PERSPECTIVE3-5 MIN

Retos de la sostenibilidad al invertir en deuda soberana

Integrar los factores de sostenibilidad en el análisis de las inversiones a nivel de país es difícil y se pueden cometer errores. A continuación, explicamos cómo el equipo de renta fija de Schroders intenta superar este reto.

11/04/2022
turbines-mountains
Leer informe completoHow to address the challenges of sovereign sustainability
5 páginas471 KB

Authors

Paul Grainger
Responsable de renta fija mundial y divisas
Marcus Jennings
Macro Strategist, Global Unconstrained Fixed Income

La sostenibilidad está cada vez más presente en la inversión, como demuestran los flujos de inversión hacia fondos sostenibles. Al mismo tiempo, se ha producido un aumento de la atención regulatoria en todo el mundo (incluida la introducción del Reglamento de Divulgación de Finanzas Sostenibles de la UE) con el fin de ayudar a los inversores a comprender las características de sostenibilidad de sus inversiones. Y, aunque los bonos gubernamentales siguen siendo una parte importante de la cartera de los inversores, es justo decir que han quedado rezagados con respecto a otras clases de activos, como la renta variable, a la hora de aplicar la sostenibilidad. En cierta medida, esto refleja la complejidad de los factores de sostenibilidad, que se interrelacionan estrechamente con los factores macroeconómicos.

En el caso de Schroders, la integración de los factores de sostenibilidad lleva incorporada a las decisiones de inversión del equipo de Renta Fija Global y Divisas desde hace varios años. Si bien creemos que la integración sistemática de los factores de sostenibilidad (medioambientales, sociales y de gobernanza) en el análisis de la deuda soberana y en las decisiones de inversión es fundamental, debemos ir más allá. Aquí es donde entra nuestro nuevo enfoque de la sostenibilidad en la inversión en deuda soberana. Estamos convencidos de que esto contribuye a abordar los retos de sostenibilidad a los que se enfrentan los inversores.

En este sentido, creemos que el Banco Mundial lo expresa de forma muy sucinta: "el marco soberano de ASG debe superar tres retos: la falta de claridad, el arraigado sesgo de los ingresos y la escasa calidad de los datos medioambientales".

En primer lugar, la falta de claridad. Las ideas de los inversores en torno a la sostenibilidad pueden variar enormemente y, sin una estructura clara que permita invertir, los objetivos sostenibles pueden resultar confusos y poco claros. Por otra parte, los datos retrospectivos, las metodologías de puntuación opacas, las lagunas en los datos y las estadísticas desfasadas también dificultan la capacidad de evaluar el progreso sostenible de un país.

En segundo lugar, existe un cierto sesgo hacia los ingresos arraigado en muchas puntuaciones de sostenibilidad, que están muy correlacionadas con la renta nacional bruta per cápita de un país, como se puede observar en el gráfico a continuación. Utilizando el ejemplo de los progresos que los países están realizando para alcanzar los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU (ODS de la ONU), las naciones más ricas reciben inevitablemente mejores puntuaciones de sostenibilidad. Esto refleja sus marcos institucionales más fuertes junto con su relativa capacidad fiscal y económica para alcanzar muchos de los ODS. De manera perjudicial, esto incentiva los flujos de capital lejos de los países que más lo necesitan. Compartimos la preocupación del Banco Mundial. Creemos que hay algo fundamentalmente erróneo en penalizar a los países que intentan hacer lo correcto simplemente porque parten de un punto de desarrollo más bajo.

En tercer lugar, el Banco Mundial subraya el reto que supone la escasez de datos cuando se trata de una amplia gama de información medioambiental, como la deforestación o las emisiones de carbono, lo que dificulta la evaluación de las credenciales sostenibles de un país. Nosotros iríamos un paso más allá y diríamos que todas las facetas de la sostenibilidad (no sólo la medioambiental) se ven afectadas por la escasa calidad de los datos, que además pueden estar muy basados en datos del pasado. De hecho, invertir únicamente en factores de sostenibilidad es un reto, dada la lentitud de su cambio y la complejidad de estos factores en las valoraciones de la deuda pública. Las variables más tradicionales, como la inflación o la política de los bancos centrales, suelen dominar el horizonte temporal de un inversor típico.

¿Cómo intentamos superar estos retos?

El equipo de Renta Fija Global y Divisas de Schroders cree que es necesario adoptar un enfoque innovador en la sostenibilidad soberana. Nuestro punto de partida es la creación de un universo de inversión en deuda soberana sostenible. Al hacerlo, pretendemos ser verdaderamente transparentes. Basamos nuestro proceso de inversión en los ODS de la ONU, al tiempo que superponemos criterios sociales y medioambientales adicionales para mejorar aún más el perfil de sostenibilidad de los países.

