PERSPECTIVE3-5 MIN

Renta variable japonesa en 2020

Esperamos volver a un entorno de mercado más normal en el que los factores específicos de las acciones sean el principal motor de rentabilidad a largo plazo en renta variable.

04/12/2019
japan-osaka

Authors

Ken Maeda
Responsable de renta variable japonesa
  • Las políticas se mantendrán estables
  • Es probable que los problemas de naturaleza cíclica que han lastrado los beneficios se reduzcan en 2020
  • Las valoraciones resultan atractivas y es probable que los inversores extranjeros se muestren más positivos

Existe un debate interminable sobre si las «Abenomics», en referencia a las agresivas políticas de estímulo puestas en marcha por el primer ministro japonés Abe Shinzo, han logrado cumplir con sus objetivos.

De lo que no cabe duda es de que el mandato de Abe ha sido todo un éxito en términos políticos: ya es el primer ministro de Japón que más ha durado en el cargo y ha mantenido un nivel de popularidad que no alcanzaron sus predecesores más recientes.

Esto es importante porque, tras los Juegos Olímpicos de Tokio que tendrán lugar en agosto de 2020, la mayoría de los inversores pasarán a fijar su atención en el final del mandato del primer ministro Abe en 2021.

Continuidad política

Aunque todavía no se sabe mucho sobre su posible sucesor, es casi seguro que el Partido Liberal Democrático que lidera el propio Abe seguirá en el poder, ya que todos los partidos de la oposición continúan desbaratados. Como resultado, aunque es posible que tengamos que buscar otro término para reemplazar a las Abenomics, confiamos en la continuidad de las políticas fiscal y monetaria, incluso bajo el mandato de un nuevo líder.

De cara a 2020, existe cierta incertidumbre sobre cuales serán los objetivos del primer ministro para lo que queda de su mandato. Pese a que su ambición por reformar la Constitución japonesa es conocida, de momento hay pocos indicios de que esté trabajando en lograr el consenso que necesitaría para lograrlo.

Como inversores en renta variable, preferiríamos que centrase sus esfuerzos en las necesarias reformas económicas, ya que cualquier otra cosa nos parecería una distracción. A corto plazo, las decisiones económicas girarán en torno al volumen de los estímulos fiscales adicionales, a medida que vayamos conociendo el impacto real de la subida del IVA que entró en vigor el pasado 1 de octubre.

Kuroda continuará al frente del Banco de Japón, por lo que no anticipamos cambios en la dirección de la política monetaria en 2020. Es posible que la autoridad monetaria aplique medidas de flexibilización adicionales, que podrían incluir rebajar aún más unos tipos de interés que ya son negativos, sobre todo si cualquier apreciación del yen vuelve a generar presiones deflacionistas.

Sin embargo, el banco central es muy consciente del perjuicio que suponen los tipos de interés negativos para el sector financiero, por lo que podría intentar que la curva de tipos gane inclinación para mitigar las consecuencias. También esperamos que el Banco de Japón mantenga su objetivo de compra de acciones a través de fondos cotizados (ETF) en 2020.

El banco se retiró del mercado durante el último rally, por lo que es posible que no alcance su objetivo de compra para 2019. Como resultado, si bien las empresas han sido importantes compradores netos en 2019 gracias a las recompras de acciones, las dinámicas del mercado han cambiado en los últimos meses y los extranjeros han reemplazado al Banco de Japón como el otro grupo inversor dominante.

Creciente activismo y compromiso

Esperamos que las recompras de acciones se mantengan en niveles altos en 2020, ya que se mantiene la tendencia hacia el fortalecimiento del gobierno corporativo y la responsabilidad con los accionistas, un factor que también empieza a impulsar la actividad corporativa. En este sentido, en 2019 hemos asistido a algunas reestructuraciones de grupos particularmente interesantes y a ofertas de adquisición hostiles.

Por supuesto, se trata de casos aislados y el hecho de que aún nos parezcan inusuales nos lleva a pensar que, quizás, la tendencia no sea todavía sostenible. Sin embargo, puede que 2019 y 2020 marquen un momento decisivo en la transición de Japón hacia niveles de activismo accionarial que damos por sentado en otros mercados desarrollados.

Lamentablemente, el camino hacia una mejor gobernanza pareció interrumpirse en octubre con el anuncio de mayores restricciones a la inversión extranjera en una gama muy amplia de sectores «relacionados con la seguridad». Si bien la nueva regulación tiene por objetivo proteger estos sectores de injerencias extranjeras, nos preocupan las posibles repercusiones para las gestoras de activos extranjeras y, por extensión, para el mercado de renta variable.

La situación continúa evolucionando y, tras comunicarnos con las autoridades para aclarar una serie de cuestiones, parece que el impacto de este cambio en el mercado finalmente será mucho menor de lo que temíamos. Aun así, habrá ciertas implicaciones negativas para el activismo de los inversores extranjeros, que tendrán que cumplir con nuevas exigencias administrativas.

