responsable de renta variable asiática (excluyendo Japón)

"Nuestro principal escenario hoy es que, a pesar de la trágica pérdida de vidas, esto no representará un cambio estructural en las perspectivas de crecimiento de las economías china ni regional, sino más bien una corta y aguda desaceleración cíclica que durará unos pocos meses.

"El impacto económico se está sintiendo más inmediatamente en los sectores relacionados con el turismo, los viajes, el entretenimiento (presencial)  y la venta minorista discrecional, tanto dentro como fuera de China. En términos más generales, es probable que el aumento de la incertidumbre repercuta negativamente en la confianza de los consumidores y las empresas y, a su vez, en las decisiones de gasto e inversión.

"Dado que las expectativas sobre la propagación del virus cambian rápidamente, es imposible modelar el impacto en el crecimiento económico y los beneficios empresariales a corto plazo, pero es evidente que el impacto será muy importante en el primer semestre del año para muchos sectores. Si, al igual que con otros brotes recientes, la propagación del virus se contiene en los próximos meses y se recupera gradualmente la confianza, la actividad económica debería recuperarse con bastante rapidez en el segundo semestre del año, ayudada por la liberación de cierta demanda reprimida y el impulso del estímulo fiscal y monetario en la mayoría de las economías.

"Las previsiones de ganancias para 2020 deberán ajustarse a la baja, pero lo más importante es que el impacto  en el año próximo y en los años siguientes debería ser mucho menor. Como tal, el impacto en los valores fundamentales de las acciones que poseemos debería ser modesto y son lo suficientemente fuertes desde el punto de vista financiero como para sobrellevar la debilidad a corto plazo.

"A corto plazo es probable que los mercados continúen operando en base a los datos diarios del virus. Las valoraciones agregadas se han acercado más a los promedios a largo plazo; sin embargo, es posible que los mercados se desplacen a la baja dada la limitada visibilidad en torno a las perspectivas, y es comprensible un cierto grado de "toma de beneficios" después de las ganancias anteriores. Esto puede dar lugar a interesantes oportunidades para añadir a nuestros nombres preferidos en la región. 

"Mirando más allá de la crisis actual, seguimos centrados en las áreas expuestas a los temas de crecimiento secular en la región".

Multiactivo

Johanna Kyrklund, CIO de Schroders y Responsable de inversiones multiactivo

“Los esfuerzos para contener el virus acabarán con la incipiente recuperación que estábamos viendo en los datos y por lo tanto seguimos evitando las áreas cíclicas del mercado de valores y las materias primas.

"La respuesta de los bancos centrales (como el recorte de tipos de interés de la Reserva Federal) debería ayudar a estabilizar el sentimiento. Es importante señalar que no creemos que la reducción de los tipos de interés reavive la recuperación económica, pero sí que tiene un efecto importante en las valoraciones y apoyará la rentabilidad de las acciones, impulsada por la liquidez.

"Sin embargo, no es el momento de tomar riesgos a la ligera; necesitamos ver pruebas de un pico en las tasas de infección u obtener más información sobre el daño económico en forma de anuncios de ganancias corporativas o datos económicos antes de que podamos volver a entrar en los activos de riesgo, por lo que por ahora nos mantenemos neutrales.

"Nuestras posiciones de bonos del gobierno están ahora muy caras tras la caída de los rendimientos. Hemos aligerado la exposición a tipos de interés, pero seguimos creyendo que los bonos son un "cinturón de seguridad" en nuestras carteras en caso de que los trastornos económicos causados por los intentos de contener el coronavirus nos lleven a una recesión mundial, por lo que todavía tenemos una pequeña posición de larga duración en nuestras carteras multiactivo.

Seguimos favoreciendo al yen japonés como activo refugio.

"Con todo, tenemos niveles de riesgo más bajos de lo habitual. En última instancia, nuestra expectativa es que el impacto del coronavirus sea significativo pero transitorio. Nuestro sesgo es buscar oportunidades para generar retornos, pero también tenemos que ser humildes sobre nuestra falta de conocimiento sobre el futuro desarrollo del coronavirus".

Renta variable Reino Unido

Sue Noffke, responsable de renta variable británica

"Los acontecimientos de las últimas dos semanas son ciertamente muy preocupantes para todos los individuos y empresas que están viéndose gravemente afectadas por el coronavirus.

"Sin embargo, desde la perspectiva de los mercados de valores, el brote subraya aún más la importancia de adoptar un enfoque de inversión a largo plazo y de resistir a las reacciones instintivas.

