PERSPECTIVE3-5 MIN

Perspectivas para la renta fija mundial en 2023: cuatro razones para ser optimistas

Tenemos por delante un camino pedregoso, pero están surgiendo algunas oportunidades conforme parte de las presiones que afrontan los mercados de renta fija empiezan a disiparse.

18/01/2023
Photo of Brooklyn bridge

Authors

Paul Grainger
Responsable de renta fija mundial y divisas
James Bilson
Estratega de renta fija

La elevada inflación y la agresiva respuesta a este fenómeno por parte de los bancos centrales nos han hecho vivir un 2022 complicado con malos datos de rentabilidad en muchas clases de activos. No obstante, hay varias razones por las que la renta fija está ganando cada vez más atractivo, y prevemos una mayor demanda de esta clase de activo por parte de los inversores en 2023.Firstly, there are signs that inflation pressures are easing, led by US disinflation.

En primer lugar, hay síntomas de que las presiones inflacionistas empiezan a ceder, como la desinflación de EE. UU.

La segunda razón es la dinámica de desaceleración del crecimiento, sobre todo en EE. UU.

El tercer motivo es que ya queda menos para que los bancos centrales pongan fin al ciclo de subidas de tipos, sobre todo, en aquellas economías más sensibles a tipos de interés más altos.

El cuarto y último es que las valoraciones de la renta fija son atractivas en comparación con las que eran hace un año.

No nos cabe ninguna duda de que estos factores crearán oportunidades interesantes en los mercados de renta fija de todo el mundo.

La presión inflacionista cede

La escalada de la inflación ha complicado la perspectiva para la renta fija en 2022, pero vemos signos positivos conforme avanzamos hacia 2023. La inflación de los bienes ha sido uno de los principales indicadores de la escalada en los últimos 18 meses, pero ahora empezamos a ver datos más claros de reversión de esta tendencia: el llamado “efecto látigo” que estábamos esperando.

Si bien algunos indicadores, como los costes globales de flete y los índices PMI e ISM, apuntaban ya desde hace algún tiempo esta dinámica (véase el gráfico 1), es ahora cuando empezamos a verla reflejada en los datos oficiales de inflación (gráfico 2), y pensamos que esto puede seguir siendo así en 2023.

Gráfico 1: Las encuestas económicas apuntan a una mayor caída de la inflación

606930_SC_Global Bonds Outlook Chart-ESES_01

Gráfico 2: Y las cifras oficiales de inflación empiezan a reflejar la deflación de los precios de los bienes, que esperamos que continúe

606930_SC_Global Bonds Outlook Chart-ESES_02

Aunque pensamos que es posible que, en última instancia, la senda hasta el objetivo de inflación del 2% puede ser complicada debido a que la inflación de los servicios está tardando más en bajar, las mejoras iniciales relativamente rápidas que tenemos previsto ver en el primer semestre de 2023 deberían ser muy bien recibidas por los mercados. De este modo, se creará un entorno más favorable para la renta fija mundial, se reducirá la volatilidad de la clase de activo y surgirán oportunidades en activos como la deuda denominada en divisa local y las divisas de algunos mercados emergentes.

Aún debe reflejarse en la economía real un endurecimiento de las condiciones de financiación que hace que se ralentice el crecimiento

Nos sigue preocupando que el impacto del endurecimiento de las condiciones de financiación que hemos vivido en 2022 no se haya reflejado del todo en los datos económicos. Los indicadores que más tardan en verse afectados, como el gasto de los consumidores y, en particular, el mercado de trabajo, se mantienen muy resilientes a pesar de que aquellos en los que primero se nota, como la vivienda, se debilitan con fuerza.

Nuestra previsión es que en los próximos meses veamos muestras más claras del impacto sobre el crecimiento del endurecimiento de las condiciones de financiación, sobre todo en EE. UU. Cuando esto ocurra, los bancos centrales se animarán a pausar el incremento del ajuste y volver a evaluar la situación. 

Esto serán muy buenas noticias para los bonos soberanos de todo el mundo. No obstante, el panorama es más complejo para los activos cíclicos, como los bonos corporativos, ya que el viento de cola que supone la caída de la inflación y de la volatilidad de la renta fija coincidirá con el obstáculo que supondrá el impacto de una economía menos vigorosa sobre los beneficios de las empresas, una tormenta perfecta.

