IN FOCUS6-8 MIN

Las acciones japonesas han alcanzado máximos de 33 años, pero ¿por qué?

Con las acciones japonesas alcanzando cotas no vistas desde 1989, analizamos qué las está impulsando y explicamos por qué la Bolsa de Tokio ha pedido a las empresas que aumenten su valor corporativo.

26/06/2023
Photo of Shibuya crossing in Tokyo

Authors

Masaki Taketsume
Fund Manager, Japanese Equities
Taku Arai
Investment Director – Japanese Equities

Las acciones japonesas están experimentando un auge en lo que va de 2023. En mayo, los principales índices bursátiles, el Topix y el Nikkei 225, alcanzaron sus niveles más altos desde 1989. Las ganancias de la renta variable japonesa han superado a las de otros mercados desarrollados, aunque la debilidad del yen ha reducido esas ganancias para los inversores extranjeros.

Chart showing Japan stocks surging but held back by weak yen

¿A qué se debe este creciente entusiasmo por las acciones japonesas? Creemos que hay dos factores clave que impulsan esta tendencia.

Uno es un aspecto cíclico, ya que la economía japonesa tardó relativamente en reabrirse tras la pandemia del Covid-19. Esto infunde confianza en el crecimiento de los beneficios corporativos este año, junto con unas valoraciones atractivas en su conjunto para el mercado bursátil japonés.

En segundo lugar, y esto es más importante como desarrollo estructural a largo plazo, el detonante fue el llamamiento de la Bolsa de Tokio a principios de este año para que las empresas se centraran en lograr un crecimiento sostenible y mejorar el valor corporativo. Este llamamiento se dirigió especialmente a las empresas con una relación precio/valor contable inferior a uno.

¿Qué es la relación precio/valor contable y por qué es importante?

El ratio precio/valor contable (ratio P/VC o P/B en inglés) es una medida financiera que compara el precio de las acciones de una empresa con su valor contable por acción. El valor contable por acción representa el activo de la empresa menos su pasivo, dividido por el número de acciones en circulación.

Esto significa que, si el ratio P/VC de una empresa es inferior a uno, el mercado está valorando la empresa por debajo de lo que valen sus activos. La teoría de las finanzas corporativas dice que si una empresa genera un mayor retorno de los fondos propios (ROE) por encima de su coste de capital, el ratio P/VC debería ser mayor.

Básicamente, un ratio P/VC inferior a uno indica que los inversores tienen una visión muy escéptica de la rentabilidad futura de la empresa y de su potencial de crecimiento y, por ello, las autoridades bursátiles señalaron específicamente que una empresa debería perseguir un ROE más alto al tiempo que mide y gestiona el coste del capital.

Estos son exactamente los temas sobre los que los inversores globales desean hablar con la dirección de la empresa, y creemos que esto está obteniendo por fin un reconocimiento oficial por parte de las empresas japonesas.

De hecho, hay muchas empresas cotizadas en Japón con ratios P/VC inferiores a uno. Esto significa que hay muchas empresas con potencial para revalorizarse más, si convencen a los inversores de que deberían hacerlo.

Chart showing distribution of P/B ratios in Japanese stock market

La Bolsa de Tokio ha instado a las empresas a elaborar planes de revalorización centrándose en el coste del capital y el precio de las acciones. Se espera que las empresas anuncien sus planes en el plazo de un año y los renueven anualmente.

¿Cómo pueden las empresas aumentar su ratio P/VC?

Las empresas pueden intentar mejorar su ratio P/VC de muchas maneras. La petición de la Bolsa de Tokio a las empresas menciona específicamente medidas como "impulsar iniciativas como la inversión en I+D (investigación y desarrollo) y capital humano que conduzcan a la creación de propiedad intelectual y activos intangibles que contribuyan al crecimiento sostenible, la inversión en equipos e instalaciones y la reestructuración de la cartera de negocios".

Otro método consiste en aumentar los retornos para los accionistas, ya sea mediante dividendos o recompras (por las que la empresa recompra sus propias acciones).

La buena noticia es que las empresas japonesas están bien situadas para adoptar algunas o todas estas medidas. El porcentaje de empresas con "tesorería neta" (es decir, cuyo efectivo en el balance es superior a su pasivo) es del 50%. Eso da a esas empresas margen para invertir en su negocio, o aumentar la rentabilidad para los accionistas, o quizá ambas cosas.

Chart showing % of Japanese firms that are net cash

Ya hay indicios alentadores de que muchas empresas japonesas están haciendo caso al llamamiento de la Bolsa de Tokio y están aumentando sus beneficios para los accionistas. Empezamos a ver varios ejemplos durante la temporada de resultados de todo el año en Japón, entre mayo y junio, lo que fue una grata sorpresa.

Para el último ejercicio fiscal, que finalizó en marzo de 2023, el importe de los planes de recompra de acciones anunciados por las empresas ha registrado máximos históricos, superando con creces el nivel de los dos últimos ejercicios.

Chart showing share buybacks by year in Japan

También estamos viendo empresas que anuncian nuevos planes de negocio a medio plazo que incluyen políticas más agresivas de reparto de dividendos. En particular, este ha sido el caso de las empresas de pequeña y mediana capitalización, incluidas algunas de sectores de la vieja economía como la construcción y los productos químicos. Incluso vimos un caso en el que una empresa decidió pagar el 100% de sus beneficios haciendo uso de su efectivo ocioso en el balance. Este tipo de acciones suelen asociarse a inversores activistas que se comprometen con las empresas, y este tipo de actividades también están en auge en Japón, lo que también respalda el impulso de las reformas del gobierno corporativo.