"Hace sólo un par de meses, las tensiones geopolíticas entre Irán y los Estados Unidos eran motivo de gran preocupación, al igual que los incendios forestales de Australia. El Brexit sigue siendo una fuente de incertidumbre, al igual que las elecciones de los EE.UU., que también se celebrarán a finales de este año.

"En medio de todo esto, nuestro objetivo es permanecer fieles a nuestro proceso de inversión. Seguiremos construyendo carteras centradas en ideas específicas de determinadas acciones y en oportunidades de precios que no hayan sido correctamente valorados, en lugar de adivinar lo que va a suceder a nivel macroeconómico.

"Este proceso incluye la identificación de empresas potencialmente vulnerables y la concentración en aquellas que están mejor capacitadas para capear cualquier tormenta económica".

Renta Variable Euro

Martin Skanberg, gestor de renta variable Europea

“Es evidente que la rápida reacción del mercado ha sido vender los productos cíclicos, incluidos los financieros y las acciones sensibles a un precio del petróleo más bajo. Esto incluye algunos de los negocios mejor capitalizados del mundo hoy en día. Esto, unido a sus bajas valoraciones convierte este tipo de valores en los menos arriesgados para aquellos inversores dispuestos a adoptar una visión a largo plazo. Nuestra preocupación se centra en aquellas empresas cuya valoración implica unos escenarios de perfección: esas acciones casi consideradas bonos pero que tienen altos niveles de deuda o que son negocios de crecimiento que están sobrevalorados, como ciertos nombres de lujo y productos básicos, donde la expectativa ha sido que sus ganancias nunca podrían bajar. Las valoraciones elevadas son un riesgo porque una pequeña disminución de las expectativas de beneficios tiende a convertirse en un gran agujero en el capital de los accionistas.

"Los mercados han caído casi un 10% desde sus máximos a mediados de febrero y, aunque ahora descuentan una cantidad razonable de riesgo, seguimos siendo cautelosos a corto plazo y esperamos ver numerosos déficits de beneficios en abril/mayo. Pero cuando el mercado se vende tan agresivamente, a menudo puede haber ventas indiscriminadas e irracionales. Esto proporciona una oportunidad de compra en áreas donde confiamos en las ganancias de una compañía, como nuestras posiciones en el sector de la defensa.  

"Esta corrección del 10% debe ser puesta en perspectiva. El año pasado fue un año muy fuerte para los mercados de valores, cuando las acciones europeas registraron ganancias del 25%".

Renta Variable Value

Nick Kirrage, Co-responsable del equipo de Value a nivel global

“Si bien el brote de coronavirus es muy preocupante para los seres humanos, no debería afectar la forma en que los inversores piensan acerca de las acciones. Es probable que muchas de las empresas que poseemos se vean afectadas de una forma u otra; es probable que los cierres de producción afecten a la rentabilidad de las empresas a corto plazo, pero no es probable que cambien nuestras hipótesis normalizadas. Invertimos en empresas con un balance lo suficientemente sólido como para hacer frente a estas perturbaciones inesperadas. Las perspectivas a largo plazo de nuestra cartera de empresas no se ven afectadas por el coronavirus.”

QEP

Justin Abercrombie, responsable de renta variable cuantitativa

“El excesivo optimismo del mercado que hemos observado en los últimos años hizo que las acciones fueran vulnerables a una gran corrección, que se ha justificado por el brote del coronavirus.

"El impacto directo en una serie de áreas expuestas ha sido bastante pronunciado, en particular la venta de acciones relacionadas con productos básicos (en particular el petróleo), industriales (transporte), entretenimiento, bienes de lujo, semiconductores y automóviles. También ha habido un impacto más amplio debido a la existencia de un sentimiento más débil hacia el crecimiento mundial, lo que ha dado lugar a que las acciones defensivas tengan un buen comportamiento, en particular las que se perciben como sustitutivas de los bonos, como los servicios públicos y los bienes inmuebles.

"Sin embargo, a pesar de que muchas de las acciones de crecimiento más concurridas y populares están muy expuestas a China, ya sea directamente o a través de sus cadenas de suministro, en su mayor parte han seguido teniendo una rentabilidad bastante fuerte durante este año (hasta finales de febrero), algunos obteniendo un margen considerable. En resumen, el coronavirus todavía no ha dado lugar a una rotación de base más amplia en el liderazgo del mercado.