Gráfico 3: El endurecimiento de las condiciones de financiación que ya se ha producido implica otro riesgo bajista para el crecimiento económico

606930_SC_Global Bonds Outlook Chart-ESES_03

La divergencia entre unas economías y otras ofrecerá oportunidades

No todo son malas noticias, no obstante. Aunque creemos que el impacto tardío del endurecimiento de las condiciones de financiación aún tiene que notarse del todo, sobre todo, en EE. UU., y de que se percibirá más en 2023, vemos muestras de que otros grandes obstáculos para la economía pueden perder fuelle.

Aunque no creemos que la crisis energética y del gas que sufre Europa haya terminado, hay motivos para pensar que lo peor puede haber pasado, por lo que mostramos un optimismo prudente. De mantenerse esta situación de calma, la caída de la actividad sería más moderada de lo que se temía.

Para los mercados financieros, que miran al futuro, se trata de algo fundamental. Creemos que esta situación puede hacer que los bonos alemanes registren peores resultados en operaciones cruzadas frente a los bonos del Tesoro de EE. UU.

Gráfico 4: Aunque los precios se mantienen altos, las perspectivas para la energía en Europa han mejorado sensiblemente

606930_SC_Global Bonds Outlook Chart-ESES_04

La reapertura de China, otro estímulo para Europa

La velocidad a la que ha cambiado la estrategia china con el COVID-19, que está dejando atrás la estrategia de covid cero más rápido de lo previsto, ha sorprendido a los participantes del mercado. Además, poco a poco, se han ido poniendo en marcha medidas de apoyo para el atribulado sector inmobiliario, que es un factor de crecimiento fundamental en cualquier economía, pero sobre todo en China.

No obstante, sigue habiendo mucha incertidumbre en cuanto a la velocidad y el calado de los cambios de la política del gigante asiático con respecto al COVID-19 y a su sector inmobiliario para el primer semestre de 2023. Debido al sentimiento tan negativo hacia los activos vinculados al ciclo económico de China (como las divisas de Asia) y sus nefastos datos de rentabilidad hasta la fecha, creemos que sigue habiendo poco margen para que los inversores reciban alguna grata sorpresa.

Nos decantamos por expresarlo con opiniones más favorables en determinadas materias primas y divisas de Asia. No obstante, cabe destacar que cualquier mejora de las perspectivas de China también resultaría muy beneficiosa para el Viejo Continente. 

Los ciclos de subida de tipos se limitan en aquellas economías más sensibles a ellos

Por último, nos sigue preocupando que la velocidad y el alcance del ajuste en todo el mundo repercutan en aquellas economías con elevados índices de endeudamiento de las familias y ratios precio de la vivienda/renta altas. Es posible que estos factores reduzcan la capacidad de los bancos centrales de estos países para ajustar la política antes de que las vulnerabilidades de los consumidores y la vivienda hagan que descarrilen.

Creemos que esto ofrece grandes oportunidades de valor relativo para ponernos largos en operaciones cruzadas con los bonos de los países más vulnerables (Suecia, Canadá y el Reino Unido) frente a los menos expuestos (EE. UU. y los europeos), o cortos en las divisas de los países más vulnerables que hemos citado.

Gráfico 5: El mercado de la vivienda muestra grandes vulnerabilidades en Suecia, Canadá y el Reino Unido

606930_SC_Global Bonds Outlook Chart-ESES_05

En conjunto, 2022 ha resultado ser un año difícil para los mercados de capitales, pero el dolor que han sufrido los mercados ha dado paso a rendimientos más elevados y un entorno muy atractivo para la renta fija desde el punto de vista de la valoración.

Como siempre, los plazos son importantes. Una vez que los participantes del mercado empiecen a restar importancia a la inflación, por los motivos que hemos explicado anteriormente, y pasen a centrarse más en el contexto de deterioro del crecimiento, habrá un potencial de rentabilidad muy jugoso que se materializará en los mercados de renta fija de todo el mundo. En efecto, lo que los inversores en renta fija tienen que ver es una mayor caída de la inflación y la desaparición de esta amenaza.

Es importante señalar que también esperamos que se reduzca la volatilidad de la renta fija conforme los ciclos de subida de tipos lleguen a su fin, cosa que los inversores agradecerán.

Authors

Paul Grainger
Responsable de renta fija mundial y divisas
James Bilson
Estratega de renta fija

Temáticas

Outlook 2023
Renta fija
Bonds
Informes de mercado
Global
Contacta con Schroders
Síguenos

Schroder International Selection Fund se denomina Schroder ISF en este sitio web.

Schroder Alternative Solutions se denomina Schroder AS en este sitio web.

Esta información se indica solo con fines ilustrativos y no constituye una recomendación de inversión en los valores, sectores o países mencionados anteriormente.