Aunque continuamos tratando este asunto con las autoridades japonesas, tendremos que esperar a conocer el marco regulatorio real y la lista definitiva de empresas antes de la implementación final, planteada inicialmente para abril de 2020.

Dejando de lado este imprevisto, anticipamos un mayor interés por parte de los inversores extranjeros, que continuará en 2020. En los últimos 12 a 18 meses, los precios de las acciones japonesas se han visto lastrados por la aversión al riesgo de los inversores en un momento de desaceleración cíclica mundial. Ahora que las revisiones de beneficios se ven menos sometidas a presiones bajistas, podemos esperar que los inversores extranjeros también se muestren más positivos.

Valoraciones razonables

En comparación con los niveles históricos, las valoraciones del mercado japonés parecen razonables, aunque es posible que necesitemos más datos sobre el crecimiento de los beneficios a corto plazo para que el mercado avance hasta el siguiente nivel. Sin embargo, en comparación con otros mercados desarrollados, Japón continúa ofreciendo mucho valor, aunque lleva siendo así desde hace tanto tiempo que ya nos parece normal.

En cualquier caso, estamos convencidos de que las medidas para mejorar la gobernanza y la asignación de capital impulsarán la rentabilidad de los recursos propios (ROE) de las empresas y acabarán eliminando el descuento que ha caracterizado a la renta variable japonesa en los últimos años.

También esperamos que las condiciones del mercado se normalicen en 2020. En los últimos años, la clara preferencia de los inversores por las acciones que ofrecen crecimiento estable y calidad ha distorsionado los diferenciales de valoración y estos «factores de estilo» han sido en muchos casos el aspecto que más ha influido en la cotización de las acciones.

Incluso aunque no se den cambios en el liderazgo de los factores, esperamos volver a un entorno de mercado más normal en el que los factores específicos de las acciones sean el principal motor de rentabilidad a largo plazo en renta variable.

 

Información Importante

Las opiniones expresadas aquí son las del autor o de los autores, y no representan necesariamente las opiniones declaradas o reflejadas en las Comunicaciones, Estrategias o Fondos de Schroders.

El presente documento ha sido redactado con una finalidad exclusivamente informativa. Su contenido no constituye una oferta de compra o venta de ningún instrumento o título financiero, ni una sugerencia para adoptar ninguna estrategia de inversión. La información contenida en el presente no constituye un asesoramiento, una recomendación o un análisis de inversión y no tiene en cuenta las circunstancias específicas de ningún destinatario. Este material no constituye una recomendación contable, jurídica o tributaria y no debe ser tenido en cuenta a tales efectos. Se considera que la información contenida en este documento es fiable, pero Schroders no garantiza su exhaustividad o exactitud. La compañía no se responsabiliza de los errores de hecho u opiniones. No se debe tomar como referencia la información y opiniones contenidas en este documento a la hora de tomas decisiones estratégicas o decisiones personales de inversión.

La rentabilidad registrada en el pasado no es un indicador fiable de los resultados futuros. El precio de las acciones y los ingresos derivados de las mismas pueden tanto subir como bajar y los inversores pueden no recuperar el importe original invertido.

Schroders será responsable del tratamiento de tus datos personales. Para obtener información sobre cómo Schroders podría tratar tus datos personales, consulta nuestra Política de privacidad disponible en www.schroders.com/en/privacy-policy o solicítala a infospain@schroders.es en caso de que no tengas acceso a este sitio web.

Publicado por Schroder Investment Management (Europe) S.A., 5, rue Höhenhof, L-1736 Senningerberg, Luxembourg. Número de registro Luxemburgo B 37.799.

Las previsiones recogidas en el documento son el resultado de modelos estadísticos basados en una serie de supuestos. Las previsiones están sujetas a un alto nivel de incertidumbre sobre los factores económicos y de mercado futuros que pueden afectar a los resultados futuros reales. Las previsiones se ofrecen con fines informativos a fecha de hoy. Nuestros supuestos pueden variar sustancialmente en función de los cambios que puedan producirse en los supuestos subyacentes, por ejemplo, a medida que cambien las condiciones económicas y del mercado. No asumimos ninguna obligación de informarle de las actualizaciones o cambios en estos datos conforme cambien los supuestos, las condiciones económicas y del mercado, los modelos u otros aspectos.

 

Authors

Ken Maeda
Responsable de renta variable japonesa

Temáticas

Opinión de experto 
Renta variable
Alfa en renta variable
Japón
Outlooks
2020
Contacta con Schroders
Síguenos

Schroder International Selection Fund se denomina Schroder ISF en este sitio web.

Schroder Alternative Solutions se denomina Schroder AS en este sitio web.

Esta información se indica solo con fines ilustrativos y no constituye una recomendación de inversión en los valores, sectores o países mencionados anteriormente.