"Desde la perspectiva de la atribución, el impacto directo en nuestras estrategias es modestamente negativo. Estamos sólo marginalmente sobreponderados en las grandes petroleras en nuestras estrategias más centradas en value y el impacto de nuestras posiciones en áreas como los componentes de automóviles y el transporte no es pronunciado. Más perjudicial ha sido el efecto indirecto sobre nuestra baja exposición a las áreas más defensivas y el continuo comportamiento superior de las acciones de "crecimiento" de gran capitalización.

"En 2019 pusimos más énfasis en la solidez financiera en nuestro enfoque de selección de acciones, lo que nos ha ayudado en el entorno actual, y también quisiera señalar que, a pesar de las fuertes ganancias registradas hasta la fecha por las acciones populares, la amplitud del mercado ha sido en general mayor en los días en los que los mercados han bajado, lo que también ha sido un apoyo.

"De cara al futuro, estamos sometiendo nuestras carteras a diferentes tests para tener en cuenta una serie de escenarios en los que se produzca una reducción de las ganancias de las acciones más expuestas, lo que puede dar lugar a algunos ajustes de posicionamiento. Sin embargo, también estamos siendo cautelosos a la hora de realizar cambios para no perder una posible oportunidad de compra, especialmente si los mercados reaccionan de forma exagerada a corto plazo".

Renta variable americana de pequeña y mediana capitalización

Bob Kaynor, Responsable de renta variable EE.UU de pequeña y mediana capitalización

"Nuestra opinión ha sido que los retornos de la renta variable de los Estados Unidos en 2020 tendrían que derivar del crecimiento de los beneficios en lugar de venir de una expansión múltiple. El año pasado se registraron grandes rentabilidades en los mercados de valores, sin un crecimiento proporcional de los beneficios (es decir, las rentabilidades fueron impulsadas por una expansión de múltiplos) - históricamente, después de períodos como éste, el crecimiento de los beneficios es necesario para impulsar los beneficios de la renta variable.

"Creemos que COVID-19 va a impactar las perspectivas de crecimiento de los beneficios hasta la primera mitad de 2020. Aunque la magnitud final del impacto sigue siendo incierta, hasta que no veamos una clara contención (en el número de casos y geografías) la volatilidad del mercado seguirá siendo elevada hasta que el riesgo pueda ser valorado adecuadamente. Esperamos que la reevaluación de los precios de los activos de riesgo haya seguido su curso a finales del primer trimestre, aunque el impacto económico seguirá sintiéndose hasta el segundo trimestre. Por el momento, creemos que el retroceso en el crecimiento es transitorio y no un desafío fundamental para el ciclo económico.

"Como inversores a largo plazo, aprovechamos los períodos de volatilidad. Hacia finales de febrero habíamos comenzado a reposicionar la cartera para aprovechar la dispersión del mercado para mejorar la calidad de la cartera y aumentar el peso de los valores de crecimiento infravalorados que han disminuido con la reciente caída. A principios de año tuvimos dificultades para aumentar el peso de acciones de crecimiento debido a las valoraciones extremas.

"En el momento de escribir este artículo, el mercado de valores acaba de tener su peor semana desde la crisis financiera de 2008. El COVID-19 es un sobresalto inesperado, pero se ha dado en un momento en que la economía de los EE.UU. estaba fortalecida. Si bien es fácil que los inversores entren en pánico en este período de incertidumbre (sobre todo porque aún no está claro si el virus es transitorio o si está cambiando fundamentalmente el ciclo), momentos como éste suelen crear las mayores oportunidades de compra y de rentabilidad".

Renta Fija

Philippe Lespinard, Co-responsible de Renta Fija

“En cuanto a los bonos del Estado, nuestra posición de duración sobreponderada se ha beneficiado ya que los bonos soberanos se han recuperado a escala mundial tras el paso a activos refugio. Nuestra posición sobreponderada en los EE.UU., que hemos aumentado, captó estos movimientos y se comportó particularmente bien.

"Desde el punto de vista del crédito, hasta ahora hemos visto que el mercado pide primas más altas para compensar los riesgos desconocidos asociados al virus.  Los diferenciales de crédito se han ampliado en todo el mercado, pero particularmente en las partes donde ya se estaba valorando muy poco riesgo, como en el mercado de alto rendimiento. Mientras los mercados siguen evaluando el impacto del virus en la economía mundial, nosotros seguimos estando cómodos con la posición defensiva de nuestras carteras.  

"Nuestra comprensión de los modelos de negocio de las diferentes empresas nos permite adoptar una visión de futuro de cuáles son los emisores y las cadenas de suministro de los emisores más vulnerables. Esta comprensión, combinada con la volatilidad impulsada por la incertidumbre, creará más oportunidades de cara al futuro una vez que la amenaza inmediata del virus comience a desvanecerse. 