Comenzamos evaluando las credenciales de sostenibilidad de los soberanos mediante la valoración de sus avances en la consecución de los ODS de la ONU. Los hemos elegido específicamente por tres razones principales. En primer lugar, son una fuente transparente e independiente. En segundo lugar, son universalmente reconocidos, ya que los objetivos fueron acordados de forma unánime por 193 Estados miembros como un "plan para lograr un futuro mejor y más sostenible para todos". Por último, por su profunda cobertura de los temas sostenibles. La Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible y Bertelsmann Stiftung han creado índices que miden a nivel de país el progreso agregado hacia la consecución de los 17 objetivos de desarrollo utilizando 169 metas subyacentes.

Creemos que, junto con el sector privado, los gobiernos desempeñan un papel fundamental en la configuración de la trayectoria sostenible de un país a través de los impuestos, las normativas, las políticas y el gasto público. Los ODS de la ONU son una forma eficaz de medir esto, complementando nuestro análisis macroeconómico tradicional. El uso de estos índices es una forma eficaz de hacerlo. Para ser incluidos en nuestro universo invertible, los países tienen que superar esta métrica, en relación con países de un nivel de desarrollo similar.

Para mejorar aún más las características de sostenibilidad de los países invertibles según nuestro marco, tenemos dos criterios adicionales.

Social: Creemos que el desarrollo sostenible soberano requiere que los ciudadanos de un país tengan y disfruten de un grado de libertad política y civil. Para garantizar nuestra imparcialidad, utilizamos Freedom House[1] como principal fuente independiente de democracia y libertad política. Utilizamos su Informe Mundial anual y sólo incluimos los países que se consideran "libres" o, como mínimo, "parcialmente libres". Fundamentalmente, creemos que los países considerados "no libres" se enfrentan a un mayor reto para lograr un crecimiento económico sostenible a largo plazo.

 

Medio ambiente: Para analizar la gestión del riesgo climático de un país, utilizamos el "rastreador de emisiones netas cero" de la Unidad de Inteligencia sobre Energía y Clima[2]. Como mínimo, exigimos que los gobiernos tengan un compromiso de emisiones netas cero en un documento político oficial. Básicamente, necesitamos ver pruebas de un compromiso serio para abordar la cuestión del cambio climático, no basta con que los gobiernos se limiten a hacer una promesa de cero emisiones netas.

Una vez definido el universo sostenible, utilizamos el proceso de inversión temática descendente integrada en materia de ASG del equipo de Renta Fija Global y Divisas para asignar el capital.

Seguimos tomando medidas para superar el problema de los datos retrospectivos. Dada la frecuencia relativamente baja y el retraso en la actualización de los datos en los que se basan nuestros criterios de sostenibilidad, introducimos un grado de subjetividad en nuestro análisis. Aunque no queremos que esto impida nuestra objetividad y transparencia, tenemos que encontrar un equilibrio entre esto y la necesidad de animar a los que están en proceso de mejora. Por ello, un acontecimiento significativo, como un cambio de gobierno o un anuncio político controvertido que pueda perjudicar la capacidad de un país para desarrollarse de forma sostenible, desencadenaría una revisión urgente por parte del Comité de Soberanía Sostenible de Schroders. Por lo tanto, un soberano puede ser incluido o excluido más rápidamente de lo que permiten los datos publicados. Lo más importante es que queremos fomentar la inclusión y recompensar el progreso sostenible.

 

[1] Freedom House es una organización sin ánimo de lucro, mayoritariamente financiada por el Gobierno estadounidense, que califica el acceso de las personas a los derechos políticos y las libertades civiles en 210 países y territorios

[2] Unidad de Inteligencia sobre Energía y Clima es una organización sin ánimo de lucro que apoya el debate informado sobre cuestiones de energía y cambio climático en el Reino Unido.

Leer informe completoHow to address the challenges of sovereign sustainability
5 páginas471 KB

Authors

Paul Grainger
Responsable de renta fija mundial y divisas
Marcus Jennings
Macro Strategist, Global Unconstrained Fixed Income

Temáticas

Renta fija
Opinión de experto 
Sostenibilidad
Bonds
Informes de mercado
SustainEx
ESG
Global
Contacta con Schroders
Síguenos

Schroder International Selection Fund se denomina Schroder ISF en este sitio web.

Schroder Alternative Solutions se denomina Schroder AS en este sitio web.

Esta información se indica solo con fines ilustrativos y no constituye una recomendación de inversión en los valores, sectores o países mencionados anteriormente.