SNAPSHOT2 MIN

¿Beneficiará la reapertura de China a la economía mundial?

Analizamos si la recuperación de China impulsará al resto del mundo al aumentar el crecimiento o si reforzará la subida de la inflación.

01/03/2023
China reopening

Authors

David Rees
Economista Senior Mercados Emergentes

Las perspectivas son decididamente mejores para China tras el giro dado por el Gobierno a finales del año pasado hacia la política de Covid cero. Los primeros indicios de los datos de alta frecuencia y las encuestas PMI de enero apuntan a un sólido repunte de la actividad del sector servicios. En cambio, el impacto positivo en el sector manufacturero se ha visto limitado por la debilidad de la demanda externa, mientras que las transacciones inmobiliarias sólo han avanzado con dificultad tras una cierta mejora inicial.

La recuperación en China vendrá impulsada por el sector servicios

Es probable que esto marque el camino hacia la recuperación. Al fin y al cabo, es el sector servicios chino el que realmente se ha visto lastrado por la política Covid cero en los dos últimos años, a medida que las restricciones frenaban los viajes. El "gasto de revancha" (revenge spending en inglés) en servicios se ha observado en la mayoría de las economías del mundo que han dejado atrás las medidas para contener la propagación del Covid y es probable que China experimente la misma “liberación” de la demanda reprimida de los consumidores.

Sin embargo, una diferencia clave con respecto a otras economías - sin duda los principales mercados desarrollados - es que los hogares chinos no parecen disponer de una gran reserva de ahorros para cubrir un periodo prolongado de elevado consumo. Aunque la tasa de ahorro de China ha aumentado un poco, el apoyo fiscal se ha centrado en ayudar al lado de la oferta de la economía más que en transferencias directas a los hogares, como ocurrió en Estados Unidos, por ejemplo.

Es probable que la recuperación se desvanezca en 2024

Nuestra previsión de referencia para China asume ahora tres trimestres consecutivos de crecimiento por encima de la tendencia a partir del primer trimestre de 2023, con un sesgo hacia los servicios. Desde Schroders, creemos que esto elevará el crecimiento del PIB desde nuestra anterior previsión del 5% hasta alrededor del 6,2% en 2023. Sin embargo, el "subidón" probablemente se desvanecerá a medida que se agote la demanda reprimida, se gaste el ahorro y las fuerzas cíclicas se vuelvan menos favorables. Creemos que el crecimiento del PIB volverá al 4,5% en 2024.

Contagio limitado a otras economías

Las repercusiones positivas para otras economías pueden ser bastante limitadas.

- Las pequeñas economías asiáticas se beneficiarán: el regreso de los turistas chinos impulsará a otras regiones de Asia, pero es probable que se trate de las pequeñas economías asiáticas que representan sólo una fracción del PIB mundial.

china reopening benefit

- Es posible que los exportadores europeos no se beneficien tanto como en el pasado:

Por lo general, Europa se beneficiaría de un repunte del ciclo económico chino, ya que un mayor crecimiento estimula la inversión de los fabricantes en respuesta a un aumento de la demanda de bienes. Sin embargo, esperamos que la recuperación se incline hacia los servicios y no hacia la industria.

Además, la fuerte inversión previa y la débil demanda externa hacen improbable que la recuperación estimule un renovado ciclo de inversión en el sector manufacturero que succione importaciones de Europa y del resto del mundo. Por último, aunque la política de covid cero puede haber retrasado la inversión extranjera directa, no está claro si las multinacionales aumentarán la inversión en China en un momento en que las presiones geopolíticas están impulsando la diversificación de la cadena de suministro.

- Los exportadores de energía podrían beneficiarse

Los exportadores de materias primas pueden recibir cierto apoyo si suben los precios, pero esta vez las reglas del juego pueden ser diferentes. Mientras que en el pasado las recuperaciones impulsadas por la construcción han impulsado los precios de los metales industriales, beneficiando a exportadores de países como Latinoamérica y África, una recuperación de los servicios podría favorecer más a la energía. Esto podría disparar de nuevo la inflación mundial, presionando de nuevo los ingresos reales y dejando menos margen a los bancos centrales para bajar los tipos de interés en 2024. Algunos mercados emergentes prosperarían en un entorno de subida de los precios del petróleo, pero la mayoría se enfrenta a un periodo de crecimiento lento a medida que los tipos de interés más altos y la moderación de la demanda externa se hagan sentir.

La reapertura de China no beneficiará mucho a la economía mundial

El resultado es que, si bien el abandono de la política Covid cero ha mejorado claramente las perspectivas para China este año, el resto del mundo no parece que vaya a beneficiarse mucho, si es que lo hace. De hecho, aunque también hemos revisado al alza nuestras expectativas de crecimiento para EE.UU. y la eurozona este año, las mejoras se deben a factores internos más que a un impulso de China.

Authors

David Rees
Economista Senior Mercados Emergentes

Temáticas

China
Análisis macro
Visión Económica
Economía global
Inflación
Coronavirus
Contacta con Schroders
Síguenos

Schroder International Selection Fund se denomina Schroder ISF en este sitio web.

Schroder Alternative Solutions se denomina Schroder AS en este sitio web.

Esta información se indica solo con fines ilustrativos y no constituye una recomendación de inversión en los valores, sectores o países mencionados anteriormente.