"De cara al futuro, aunque la situación sigue siendo extremadamente fluida, confiamos en que el efecto sistémico del virus acabará desvaneciéndose, y que la volatilidad periódica que sigue a los titulares de las noticias creará algunas oportunidades más para identificar a los emisores que han experimentado un impacto relativamente limitado del virus en sus flujos de efectivo.

"Nuestras opiniones siguen estando en consonancia con nuestras perspectivas estratégicas macroeconómicas fundamentales, muchas de nuestras posiciones reflejan nuestra visión de que el crecimiento global en 2020 vendrá impulsado por las medidas de estímulo adoptadas por los bancos centrales, cuyos efectos se sienten con retraso. Sin embargo, estamos dispuestos a aprovechar las oportunidades de valoración que presenta el actual entorno de mercado y a protegernos contra los posibles riesgos con posiciones de cobertura “baratas”.”

Renta fija asiática

Roy Diao, responsable de renta fija asiática

"Las industrias más vulnerables a la crisis de COVID-19 son la manufactura, el juego, el turismo y las industrias relacionadas con el consumo y los viajes (minoristas, aerolíneas, etc.), ya que han sido las más afectadas por la crisis de la demanda al reducirse drásticamente la actividad relacionada con los viajes. Sin embargo, estos sectores tienen un peso relativamente bajo en los mercados crediticios asiáticos, lo que explica la relativa resistencia de la clase de activos.

"Si bien esperamos ver una presión a corto plazo sobre ciertos sectores, los fundamentales crediticios generales del crédito asiático todavía aparecen en gran medida intactos, ya que el universo ha acumulado cierta inmunidad en los últimos años con una tendencia a la baja de la deuda neta y el EBITDA y la liquidez sigue siendo adecuada.

"La demanda de crédito asiático debería seguir siendo favorable, en particular desde la perspectiva de los inversores regionales, habida cuenta de las abundantes entradas de fondos de bonos de mercados emergentes y centrados en Asia, la creciente riqueza de los bancos privados y el gran apetito por los activos en dólares de los Estados Unidos entre los inversores chinos residentes en el país. La oferta neta también sigue siendo limitada fuera de China.

"Requiere una cuidadosa asignación sectorial, de selección del crédito y de escalonamiento de la exposición al riesgo para navegar por las desviaciones del mercado. En todas nuestras estrategias crediticias asiáticas nos inclinamos hacia una mayor calidad crediticia al pasar de empresas con calificación BBB a empresas con calificación A, y de cuasi-soberanas a soberanas en ciertos países como Indonesia. También hemos reducido la exposición a emisores que se esperaba que se enfrentaran a un entorno operativo más difícil, como los viajes y el comercio minorista. La exposición de duración de los Estados Unidos se ajusta tácticamente para proteger la cartera contra las caídas del mercado. Por último, dado que la gestión del riesgo de liquidez ha sido nuestra principal prioridad, hemos aumentado los saldos de efectivo y de letras del Tesoro para crear una posición defensiva en la cartera y tomarla como munición para posibles oportunidades como nuevas emisiones a precios atractivos.

"Si el pasado sirve de guía, las actividades comerciales y el crecimiento económico deberían normalizarse con el tiempo y COVID-19 puede ser recordado no tanto con temor cuando miremos hacia atrás dentro de años. Aún así, como es demasiado pronto para saber con seguridad el impacto final del coronavirus, nos mantendremos cautelosos en el posicionamiento de la cartera y tendremos cuidado de no apostar por un rebote rápido y brusco".

Renta fija multisectorial de los EE.UU.

Andy Chorlton, responsable de renta fija multisectorial de EE.UU.

"Entramos en el año con el perfil de riesgo más bajo desde la crisis financiera en todas nuestras carteras. Esto se debió a que no creímos que se nos compensara por el riesgo en varios sectores, dada nuestra preocupación por el deterioro de los fundamentales y las valoraciones caras. Nuestra preocupación era la falta de colchón, ya sea en términos de flexibilidad financiera de los emisores o desde la perspectiva de los inversores en términos de precio, para hacer frente a cualquier tipo de desviación de este ciclo alimentado por la liquidez.

"Nuestra expectativa era de un final de ciclo más tradicional que el que estamos experimentando actualmente, pero aún así significa que nuestras carteras están bien posicionadas dada la reciente volatilidad. En general, hemos buscado alternativas al crédito empresarial, que consideramos el sector más estresado. Esto ha dado lugar a inversiones en títulos comerciales respaldados por hipotecas (CMBS) y en bonos municipales gravables, ya que ambos sectores tienen mejores fundamentales que los bonos corporativos. Nos permiten diversificar nuestro riesgo corporativo manteniendo un rendimiento atractivo con buena liquidez en las carteras".