La reapertura post-Covid también impulsa las acciones japonesas

El llamamiento de la Bolsa de Tokio a las empresas japonesas para que aumenten sus ratios P/VC dista mucho de ser el único factor que ha contribuido a sostener las acciones este año. El retraso en la reapertura del país tras la pandemia es otro de ellos.

Japón estuvo sometido a algún tipo de restricción por la pandemia durante mucho más tiempo que EE.UU. o Europa. El país no reabrió sus fronteras a los turistas extranjeros hasta octubre de 2022. Los viajes nacionales también se están recuperando. Creemos que esto puede beneficiar a las empresas más pequeñas, centradas en el mercado nacional, que operan en sectores como los viajes, el ocio y la hostelería.

Otro punto importante es que el levantamiento de las restricciones pandémicas por parte de China fue incluso posterior al de Japón. El comercio con China es importante para las empresas japonesas, y los turistas chinos representaron una proporción considerable del total de visitantes a Japón (un tercio del total en 2019). La tardía reapertura post-Covid de China es otra influencia positiva para las acciones japonesas este año.

Bienvenido regreso de la inflación

Por supuesto, el beneficio derivado del levantamiento de las restricciones por pandemia es puntual. También hay otros factores a largo plazo que apoyan la historia de Japón.

Entre ellos, el regreso de la inflación. Después de tres décadas de baja inflación, e incluso de deflación, el actual retorno de una inflación moderada es bienvenido en Japón. La deflación lleva a empresas y consumidores a retrasar la inversión y aplazar las compras; no tiene mucho sentido comprar algo ahora si mañana será más barato. En cambio, una inflación moderada da confianza a las empresas para invertir en el futuro y anima a los consumidores a gastar.

En lugar de enfrentarse a una espiral deflacionista descendente, Japón puede estar entrando ahora en un periodo sostenido de mayor inversión empresarial, crecimiento salarial y aumento del gasto de los consumidores.

Chart showing Japan's inflation rate

El reto para los consumidores será que los salarios sigan el ritmo de esta mayor inflación, pues de lo contrario su poder adquisitivo se verá mermado. Sin embargo, las negociaciones salariales de primavera de este año han dado señales positivas: las grandes empresas han acordado una subida salarial para sus empleados cercana al 4%, la más alta de los últimos 30 años. Esto sólo afecta a un número limitado de empresas, pero sigue siendo alentador porque las empresas necesitan tener confianza en las perspectivas empresariales para comprometerse a aumentos salariales.

Otro factor es que, incluso tras el repunte de lo que va de año, las acciones japonesas parecen tener una valoración atractiva si se comparan con su propia historia y con otros mercados de renta variable regionales.

Table showing valuations of different regional stock markets

Todo lo anterior ha contribuido a hacer de Japón un atractivo coto de caza para los inversores este año. De hecho, los indicios de que los inversores extranjeros están reconsiderando su visión del mercado se confirmaron en abril, cuando el legendario inversor Warren Buffett declaró a la prensa que tenía la intención de aumentar sus inversiones en Japón.

Las pequeñas capitalizaciones, listas para beneficiarse

Destacamos las pequeñas empresas en particular como probables ganadoras. Esto se debe en parte a su exposición a sectores de servicios nacionales que se beneficiarán de la reapertura.

La reversión de las tendencias de inversión de la pandemia también es un factor a tener en cuenta. La incertidumbre provocada por la pandemia hizo que los inversores de renta variable se refugiaran en la seguridad de las grandes empresas. Sin embargo, la mejora del contexto económico y el renovado entusiasmo de los inversores por Japón traerán consigo una mayor liquidez, lo que es beneficioso para las empresas más pequeñas, ya que facilita su negociación.

Durante el trimestre se ha ampliado la brecha de valoración existente, dado que el reciente repunte de Japón estuvo muy impulsado por los valores de gran capitalización. Esto se debió principalmente a que los inversores extranjeros compraron futuros sobre índices y acciones líquidas de gran capitalización. Las empresas más pequeñas siguen estando atractivamente infravaloradas. Si nos fijamos en los ratios P/B, históricamente las empresas más pequeñas de Japón suelen estar más infravaloradas que las grandes, y debería haber un mayor margen para mejorar sus ratios P/B gracias a las iniciativas de la Bolsa de Tokio y al compromiso de los inversores.

En conjunto, creemos que la combinación de factores cíclicos a corto plazo, más los cambios estructurales a largo plazo, se suman a una perspectiva alentadora para las acciones japonesas.

Authors

Masaki Taketsume
Fund Manager, Japanese Equities
Taku Arai
Investment Director – Japanese Equities

Temáticas

Japón
Alfa en renta variable
Renta variable
Informes de mercado
Fondos de inversión
Contacta con Schroders
Síguenos

Schroder International Selection Fund se denomina Schroder ISF en este sitio web.

Schroder Alternative Solutions se denomina Schroder AS en este sitio web.

Esta información se indica solo con fines ilustrativos y no constituye una recomendación de inversión en los valores, sectores o países mencionados anteriormente.