Securitised Credit

Michelle Russell-Dowe, responsable de Securitized Credit

 "Los mercados de crédito titulizados han sido relativamente inmunes a la reciente volatilidad del mercado, como era de esperar, y siguen funcionando plenamente. Sin embargo, estamos viendo que los inversores buscan vender los valores más líquidos o incluso deshacerse de  posiciones ganadoras.

"Como tal, estamos viendo cierta erosión en el diferencial de valoración entre los diferentes valores de calidad, con el papel más líquido y de mayor calidad moviéndose hacia niveles más atractivos. Esto ha comenzado a presentarnos oportunidades para sumarnos a los sectores "best-in-class" más grandes y más líquidos, que han sido nuestras áreas preferidas para invertir durante algún tiempo. A medida que vemos que la venta se mueve hacia otros valores más sensibles al crédito, deberíamos ver el potencial de reajuste de precios que podría crear oportunidades orientadas al valor.

"Hemos visto una disminución limitada de los precios, excepto en las partes bajas de la estructura de capital, o en los sectores que son obviamente más vulnerables, como los valores respaldados por activos de aeronaves y las obligaciones de préstamos garantizados.

"Los sectores de la vivienda, los bienes inmuebles y el crédito al consumo de orientación nacional parecen bien apoyados, con márgenes marginalmente más amplios. El crédito para la vivienda se beneficiará de los factores de apoyo específicos del sector, con tipos de interés hipotecarios en nuevos mínimos, por lo que parece una opción atractiva para añadir posiciones".

Private Equity

Nils Rode, CIO, Schroder Adveq

“En el caso de las inversiones de private equity existentes, el impacto varía principalmente según la región y la industria, el modelo de negocio específico de una empresa y su situación financiera. Si bien es probable que varias empresas de la cartera de private equity se vean afectadas negativamente, al menos temporalmente -y algunas podrían verse afectadas más gravemente- muchas inversiones están bien posicionadas para pasar por esta situación sin ningún daño permanente. Unas pocas empresas podrían incluso beneficiarse de la situación (por ejemplo, las empresas que trabajan en posibles tratamientos).

"En el caso de las nuevas inversiones, las perspectivas dependen además del tipo de inversión:

- "En el caso de las inversiones primarias, el impacto económico del nuevo coronavirus puede dar lugar a valoraciones de entrada más favorables a lo largo del tiempo. Además, las inversiones de fondos primarios se benefician de la diversificación del tiempo durante el período típico de inversión de 2 a 4 años.

- "Para las inversiones secundarias, las turbulencias económicas y del mercado financiero pueden crear oportunidades de compra. Así pues, en caso de turbulencias prolongadas, la situación actual del coronavirus podría dar lugar a esas oportunidades de compra.

- "Como las nuevas inversiones directas/coinversiones podrían experimentar potencialmente algún tipo de impacto a corto plazo, esperamos que los inversores y los gestores de fondos reduzcan su ritmo de inversión para las inversiones directas/coinversiones. Las inversiones directas/coinversiones pueden beneficiarse potencialmente de valoraciones de entrada más favorables, pero ser selectivo será primordial.

"El capital privado está en general bien posicionado para afrontar choques sorprendentes como el creado por el coronavirus. Los fondos de capital privado están bien capitalizados con un capital bloqueado que puede desplegarse para nuevas inversiones cuando surjan oportunidades, o que puede utilizarse para apoyar a las empresas de cartera existentes cuando sea necesario.

"Además, el largo horizonte temporal de inversión de los fondos de capital privado proporciona al sector un alto nivel de flexibilidad en lo que respecta al momento de salida, lo que significa que los gestores de los fondos de private equity y sus inversores estar tranquilos incluso en tiempos turbulentos".

Authors

Equipo de contenidos de inversión

Temáticas

Opinión de experto 
Renta fija
Renta variable
Multiactivo
Crédito titulizado
Coronavirus
Informes de mercado
Asia ex Japón
Global
Reino Unido
Mercados Emergentes
Contacta con Schroders
Síguenos

Schroder International Selection Fund se denomina Schroder ISF en este sitio web.

Schroder Alternative Solutions se denomina Schroder AS en este sitio web.

Esta información se indica solo con fines ilustrativos y no constituye una recomendación de inversión en los valores, sectores o países mencionados anteriormente.